Infor­me de la Comi­sión para los Pro­ble­mas Nacio­nal y Colo­nial- V.I. Lenin

http://1.bp.blogspot.com/_ofBzH_Uqd6c/Sy0fGkkf5NI/AAAAAAAAAHU/WCh9eUnlCNk/s1600-R/lenin%25203.jpg

Pri­me­ra edi­ción: Publi­ca­do el 7 de agos­to de 1920 en el No. 6 del «Bole­tín del II Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comunista».
Digi­ta­li­za­ción: Juan R. Fajar­do, enero de 2001.
Fuen­te: V. I. Lenin, Dis­cur­sos pro­nun­cia­dos en los con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta (Mos­cú: Edi­to­rial Pro­gre­so) s/​f.
Esta Edi­ción: Mar­xists Inter­net Archi­ve, 2001.


Cama­ra­das: Me limi­ta­ré a una bre­ve intro­duc­ción, des­pués de lo cual, el cama­ra­da Maring, que ha sido secre­ta­rio de nues­tra Comi­sión, pre­sen­ta­rá un deta­lla­do infor­me sobre las modi­fi­ca­cio­nes intro­du­ci­das por noso­tros en las tesis. A con­ti­nua­ción hará uso de la pala­bra el cama­ra­da Roy, que ha for­mu­la­do algu­nas tesis adi­cio­na­les. La Comi­sión ha apro­ba­do por una­ni­mi­dad tan­to las tesis originales26, con las corres­pon­dien­tes modi­fi­ca­cio­nes, como las tesis adi­cio­na­les. Así, pues, hemos con­se­gui­do una abso­lu­ta uni­dad de cri­te­rio en todos los pro­ble­mas de impor­tan­cia. Aho­ra haré algu­nas bre­ves observaciones.

Pri­me­ro. ¿Cuál es la idea más impor­tan­te, la idea fun­da­men­tal de nues­tras tesis? Es la dis­tin­ción entre nacio­nes opri­mi­das y nacio­nes opre­so­ras. Noso­tros Sub­ra­ya­mos esta dis­tin­ción, en Opo­si­ción a la II Inter­na­cio­nal y a la demo­cra­cia bur­gue­sa. Para el pro­le­ta­ria­do y para la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta tie­ne par­ti­cu­lar impor­tan­cia en la épo­ca del impe­ria­lis­mo obser­var los hechos eco­nó­mi­cos con­cre­tos y tomar como base, al resol­ver las cues­tio­nes colo­nia­les y nacio­na­les, no tesis abs­trac­tas, sino los fenó­me­nos de la reali­dad concreta.

El ras­go dis­tin­ti­vo del impe­ria­lis­mo con­sis­te en que actual­men­te, como pode­mos ver, el mun­do se halla divi­di­do, por un lado, en un gran núme­ro de nacio­nes opri­mi­das y, por otro, en un núme­ro insig­ni­fi­can­te de nacio­ne opre­so­ras, que dis­po­nen de rique­zas colo­sa­les y de pode­ro­sa fuer­za mili­tar. La enor­me mayo­ría de la pobla­ción del glo­bo, más de mil millo­nes de seres, segu­ra­men­te mil dos­cien­tos cin­cuen­ta millo­nes, si con­si­de­ra­mos que aqué­lla es de mil sete­cien­tos cin­cuen­ta millo­nes, es decir, alre­de­dor del 70% de la pobla­ción de la Tie­rra, cores­pon­de a las nacio­nes opri­mi­das, que se encuen­tran some­ti­das a una depen­den­cia colo­nial direc­ta, o que son semi­co­lo­nias como, por ejem­plo, Per­sia, Tur­quía y Chi­na, o que, des­pués de haber sido derro­ta­das por el ejér­ci­to de una gran poten­cia impe­ria­lis­ta, han sido obli­ga­das­por los tra­ta­dos de paz a depen­der en gran medi­da de dicha poten­cia. Esta idea de la dife­ren­cia­ción, de la divi­sión de las nacio­nes en opre­so­ras y opri­mi­das pre­si­de todas las tesis, no sólo las pri­me­ras, las que apa­re­cie­ron con mi fir­ma y fue­ron publi­ca­das ori­gi­na­ria­men­te, sino tam­bién tesis del cama­ra­da Roy. Estas últi­mas han sido escri­tas tenien­do en cuen­ta, sobre todo, la situa­ción de la India y de otros gran­des pue­blos de Asia opri­mi­dos por Ingla­te­rra, y en esto resi­de la enor­me impor­tan­cia que tie­nen para nosotros.

La segun­da idea que orien­ta nues­tras tesis es que, en la actual situa­ción del mun­do, des­pués de la gue­rra impe­ria­lis­ta, las rela­cio­nes entre los pue­blos, así como todo el sis­te­ma mun­dial de los Esta­dos vie­nen deter­mi­na­dos por un peque­ño gru­po de nacio­nes impe­ria­lis­tas con­tra el movi­mien­to sovié­ti­co y con­tra los Esta­dos sovié­ti­cos, a cuya cabe­za figu­ra la Rusia Sovié­ti­ca. Si no tene­mos en cuen­ta este hecho, no podre­mos plan­tear correc­ta­men­te nin­gún pro­ble­ma nacio­nal o colo­nial, aun­que se tra­te del rin­cón más apar­ta­do del mun­do. Sólo par­tien­do de este pun­to de vis­ta es cómo los par­ti­dos comu­nis­tas de los paí­ses civi­li­za­dos, lo mis­mo que los de los paí­ses atra­sa­dos, podrán plan­tear y resol­ver acer­ta­da­men­te los pro­ble­mas políticos.

Qui­sie­ra des­ta­car de un modo par­ti­cu­lar la cues­tión del movi­mien­to demo­crá­ti­co-bur­gués en los paí­ses atra­sa­dos. Esta ha sido jus­ta­men­te la cues­tión que ha sus­ci­ta­do algu­nas diver­gen­cias. Nues­tra dis­cu­sión giró en torno a si, des­de el pun­to de vis­ta de los prin­ci­pios y de la teo­ría, eroa o no acer­ta­do afir­mar que la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y los par­ti­dos comu­nis­tas deben apo­yar el movi­mien­to demo­crá­ti­co-bur­gués en los paí­ses atra­sa­dos. Des­pués de la dis­cu­sión lle­ga­mos a la con­clu­sión uná­ni­me de que debe hablar­se de movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio-nacio­nal en vez de movi­mien­to «demo­crá­ti­co-bur­gués». No cabe la menor duda de que todo movi­mien­to nacio­nal no pue­de ser sino un movi­mien­to demo­crá­ti­co-bur­gués, ya que la masa fun­da­men­tal de la pobla­ción en los pai­ses atra­sa­dos la cons­ti­tu­yen los cam­pe­si­nos, que repre­sen­tan las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas bur­gue­sas. Sería utó­pi­co supo­ner que los par­ti­dos pro­le­ta­rios, si es que tales par­ti­dos pue­den for­mar­se, en gene­ral, en esos paí­ses atra­sa­dos, son capa­ces de apli­car en ellos una tác­ti­ca y una polí­ti­ca comu­nis­tas sin man­te­ner deter­mi­na­das rela­cio­nes con el movi­mien­to cam­pe­sino y sin apo­yar­lo en la prác­ti­ca. Aho­ra bien, en este pun­to se hizo las obje­cio­nes de que si hablá­se­mos de movi­mien­to demo­crá­ti­co-bur­gués, se borra­ría toda dife­ren­cia entre el movi­mien­to refor­mis­ta y el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Sin embar­go, en los últi­mos tiem­pos, esta dife­ren­cia se ha mani­fes­ta­do en las colo­nias y en los paí­ses atra­sa­dos con ple­na cla­ri­dad, ya que la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta tra­ta por todos los medios de que el movi­mien­to refor­mis­ta se desa­rro­lle tam­bién entre los pue­blos opri­mi­dos. Entre la bur­gue­sía de los paí­ses explo­ta­do­res y la de las colo­nias se ha pro­du­ci­do cier­to acer­ca­mien­to, por lo que, muy a menu­do ‑y tal vez has­ta en la mayo­ría de los casos‑, la bur­gue­sía de los paí­ses opri­mi­dos, pese a pres­tar su apo­yo a los movi­mien­tos nacio­na­les, lucha al mis­mo tiem­po de acuer­do con la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta, es decir, al lado de ella, con­tra todos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y las cla­ses revo­lu­cio­na­rias. En la Comi­sión, este hecho ha que­da­do demos­tra­do en for­ma irre­fu­ta­ble, por lo que hemos con­si­de­ra­do que lo úni­co acer­ta­do era tomar en con­si­de­ra­ción dicha dife­ren­cia y sus­ti­tuir casi en todos los luga­res la expre­sión «demo­crá­ti­co-bur­gués» por «revo­lu­cio­na­rio-nacio­nal». El sen­ti­do de este cam­bio con­sis­te en que noso­tros, como comu­nis­tas, sólo debe­mos apo­yar y sólo apo­ya­re­mos los movi­mien­tos bur­gue­ses de libe­ra­ción en las colo­nias en el caso de que estos movi­mien­tos sean ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rios, en el caso de que sus repre­sen­tan­tes no nos impi­dan edu­car y orga­ni­zar en un espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio a los cam­pe­si­nos y a las gran­des masas de explo­ta­dos. Si no se dan esas con­di­cio­nes, los comu­nis­tas deben luchar en dichos paí­ses coit­tra la bur­gue­sía refor­mis­ta, a la que tam­bién per­te­ne­cen los héroes de la II Inter­na­cio­nal. En las colo­nias ya exis­ten par­ti­dos refor­mis­tas, y sus repre­sen­tan­tes se deno­mi­nan social­de­mó­cra­tas y socia­lis­tas. La dife­ren­cia men­cio­na­da ha que­da­do esta­ble­ci­da en todas las tesis, y gra­cias a esto, nues­tro pun­to de vis­ta, a mi enten­der, apa­re­ce for­mu­la­do aho­ra de un modo mucho más preciso.

Qui­sie­ra hacer una obser­va­ción más, rela­ti­va a los Soviets cam­pe­si­nos. La labor prác­ti­ca de los comu­nis­tas rusos en las anti­guas colo­nias del zaris­mo, en paí­ses tan atra­sa­dos como Tur­ques­tán, etc., ha plan­tea­do ante noso­tros el pro­ble­ma de cómo han de ser apli­ca­das la tác­ti­ca y la polí­ti­ca comu­nis­tas en las con­di­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, pues el ras­go dis­tin­ti­vo más impor­tan­te de estos paí­ses es el domi­nio en ellos de las rela­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, por lo que allí no cabe hablar siquie­ra de un movi­mien­to pro­le­ta­rio. En tales paí­ses casi no hay pro­le­ta­ria­do indus­trial. No obs­tan­te, tam­bién en ellos hemos asu­mi­do y debe­mos asu­mir el papel de diri­gen­tes. Nues­tro tra­ba­jo nos ha mos­tra­do que en esos paí­ses hay que ven­cer enor­mes difi­cul­ta­des, pero los resul­ta­dos prác­ti­cos nos han mos­tra­do asi­mis­mo que, pese a dichas difi­cul­ta­des, inclu­so que casi care­cen de pro­le­ta­ria­do, tam­bién se pue­de des­per­tar en las masas el deseo de tener ideas polí­ti­cas pro­pias y de desa­rro­llar su pro­pia acti­vi­dad polí­ti­ca. Esra tarea pre­sen­ta­ba para noso­tros más difi­cul­ta­des que para los cama­ra­das de Euro­pa Occi­den­tal, pues el pro­le­ta­ria­do de Rusia está abru­ma­do por el tra­ba­jo de orga­ni­za­ción del Esta­do. Se com­pren­de per­fec­ta­men­te que los cam­pe­si­nos, colo­ca­dos en una depen­den­cia semi­feu­dal, pue­dan asi­mi­lar muy bien la idea de la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca y sean capa­ces de poner­la en prác­ti­ca. Es evi­den­te asi­mis­mo que las masas opri­mi­das, explo­ta­das no sólo por el capi­tal mer­can­tíl, sino tam­bién por los feu­da­les y por un Esta­do que se asien­ta sobre bases feu­da­les, pue­den apli­car igual­men­te esta arma, este tipo de orga­ni­za­ción en las con­di­cio­nes en que se encuen­tran. La idea de la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca es una idea sen­ci­lla, capaz de ser apli­ca­da no sólo a las rela­cio­nes pro­le­ta­rias, sino tam­bién a las cam­pe­si­nas feu­da­les y semi­feu­da­les. Nues­tra expe­rien­cia en este aspec­to no es aún muy gran­de, pero los deba­tes en la Comi­sión, en los que par­ti­ci­pa­ron varios repre­sen­tan­tes de paí­ses colo­nia­les, nos han demos­tra­do de un modo abso­lu­ta­men­te irre­fu­ta­ble que en las tesis de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta debe indi­car­se que los Soviets cam­pe­si­nos, los Soviets de los explo­ta­dos, son un ins­tru­men­to váli­do no sólo para los paí­ses capi­ta­lis­tas, sino tam­bién para los pai­ses con rela­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, y que la pro­pa­gan­da de la idea de los Soviets cam­pe­si­nos, de los Soviets de tra­ba­ja­do­res, en todas par­tes, en los paí­ses atra­sa­dos y en las colo­nias, es un deber inde­cli­na­ble de los par­ti­dos comu­nis­tas y de quie­nes están dis­pues­tos a orga­ni­zar­los. Y don­de­quie­ra que las con­di­cio­nes lo per­mi­tan, debe­rán inten­tar sin pér­di­da de tiem­po la orga­ni­za­ción de Soviets del pue­blo trabajador.

Ante noso­tros apa­re­ce aquí la posi­bi­li­dad de rea­li­zar un tra­ba­jo prác­ti­co de gran inte­rés e impor­tan­cia. Nues­tra expe­rien­cia gene­ral en este terreno no es aún muy gran­de, pero poco a poco ire­mos acu­mu­lan­do mate­ria­les. Es indis­cu­ti­ble que el pro­le­ta­ria­do de los paí­ses avan­za­dos pue­de y debe ayu­dar a las masas tra­ba­ja­do­ras atra­sa­das, y que el desa­rro­llo de los paí­ses atra­sa­dos podrá salir de su eta­pa actual cuan­do el pro­le­ta­ria­do triun­fan­te de las repú­bli­cas sovié­ti­cas tien­da la mano a esas masas y pue­da pres­tar­les apoyo.

A este res­pec­to se enta­bla­ron en la Comi­sión unos deba­tes bas­tan­te vivos, y no sólo en torno a las tesis que lle­van mi fir­ma, sino aún más en torno a las tesis del cama­ra­da Roy, que él defen­de­rá aquí y en las que se han intro­du­ci­do por una­ni­mi­dad algu­nas enmiendas.

La cues­tión ha sido plan­tea­da en los siguien­tes tér­mi­nos: ¿pode­mos con­si­de­rar jus­ta la afir­ma­ción de que la fase capi­ta­lis­ta de desa­rro­llo de la eco­no­mía nacio­nal es inevi­ta­ble para los pue­blos atra­sa­dos que se encuen­tran en pro­ce­so de libe­ra­ción y entre los cua­les aho­ra, des­pués de la gue­rra, se obser­va un movi­mien­to en direc­ción al pro­gre­so? Nues­tra res­pues­ta ha sido nega­ti­va. Si el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio vic­to­rio­so rea­li­za entre esos pue­blos una pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca y los gobier­nos sovié­ti­cos les ayu­dan con todos los medios a su alcan­ce, es erró­neo supo­ner que la fase capi­ta­lis­ta de desa­rro­llo sea inevi­ta­ble para los pue­blos atra­sa­dos. En todas las colo­nias y en todos los paí­ses atra­sa­dos, no sólo debe­mos for­mar cua­dros pro­pios de lucha­do­res y orga­ni­za­cio­nes pro­pias de par­ti­do, no sólo debe­mos rea­li­zar una pro­pa­gan­da inme­dia­ta en pro de la crea­ción de Soviets cam­pe­si­nos, tra­tan­do de adap­tar­los a las con­di­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, sino que la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta habrá de pro­mul­gar, dán­do­le una base teó­ri­ca, la tesis de que los paí­ses atra­sa­dos, con la ayu­da del pro­le­ta­ria­do de las nacio­nes ade­lan­ta­das, pue­den pasar al régi­men sovié­ti­co y, a tra­vés de deter­mi­na­das eta­pas de desa­rro­llo, al comu­nis­mo, sos­la­yan­do en su des­en­vol­vi­mien­to la fase capitalista.

Los medios que hayan de ser nece­sa­rios para que esto pue­den ser seña­la­dos de ante­mano. La expe­rien­cia prác­ti­ca nos los irá sugi­rien­do. Pero es un hecho fir­me­men­te esta­ble­ci­do que la idea de los Soviets es afín a todas las masas tra­ba­ja­do­ras de los pue­blos más leja­nos, que estas orga­ni­za­cio­nes, los Soviets, deben ser adap­ta­das a las con­di­cio­nes de un régi­men social pre­ca­pi­ta­lis­ta y que los par­ti­dos comu­nis­tas deben comen­zar inme­dia­ta­men­te a tra­ba­jar en este sen­ti­do en el mun­do entero.

Qui­sie­ra seña­lar, ade­más, la impor­tan­cia de que los par­ti­dos comu­nis­tas reali­cen su labor revo­lu­cio­na­ria no sólo en su pro­pio país, sino tam­bién en las colo­nias, y sobre todo entre las tro­pas que uti­li­zan las nacio­nes explo­ta­do­ras para man­te­ner some­ti­dos a los pue­blos de sus colonias.

El cama­ra­da Quelch, del Par­ti­do Socia­lis­ta Bri­tá­ni­co, se refi­rió a este pro­ble­ma en nues­tra Comi­sión. Dijo pue el obre­ro de filas inglés con­si­de­ra­ría una trai­ción ayu­dar a los sojuz­ga­dos cuan­do se suble­van con­tra el domi­nio inglés. Es ver­dad que la aris­to­cra­cia obre­ra de Ingla­te­rra y Nor­te­amé­ri­ca, imbui­da de un espí­ri­tu jin­goís­ta y cho­vi­nis­ta, repre­sen­ta un terri­ble peli­gro para el socia­lis­mo y cons­ti­tu­ye un vigo­ro­so apo­yo a la II Inter­na­cio­nal. Aquí nos halla­mos ante una tre­men­da trai­ción de los líde­res y obre­ros afi­lia­dos a esta Inter­na­cio­nal bur­gue­sa. En la II Inter­na­cio­nal tam­bién se dis­cu­tió la cues­tión colo­nial. El Mani­fies­to de Basi­lea se refi­rió a elle en tér­mi­nos ine­quí­vo­cos. Los par­ti­dos de la II Inter­na­cio­nal pro­me­tie­ron actuar revo­lu­cio­na­ria­men­te, pero no vemos por par­te de ellos nin­gu­na ver­da­de­ra labor revo­lu­cio­na­ria ni nin­gún apo­yo a las suble­va­cio­nes de los explo­ta­dos y depen­dien­tes con­tra las nacio­nes opre­so­ras, como tam­po­co lo vemos, a mi enten­der, entre la mayo­ría de los par­ti­dos que han aban­do­na­do la II y desean ingre­sar en la III Inter­na­cio­nal. Debe­mos decir­lo en voz alta, para que todos se ente­ren. Esto no pue­de ser refu­ta­do, y ya vere­mos si se hace algún inten­to de refutarlo.

Todas estas con­si­de­ra­cio­nes han ser­vi­do de base a nues­tras reso­lu­cio­nes, que, cier­ta­men­te, son dema­sia­do lar­gas, pero con­fío en que, pese a todo, resul­ta­rán úti­les y con­tri­bui­rán al desa­rro­llo y a la orga­ni­za­ción de una labor ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria en los pro­ble­mas nacio­nal y colo­nial, que es, en el fon­do, nues­tro obje­ti­vo principal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *