3 de Mar­zo es dig­ni­dad- Ando­ni Txas­ko, Lan­der Gar­cía

Blan­ca Ante­pa­ra «in memo­riam»

Pocas fechas dicen tan­to como la del 3 de mar­zo. Su mera men­ción, sin entrar en más deta­lles, zan­ja de raíz cual­quier deba­te sobre el doble rase­ro ins­ti­tu­cio­nal en lo rela­ti­vo a víc­ti­mas, memo­ria, jus­ti­cia o impu­ni­dad de las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia en Eus­kal Herria. El rela­to ofi­cial, la refor­ma fran­quis­ta que con­vir­tió la dic­ta­du­ra en una monar­quía demo­crá­ti­ca, esta­lla en mil peda­zos cuan­do se aso­ma al espe­jo de la impu­ni­dad que deri­va del terro­ris­mo de Esta­do.

Segui­mos con lógi­ca aten­ción el deba­te en torno a las víc­ti­mas en el cual algu­nos repi­ten cons­tan­te­men­te, diri­gién­do­se a un deter­mi­na­do sec­tor polí­ti­co, que sus movi­mien­tos no son sufi­cien­tes. Tal vez debe­ría­mos enten­der que si no bas­ta con que la izquier­da aber­tza­le reco­noz­ca el dolor y el sufri­mien­to gene­ra­do por la acti­vi­dad arma­da de ETA, a los repre­sen­tan­tes del Esta­do espa­ñol no les supon­drá nin­gún esfuer­zo hacer esa mis­ma decla­ra­ción en los mis­mos tér­mi­nos res­pec­to al regue­ro de san­gre que pro­vo­ca­ron sus balas en Gas­teiz.

Esto es, 36 años des­pués, segui­mos espe­ran­do que admi­tan su res­pon­sa­bi­li­dad, que expre­sen un reco­no­ci­mien­to públi­co del dolor cau­sa­do por la poli­cía diri­gi­da en 1976 por Juan Car­los de Bor­bón (Jefe del Esta­do), Arias Nava­rro (pre­si­den­te del Gobierno) y Fra­ga Iri­bar­ne (minis­tro de la Gober­na­ción). El Gobierno bri­tá­ni­co ya lo ha hecho no hace tan­to tiem­po en Derry por su papel en la masa­cre del Domin­go San­grien­to de 1972 y nadie duda que lejos de supo­ner un pro­ble­ma, ese ges­to ha ayu­da­do a la con­vi­ven­cia en el Nor­te de Irlan­da.

Enton­ces, ¿qué es lo que ocu­rre?, ¿aca­so el Gobierno espa­ñol o la jefa­tu­ra del Esta­do no desean avan­zar hacia un esce­na­rio de con­vi­ven­cia en Eus­kal Herria? Cree­mos que la res­pues­ta no solo es nega­ti­va sino que el pro­ble­ma es mayor toda­vía. A nues­tro jui­cio, han con­clui­do que todo su sis­te­ma se man­tie­ne a duras penas gra­cias a la men­ti­ra que supo­ne su ver­sión de los hechos: solo hay un tipo de víc­ti­mas y como mucho «algún exce­so o abu­so pun­tual» por par­te del Esta­do. Si reco­no­cie­ran el dolor cau­sa­do en la masa­cre de Gas­teiz, se daría pie a tener que hablar de otros cien­tos de casos simi­la­res y, por con­si­guien­te, la vio­len­cia de Esta­do que­da­ría a la vis­ta en toda su mag­ni­tud. La foto­gra­fía com­ple­ta des­nu­da­ría la impu­ni­dad de la que dis­fru­tan todos los cri­mi­na­les, saca­ría a la luz que ha exis­ti­do una con­ti­nui­dad tem­po­ral en las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos y por lo tan­to visi­bi­li­za­ría la total injus­ti­cia en la que han cimen­ta­do su sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Por eso insis­ten en su estra­te­gia de men­ti­ra e impu­ni­dad, como si la gen­te no supie­ra lo que ha ocu­rri­do en este país en las últi­mas déca­das. Y en esta línea, no es casua­li­dad que en la últi­ma vuel­ta de tuer­ca de ese ejer­ci­cio fal­sa­rio de rees­cri­bir el rela­to a la medi­da de sus nece­si­da­des, en Eus­kal Tele­bis­ta hayan lan­za­do una autén­ti­ca reedi­ción del NO-DO. En lugar de «Repre­sión e Impu­ni­dad», que hubie­ra sido la mane­ra correc­ta de defi­nir el perio­do his­tó­ri­co que pre­ten­den abor­dar, el pro­duc­to ate­rri­za con el títu­lo de «Tran­si­ción y Demo­cra­cia». En este enési­mo inten­to de maqui­llar la impu­ni­dad, insis­ten en todas esas obse­sio­nes del que ya se sabe per­de­dor, por­que la bata­lla de la memo­ria la han per­di­do en Eus­kal Herria.

Hemos con­tem­pla­do estu­pe­fac­tos como en esa serie se afir­ma lite­ral­men­te que Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta era un «ase­sino a san­gre fría» por­que mató a un ino­cen­te José Par­di­nes «en un con­trol ruti­na­rio». Les trai­cio­na el sub­cons­cien­te con lo de ruti­na­rio, saca­do del manual de Meli­tón que toda­vía pre­si­di­rá sus biblio­te­cas, por­que la úni­ca ruti­na son sus men­ti­ras de cor­to reco­rri­do. Aho­ra pre­ten­den cri­mi­na­li­zar a Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta; fren­te a su memo­ria revo­lu­cio­na­ria, sacra­li­zan a un guar­dia civil fran­quis­ta a suel­do de una dic­ta­du­ra que vul­ne­ró sis­te­má­ti­ca­men­te los dere­chos huma­nos des­de el pri­mer has­ta el últi­mo día, duran­te por lo menos 40 años. Una vez comen­za­dos a res­ba­lar por la pen­dien­te en 1968, el rela­to de su pre­ten­di­da «Tran­si­ción y Demo­cra­cia» con­ti­núa en caí­da libre has­ta lle­gar a la matan­za de Gas­teiz de 1976. Si un mili­tan­te que lucha con­tra el fran­quis­mo es un «ase­sino a san­gre fría», no pien­sen que gasear pri­me­ro y ame­tra­llar des­pués, una asam­blea mul­ti­tu­di­na­ria de tra­ba­ja­do­res, mere­ce las mis­mas o mayo­res con­si­de­ra­cio­nes. El rela­to en el neo-NO-DO se cuen­ta de la siguien­te mane­ra: «En mar­zo de 1976 una inter­ven­ción de la poli­cía oca­sio­nó la muer­te de cin­co de los con­gre­ga­dos».

Resu­mien­do, para los defen­so­res de la impu­ni­dad, la sinop­sis de este con­vul­so perio­do es la siguien­te: «ETA ase­si­na» y «el Esta­do oca­sio­na». Bajo esa pre­mi­sa, en una espe­cie de com­pe­ti­ción de pati­na­je his­tó­ri­co se afir­ma lite­ral­men­te que «el terro­ris­mo eta­rra se con­vir­tió en el prin­ci­pal las­tre de la tran­si­ción espa­ño­la». Las cau­sas y las con­se­cuen­cias se dilu­yen. Eso sí, todo esto lo ava­lan con datos, ses­ga­dos cla­ro, y es que el cita­do medio de comu­ni­ca­ción nos cuen­ta que ETA (m), ETA (p‑m) y los Coman­dos Autó­no­mos Anti­ca­pi­ta­lis­tas aca­ba­ron con la vida de más de tres­cien­tas per­so­nas entre 1975 y 1982. Ese es el plan de comu­ni­ca­ción del rela­to ofi­cial, solo se con­ta­bi­li­zan las muer­tes pro­vo­ca­das por accio­nes de estas orga­ni­za­cio­nes arma­das clan­des­ti­nas. Es un autén­ti­co ejer­ci­cio de hipo­cre­sía, ocul­tar la reali­dad de esa mane­ra. En ese perio­do en el que por razo­nes obvias en Martxoak 3 Elkar­tea nos sen­ti­mos tan alu­di­dos, ade­más de com­pro­bar a quien inclu­yen en esas lis­tas de «víc­ti­mas del terro­ris­mo», sobre todo ten­dría­mos que apor­tar otras cifras para com­ple­tar la foto­gra­fía de lo que ha ocu­rri­do en este país. En con­cre­to, con los datos de Eus­kal Memo­ria que cual­quie­ra pue­de con­sul­tar y cote­jar, entre los cita­dos 1975 y 1982 se pro­du­je­ron por lo menos otras 199 muer­tes, medio millar de heri­dos, más de 5.000 dete­ni­dos y cien­tos de tor­tu­ra­dos con nom­bre y ape­lli­dos. Todas ellas víc­ti­mas de la vio­len­cia de Esta­do en todas sus expre­sio­nes y deri­va­das poli­cia­les o de gue­rra sucia en comi­sa­rías, cár­ce­les, con­tro­les de carre­te­ra e inclu­so mani­fes­ta­cio­nes en la calle y a ple­na luz del día.

Ellos lo ocul­tan, noso­tros lo denun­cia­mos; por eso nece­si­ta­mos una Comi­sión de la Ver­dad que res­pon­da cla­ra­men­te con­for­me a la legis­la­ción inter­na­cio­nal en mate­ria de DDHH y ana­li­ce las vul­ne­ra­cio­nes que se han pro­du­ci­do en Eus­kal Herria. Si la mayo­ría social y polí­ti­ca de este país com­par­te el diag­nos­ti­co de que es nece­sa­rio ese meca­nis­mo, se aca­ba­rá mate­ria­li­zan­do. Así podre­mos gene­rar las con­di­cio­nes para acce­der a la Ver­dad, la Jus­ti­cia y la Repa­ra­ción, y afian­zar unas garan­tías de que hechos pasa­dos no vuel­van a repe­tir­se.

Mien­tras tan­to, has­ta que no cons­tru­ya­mos herra­mien­tas des­vin­cu­la­das de las estruc­tu­ras que han posi­bi­li­ta­do la impu­ni­dad duran­te todo este tiem­po, tene­mos que seguir tra­ba­jan­do y con­cien­cian­do. Nues­tra res­pues­ta es com­pro­mi­so, como el que nos ha demos­tra­do siem­pre Blan­ca Ante­pa­ra a lo lar­go de toda su vida en este lar­go camino en el que siem­pre nos ha acom­pa­ña­do. Aho­ra, aun­que no esté físi­ca­men­te con noso­tros, su cora­je, espí­ri­tu de lucha y soli­da­ri­dad siguen pre­sen­tes, por­que Blan­ki es 3 de Mar­zo, y 3 de Mar­zo es dig­ni­dad. Agur eta Oho­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *