Refle­xión sobre nue­vo fun­cio­na­mien­to de la IA en el ámbi­to local- Borro­ka Garaia

Artícu­lo de cola­bo­ra­ción para Borro­ka garaia da! Autor: E. Etxe­za­rre­ta

La pro­pues­ta de tra­ba­jo pre­sen­ta­da para la reor­ga­ni­za­ción y estruc­tu­ra­ción de la IA en pue­blos y barrios “Zutik Eus­kal Herria Zehaz­ten”, tra­ta de defi­nir dos aspec­tos fun­da­men­ta­les en este momen­to polí­ti­co: el per­fil de la mili­tan­cia de la IA y las for­mas y recur­sos de tra­ba­jo en el ámbi­to local.

Algu­nas apor­ta­cio­nes a este deba­te:

1. Sobre la mili­tan­cia de la IA

En pri­mer lugar cabe resal­tar que hay ele­men­tos que han con­di­cio­na­do y mucho la acti­vi­dad polí­ti­ca de la IA en pue­blos y barrios, entre los cua­les el ele­men­to repre­si­vo ocu­pa un lugar des­ta­ca­do. Pri­me­ro en el plano per­so­nal por el con­di­cio­nan­te que sin duda repre­sen­ta la posi­bi­li­dad de ser dete­ni­do, tor­tu­ra­do y encar­ce­la­do. Pero tam­bién por la impo­si­bi­li­dad efec­ti­va de desa­rro­llar una mili­tan­cia polí­ti­ca si el “mar­ca­je” al que te some­ten con­lle­va enmier­dar a gen­te, orga­ni­za­cio­nes o estruc­tu­ras. Pero por enci­ma del cos­te per­so­nal está el cos­te en tér­mi­nos colec­ti­vos, el cos­te que han/​hemos paga­do las orga­ni­za­cio­nes duran­te un perio­do lar­go de tiem­po en el que la mili­tan­cia clan­des­ti­na o semi­clan­des­ti­na no ha sido una opción libre por más que lo pue­da pare­cer, sino fru­to de unas cir­cuns­tan­cias muy con­cre­tas en las que sin duda el obje­ti­vo era seguir sien­do un acti­vo polí­ti­co en la calle, tra­tan­do de com­pa­ti­bi­li­zar la mili­tan­cia polí­ti­ca con la pro­pia segu­ri­dad.

Y en estas cir­cuns­tan­cias tan espe­cia­les han sur­gi­do for­mas dife­ren­tes de enten­der y de desa­rro­llar la mili­tan­cia en infi­ni­dad de pue­blos y barrios. Tan­to que en la prác­ti­ca la ten­sión acu­mu­la­da por dis­tin­tos fac­to­res tan­to inter­nos como exter­nos ha hecho que en el seno de la IA hayan con­vi­vi­do bajo un mis­mo para­guas polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, sec­to­res que han ter­mi­na­do por con­ver­tir­se en com­par­ti­men­tos estan­cos. Como resul­ta­do de una fase espe­cial­men­te dura y con­tro­ver­ti­da, a día de hoy en barrios y pue­blos com­par­ti­mos mili­tan­cia den­tro de la IA gen­tes que hace tiem­po hemos per­di­do la capa­ci­dad de enten­der­nos, de lle­gar a acuer­dos e inclu­so de inten­tar­lo.

Y en este pun­to con­vie­ne no enga­ñar­se sobre lo que cada sec­tor de la IA apor­ta o ha apor­ta­do al con­jun­to. En dema­sia­das oca­sio­nes se aso­cia casi de mane­ra mecá­ni­ca a un sec­tor de mili­tan­cia con las expre­sio­nes más duras del con­flic­to, y auto­má­ti­ca­men­te se le des­car­ta como acti­vo para el tra­ba­jo en el movi­mien­to popu­lar o el tra­ba­jo en cla­ve más cons­truc­ti­va. O por el con­tra­rio se pre­ten­de dar por hecho que quien desa­rro­lla una acti­vi­dad neta­men­te muni­ci­pa­lis­ta está más capa­ci­ta­do o pre­dis­pues­to para lle­gar a acuer­dos o tra­ba­jar en equi­po. Y ni una cosa ni la otra res­pon­den a una foto real de lo que a mi jui­cio ha suce­di­do en muchos pue­blos y barrios de Eus­kal Herria.

En este sen­ti­do el deba­te rea­li­za­do en el seno de la IA en estos dos últi­mos años ha for­za­do a una cla­ri­fi­ca­ción tal sobre la estra­te­gia a desa­rro­llar a nivel nacio­nal, que como se reco­no­ce en el docu­men­to Zutik EH Zehaz­ten, “en oca­sio­nes has­ta los pro­pios mili­tan­tes que con­for­man las estruc­tu­ras muni­ci­pa­les eran inca­pa­ces de com­pren­der correc­ta­men­te que era lo que está­ba­mos hacien­do”. La mili­tan­cia en pue­blos y barrios hemos esta­do y esta­mos a años luz de enten­der y en muchas oca­sio­nes de com­par­tir lo que se está hacien­do en el ámbi­to nacio­nal. En oca­sio­nes por fal­ta de infor­ma­ción o de capa­ci­dad, y en otras sim­ple­men­te por­que no com­par­ti­mos deci­sio­nes o posi­cio­nes adop­ta­das. A los pro­ble­mas inter­nos que ya arras­trá­ba­mos, se unen los deri­va­dos de un pro­ce­so que, lejos de amor­ti­guar o acor­tar las dife­ren­cias, no ha hecho sino agran­dar­las.

El pro­ce­so interno de reor­ga­ni­za­ción y rees­truc­tu­ra­ción de la IA de pue­blos y barrios debe res­pon­der al guión nacio­nal en lo que a apues­ta por abrir­se a nue­vos espa­cios y sec­to­res se refie­re. Pero debe igual­men­te ser un pro­ce­so que sir­va para tra­tar de recu­pe­rar a un amplio sec­tor de esa mili­tan­cia de siem­pre, que a día de hoy no encuen­tra su espa­cio. Y no lo encuen­tra por al menos tres razo­nes:

1) Pri­me­ro por­que si aten­de­mos a lo que se plan­tea en el docu­men­to Zutik EH zehaz­ten, “…todos ellos (quie­nes han tra­ba­ja­do den­tro de la IA en los tiem­pos difí­ci­les) deben con­ti­nuar jun­to a noso­tros en esta nue­va fase polí­ti­ca, ade­cuán­do­se a adap­tán­do­se a los nue­vos ámbi­tos y for­mas de tra­ba­jo. Es decir, la IA plan­tea a quie­nes, por dis­tin­tas razo­nes res­pon­de­mos a un per­fil dife­ren­te de mili­tan­cia que o cam­bia­mos, o nos que­da­mos sin espa­cio. Y eso es algo que des­de lue­go no nos pode­mos per­mi­tir.

2) Segun­do por­que aun­que se pre­ten­da dar por supe­ra­da una fase del con­flic­to polí­ti­co (en tér­mi­nos de con­fron­ta­ción polí­ti­co-mili­tar), lo cier­to es que las medi­das que vamos adop­tan­do tie­nen carác­ter uni­la­te­ral. Y a día de hoy, igual que hace trein­ta y que hace diez años, el “mar­ca­je” a que se some­te a algu­na mili­tan­cia por par­te de la poli­cía es bes­tial. Las opcio­nes de ser dete­ni­da, tor­tu­ra­da, encar­ce­la­da o tener que huir siguen sien­do reales, y por tan­to no pare­ce ni lógi­co ni pru­den­te que a mili­tan­tes que a día de hoy con­ti­núan enfren­tán­do­se a nive­les de ries­go repre­si­vo dis­tin­tos, se le exi­ja tener un mis­mo per­fil de mili­tan­cia.

3) Y ter­ce­ro por­que el mode­lo de mili­tan­cia que se plan­tea como el mode­lo “tipo” es un mode­lo para el desa­rro­llo de una polí­ti­ca de alian­zas que debe per­mi­tir acer­car­nos a una base social y popu­lar con­cre­ta. Pero cuan­to más pro­fun­di­ce­mos en ese per­fil de mili­tan­cia, más nos esta­re­mos ale­jan­do de otro per­fil que ha sido el autén­ti­co sopor­te de barrios y pue­blos en más de una oca­sión. Muchos pue­blos y barrios cuen­tan con un movi­mien­to popu­lar y un acti­vo mili­tan­te que no va a com­pren­der fácil­men­te que en aras a lle­gar a más sec­to­res renun­cie­mos a per­fi­les, mode­los o tipos de mili­tan­cia “clá­si­cos”.

Y es en este pun­to don­de sur­ge una pre­gun­ta ¿A día de hoy es impres­cin­di­ble com­par­tir al 100% los plan­tea­mien­tos que la IA hace en el plano nacio­nal, para poder ser un mili­tan­te acti­vo en el ámbi­to local? ¿Se le pedía a alguien para ser mili­tan­te de la IA hace 5 o 10 años que com­par­tie­se la lucha arma­da o que salie­se a tirar pie­dras? El actual mode­lo de mili­tan­cia pro­pues­to des­de la IA, el per­fil de mili­tan­cia pro­pues­to ¿no uni­for­mi­za has­ta el extre­mo el con­cep­to y el per­fil de mili­tan­cia?

A mi enten­der sí. Y es por ello que entien­do que el plan­tea­mien­to hecho en torno al mode­lo de mili­tan­cia no res­pon­de a lo que la IA de muchos pue­blos y barrios nece­si­ta.

Me que­do de todo el apar­ta­do refe­ri­do a la mili­tan­cia con algo que tam­bién tex­tual­men­te se dice en el docu­men­to Zutik EH Zehaz­ten y que con­tra­di­cien­do mucho de lo que en tér­mi­nos gene­ra­les se refie­re al per­fil de la nue­va mili­tan­cia afir­ma: “Debe­mos invi­tar a todo aquel que desee par­ti­ci­par en la diná­mi­ca polí­ti­ca de la IA. La cla­ve está en dar a cada cual su lugar. Por tan­to cada invi­ta­ción a tra­ba­jar debe­rá ade­cuar­se a las carac­te­rís­ti­cas de cada indi­vi­duo, y es que nece­si­ta­mos gen­te para toda cla­se de tareas”.

2. Sobre las for­mas de lucha y su con­cre­ción en el ámbi­to local

La IA a lo lar­go de su deba­te sobre la estra­te­gia a desa­rro­llar en esta nue­va fase polí­ti­ca, ha adop­ta­do deci­sio­nes que sien­do de un cala­do y una tras­cen­den­cia inne­ga­ble, deja­ban sobre la mesa unos már­ge­nes de tra­ba­jo en esta nue­va fase polí­ti­ca, que tan­to el docu­men­to “Zutik Eus­kal Herria Zehaz­ten”, como la pro­pues­ta plan­tea­da para el barrio no desa­rro­lla. Son a mi jui­cio ele­men­tos que deben ser teni­dos en cuen­ta, por­que sin ellos la úni­ca posi­bi­li­dad de enten­der la mili­tan­cia y el tra­ba­jo futu­ro de la IA en el barrio serían los que se hacen en la pro­pues­ta de fun­cio­na­mien­to.

En esta pro­pues­ta y den­tro de la intro­duc­ción sí que se apun­ta que “…se bus­ca imple­men­tar una estra­te­gia efi­caz para avan­zar en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social, basa­da en la acu­mu­la­ción de fuer­zas y la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca, por medio de la lucha ideo­ló­gi­ca, ins­ti­tu­cio­nal y de masas”.

a) Acu­mu­la­ción de fuer­zas.

La acu­mu­la­ción de fuer­zas es la ban­de­ra que más veces se ha alza­do a lo lar­go de esta fase del pro­ce­so para argu­men­tar (o jus­ti­fi­car) aque­llos pasos de dudo­sa com­pren­sión por par­te de la mili­tan­cia. Por­que curio­sa­men­te siem­pre que se habla de acu­mu­lar fuer­zas para dar pasos en los obje­ti­vos estra­té­gi­cos, en reali­dad se está hablan­do de has­ta don­de baja­mos el lis­tón de nues­tras deman­das para encon­trar­nos con poten­cia­les alia­dos. La acu­mu­la­ción de fuer­zas por tan­to de con­vier­te en un obje­ti­vo con una serie de ingre­dien­tes impres­cin­di­bles: acuer­do, buen rollo, cin­tu­ra polí­ti­ca, prag­ma­tis­mo, posi­bi­lis­mo, apren­der a ceder, a per­der deba­tes…

Y fren­te a ese argu­men­ta­rio es hora de rei­vin­di­car que para la acu­mu­la­ción de fuer­zas de una serie de sec­to­res ese esque­ma de tra­ba­jo pue­de ser nece­sa­rio, pero para la acu­mu­la­ción de fuer­zas de otros sec­to­res esas for­mas de tra­ba­jo no sir­ven.

En el dise­ño rea­li­za­do se habla de tres fases: 1ª mar­co demo­crá­ti­co, 2º estruc­tu­ra­ción del suje­to y 3º hacia la inde­pen­den­cia a tra­vés del ejer­ci­cio del dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción. Y para este dise­ño, en el que los acuer­dos van a pivo­tar fun­da­men­tal­men­te sobre alian­zas de carác­ter nacio­nal, es posi­ble que el esque­ma sir­va. El obje­ti­vo en cla­ve nacio­nal es acu­mu­lar para lue­go con­fron­tar. Si el obje­ti­vo es crear el suje­to sobe­ra­nis­ta es posi­ble (aun­que a mi enten­der erró­neo) que ten­ga algu­na lógi­ca el apla­zar el momen­to de con­fron­tar con los esta­dos, de rom­per con ellos.

Pero es evi­den­te que cuan­do habla­mos del trán­si­to hacia el obje­ti­vo estra­té­gi­co de la Eus­kal Herria Socia­lis­ta, no pode­mos seguir per­ma­ne­cien­do de bra­zos cru­za­dos, por­que la estra­te­gia del capi­tal nos obli­ga a con­fron­tar des­de ya. La estra­te­gia de acu­mu­la­ción de fuer­zas desa­rro­lla­da en el ámbi­to sin­di­cal se ha demos­tra­do cla­ra­men­te insu­fi­cien­te y abso­lu­ta­men­te inefi­caz a la hora de fre­nar los avan­ces de un mode­lo que es cada vez menos social y más injus­to.

En muchos pue­blos y barrios hay con­di­cio­nes para acu­mu­lar en esa cla­ve social a tra­vés de una prác­ti­ca polí­ti­ca cohe­ren­te con el mode­lo social que siem­pre hemos defen­di­do. No es el momen­to de bus­car sumar fuer­zas vía mesa de acuer­dos. Es hora de sumar sec­to­res y sen­si­bi­li­da­des des­de la cohe­ren­cia de los argu­men­tos, la capa­ci­dad polí­ti­ca para defen­der­los y la deter­mi­na­ción mili­tan­te para demos­trar que sí, que se pue­den parar los desahu­cios o que se acti­van meca­nis­mos para com­ba­tir la exclu­sión social. Y para eso hace fal­ta evi­den­te­men­te gen­te for­ma­da que ade­más res­pon­da a un per­fil de mili­tan­cia que sin duda se sien­te más cómo­da en esas bata­llas don­de el cuer­po a cuer­po es impres­cin­di­ble. Como, no nos enga­ñe­mos, debe­ría ser­lo en un plan­tea­mien­to de huel­ga gene­ral con la que está cayen­do. Ahí debe­ría­mos ser capa­ces de lide­rar un movi­mien­to socio polí­ti­co amplio que ade­más fue­se capaz no solo de hacer visi­ble el har­taz­go de la socie­dad, sino tam­bién de arti­cu­lar meca­nis­mos para hacer fren­te a la ofen­si­va del capi­tal.

b) Sobre las for­mas de lucha.

La IA cie­rra, des­pués del deba­te de estra­te­gia cele­bra­do, el ciclo de la con­fron­ta­ción en cla­ve polí­ti­co-mili­tar. Lo hace ade­más de for­ma uni­la­te­ral (lo cual no ocu­rrió ni en Irlan­da ni en la lucha con­tra el Apartheid en Sudá­fri­ca por mucho que se usen estos pro­ce­sos como mode­lo). En todo caso el cie­rre de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar se ha aso­cia­do intere­sa­da­men­te con la aper­tu­ra de una fase polí­ti­ca don­de nues­tra acti­vi­dad se basa casi en exclu­si­vi­dad en el enten­di­mien­to con el res­to y en la apues­ta exclu­si­va­men­te por aque­llas diná­mi­cas que per­mi­tan acu­mu­lar fuer­zas y equi­pa­rar­nos al res­to en tér­mi­nos demo­crá­ti­cos y cívi­cos.

A mi enten­der eso supo­ne, para cual­quier orga­ni­za­ción de per­fil revo­lu­cio­na­rio, para cual­quie­ra que real­men­te opte a cam­biar el actual esta­do de cosas hacer­se el hara­ki­ri. Esos pro­ce­sos de “recon­ver­sión” y de bús­que­da de ser “acep­ta­dos como uno más” no han lle­va­do a lo lar­go de la his­to­ria más que a ser asi­mi­la­dos por el sis­te­ma y al aban­dono pro­gre­si­vo de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos.

Nadie en la IA ha pues­to sobre el papel que nues­tra acti­vi­dad deba ser “nor­ma­li­za­da” o que esté suje­ta a los topes que mar­ca la lega­li­dad, y sin embar­go acep­ta­mos que eso es así. El docu­men­to Zutik Eus­kal Herria Zehaz­ten deli­mi­ta tan­to el espa­cio, las for­mas de lucha y el con­cep­to de mili­tan­cia que hace que en el seno de la IA solo pue­da sen­tir­se cómo­da un per­fil de mili­tan­cia.

Repro­duz­co tex­tual­men­te: “Apues­ta por las vías polí­ti­cas y pací­fi­cas: Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes se com­pro­me­ten a per­se­guir sus fines estric­ta­men­te por vías polí­ti­cas y pací­fi­cas, en el amplio mar­co que va des­de lo ins­ti­tu­cio­nal has­ta la des­obe­dien­cia civil.”

Este tex­to no per­te­ne­ce a un docu­men­to interno de la IA. Es solo una par­te de un amplio docu­men­to con el títu­lo “Eus­kal Herria Ezke­rre­tik, Acuer­do por el cam­bio polí­ti­co y social entre inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas de izquier­da”, que en enero de 2011 fir­ma­mos la IA, Alter­na­ti­ba y Eus­ko Alkar­ta­su­na.

Es evi­den­te que sien­do como es un docu­men­to de con­sen­so entre tres for­ma­cio­nes polí­ti­cas de per­fil muy dis­tin­to, esta­ble­ce una serie de ele­men­tos de tra­ba­jo que supe­ran con cre­ces el mode­lo que aho­ra se pre­sen­ta como mode­lo de tra­ba­jo para barrios y pue­blos.

La estra­te­gia de acu­mu­la­ción de fuer­zas no exclu­ye de por sí la pues­ta en prác­ti­ca de diná­mi­cas que sin duda abren el aba­ni­co de posi­bi­li­da­des y per­fi­les de mili­tan­cia con los que poder tra­ba­jar y a los que lle­gar con pro­pues­tas y plan­tea­mien­tos con­cre­tos. Pero eso no se impro­vi­sa. Si acep­ta­mos un per­fil de mili­tan­cia en el barrio que exclu­si­va­men­te res­pon­da a una inten­cio­na­li­dad (la de hacer ami­gos) y una diná­mi­ca polí­ti­ca don­de la cohe­ren­cia polí­ti­ca, el com­pro­mi­so mili­tan­te, el “ries­go” polí­ti­co como par­te de esa mili­tan­cia que­de rele­ga­do a un déci­mo plano, tal vez gane­mos algún ami­go, pero en muchos barrios y pue­blos vamos a per­der “por la izquier­da” mucho más de lo que gana­re­mos en el espa­cio de lo polí­ti­ca­men­te correc­to.

c) ¿ No vio­len­cia = lega­li­dad ?

Den­tro de la vorá­gi­ne de ideas que se han ido ins­ta­lan­do en el sub­cons­cien­te de la mili­tan­cia de la IA gra­cias a un per­ma­nen­te goteo de opi­nio­nes, decla­ra­cio­nes e inter­pre­ta­cio­nes, se ha esta­ble­ci­do una lógi­ca peli­gro­sí­si­ma de la que debe­mos salir cuan­to antes: fin de la estra­te­gia polí­ti­co mili­tar = acep­ta­ción de la no vio­len­cia = acep­ta­ción de la lega­li­dad.

Esta lógi­ca res­pon­de a un cri­te­rio (cues­tio­na­ble en mi opi­nión) que ya que­da­ba plas­ma­do en los pri­me­ros docu­men­tos de deba­te de la IA: nues­tra voca­ción es la de par­ti­ci­par de for­ma acti­va en la polí­ti­ca vas­ca a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes. Y con ese obje­ti­vo con­ver­ti­do en prio­ri­dad, vamos dan­do todos los pasos nece­sa­rios para ser lega­les. Y no solo eso, para que nadie dude de nues­tra dis­po­ni­bi­li­dad a dar por supe­ra­do el “ciclo de la vio­len­cia”, expre­sa­mos des­acuer­dos, pesa­res más o menos sen­ti­dos, cues­tio­na­mos lo hecho, … Para poder lide­rar el pro­ce­so, cons­truir el suje­to y supe­rar el mar­co de nega­ción hay que pagar un pre­cio, y en esas esta­mos.

Pero ¿Y eso que tie­ne que ver con los pue­blos y los barrios? En can­ti­dad de barrios y pue­blos afor­tu­na­da­men­te hace ya mucho tiem­po que los topes lega­les lejos de ser un obs­tácu­lo para avan­zar han ser­vi­do jus­to para lo con­tra­rio, para dar pasos que nos han reafir­ma­do en que para dar pasos hay que arries­gar. A veces a todo o nada, y en otras mane­jan­do con más cau­te­la las cosas. Pero se ha hecho, y ade­más lo hemos hecho com­par­tien­do esas deci­sio­nes con veci­nos, comer­cian­tes, estu­dian­tes…

La dimen­sión de las deci­sio­nes que la IA vaya vién­do­se (auto)obligada a adop­tar en el ámbi­to nacio­nal no pue­de fre­nar una for­ma de tra­ba­jo no some­ti­da a los topes lega­les. No como estra­te­gia tal vez, pero sí como ins­tru­men­to. Y no nos enga­ñe­mos, tam­po­co en este ámbi­to la IA a nivel gene­ral ha pues­to en duda luchas como las desa­rro­lla­das en defen­sa del Gaz­tetze Kukutza o accio­nes tan sim­bó­li­cas como con­tun­den­te de los tar­ta­zos a Bar­ci­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *