Gar­zón y los inte­lec­tua­les de izquier­da- Katu Arkoana

En recuer­do y home­na­je a los cien­tos de tor­tu­ra­dos y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos encau­sa­dos por el juez Garzón.

Bal­ta­sar Gar­zón, exti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción Cen­tral núme­ro 5 de la Audien­cia Nacio­nal, con­ti­nua­ción del TOP (Tri­bu­nal de Orden Publi­co) fran­quis­ta, y res­pon­sa­ble de ins­truir los casos de terro­ris­mo en el Esta­do Espa­ñol, ha sido con­de­na­do por el Tri­bu­nal Supre­mo a 11 años de inha­bi­li­ta­ción en la carre­ra judi­cial por un deli­to de pre­va­ri­ca­ción, debi­do a la orden de rea­li­zar escu­chas ile­ga­les a los abo­ga­dos de los impu­tados en pri­sión pre­ven­ti­va por el caso Gür­tel, tra­ma de corrup­ción liga­da al Par­ti­do Popu­lar. En el segun­do de los jui­cios en el que estu­vo pro­ce­sa­do, el refe­ri­do a las dili­gen­cias en torno a las vic­ti­mas del fran­quis­mo, el ya exjuez Gar­zón ha sido absuel­to por el Tri­bu­nal Supre­mo median­te una sen­ten­cia adop­ta­da por mayo­ría de seis a uno. Tam­po­co pode­mos olvi­dar que Gar­zón tie­ne un ter­cer pro­ce­di­mien­to abier­to en el mis­mo Tri­bu­nal Supre­mo por cohe­cho y pre­va­ri­ca­ción, debi­do a los patro­ci­nios que pidió (y obtu­vo) a gran­des mul­ti­na­cio­na­les y ban­cos espa­ño­les, para finan­ciar sus con­fe­ren­cias y un semi­na­rio sobre terro­ris­mo en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

Como res­pues­ta a la sen­ten­cia, hemos leí­do con sor­pre­sa pero tam­bién con cier­ta preo­cu­pa­ción el pro­nun­cia­mien­to de la Red de Inte­lec­tua­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad titu­la­do “Con­tra la impu­ni­dad fran­quis­ta”[1]. Sor­pre­sa por­que, mien­tras que en el cita­do docu­men­to se reco­no­ce que Gar­zón cerró dia­rios y coar­tó las liber­ta­des del pue­blo vas­co, se pro­tes­ta por su con­de­na de 11 años de inha­bi­li­ta­ción. Preo­cu­pa­ción por­que, como mili­tan­tes de izquier­da e inter­na­cio­na­lis­tas que somos, pen­sa­mos que no vale cual­quier argu­men­to, mucho menos la defen­sa de un per­so­na­je como Bal­ta­sar Gar­zón, para denun­ciar el fas­cis­mo impe­ran­te en el Esta­do Espa­ñol y el inten­to de sepul­tar de nue­vo a las vic­ti­mas del fran­quis­mo. Mucho menos si esta defen­sa la rea­li­zan com­pa­ñe­ros y en muchos casos ami­gos, de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na y euro­pea con los que hemos com­par­ti­do innu­me­ra­bles even­tos, foros, reunio­nes y publicaciones.

En Eus­kal Herria, un pue­blo mile­na­rio que lucha en defen­sa de su iden­ti­dad y que no quie­re otra cosa más que poder deci­dir libre­men­te su futu­ro, cono­ce­mos mejor que bien a Gar­zón. Algu­nos hemos sido dete­ni­dos en apli­ca­ción de suma­rios por terro­ris­mo ins­trui­dos por este juez y hemos pasa­do por su des­pa­cho des­pués de días de tor­tu­ra por par­te de la Poli­cía Nacio­nal en apli­ca­ción de la lla­ma­da ley anti­te­rro­ris­ta, tor­tu­ra ampa­ra­da y legi­ti­ma­da por el pro­pio magis­tra­do, que nos ha vis­to sen­tar­nos fren­te a él en pési­mas con­di­cio­nes físi­cas y men­ta­les. Esto no es más que una gota en un océano. A las cien­tos de per­so­nas que Gar­zón ha envia­do a pri­sión sin más prue­bas que decla­ra­cio­nes auto­in­cul­pa­to­rias obte­ni­das bajo tor­tu­ra, se le suman el cie­rre del dia­rio Egin y la ile­ga­li­za­ción de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­ja­ban en diver­sos ámbi­tos, des­de el movi­mien­to juve­nil, a la defen­sa de la len­gua vas­ca o de los dere­chos de las y los pri­sio­ne­ros políticos.

Pero no solo eso. En el País Vas­co tene­mos la legi­ti­mi­dad nece­sa­ria para rei­vin­di­car la memo­ria de las víc­ti­mas del fran­quis­mo, pues son más de 6000 per­so­nas vas­cas las eje­cu­ta­das en los meses y años pos­te­rio­res al alza­mien­to mili­tar anti­de­mo­crá­ti­co y fas­cis­ta del 18 de julio de 1936. Según datos del his­to­ria­dor Iña­ki Ega­ña, son 37930 los niños y niñas vas­cas que tuvie­ron que exi­liar­se duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, murien­do muchos de ellos en luga­res tan ale­ja­dos como Sibe­ria, mien­tras más de 100 muje­res vas­cas eran eje­cu­ta­das y nume­ro­sas de ellas vio­la­das. No en vano, el pue­blo vas­co alum­bró el naci­mien­to de la orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na (ETA), que per­mi­tió que el fran­quis­mo no se per­pe­tua­ra, eje­cu­tan­do al suce­sor de Fran­co, el coman­dan­te Carre­ro Blan­co. Cono­ce­mos muy de cer­ca el sufri­mien­to cau­sa­do por el fran­quis­mo, dic­ta­du­ra que no per­mi­tía siquie­ra hablar nues­tra len­gua, el eus­ka­ra, el idio­ma más anti­guo de Euro­pa, o mos­trar la iku­rri­ña, nues­tra bandera.

Sin embar­go, con­ver­tir a Gar­zón en un sím­bo­lo es un error. Es cier­to que la impu­ni­dad con la que se mue­ve todo lo que tie­ne que ver con los crí­me­nes fran­quis­tas nos demues­tra que si el sis­te­ma tie­ne que apar­tar a un lado a uno de sus jue­ces estre­lla (juez con­ver­ti­do en estre­lla por su pro­ta­go­nis­mo en los apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do como arie­te con­tra la disi­den­cia vas­ca) para que no des­en­tie­rre los crí­me­nes fran­quis­tas, lo hace sin dudar. Pero, curio­sa­men­te, los jui­cios con­tra Gar­zón siguen de nue­vo giran­do en torno a la figu­ra mega­ló­ma­na del super­juez, que no olvi­de­mos que en las elec­cio­nes de 1993 fue nume­ro 2 del PSOE, el par­ti­do cuyos diri­gen­tes crea­ron los para­mi­li­ta­res Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción (GAL) y no en una rei­vin­di­ca­ción de la memo­ria de las vic­ti­mas del fran­quis­mo, cuyos fami­lia­res tie­nen todo nues­tro res­pe­to y comprensión.

Pen­sa­mos que tan­to la izquier­da espa­ño­la, como los inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos en Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa, no nece­si­tan apo­yar­se en un vio­la­dor de los dere­chos huma­nos para enfren­tar a una dere­cha espa­ño­la que tie­ne en estos momen­tos los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Esta­do a su ser­vi­cio con­tra cual­quier posi­ción crí­ti­ca des­de la izquier­da. No pode­mos caer en la tram­pa de un sec­tor de izquier­da que se eri­ge aho­ra en defen­so­ra de los dere­chos huma­nos pero nun­ca levan­tó la voz cuan­do en Eus­kal Herria se vio­la­ban dia­ria­men­te los dere­chos tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos, cuan­do se inter­ve­nían las comu­ni­ca­cio­nes entre pre­sos polí­ti­cos y sus abo­ga­dos vas­cos, mis­mo deli­to por el que aho­ra han con­de­na­do a Gar­zón, o cuan­do toda­vía hoy en día dece­nas de miles de per­so­nas tie­nen res­trin­gi­dos sus dere­chos civi­les y polí­ti­cos y ni siquie­ra cuen­tan con un par­ti­do polí­ti­co que les repre­sen­te por­que Gar­zón ile­ga­li­zó las for­ma­cio­nes a las que votaban.

La fal­ta de pro­pues­tas y alter­na­ti­vas pro­gra­má­ti­cas no pue­de suplir­se con­vir­tien­do en ada­lid de la demo­cra­cia a un juez tor­tu­ra­dor. La mal lla­ma­da Tran­si­ción Espa­ño­la obli­gó a sepul­tar bajo un impe­ne­tra­ble man­to de silen­cio los crí­me­nes fran­quis­tas, obli­gan­do a la izquier­da a capi­tu­lar y refor­mar­se si que­rían entrar en el club de la demo­cra­cia. Sin embar­go, hacien­do nues­tra la rei­vin­di­ca­ción de “ni olvi­do ni per­dón”, Gar­zón algún día ten­drá que pagar por su com­pli­ci­dad en ali­men­tar la maqui­na­ria de la cla­se domi­nan­te, que es tan pode­ro­sa que en cuan­to el super­juez se ha sali­do del camino mar­ca­do, no han duda­do en sacri­fi­car­lo por el bien de su democracia.

Espe­ra­mos en ese sen­ti­do que los com­pa­ñe­ros que esta vez han defen­di­do a Gar­zón com­pren­dan que no hay defen­sa posi­ble de este per­so­na­je des­de una éti­ca de izquier­da, y que si bus­ca­mos el escla­re­ci­mien­to y la jus­ti­cia para las vic­ti­mas del fran­quis­mo, es mucho mas útil el tra­ba­jo en torno a plan­tea­mien­tos cla­ros, con­tun­den­tes e irre­nun­cia­bles de Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción, enten­dien­do como nos lo expli­can los com­pa­ñe­ros de Ahaz­tuak 1936 – 1977[2] que estas tres máxi­mas no sólo ata­ñen a los res­pon­sa­bles del régi­men fran­quis­ta y de sus crí­me­nes des­de 1936 has­ta 1977, sino tam­bién a los que des­de dife­ren­tes esta­men­tos han sido res­pon­sa­bles has­ta el momen­to actual día del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad cuyas con­tra­dic­cio­nes refle­ja hoy día el enjui­cia­mien­to del juez Bal­ta­sar Garzón.

En recuer­do y home­na­je a los cien­tos de tor­tu­ra­dos y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos encau­sa­dos por el juez Garzón

*Tam­bién fir­man esta nota Alber­to Pra­di­lla (Eus­kal Herria), Ricar­do Bajo (Boli­via), Ale­jan­dra San­ti­lla­na (Ecua­dor), Juan Con­tre­ras (Vene­zue­la), Mar­co San­to­pa­dre (Ita­lia) y Aní­bal Gar­zón (Cata­lun­ya)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.