FARC, resul­ta­do de lo obvio- Raúl Cres­po

Se nos quie­re hacer creer que las FARC están debi­li­ta­das y aco­rra­la­das si es así ¿Por qué no son derro­ta­das? La gue­rri­lla ha incre­men­ta­do los ata­ques en más de un 30% con rela­ción a los 2148 ata­ques del año 2011, en lo que va del 2012 son 200 los epi­so­dios arma­dos según la Cor­po­ra­ción Nue­vo Arco Iris y el minis­te­rio de defen­sa colom­biano, en este mar­co el secre­ta­ria­do de las FARC anun­cio que los secues­tros no van mas, entre­ga­ran a 6 mili­ta­res y a 4 poli­cías de los con­si­de­ra­dos can­jea­bles.

Timo­león Jimé­nez o Timo­chen­ko entro en razón, pri­me­ro por­que los secues­tra­dos mili­tar­men­te son un estor­bo, se pres­tan para que algu­nos gue­rri­lle­ros pien­sen en la deser­ción, retra­san las mar­chas, nece­si­tan medi­ci­nas y ali­men­tos, hay que vigi­lar­los y cui­dar­los, ade­más, polí­ti­ca­men­te no repre­sen­tan nada solo un des­gas­te eco­nó­mi­co y estra­té­gi­co que se lo podría sol­ven­tar den­tro de los gas­tos de manu­ten­ción de sus 8000 hom­bres y muje­res que se pre­su­me son par­te de las FARC. La libe­ra­ción de los secues­tra­dos es uno de los pun­tos que exi­ge el gobierno de Juan Manuel San­tos, para sen­tar­se a dia­lo­gar en una meza de paz.

De cara a una con­ver­sa­ción de paz las FARC ten­drán que garan­ti­zar­se que esta sea lo más trans­pa­ren­te posi­ble para no caer en las mis­mas tram­pas que puso el gobierno de Álva­ro Uri­be Vélez y su Comi­sio­na­do para la paz invo­lu­cra­do en matan­zas y en fal­sas des­mo­vi­li­za­cio­nes de gue­rri­lle­ros que no eran más que indi­gen­tes de algu­nas ciu­da­des colom­bia­nas a los que se les pago 500.000 pesos para hacer­se pasar como gue­rri­lla de las FARC.

De este tipo de com­plots el actual pre­si­den­te San­tos no sale bien libra­do a no ser por su inves­ti­du­ra e inmu­ni­dad pre­si­den­cial que por el momen­to lo ale­ja de cual­quier inves­ti­ga­ción cuan­do minis­tro de defen­sa, has­ta que la his­to­ria lo cues­tio­ne como lo hace con Uri­be y sus cola­bo­ra­do­res más cer­ca­nos envuel­tos en asque­ro­sos actos nar­co y para polí­ti­cos.

No mas secues­tros de las FARC, levan­to una polé­mi­ca en Colom­bia ¿Cuán­tos secues­tra­dos hay, las voces del secues­tro (www​.las​vo​ces​del​se​cues​tro​.com) dice que en Colom­bia nadie tie­ne una esta­dís­ti­ca de los secues­tros, los datos entre­ga­dos por la poli­cía afir­ma que en el 2010 eran 282 los secues­tra­dos, has­ta noviem­bre del 2011 suma­ban 255, de estos 155 secues­tros come­ti­dos por la delin­cuen­cia común, 72 por las FARC, 30 del ELN y 8 por los para­mi­li­ta­res.

Por su par­te Har­bin Hoyos de las voces del secues­tro mani­fies­ta que son más de 3700 los secues­tra­dos por los arri­ba men­cio­na­dos; cada orga­ni­za­ción mane­ja su cifra, si son de dere­cha cul­pan a la gue­rri­lla, lo mis­mo hacen las ONG finan­cia­das por el gobierno, el minis­te­rio de defen­sa colom­biano agre­ga que des­de 1996 son 99 los secues­tra­dos y otros 604 casos son inves­ti­ga­dos, un 80% ata­ñen a las FARC como secues­tros extor­si­vos en su mayo­ría comer­cian­tes.

Ni la gue­rri­lla podrá entrar a Nari­ño ni el ejer­ci­to logra­ran ven­cer­las por­que nun­ca ter­mi­nan de adap­tar­se a las estra­te­gias de la gue­rri­lla, no solo por­que se encuen­tran dis­per­sas en todo el terri­to­rio sino por­que la geo­po­lí­ti­ca para Suda­mé­ri­ca pro­yec­ta­da en Washing­ton cuen­ta con las FARC, a ella se la pue­de cul­par de nar­co­trá­fi­co el mayor de los pre­tex­tos para sos­te­ner las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y reac­ti­var en cual­quier momen­to el plan Colom­bia si el pre­si­den­te Chá­vez no mue­re de cán­cer, otro de los moti­vos por el que las con­ver­sa­cio­nes de paz en el mediano pla­zo no se pro­du­ci­rán, ade­más, Colom­bia debe seguir pro­du­cien­do cocaí­na para satis­fa­cer la adic­ción esta­dou­ni­den­se que no se la pue­de pri­var de la sus­tan­cia de la noche a la maña­na por temor a una olea­da de extre­ma vio­len­cia en las ciu­da­des de EEUU, y por­que los más de 400.000 millo­nes que la cocaí­na gene­ra por la ven­ta al deta­lle sir­ve para ali­men­tar a sus pro­pios car­te­les CIA y DEA.

Es muy difí­cil que a las FARC se les dé opor­tu­ni­dad de inte­gra­se a la vida polí­ti­ca mien­tras la extre­ma dere­cha gobier­ne el país des­de los cuar­te­les, será otra masa­cre tipo Unión Patrió­ti­ca sin impor­tar lo que pudie­ra hacer UNASUR por­que la OEA y la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­cho Huma­nos sabe­mos no ayu­da­ran para que los com­ba­tien­tes de la gue­rri­lla ten­gan una opor­tu­ni­dad polí­ti­ca-social en Colom­bia.

La cúpu­la de las FARC y sus com­ba­tien­tes deben saber que una vez que deci­dan entre­gar las armas su acti­vi­dad ter­mi­na­ra como una acción his­tó­ri­ca de lar­ga dura­ción que ini­cio el 27 de mayo de 1964; nos da, sin duda, mucho mate­rial para ana­li­zar con­si­de­ran­do la con­quis­ta ini­cia­da en 1492 o en 1523 que toda­vía no ha ter­mi­na­do. des­pués de la inde­pen­den­cia con­se­gui­da por el Liber­ta­dor Bolí­var, enfren­to a dos alter­na­ti­vas la aris­to­cra­cia hoy oli­gar­quía con el pue­blo en una lucha de cla­ses, la his­to­ria madre que dio ori­gen a la lucha arma­da, vía real de las revo­lu­cio­nes con­tra los pro­ce­sos de con­quis­ta y some­ti­mien­to en la que con­ti­nua invo­lu­cra­da Amé­ri­ca Lati­na.

Ejér­ci­tos espi­ri­tua­les tra­tan de domes­ti­car a las masas, con­quis­ta­do­res mate­ria­les enca­de­nan a los Esta­dos con la depen­den­cia, huma­noi­des esta­dou­ni­den­ses, euro­peos, chi­nos ya no ten­drán el freno de las revo­lu­cio­nes arma­das encar­ga­das de des­viar, fre­nar ese ape­ti­to de con­quis­ta, sin embar­go la lucha arma­da con­tri­bu­yo des­vian­do y ayu­dan­do a que el pue­blo no des­fa­llez­ca para enfren­tar con dig­ni­dad al bár­ba­ro inva­sor dis­fra­za­do con una cruz o como cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras.

Hoy, en Amé­ri­ca del Sur se pro­du­cen otro tipo de revo­lu­cio­nes paci­fi­cas desa­rro­lla­das des­de Vene­zue­la, otro­ra cuna de una de las gue­rri­llas mejor orga­ni­za­das de Lati­noa­mé­ri­ca, la revo­lu­ción cha­vis­ta o boli­va­ria­na es muy gran­de, plan­tea en la prác­ti­ca nada menos que el cues­tio­na­mien­to a los esta­dos Lati­nos en tan­to que tales, de su cons­ti­tu­ción y con­sis­ten­cia den cuen­ta de las exi­gen­cias para que los pue­blos revo­lu­cio­nen a sí mis­mos, y si es el caso morir con dig­ni­dad ya inte­gra­dos en una pro­pia estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, mate­rial, cul­tu­ral y social, sin duda, la polí­ti­ca supero a las armas encau­sa­das en un calle­jón sin sali­da por los mis­mos com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les aco­gi­dos por los Esta­dos.

Entre­gar las armas vale­ro­sos com­ba­tien­tes, será, por­que, polí­ti­ca­men­te no hay posi­bi­li­da­des de triun­fo por estar ubi­ca­dos en pun­tos geo­grá­fi­cos de la sel­va sin mayor inte­rés geo­po­lí­ti­co por mas que des­aten ofen­si­vas mili­ta­res, ade­más, están sien­do uti­li­za­dos por pode­ro­sos intere­ses estra­té­gi­cos regio­na­les des­de Washing­ton. Uste­des tie­nen la pala­bra FARC.

Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *