Gre­cia debe rom­per con la Troi­ka y sus­pen­der el pago de la deu­da- Eric Tous­saint

Es urgen­te que los movi­mien­tos socia­les de Euro­pa expre­sen una autén­ti­ca soli­da­ri­dad acti­va con el pue­blo grie­go y cons­ti­tu­yan una pla­ta­for­ma común euro­pea de resis­ten­cia a la aus­te­ri­dad con el fin de con­se­guir la anu­la­ción de las deu­das ile­gí­ti­mas.

Una gran par­te de la pobla­ción grie­ga ha mos­tra­do des­de el pri­mer memo­rán­dum de mayo de 2010 una opo­si­ción cre­cien­te a las medi­das de aus­te­ri­dad impues­tas por las auto­ri­da­des grie­gas y la Troi­ka: huel­gas gene­ra­les, ocu­pa­ción de las pla­zas públi­cas, mani­fes­ta­cio­nes en las calles, movi­mien­tos de resis­ten­cia a los aumen­tos de las tari­fas de los ser­vi­cios y los trans­por­tes, sin olvi­dar el relan­za­mien­to de la acti­vi­dad de algu­nos ser­vi­cios como el del hos­pi­tal de Kil­kis en Mace­do­nia o la recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad, el 15 de febre­ro de 2012, del perió­di­co Elefthe­roty­pia con­du­ci­do por los tra­ba­ja­do­res.

La sumi­sión y el com­pro­mi­so del gobierno grie­go con la Troi­ka agra­van la situa­ción eco­nó­mi­ca del país y vio­lan los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de la pobla­ción. El últi­mo plan, falaz­men­te lla­ma­do «de sal­va­men­to», cons­ti­tu­ye una eta­pa más del aban­dono de la sobe­ra­nía grie­ga a favor de la Unión Euro­pea y los acree­do­res: el total de los nue­vos cré­di­tos irá a reem­bol­sar una deu­da amplia­men­te ile­gí­ti­ma y será ges­tio­na­do direc­ta­men­te por los acree­do­res.

Los pue­blos de los paí­ses del sur del pla­ne­ta han esta­do some­ti­dos duran­te dos dece­nios (des­de 1982 a prin­ci­pios de los años 2000) a ese tipo de polí­ti­ca que uti­li­za el pre­tex­to del reem­bol­so de la deu­da como arma para des­truir una serie de con­quis­tas socia­les que cons­ti­tu­yen los dere­chos fun­da­men­ta­les de la socie­dad. Argen­ti­na es un caso emble­má­ti­co. Des­pués de 25 años de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les (1976−2001) y una suce­sión de pla­nes de aus­te­ri­dad lle­va­dos a cabo por el FMI, en diciem­bre de 2001 esta­lló una rebe­lión popu­lar que lle­vó a la caí­da del gobierno. Las nue­vas auto­ri­da­des decre­ta­ron uni­la­te­ral­men­te la sus­pen­sión del reem­bol­so de la deu­da públi­ca en for­ma de títu­los ven­di­dos en los mer­ca­dos finan­cie­ros por un mon­tan­te de 90.000 millo­nes de dóla­res. Has­ta hoy es la sus­pen­sión de pago más impor­tan­te de la his­to­ria. Des­pués de tres años de sus­pen­sión de pago duran­te los cua­les el gobierno, en medio de una cri­sis pre-revo­lu­cio­na­ria (diciem­bre de 2001-prin­ci­pios de 2003) esta­ble­ció una polí­ti­ca de relan­za­mien­to eco­nó­mi­co y se negó a seguir las reco­men­da­cio­nes del FMI, Argen­ti­na impu­so a los acree­do­res una reduc­ción del 65% de la deu­da. A fina­les de diciem­bre de 2001 Argen­ti­na sus­pen­dió tam­bién el reem­bol­so de su deu­da bila­te­ral (por un mon­tan­te de 6.500 millo­nes de dóla­res) con res­pec­to a paí­ses como Espa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Gran Bre­ta­ña… agru­pa­dos en el Club de París. Esta sus­pen­sión de pagos dura des­de hace diez años y Argen­ti­na va muy bien. Entre 2003 y 2012, su tasa media de cre­ci­mien­to anual ha lle­ga­do al 8%. Si Argen­ti­na no hubie­ra sus­pen­di­do el reem­bol­so de la deu­da y no hubie­se recha­za­do los dic­ta­dos del FMI y los demás acree­do­res, habría sido inca­paz de bene­fi­ciar­se a par­tir de 2004 – 2005 del aumen­to de los pre­cios de los pro­duc­tos que expor­ta al mer­ca­do mun­dial. Todos los bene­fi­cios habrían sido engu­lli­dos por el reem­bol­so de la deu­da. Bajo la pre­sión popu­lar, las auto­ri­da­des argen­ti­nas han recha­za­do los aumen­tos de las tari­fas eléc­tri­cas, del agua, de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, etc. que que­rían impo­ner las mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras y el FMI. Las con­di­cio­nes de vida de los argen­ti­nos han mejo­ra­do nota­ble­men­te y en la actua­li­dad los ciu­da­da­nos euro­peos toman el camino de ese país para inten­tar con­se­guir un tra­ba­jo digno.

El ejem­plo de Argen­ti­na demues­tra que recha­zan­do some­ter­se a los acree­do­res y al FMI para pagar una deu­da amplia­men­te ile­gí­ti­ma se pue­de levan­tar la cabe­za y mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción.

Como seña­lé al prin­ci­pio de este artícu­lo, es nece­sa­rio que el com­ba­te de los grie­gos no se que­de ais­la­do, hay que cons­truir un amplio movi­mien­to de soli­da­ri­dad con él y que el con­jun­to de los pue­blos euro­peos cons­tru­ya un fren­te de resis­ten­cia para la anu­la­ción de la deu­da ile­gí­ti­ma y la total refun­da­ción de una Euro­pa de los pue­blos por medio de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te autén­ti­ca­men­te demo­crá­ti­co.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *