El perio­dis­ta Thierry Meys­san des­mien­te des­de Homs la pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta

El fun­da­dor de Red Vol­tai­re escri­be des­de la ciu­dad de Homs y recha­za la «infor­ma­ción» que se da en la pren­sa capi­ta­lis­ta sobre lo que ocu­rre en Siria.

El perio­dis­ta inde­pen­dien­te fran­cés y pre­si­den­te-fun­da­dor de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce, Thierry Meys­san, ha afir­ma­do a tra­vés de un artícu­lo que los perio­dis­tas rete­ni­dos en el dis­tri­to de Baba Amro, en la ciu­dad siria de Homs, «están en manos del Ejér­ci­to Libre Sirio, quien impi­de su eva­cua­ción por par­te de la Media Luna Roja Siria».

Asi­mis­mo, Meys­san, quien se encuen­tra en Homs cubrien­do los suce­sos en la loca­li­dad, ha des­men­ti­do las infor­ma­cio­nes apa­re­ci­das en la pren­sa occi­den­tal y ha mani­fes­ta­do que los perio­dis­tas no fue­ron víc­ti­mas de un bom­bar­deo del Ejér­ci­to. «Las Fuer­zas Arma­das uti­li­za­ron lan­za­cohe­tes múl­ti­ples sola­men­te de for­ma excep­cio­nal y por un perio­do de tiem­po extre­ma­da­men­te cor­to, úni­ca­men­te para des­truir varias posi­cio­nes de tiro, y no han vuel­to a uti­li­zar­los des­de el 13 de febre­ro», ha expli­ca­do.

«Ade­más, si la ciu­dad hubie­se sufri­do 21 días de ince­san­te bom­bar­deo, como indi­can las agen­cias de pren­sa, ya no sería más que un mon­tón de rui­nas sin alma vivien­te», ha agre­ga­do.

Meys­san ha agre­ga­do que los vídeos divul­ga­dos a tra­vés de Inter­net en los que la perio­dis­ta fran­ce­sa Edith Bou­vier y William Daniels piden un alto el fue­go que per­mi­ta su eva­cua­ción a Líbano fue­ron subi­dos a tra­vés de un enla­ce sate­li­tal.

«Homs care­ce actual­men­te de cober­tu­ra GSM y G3 y las líneas tele­fó­ni­cas terres­tres están cor­ta­das. Cual­quie­ra pue­de dar­se cuen­ta de que si los perio­dis­tas logra­ron poner en Inter­net su pedi­do de auxi­lio ello indi­ca que tuvie­ron acce­so a un enla­ce sate­li­tal», ha dicho en un artícu­lo de Red Vol­tai­re.

«Si no han podi­do comu­ni­car­se con sus fami­lia­res, con sus res­pec­ti­vos medios ni con sus emba­ja­das es por­que quie­nes con­tro­lan ese enla­ce sate­li­tal les han nega­do esa posi­bi­li­dad. O sea, los perio­dis­tas no están en liber­tad de deci­dir lo que hacen sino que se hallan dete­ni­dos o pre­sos», ha agre­ga­do.

Sobre la entra­da de los perio­dis­tas en Siria, Meys­san ha indi­ca­do que lo hicie­ron «de for­ma ile­gal, a pesar de que podrían haber soli­ci­ta­do una visa de pren­sa que les habría sido otor­ga­da, excep­tuan­do a aque­llos que tie­nen la nacio­na­li­dad israe­lí debi­do al esta­do de gue­rra exis­ten­te entre Israel y Siria».

En este sen­ti­do, ha mati­za­do que los perio­dis­tas lle­ga­ron a Homs a tra­vés de «la úni­ca red que orga­ni­za este tipo de tras­la­do, ya sea des­de el nor­te de Líbano o des­de el sur de Tur­quía, red que actúa como rela­cio­nes públi­cas del Ejér­ci­to Libre Sirio y que les puso en con­tac­to con las per­so­nas que los alber­gan y cuya iden­ti­dad no se ha pre­ci­sa­do aún».

INTENTOS DE LIBERACIÓN

Meys­san, que afir­ma que estu­vo pre­sen­te en el lugar de las nego­cia­cio­nes y que se puso a dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des para faci­li­tar la sali­da de Homs de los perio­dis­tas, ha dicho que las nego­cia­cio­nes dura­ron más de cua­tro horas y que varios paí­ses, Fran­cia entre ellos, «fue­ron man­te­ni­dos al corrien­te del desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos».

«El vier­nes 24 de febre­ro, la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y la Media Luna Roja Siria nego­cia­ron con el Ejér­ci­to Libre Sirio y obtu­vie­ron la auto­ri­za­ción para entrar en la zona con ambu­lan­cias con el obje­ti­vo de repa­triar los cuer­pos de los dos perio­dis­tas muer­tos y eva­cuar a los demás», ha argüi­do.

«Sin embar­go, en el últi­mo momen­to, los perio­dis­tas se nega­ron a irse, por mie­do a ser víc­ti­mas de una tram­pa de las auto­ri­da­des de Damas­co», ha acla­ra­do Meys­san. En este sen­ti­do, ha expli­ca­do que «uno de sus cole­gas fran­ce­ses, que logró salir del lugar antes de que se cerra­ra el cer­co, con­ven­ció a estos perio­dis­tas de que el Gobierno sirio tenía pre­vis­to eli­mi­nar­les de todas for­mas».

Pos­te­rior­men­te, y como las ambu­lan­cias per­ma­ne­cían vacías, se per­mi­tió la eva­cua­ción de 27 civi­les enfer­mos o heri­dos, quie­nes fue­ron trans­por­ta­dos al hos­pi­tal Al Amin de Homs. Estas eva­cua­ción fue con­fir­ma­da por la agen­cia bri­tá­ni­ca Reuters, quien citó a la por­ta­voz del Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja (CICR), Car­la Had­dad.

«El sába­do 25 de febre­ro, la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y la Media Luna Roja Siria soli­ci­ta­ron al Ejér­ci­to Libre Sirio otra auto­ri­za­ción para entrar nue­va­men­te en la zona cer­ca­da. Des­pués de varias peri­pe­cias, los ofi­cia­les del Ejér­ci­to Libre Sirio reci­bie­ron a tra­vés de un enla­ce sate­li­tal la orden de recha­zar la peti­ción», ha mani­fes­ta­do Meys­san. Así, ha expli­ca­do que las comu­ni­ca­cio­nes cifra­das entre los gru­pos arma­dos rebel­des de Homs y sus supe­rio­res lle­gan a tra­vés de Bei­rut.

Asi­mis­mo, ha agre­ga­do que «los perio­dis­tas están sien­do uti­li­za­dos como escu­dos huma­nos, más efi­ca­ces aún que la pobla­ción civil, ya que los rebel­des temen un asal­to final de las fuer­zas sirias».

«Ade­más, al no tener acce­so a los cana­les de tele­vi­sión sate­li­tal de los paí­ses de la OTAN y de los miem­bros del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, los perio­dis­tas rete­ni­dos en Homs inclu­so creen que los com­ba­tes se extien­den a toda Siria», ha aña­di­do Meys­san, quien, en otras cró­ni­cas, ha indi­ca­do que los com­ba­tes están loca­li­za­dos en Homs y que inclu­so habrían lle­ga­do a su fin el 23 de febre­ro, regis­trán­do­se en estos momen­tos úni­ca­men­te ata­ques con mor­te­ro por par­te de los rebel­des.

«Las prin­ci­pa­les arte­rias de la ciu­dad han sido reabier­tas a la cir­cu­la­ción, pero se man­tie­nen a lo lar­go de kiló­me­tros nume­ro­sos dis­po­si­ti­vos que obli­gan los autos a avan­zar al paso de un hom­bre y en zig­zag. La mayo­ría de la pobla­ción ha aban­do­na­do la ciu­dad, que aún sigue sien­do una ciu­dad fan­tas­ma», ha escri­to.

Ade­más, Meys­san ha infor­ma­do de que los rebel­des que que­dan en Baba Amro «dis­po­nen de una can­ti­dad con­si­de­ra­bles de armas y muni­cio­nes» y que sus arse­na­les inclu­yen fusi­les de fran­co­ti­ra­dor tipo Dra­gu­nov, mor­te­ros de 80 y 120 milí­me­tros y gran­des can­ti­da­des de explo­si­vos».

ACUSACIONES DE DAMASCO

Este mis­mo miér­co­les, el Gobierno sirio ha acu­sa­do a «gru­pos terro­ris­tas» de haber impe­di­do la eva­cua­ción de la ciu­dad de Homs de los perio­dis­tas extran­je­ros que murie­ron en un ata­que, pre­sun­ta­men­te obra de las fuer­zas sirias, el miér­co­les pasa­do y de los que resul­ta­ron heri­dos en el mis­mo.

En una rue­da de pren­sa reco­gi­da por la agen­cia ofi­cial SANA, el por­ta­voz del Minis­te­rio de Exte­rio­res sirio, Yihad Mak­di­si, ha reve­la­do que los tres inten­tos rea­li­za­dos por la Media Luna Roja Siria en cola­bo­ra­ción con el CICR para sacar tan­to a los perio­dis­tas heri­dos como a los falle­ci­dos «no tuvie­ron éxi­to debi­do a la nega­ti­va de los gru­pos terro­ris­tas arma­dos».

— — — — — — — — - — — — — — — — — - — — — — — — — -

Por la libe­ra­ción de nues­tros com­pa­trio­tas y cole­gas pri­sio­ne­ros en Baba Amro

por Thierry Meys­san

Varios perio­dis­tas se hallan rete­ni­dos en el sec­tor cer­ca­do de Baba Amro. Según los diri­gen­tes atlan­tis­tas, si los men­cio­na­dos perio­dis­tas no pue­den salir de esa zona es por­que el ejér­ci­to sirio esta­ría bom­bar­dean­do el bas­tión rebel­de. Como tes­ti­go excep­cio­nal de las nego­cia­cio­nes sobre esta cues­tión, Thierry Meys­san da a cono­cer la reali­dad: los perio­dis­tas están en manos del ejér­ci­to «sirio» libre, que los está uti­li­zan­do como escu­dos huma­nos. Los rebel­des impi­den la eva­cua­ción de los perio­dis­tas por par­te de la Media Luna Roja de Siria

Nues­tros cole­gas Marie Col­vin (repor­te­ra del Sun­day Times) y Remi Ochlik (de IP3 Pres­se) fue­ron muer­tos el miér­co­les 22 de febre­ro de 2012 en el sec­tor de Homs que ocu­pan los rebel­des.

Según las agen­cias de pren­sa occi­den­ta­les que citan al ejér­ci­to «libre» sirio, ambos perio­dis­tas fue­ron víc­ti­mas del bom­bar­deo de las fuer­zas lea­les al gobierno de Damas­co con­tra el barrio de Baba Amro. Sin embar­go, el ejér­ci­to nacio­nal uti­li­zó los lan­za­cohe­tes múl­ti­ples sola­men­te de for­ma excep­cio­nal y por un perio­do de tiem­po extre­ma­da­men­te cor­to, úni­ca­men­te para des­truir varias posi­cio­nes de tiro, y no ha vuel­to uti­li­zar­los des­de el 13 de febre­ro. Ade­más, si la ciu­dad hubie­se sufri­do 21 días de ince­san­te bom­bar­deo, como indi­can las agen­cias de pren­sa, ya no sería más que un mon­tón de rui­nas sin alma vivien­te.

Por lo menos 3 perio­dis­tas se hallan aún en la zona ocu­pa­da por los rebel­des: Edith Bou­vier (Le Figa­ro Maga­zi­ne), William Daniels y Paul Con­roy (Sun­day Times). Se habla tam­bién de la pre­sen­cia allí del perio­dis­ta Javier Espi­no­sa (El Mun­do).

En un video divul­ga­do a tra­vés de Inter­net, Edith Bou­vier –heri­da en una pier­na– y William Daniels piden un cese del fue­go y su pro­pia eva­cua­ción hacia un hos­pi­tal en Líbano. Una inten­sa cam­pa­ña mediá­ti­ca se orga­ni­zó inme­dia­ta­men­te, inclu­yen­do la crea­ción de varios gru­pos en Face­book y una serie de decla­ra­cio­nes voci­fe­ran­tes del minis­tro fran­cés de Rela­cio­nes Exte­rio­res Alain Jup­pé.

Homs care­ce actual­men­te de cober­tu­ra GSM y G3 y las líneas tele­fó­ni­cas terres­tres están cor­ta­das.

En tales con­di­cio­nes, cual­quie­ra pue­de dar­se cuen­ta de que si los perio­dis­tas logra­ron poner en Inter­net su pedi­do de auxi­lio ello indi­ca que tuvie­ron acce­so a un enla­ce sate­li­tal. Y si no han podi­do comu­ni­car­se con sus fami­lia­res, con sus res­pec­ti­vos medios ni con sus emba­ja­das es por­que quie­nes con­tro­lan ese enla­ce sate­li­tal les han nega­do esa posi­bi­li­dad. O sea, los perio­dis­tas no están en liber­tad de deci­dir lo que hacen sino que se hallan dete­ni­dos o pre­sos.

Para una mejor com­pren­sión de esta deten­ción, es impor­tan­te situar­la en su con­tex­to.

La situa­ción mili­tar

Los gene­ra­les sirios die­ron la bata­lla de Homs por gana­da des­de el 13 de febre­ro e infor­ma­ron al pre­si­den­te Bachar al-Assad que la bata­lla había ter­mi­na­do. Así lo hicie­ron el 23 de febre­ro a las 19 horas.

Civi­les y mili­ta­res no tie­nen la mis­ma per­cep­ción de lo que es la vic­to­ria. Los civi­les se ima­gi­nan un regre­so a la paz. Los mili­ta­res pro­cla­man la vic­to­ria de la mis­ma mane­ra que un ciru­jano cuan­do anun­cia que ha con­clui­do con éxi­to una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. A pesar del éxi­to, la per­so­na ope­ra­da ten­drá que some­ter­se aún a varios meses de cui­da­dos y dedi­car años a un pro­ce­so de reedu­ca­ción. En con­cre­to, para los mili­ta­res el fin de la bata­lla sig­ni­fi­ca que los rebel­des están ais­la­dos en una zona total­men­te con­tro­la­da y que han deja­do de ser un peli­gro para el res­to del país.

Las prin­ci­pa­les arte­rias de la ciu­dad han sido reabier­tas a la cir­cu­la­ción, pero se man­tie­nen a lo lar­go de kiló­me­tros nume­ro­sos dis­po­si­ti­vos que obli­gan los autos a avan­zar al paso de un hom­bre y en zig­zag. La mayo­ría de la pobla­ción ha aban­do­na­do la ciu­dad, que aún sigue sien­do una ciu­dad fan­tas­ma.

La bata­lla de Homs se desa­rro­lló en 3 eta­pas:

Duran­te los pri­me­ros días, las tro­pas sirias no pudie­ron entrar en los barrios con­tro­la­dos por los rebel­des debi­do al fue­go de cohe­tes anti­tan­ques, esen­cia­le­men­te de misi­les MILAN [Arma anti­tan­que de fabri­ca­ción fran­co-ale­ma­na. Nota del Tra­duc­tor.].

Pos­te­rior­men­te, las tro­pas sirias bom­bar­dea­ron las posi­cio­nes de tiro de los misi­les anti­tan­ques, al cos­to de impor­tan­tes daños cola­te­ra­les entre sus con­ciu­da­da­nos, mien­tras que los rebel­des se reple­ga­ban hacia un solo sec­tor que man­te­nían en su poder.

Final­men­te, las tro­pas logra­ron rodear el bas­tión de los gru­pos arma­dos, pene­tra­ron en él y comen­za­ron a libe­rar calle por calle. En aras de evi­tar posi­bles con­tra­ata­ques con­tra gru­pos de van­guar­dia, las fuer­zas del ejér­ci­to sirio no tra­tan de pene­trar pun­tos pre­ci­sos sino que ade­lan­tan sus líneas de mane­ra uni­for­me, lo cual hace más len­to su avan­ce.

La zona rodea­da con­ta­ba antes unos 40 000 habi­tan­tes. En este momen­to que­da allí una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de civi­les, prin­ci­pal­men­te per­so­nas de avan­za­da edad que no pudie­ron esca­par a tiem­po, y unos 2 000 ele­men­tos arma­dos del ejér­ci­to «sirio» libre. Bajo esa eti­que­ta se pre­sen­tan varias fac­cio­nes riva­les divi­di­das en 2 ten­den­cias fun­da­men­ta­les: los tak­fi­ris­tas, quie­nes con­si­de­ran que la demo­cra­cia es incom­pa­ti­ble con la prác­ti­ca del Islam y que los alaui­tas (como Bachar al-Assad) son here­jes que no pue­den ejer­cer nin­gún tipo de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca en tie­rra musul­ma­na, y ex con­vic­tos reclu­ta­dos como refuer­zos del deno­mi­na­do ejér­ci­to «sirio» libre. Estos últi­mos, que ya no están reci­bien­do el pago pro­me­ti­do, se han vuel­to autó­no­mos y no obe­de­cen a la mis­ma lógi­ca que los tak­fi­ris­tas. La mayo­ría de los com­ba­tien­tes extran­je­ros huye­ron de Homs antes de que las tro­pas sirias logra­ran cer­car el bas­tión y están reagru­pán­do­se en el nor­te del país, en el dis­tri­to de Idlib.

Los rebel­des que aún que­dan en Baba Amro dis­po­nen de una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de armas y muni­cio­nes pero, en la actual situa­ción, ya no están reci­bien­do apro­vi­sio­na­mien­to y –de no pro­du­cir­se una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra– aca­ba­rán rin­dién­do­se tar­de o tem­prano.

Sus arse­na­les inclu­yen fusi­les de fran­co­ti­ra­dor del tipo Dra­gu­nov, equi­pa­dos de sis­te­ma de visión noc­tur­na, y mor­te­ros de 80 y 120 milí­me­tros, así como gran­des can­ti­da­des de explo­si­vos. Han crea­do depó­si­tos de armas en varios sóta­nos e inclu­so han escon­di­do arma­men­to en el alcan­ta­ri­lla­do aun­que, con­tra­ria­men­te a lo que se ha dicho, los con­duc­tos de la red de alcan­ta­ri­llas de Homs son dema­sia­do estre­chos y no per­mi­ten la cir­cu­la­ción de per­so­nas a tra­vés de ellos. Asi­mis­mo, los túne­les que logra­ron hacer cuan­do goza­ban del res­pal­do del gober­na­dor de Homs ya no tie­nen ven­ti­la­ción y su uti­li­za­ción se ha hecho impo­si­ble. El ex gober­na­dor de Homs, por su par­te, hace tiem­po que bus­có refu­gio en Qatar, don­de hoy per­ci­be el sala­rio pro­me­ti­do como recom­pen­sa por su trai­ción.

La pobla­ción que en algún momen­to apo­yó a los rebel­des hoy está sien­do uti­li­za­da por estos como escu­do humano. Los civi­les que tra­tan de huir son aba­ti­dos por los fran­co­ti­ra­do­res rebel­des y, al tra­tar­se esen­cial­men­te de per­so­nas de avan­za­da edad, los civi­les rete­ni­dos no tie­nen cómo rebe­lar­se con­tra sus cap­to­res.

Todo pare­ce indi­car que la divi­sión rei­nan­te en las filas del ejér­ci­to «sirio» libre, la fal­ta de apo­yo popu­lar y las pocas espe­ran­zas en cuan­to a la lle­ga­da de refuer­zos inter­na­cio­na­les van pro­vo­car la ren­di­ción de una par­te de los rebel­des. Sin embar­go, los tak­fi­ris­tas pudie­ran deci­dir luchar has­ta la muer­te.

Por el momen­to, los rebel­des están impi­dien­do la hui­da de los civi­les que aún que­dan en la zona bajo su con­trol y están dina­mi­tan­do las casas vacías, al rit­mo de unas 10 casas al día. Mien­tras tan­to, algu­nos coman­dos que aún se encuen­tran fue­ra de la zona cer­ca­da están hos­ti­gan­do los cam­pa­men­tos del ejér­ci­to regu­lar en un esfuer­zo por des­or­ga­ni­zar­lo y rom­per el cer­co. Para ello recu­rren al uso de autos reple­tos de explo­si­vos, que se ha hecho posi­ble debi­do a la reaper­tu­ra de las prin­ci­pa­les arte­rias, lo cual expli­ca que se hayan man­te­ni­do los sis­te­mas de con­trol que hacen más len­ta la cir­cu­la­ción.

Baba Amro no se halla actual­men­te bajo bom­bar­deo del ejér­ci­to. Los úni­cos bom­bar­deos que se man­tie­nen en este momen­to son los dis­pa­ros de mor­te­ros de los rebel­des con­tra el ejér­ci­to nacio­nal.

La situa­ción de los perio­dis­tas

Los perio­dis­tas pre­sen­tes en el barrio rebel­de se hallan todos en un mis­mo apar­ta­men­to, cali­fi­ca­do como «cen­tro de pren­sa», cuya ubi­ca­ción exac­ta se des­co­no­ce has­ta el momen­to.

Estos perio­dis­tas pene­tra­ron en Siria de for­ma ile­gal, a pesar de que podían haber soli­ci­ta­do una visa de pren­sa, visa que les habría sido otor­ga­da, excep­tuan­do úni­ca­men­te a aque­llos que tie­nen la nacio­na­li­dad israe­lí debi­do al esta­do de gue­rra exis­ten­te entre Israel y Siria.

Estos perio­dis­tas lle­ga­ron a Homs a tra­vés de una úni­ca red que orga­ni­za ese tipo de tras­la­do, ya sea des­de el nor­te del Líbano o des­de el sur de Tur­quía. Esa red, que actúa como ofi­ci­na de rela­cio­nes públi­cas del ejér­ci­to «sirio» libre, los puso en con­tac­to con las per­so­nas que los alber­gan y cuya iden­ti­dad no se ha pre­ci­sa­do aún.

Este vier­nes 24 de febre­ro de 2012, la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y la Media Luna Roja Siria nego­cia­ron con el ejér­ci­to «sirio» libre –a tra­vés del pues­to de la Media Luna Roja den­tro de la zona cer­ca­da– y obtu­vie­ron la auto­ri­za­ción de esa fuer­za para pene­trar en la zona con varias ambu­lan­cias, repa­triar los cuer­pos de los dos perio­dis­tas muer­tos y eva­cuar a los demás, tan­to a los heri­dos como a los otros. Sin embar­go, en el últi­mo momen­to, los perio­dis­tas se nega­ron a irse, por mie­do a ser víc­ti­mas de una tram­pa de las auto­ri­da­des de Damas­co.
Uno de sus cole­gas fran­ce­ses, quien por su par­te logró salir del lugar antes de que se cerra­ra el cer­co, con­ven­ció a estos perio­dis­tas de que el gobierno sirio tenía pre­vis­to eli­mi­nar­los de todas for­mas. Ade­más, al no tener acce­so a los cana­les de tele­vi­sión sate­li­tal de los paí­ses de la OTAN y de los miem­bros del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, los perio­dis­tas rete­ni­dos en Homs inclu­so creen que los com­ba­tes se extien­den a toda Siria.

Como las ambu­lan­cia per­ma­ne­cían vacías en el momen­to de la par­ti­da, la Media Luna Siria fue auto­ri­za­da a eva­cuar a 27 civi­les enfer­mos o heri­dos, quie­nes fue­ron trans­por­ta­dos al hos­pi­tal al-Amin de Homs, en la par­te libe­ra­da de la ciu­dad. La ofi­ci­na lon­di­nen­se de la Her­man­dad Musul­ma­na, cono­ci­da bajo la ape­la­ción de Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos, que afir­ma que los hos­pi­ta­les sirios se han con­ver­ti­do en cen­tros de tor­tu­ra, ha hecho correr el rumor de que la poli­cía siria arres­tó des­pués a varios de esos heri­dos. Des­pués de inves­ti­gar dichas ale­ga­cio­nes, la Media Luna Roja hizo saber que esas acu­sa­cio­nes son total­men­te fal­sas.

El sába­do 25 de febre­ro, la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y la Media Luna Roja Siria soli­ci­ta­ron al ejér­ci­to «sirio» libre otra auto­ri­za­ción para entrar nue­va­men­te en la zona cer­ca­da. Al estar yo pre­sen­te en el lugar de los hechos, yo mis­mo me puse a la dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des para faci­li­tar la sali­da de mis com­pa­trio­tas y cole­gas. Las nego­cia­cio­nes dura­ron más de 4 horas. Varios paí­ses, Fran­cia entre ellos, fue­ron man­te­ni­dos al corrien­te del desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos.

Des­pués de varias peri­pe­cias, los ofi­cia­les del ejér­ci­to «sirio» libre reci­bie­ron a tra­vés de un enla­ce sate­li­tal la orden de recha­zar el pedi­do. Las comu­ni­ca­cio­nes cifra­das entre los ele­men­tos arma­dos que se man­tie­nen en Homs y sus supe­rio­res jerár­qui­cos lle­ga­ban a Bei­rut o tran­si­ta­ban a tra­vés de Bei­rut. De hecho, los perio­dis­tas están sien­do uti­li­za­dos como escu­dos huma­nos, más efi­ca­ces aún que la pobla­ción civil, ya que los rebel­des temen un asal­to final de las fuer­zas sirias.

Los perio­dis­tas son por lo tan­to pri­sio­ne­ros de quie­nes mue­ven los hilos del ejér­ci­to «sirio» libre, los mis­mos a quie­nes los «Ami­gos de Siria» reu­ni­dos en Túnez lla­man a apor­tar apo­yo, finan­cia­mien­to y armas.

Thierry Meys­san

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *