Algu­nas poten­cia­li­da­des del con­tex­to polí­ti­co vas­co- Borro­ka Garaia

Algunas potencialidades del contexto político vascoMuchas veces en este blog se ha escri­to sobre los peli­gros evi­den­tes que pue­den sur­gir o han sur­gi­do a lo lar­go del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social vas­co en la coyun­tu­ra recien­te. Coyun­tu­ra siem­pre en movi­mien­to y cam­bian­te que inte­gral­men­te está uni­da a un reco­rri­do his­tó­ri­co. Las con­di­cio­nes bue­nas o malas resul­tan­tes pese a las apa­rien­cias no sur­gen por gene­ra­ción espon­tá­nea o por algún hecho des­ta­ca­do sino que están entro­ca­das y enla­za­das en pro­ce­sos más pro­fun­dos y com­pli­ca­dos ya sea para bien o para mal. De esta mane­ra el pre­sen­te, el hoy y aho­ra, tam­bién es mate­rial de cons­truc­ción de las con­di­cio­nes futu­ras.

Sin embar­go hoy vamos a escri­bir de la otra cara de esta mone­da, de algu­nas poten­cia­li­da­des reales a par­tir de las con­di­cio­nes exis­ten­tes.

Uni­dad de fuer­zas

Uno de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos del MLNV ha sido la uni­dad y agru­pa­ción de fuer­zas en todos los ámbi­tos. No es casua­li­dad que ya la pro­pia Herri Bata­su­na ten­dría ese nom­bre de uni­dad popu­lar, o que Bata­su­na sea uni­dad o que la anti­gua KAS sea coor­di­na­do­ra. Son sim­ples nom­bres pero que en reali­dad refle­jan un inte­rés con­cre­to. Y es que es obvio que para enfren­tar­se a la fuer­za diri­gi­da para la asi­mi­la­ción y des­truc­ción de Eus­kal Herria como pro­yec­to libre hace fal­ta otra fuer­za y cuan­to más gran­de sea mejor. Es com­pli­ca­do pen­sar que la pro­pia izquier­da aber­tza­le por sí sola pudie­ra lle­var a Eus­kal Herria hacia la liber­tad, hecho no posi­ble con la com­po­si­ción socio­ló­gi­ca y polí­ti­ca de la socie­dad vas­ca en este últi­mo siglo sin otros acuer­dos y alian­zas. Par­tien­do de esa reali­dad, a lo lar­go de las déca­das se han pro­du­ci­do acu­mu­la­cio­nes de fuer­zas en diver­sos ámbi­tos como el sin­di­cal, social y polí­ti­co. Tam­bién en el ámbi­to elec­to­ral.

La uni­dad actual de fuer­zas aber­tza­les, pro­gre­sis­tas y de izquier­da supo­ne un pun­to de infle­xión en este reco­rri­do nece­sa­rio y algu­nas de las cla­ves deter­mi­nan­tes para ello han sido la anu­la­ción de las vías auto­no­mis­tas con­se­cuen­cia de la lucha en mayús­cu­las de la izquier­da aber­tza­le y el haber que­ma­do eta­pas como la del pac­to de Liza­rra-Gara­zi así como ya des­de la déca­da de los 90 dar paso a tác­ti­cas reno­va­das de cons­truc­ción nacio­nal y social. Otros sitúan en otros pará­me­tros las cla­ves prin­ci­pa­les pero no soy de esa opi­nión.

Par­tien­do de esa base amplia y plu­ral, el MLNV se encuen­tra hoy en un pun­to de par­ti­da muy intere­san­te de cara a pro­fun­di­zar en esa uni­dad y acu­mu­la­ción de fuer­zas inclu­so con más sec­to­res y capas de la socie­dad vas­ca. Apren­der a sumar des­de dife­ren­tes pers­pec­ti­vas, meto­do­lo­gía aún bas­tan­te mejo­ra­ble, solo indi­ca que ese pro­ce­so ha empe­za­do a andar y le res­ta camino y poten­cia­li­dad. Ade­más no sim­ple­men­te en el aspec­to elec­to­ral, que redu­cir­lo a eso sería mini­mi­zar las capa­ci­da­des reales.

Para­dig­ma de izquier­da

La uni­dad de acción de todo sec­tor a la izquier­da del PNV es una pie­za cla­ve de cara a la con­se­cu­ción de la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de la izquier­da en este país. Es un fac­tor cla­ve de cara a la inter­lo­cu­ción con los esta­dos y es un fac­tor cla­ve de cara a la pre­sión que nece­si­ta la bur­gue­sía local para con­ver­tir­se en bur­gue­sía nacio­nal, es decir de cara a inti­mi­dar polí­ti­ca­men­te al PNV con el obje­ti­vo de reba­jar al miní­mo su cin­tu­ra polí­ti­ca y obli­gar­le de esta mane­ra a hacer una apues­ta demo­crá­ti­ca en torno al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. O en su defec­to a que pro­fun­di­ce en un
pro­ce­so auto­no­mis­ta que le cree una ero­sión tal que los sec­to­res sobe­ra­nis­tas de este sec­tor polí­ti­co entren en des­orien­ta­ción y tien­dan a apues­tas uni­ta­rias aber­tza­les. En Nafa­rroa Garaia la pro­fun­di­za­ción de un blo­que popu­lar de estas cara­te­rís­ti­cas tam­bién pone en entre­di­cho la hege­mo­nía de UPN y ero­sio­na a PSN.

La poten­cia­li­dad de que este blo­que de izquier­da, aun con su plu­ra­li­dad, con­tra­dic­cio­nes y ele­men­tos posi­ti­vos avan­ce posi­cio­nes, ideo­ló­gi­ca­men­te tam­bién, lo con­vier­te en la úni­ca alter­na­ti­va a la reali­dad socio-eco­nó­mi­ca a la que nos enfren­ta­mos y estra­té­gi­ca­men­te como a la fuer­za base o embrión del esta­do socia­lis­ta vas­co. Esto cobra espe­cial impor­tan­cia por­que la exis­ten­cia de un blo­que his­tó­ri­co en alza y capaz de sumar des­de la izquier­da que ten­ga un pro­ce­so de for­ta­le­ci­mien­to pro­gre­si­vo es con­di­ción sine qua non para lle­var el pro­ce­so de libe­ra­cion social has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias.

Decli­ve socio­ló­gi­co espa­ño­lis­ta y retro­ce­so polí­ti­co

El inde­pen­den­tis­mo cre­ce, la izquier­da está empe­zan­do a recom­po­ner­se en para­dig­ma polí­ti­co pese a que fal­te mucho camino pero esto trae con­si­go el debi­li­ta­mien­to de las posi­cio­nes nacio­na­lis­tas espa­ño­las.

Debi­li­ta­mien­to que no solo se tra­du­ce en bajo­nes elec­to­ra­les que habrá que bus­car que se con­vier­tan en cró­ni­cos sino de influen­cia a todos los nive­les. El esta­do es cons­cien­te de ello y nece­si­ta­rán de cier­ta reorien­ta­ción estra­té­gi­ca a la cual habrá que estar muy aler­ta ya que pue­de que al igual que en la refor­ma fran­quis­ta uti­li­cen como herra­mien­ta al PNV entre otros fac­to­res.

Obvia­men­te la apues­ta ins­ti­tu­cio­nal que­da del todo coja y se mos­tra­ría inefi­caz sin el tra­ba­jo en otros cam­pos y fren­tes ade­más de diver­sas pre­sio­nes y lineas de ten­sio­na­mien­to, sin el con­tra-poder y sin la supera­ción o des­bor­da­mien­to de los lími­tes lega­les. De hecho será median­te un buen engra­na­je e inter­co­ne­xion de todos ellos la cla­ve del avan­ce hacia el esta­do socia­lis­ta vas­co pre­vio paso por la reso­lu­cíon del con­flic­to polí­ti­co des­atan­do los nudos de la terri­to­ria­li­dad y auto­de­ter­mi­na­ción.

Si bien la izquier­da aber­tza­le y el movi­mien­to sobe­ra­nis­ta de izquier­da en gene­ral no han entra­do aún en una fase ofen­si­va, el esta­do está pen­dien­te de una readua­ción estra­té­gi­ca y en retro­ce­so polí­ti­co que ape­nas pue­de ser maqui­lla­do median­te la repre­sión. Aun­que esta sigue sien­do par­cial­men­te efec­ti­va en man­te­ner trin­che­ras de blo­queo. Que el esta­do se vea inca­paz de ini­ciar ofen­si­vas polí­ti­cas de avan­ce y se dedi­que en exclu­si­va a atrin­che­rar posi­cio­nes lo colo­ca a la defen­si­va y abre la posi­bi­li­dad de plan­tear la ofen­si­va vas­ca.

Con­tex­to euro­peo y cri­sis sis­té­mi­ca

El con­tex­to polí­ti­co y terri­to­rial euro­peo va en con­tra de las vie­jas cla­ves his­tó­ri­cas esgri­mi­das por el esta­do espa­ñol en rela­ción a la capa­ci­dad de modi­fi­car fron­te­ras y de la apli­ca­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­cion en la mis­ma Euro­pa. Esco­cia, Groen­lan­dia, el futu­ri­ble refe­rén­dum en Irlan­da del nor­te y más ejem­plos que dan en la línea de flo­ta­ción de los esque­mas mono­lí­ti­cos y atra­sa­dos de la para­fer­na­lia retó­ri­ca espa­ño­lis­ta. Esta bata­lla ya la tie­ne per­di­da el esta­do espa­ñol y según avan­ce el tiem­po será más pro­fun­da y visi­ble la sepa­ra­ción entre reali­dad posi­ble y sujec­ción impo­si­ti­va de la volun­tad del pue­blo vas­co.

Por otra par­te, la terri­ble cri­sis sis­té­mi­ca con la gigan­tes­ca ofen­si­va del capi­tal uni­do todo ello a la ya de por si cri­sis terri­to­rial, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca espa­ño­la hace de todo menos atrac­ti­vo la per­ma­nen­cia de Eus­kal Herria bajo man­da­to espa­ñol para cada vez más diver­sos sec­to­res socia­les. En resu­men, el con­tex­to para las poten­cia­li­da­des del nacio­na­lis­mo espa­ñol es defi­cien­te y no pue­den ras­par mucho más allá de un iden­ti­ta­ris­mo radi­cal e irra­cio­nal o fuer­tes intere­ses de cla­se de una mino­ría.

Ahí don­de hubo fue­go que­dan las bra­sas

Eus­kal Herria sigue sin tener nada que per­der y todo por ganar. El macha­que repre­si­vo cons­tan­te si bien trae unas con­se­cuen­cias posi­ti­vas para los esta­dos tam­bién tie­ne un pre­cio. Ese pre­cio a veces se paga más tar­de o más tem­prano pero aca­ba pasan­do fac­tu­ra.

Es posi­ble que diver­sos fac­to­res hayan hecho cobrar un des­gas­te ideo­ló­gi­co en la izquier­da aber­tza­le, que otros fac­to­res hayan pro­pi­cia­do un des­ten­sio­na­mien­to en algu­nos casos invo­lun­ta­rio, pero todo lo que se des­ten­sio­na pue­de vol­ver­se a ten­sio­nar, toda ero­sión pue­de vol­ver­se a recu­brir mien­tras que no haya sido des­trui­da la base. Y la base del pro­yec­to de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo para Eus­kal Herria está hoy como ayer vivi­ta y colean­do.

Eus­kal Herria no ha podi­do ser asi­mi­la­da y exis­ten posi­bi­li­da­des tan­to ayer como hoy de avan­zar en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social. La izquier­da aber­tza­le no ha sido derro­ta­da y ape­nas que­dan car­tu­chos o algo que pue­da sor­pren­der que ven­ga de manos de los esta­dos más allá de vio­len­cia bru­ta mien­tras que el aba­ni­co de posi­bi­li­da­des de cara a la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y de for­ta­le­ci­mien­to de la lucha aún tie­ne mucho que dar de sí.

A modo de con­clu­sión se pue­de decir que el con­tex­to actual tie­ne sus poten­cia­li­da­des y sus peli­gros. Sus par­tes posi­ti­vas y sus nega­ti­vas. Que se hace con esas con­di­cio­nes es un deba­te a par­te pero en resu­mi­das cuen­tas es lo que posi­bi­li­ta­rá el avan­ce o retro­ce­so del pro­yec­to de libe­ra­ción. Eus­kal Herria podrá estar some­ti­da por los esta­dos espa­ñol y fran­cés pero estar some­ti­dos es el paso pre­vio a dejar de estar­lo. Y ese paso se dará sí o sí.

Rela­cio­na­dos +
Hacia el Think Tank sub­ver­si­vo y sedi­cio­so del siglo XXI en Eus­kal Herria (I)

Hacia el Think Tank sub­ver­si­vo y sedi­cio­so del siglo XXI en Eus­kal Herria (II)
Hacia el Think Tank sub­ver­si­vo y sedi­cio­so del siglo XXI en Eus­kal Herria (III)
Hacia el Think Tank sub­ver­si­vo y sedi­cio­so del siglo XXI en Eus­kal Herria (IV)
Hacia el Think Tank sub­ver­si­vo y sedi­cio­so del siglo XXI en Eus­kal Herria (y V)

+ 20 mane­ras de car­gar­se la Izquier­da Aber­tza­le

+ Los pala­di­nes de la bue­na o mala estra­te­gia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *