Gar­zón y los inte­lec­tua­les de izquier­da- Katu Arkoa­na

En recuer­do y home­na­je a los cien­tos de tor­tu­ra­dos y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos encau­sa­dos por el juez Gar­zón.

Bal­ta­sar Gar­zón, exti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción Cen­tral núme­ro 5 de la Audien­cia Nacio­nal, con­ti­nua­ción del TOP (Tri­bu­nal de Orden Publi­co) fran­quis­ta, y res­pon­sa­ble de ins­truir los casos de terro­ris­mo en el Esta­do Espa­ñol, ha sido con­de­na­do por el Tri­bu­nal Supre­mo a 11 años de inha­bi­li­ta­ción en la carre­ra judi­cial por un deli­to de pre­va­ri­ca­ción, debi­do a la orden de rea­li­zar escu­chas ile­ga­les a los abo­ga­dos de los impu­tados en pri­sión pre­ven­ti­va por el caso Gür­tel, tra­ma de corrup­ción liga­da al Par­ti­do Popu­lar. En el segun­do de los jui­cios en el que estu­vo pro­ce­sa­do, el refe­ri­do a las dili­gen­cias en torno a las vic­ti­mas del fran­quis­mo, el ya exjuez Gar­zón ha sido absuel­to por el Tri­bu­nal Supre­mo median­te una sen­ten­cia adop­ta­da por mayo­ría de seis a uno. Tam­po­co pode­mos olvi­dar que Gar­zón tie­ne un ter­cer pro­ce­di­mien­to abier­to en el mis­mo Tri­bu­nal Supre­mo por cohe­cho y pre­va­ri­ca­ción, debi­do a los patro­ci­nios que pidió (y obtu­vo) a gran­des mul­ti­na­cio­na­les y ban­cos espa­ño­les, para finan­ciar sus con­fe­ren­cias y un semi­na­rio sobre terro­ris­mo en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

Como res­pues­ta a la sen­ten­cia, hemos leí­do con sor­pre­sa pero tam­bién con cier­ta preo­cu­pa­ción el pro­nun­cia­mien­to de la Red de Inte­lec­tua­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad titu­la­do “Con­tra la impu­ni­dad fran­quis­ta”[1]. Sor­pre­sa por­que, mien­tras que en el cita­do docu­men­to se reco­no­ce que Gar­zón cerró dia­rios y coar­tó las liber­ta­des del pue­blo vas­co, se pro­tes­ta por su con­de­na de 11 años de inha­bi­li­ta­ción. Preo­cu­pa­ción por­que, como mili­tan­tes de izquier­da e inter­na­cio­na­lis­tas que somos, pen­sa­mos que no vale cual­quier argu­men­to, mucho menos la defen­sa de un per­so­na­je como Bal­ta­sar Gar­zón, para denun­ciar el fas­cis­mo impe­ran­te en el Esta­do Espa­ñol y el inten­to de sepul­tar de nue­vo a las vic­ti­mas del fran­quis­mo. Mucho menos si esta defen­sa la rea­li­zan com­pa­ñe­ros y en muchos casos ami­gos, de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na y euro­pea con los que hemos com­par­ti­do innu­me­ra­bles even­tos, foros, reunio­nes y publi­ca­cio­nes.

En Eus­kal Herria, un pue­blo mile­na­rio que lucha en defen­sa de su iden­ti­dad y que no quie­re otra cosa más que poder deci­dir libre­men­te su futu­ro, cono­ce­mos mejor que bien a Gar­zón. Algu­nos hemos sido dete­ni­dos en apli­ca­ción de suma­rios por terro­ris­mo ins­trui­dos por este juez y hemos pasa­do por su des­pa­cho des­pués de días de tor­tu­ra por par­te de la Poli­cía Nacio­nal en apli­ca­ción de la lla­ma­da ley anti­te­rro­ris­ta, tor­tu­ra ampa­ra­da y legi­ti­ma­da por el pro­pio magis­tra­do, que nos ha vis­to sen­tar­nos fren­te a él en pési­mas con­di­cio­nes físi­cas y men­ta­les. Esto no es más que una gota en un océano. A las cien­tos de per­so­nas que Gar­zón ha envia­do a pri­sión sin más prue­bas que decla­ra­cio­nes auto­in­cul­pa­to­rias obte­ni­das bajo tor­tu­ra, se le suman el cie­rre del dia­rio Egin y la ile­ga­li­za­ción de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­ja­ban en diver­sos ámbi­tos, des­de el movi­mien­to juve­nil, a la defen­sa de la len­gua vas­ca o de los dere­chos de las y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos.

Pero no solo eso. En el País Vas­co tene­mos la legi­ti­mi­dad nece­sa­ria para rei­vin­di­car la memo­ria de las víc­ti­mas del fran­quis­mo, pues son más de 6000 per­so­nas vas­cas las eje­cu­ta­das en los meses y años pos­te­rio­res al alza­mien­to mili­tar anti­de­mo­crá­ti­co y fas­cis­ta del 18 de julio de 1936. Según datos del his­to­ria­dor Iña­ki Ega­ña, son 37930 los niños y niñas vas­cas que tuvie­ron que exi­liar­se duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, murien­do muchos de ellos en luga­res tan ale­ja­dos como Sibe­ria, mien­tras más de 100 muje­res vas­cas eran eje­cu­ta­das y nume­ro­sas de ellas vio­la­das. No en vano, el pue­blo vas­co alum­bró el naci­mien­to de la orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na (ETA), que per­mi­tió que el fran­quis­mo no se per­pe­tua­ra, eje­cu­tan­do al suce­sor de Fran­co, el coman­dan­te Carre­ro Blan­co. Cono­ce­mos muy de cer­ca el sufri­mien­to cau­sa­do por el fran­quis­mo, dic­ta­du­ra que no per­mi­tía siquie­ra hablar nues­tra len­gua, el eus­ka­ra, el idio­ma más anti­guo de Euro­pa, o mos­trar la iku­rri­ña, nues­tra ban­de­ra.

Sin embar­go, con­ver­tir a Gar­zón en un sím­bo­lo es un error. Es cier­to que la impu­ni­dad con la que se mue­ve todo lo que tie­ne que ver con los crí­me­nes fran­quis­tas nos demues­tra que si el sis­te­ma tie­ne que apar­tar a un lado a uno de sus jue­ces estre­lla (juez con­ver­ti­do en estre­lla por su pro­ta­go­nis­mo en los apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do como arie­te con­tra la disi­den­cia vas­ca) para que no des­en­tie­rre los crí­me­nes fran­quis­tas, lo hace sin dudar. Pero, curio­sa­men­te, los jui­cios con­tra Gar­zón siguen de nue­vo giran­do en torno a la figu­ra mega­ló­ma­na del super­juez, que no olvi­de­mos que en las elec­cio­nes de 1993 fue nume­ro 2 del PSOE, el par­ti­do cuyos diri­gen­tes crea­ron los para­mi­li­ta­res Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción (GAL) y no en una rei­vin­di­ca­ción de la memo­ria de las vic­ti­mas del fran­quis­mo, cuyos fami­lia­res tie­nen todo nues­tro res­pe­to y com­pren­sión.

Pen­sa­mos que tan­to la izquier­da espa­ño­la, como los inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos en Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa, no nece­si­tan apo­yar­se en un vio­la­dor de los dere­chos huma­nos para enfren­tar a una dere­cha espa­ño­la que tie­ne en estos momen­tos los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Esta­do a su ser­vi­cio con­tra cual­quier posi­ción crí­ti­ca des­de la izquier­da. No pode­mos caer en la tram­pa de un sec­tor de izquier­da que se eri­ge aho­ra en defen­so­ra de los dere­chos huma­nos pero nun­ca levan­tó la voz cuan­do en Eus­kal Herria se vio­la­ban dia­ria­men­te los dere­chos tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos, cuan­do se inter­ve­nían las comu­ni­ca­cio­nes entre pre­sos polí­ti­cos y sus abo­ga­dos vas­cos, mis­mo deli­to por el que aho­ra han con­de­na­do a Gar­zón, o cuan­do toda­vía hoy en día dece­nas de miles de per­so­nas tie­nen res­trin­gi­dos sus dere­chos civi­les y polí­ti­cos y ni siquie­ra cuen­tan con un par­ti­do polí­ti­co que les repre­sen­te por­que Gar­zón ile­ga­li­zó las for­ma­cio­nes a las que vota­ban.

La fal­ta de pro­pues­tas y alter­na­ti­vas pro­gra­má­ti­cas no pue­de suplir­se con­vir­tien­do en ada­lid de la demo­cra­cia a un juez tor­tu­ra­dor. La mal lla­ma­da Tran­si­ción Espa­ño­la obli­gó a sepul­tar bajo un impe­ne­tra­ble man­to de silen­cio los crí­me­nes fran­quis­tas, obli­gan­do a la izquier­da a capi­tu­lar y refor­mar­se si que­rían entrar en el club de la demo­cra­cia. Sin embar­go, hacien­do nues­tra la rei­vin­di­ca­ción de “ni olvi­do ni per­dón”, Gar­zón algún día ten­drá que pagar por su com­pli­ci­dad en ali­men­tar la maqui­na­ria de la cla­se domi­nan­te, que es tan pode­ro­sa que en cuan­to el super­juez se ha sali­do del camino mar­ca­do, no han duda­do en sacri­fi­car­lo por el bien de su demo­cra­cia.

Espe­ra­mos en ese sen­ti­do que los com­pa­ñe­ros que esta vez han defen­di­do a Gar­zón com­pren­dan que no hay defen­sa posi­ble de este per­so­na­je des­de una éti­ca de izquier­da, y que si bus­ca­mos el escla­re­ci­mien­to y la jus­ti­cia para las vic­ti­mas del fran­quis­mo, es mucho mas útil el tra­ba­jo en torno a plan­tea­mien­tos cla­ros, con­tun­den­tes e irre­nun­cia­bles de Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción, enten­dien­do como nos lo expli­can los com­pa­ñe­ros de Ahaz­tuak 1936 – 1977[2] que estas tres máxi­mas no sólo ata­ñen a los res­pon­sa­bles del régi­men fran­quis­ta y de sus crí­me­nes des­de 1936 has­ta 1977, sino tam­bién a los que des­de dife­ren­tes esta­men­tos han sido res­pon­sa­bles has­ta el momen­to actual día del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad cuyas con­tra­dic­cio­nes refle­ja hoy día el enjui­cia­mien­to del juez Bal­ta­sar Gar­zón.

En recuer­do y home­na­je a los cien­tos de tor­tu­ra­dos y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos encau­sa­dos por el juez Gar­zón

*Tam­bién fir­man esta nota Alber­to Pra­di­lla (Eus­kal Herria), Ricar­do Bajo (Boli­via), Ale­jan­dra San­ti­lla­na (Ecua­dor), Juan Con­tre­ras (Vene­zue­la), Mar­co San­to­pa­dre (Ita­lia) y Aní­bal Gar­zón (Cata­lun­ya)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *