El mun­do en 700 pala­bras : La cri­sis que no aca­ba- Rafael Nar­bo­na

Char­les Dic­kens comen­zó a tra­ba­jar a los doce años en una fábri­ca de betún. Diez horas de jor­na­da dedi­ca­das a una ruti­na embru­te­ce­do­ra, ocu­pán­do­se de enva­sar un pro­duc­to que enne­gre­cía sus manos y aba­tía su espí­ri­tu. Con su padre en la cár­cel por deu­das, Dic­kens des­cu­brió el carác­ter inhu­mano de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, don­de el hom­bre sólo es un bien con un valor varia­ble y no el suje­to de dere­chos inalie­na­bles. La inter­mi­na­ble cri­sis que comen­zó en 2007, ame­na­za con devol­ver­nos al siglo XIX, liqui­dan­do las con­quis­tas socia­les y polí­ti­cas que se logra­ron con enor­mes sacri­fi­cios indi­vi­dua­les y colec­ti­vos. La his­to­ria no se ha ter­mi­na­do, como anun­cia­ron los heral­dos del neo­li­be­ra­lis­mo, sino que retro­ce­de hacia un esce­na­rio de cala­mi­dad, sudor y lágri­mas.

Dic­kens nos ha con­ta­do que acu­día a la fábri­ca con una mez­cla de pesar y humi­lla­ción. Las visi­tas a la cár­cel no resul­ta­ban menos dolo­ro­sas. La des­gra­cia de su padre no era algo insó­li­to, sino un des­tino rela­ti­va­men­te común en una épo­ca de gran­des des­igual­da­des. En 1837, cer­ca de 40.000 per­so­nas se halla­ban en pri­sión pre­ven­ti­va en Rei­no Uni­do por su inca­pa­ci­dad de afron­tar las deu­das con­traí­das por nece­si­dad o impru­den­cia. Las des­igual­da­des casi siem­pre están acom­pa­ña­das de odio­sas polí­ti­cas repre­si­vas apli­ca­das por una jus­ti­cia, don­de no se apre­cia una inde­pen­den­cia real. En una épo­ca de cri­sis, no pare­ce casual que Espa­ña sopor­te unos nive­les into­le­ra­bles de super­po­bla­ción peni­ten­cia­ria. Con 76.000 reclu­sos, nues­tro país dupli­ca las cifras de Ale­ma­nia. La socie­dad exi­ge penas más duras, igno­ran­do que nues­tro Códi­go Penal es uno de los más puni­ti­vos de Euro­pa, y los polí­ti­cos res­pon­den con dema­go­gia e irres­pon­sa­bi­li­dad, satu­ran­do las cár­ce­les, que en algu­nos casos se encuen­tran al 190% de su capa­ci­dad real. Casi nadie se preo­cu­pa de la vida del pre­so, haci­na­do y sin espe­ran­za des­pués de que las refor­mas del Códi­go Penal en 1995 y 2003 eli­mi­na­ran la posi­bi­li­dad de recor­tar su con­de­na por estu­dios, tra­ba­jo o cual­quier otra cir­cuns­tan­cia, lo cual ha pro­vo­ca­do un incre­men­to de los sui­ci­dios. Cada mes se sui­ci­dan dos pre­sos en nues­tros cár­ce­les entre la indi­fe­ren­cia gene­ra­li­za­da.

El 70% de los reclu­sos espa­ño­les están acu­sa­dos de deli­tos con­tra la salud (trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes) y con­tra el patri­mo­nio. Los ase­si­na­tos, homi­ci­dios y vio­la­cio­nes son crí­me­nes inusua­les, esta­dís­ti­ca­men­te irre­le­van­tes. Espa­ña tie­ne una de las tasas de delin­cuen­cia más bajas de Euro­pa, pero muchas veces los medios de comu­ni­ca­ción fomen­tan el alar­mis­mo y ali­men­tan las pasio­nes más bajas, olvi­dan­do su com­pro­mi­so éti­co con la ver­dad y la obje­ti­vi­dad. Cada reclu­so le cues­ta al Esta­do espa­ñol 60 euros dia­rios, lo cual sig­ni­fi­ca 4’5 millo­nes de euros cada día, 1.650 millo­nes al año. Mien­tras se apli­can recor­tes en sani­dad y edu­ca­ción, las cár­ce­les no dejan de aco­ger nue­vos pre­sos y se incre­men­ta las plan­ti­llas poli­cia­les. Esta abe­rra­ción es un indi­ca­dor del défi­cit de huma­ni­dad y racio­na­li­dad de una socie­dad poco com­pa­si­va y escan­da­lo­sa­men­te inso­li­da­ria. Es cier­to que un ter­cio de la pobla­ción reclu­sa está com­pues­ta por extran­je­ros, pero ese dato no pue­de uti­li­zar­se para jus­ti­fi­car pos­tu­ras xenó­fo­bas que se dis­fra­zan de pre­sun­tas dife­ren­cias cul­tu­ra­les. El con­tra­to de inmi­gra­ción que plan­teó Sar­kozy y que en Espa­ña ha asu­mi­do el Par­ti­do Popu­lar sólo refle­ja que el racis­mo y la into­le­ran­cia no per­te­ne­cen al pasa­do. Los inmi­gran­tes están sopor­tan­do los efec­tos más per­ver­sos de la cri­sis y su situa­ción les expo­ne a come­ter más deli­tos que a otros gru­pos menos cas­ti­ga­dos. Con­vie­ne recor­dar que UNICEF ha seña­la­do que cer­ca del 10% de los hijos meno­res de los extran­je­ros resi­den­tes en Espa­ña está pasan­do ham­bre. Acu­den a la escue­la sin desa­yu­nar (a veces sólo rea­li­zan una comi­da al día) y sus vivien­das son frías, húme­das e insa­lu­bres. Recuer­do el caso de una madre de 45 años, colom­bia­na, que come­tió el error de con­ver­tir­se en “mula” de los nar­co­tra­fi­can­tes para con­se­guir dine­ro y ofre­cer a sus dos hijos una exis­ten­cia con menos pena­li­da­des. Dete­ni­da en el aero­puer­to de Bara­jas, se le impu­so una con­de­na de doce años. No des­car­to que en su situa­ción yo hubie­ra obra­do de la mis­ma mane­ra. No rei­vin­di­co la impu­ni­dad, pero sí medi­das más huma­nas, penas más razo­na­bles y un cam­bio polí­ti­co que reba­ja­ría nota­ble­men­te el nivel de delin­cuen­cia al garan­ti­zar a toda la pobla­ción los bie­nes ele­men­ta­les: edu­ca­ción, sani­dad, vivien­da, tra­ba­jo, pro­tec­ción social. La cár­cel siem­pre repre­sen­ta un fra­ca­so y es un exce­len­te medi­dor del pro­gre­so moral y mate­rial de una socie­dad. En ese sen­ti­do, Espa­ña obtie­ne un sus­pen­so rotun­do.

Se ha rela­ta­do una y otra vez el ori­gen y la pro­pa­ga­ción de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca, pero nun­ca está de más recor­dar lo esen­cial. En 2007, las hipo­te­cas basu­ra y los pro­duc­tos finan­cie­ros de alto ries­go pro­vo­ca­ron pér­di­das colo­sa­les en la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na, pro­pi­cian­do la caí­da del gigan­te Leh­man Brothers, que había sopor­ta­do la Depre­sión del 29, pero que no pudo aguan­tar el des­plo­me de una inge­nie­ría finan­cie­ra basa­da en la bús­que­da de bene­fi­cios des­me­di­dos, don­de el enri­que­ci­mien­to de unos pocos no impli­ca­ba la crea­ción de empre­sas o pues­tos de tra­ba­jo. Los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos per­die­ron liqui­dez y sol­ven­cia. Sus difi­cul­ta­des se tra­du­je­ron en una res­tric­ción del cré­di­to que con­tras­ta­ba con su expan­sión irres­pon­sa­ble en la déca­da ante­rior. La limi­ta­ción del cré­di­to estran­gu­ló a la eco­no­mía, pro­vo­can­do la quie­bra de infi­ni­dad de empre­sas. El des­em­pleo aumen­tó expo­nen­cial­men­te, los impa­gos se gene­ra­li­za­ron, los desahu­cios adqui­rie­ron pro­por­cio­nes inau­di­tas, las cla­ses medias se empo­bre­cie­ron, se inte­rrum­pió el cre­ci­mien­to y comen­zó la Gran Rece­sión (o tal vez sería más correc­to hablar de una Gran Depre­sión tan agu­da como la que se ini­ció con el Jue­ves Negro de la Bol­sa de Nue­va York, cuyo des­en­la­ce con­sis­tió en una gue­rra mun­dial con 50 millo­nes de víc­ti­mas). Los Esta­dos res­pon­die­ron libe­ran­do billo­nes de euros para evi­tar una quie­bra del sis­te­ma finan­cie­ro, dis­pa­ran­do el défi­cit y la deu­da públi­ca. Los bene­fi­cia­rios de esta medi­da no se con­for­ma­ron con saquear las arcas del Esta­do, sino que ade­más exi­gie­ron la liqui­da­ción de los prés­ta­mos emi­ti­dos en el pasa­do, obli­gan­do a los gobier­nos a con­ver­tir el pago de la deu­da en una prio­ri­dad nacio­nal. Los gobier­nos acep­ta­ron la impo­si­ción impo­nien­do recor­tes sal­va­jes en los ser­vi­cios públi­cos y, en algu­nos casos, refor­man­do la Cons­ti­tu­ción median­te un trá­mi­te de urgen­cia. Joa­quín Este­fa­nía, eco­no­mis­ta y anti­guo direc­tor de El País, con­si­de­ra que no debe­ría­mos hablar de Gran Rece­sión, sino de Gran Saqueo.

En el pre­sen­te, Euro­pa sigue apli­ca­da­men­te los dic­tá­me­nes del Ban­co Cen­tral Euro­peo, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, agra­van­do la cri­sis con medi­das impo­pu­la­res, injus­tas y des­pia­da­das. Mario Draghi, direc­tor eje­cu­ti­vo del Ban­co Cen­tral Euro­peo y ex vice­pre­si­den­te de Gold­man Sachs Inter­na­tio­nal, ha reco­no­ci­do que alcan­zar el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio pro­fun­di­za­rá la rece­sión, pero ha augu­ra­do que los mer­ca­dos reco­bra­ran la con­fian­za con esta polí­ti­ca y la eco­no­mía se recu­pe­ra­rá. Es difí­cil creer o con­ce­der algún cré­di­to a un eco­no­mis­ta que ayu­dó a fal­sear las cuen­tas de Gre­cia para ocul­tar la mag­ni­tud de su défi­cit. No des­cu­bro nada, pues casi todos cono­cen el dato. Los gobier­nos de la Unión Euro­pea des­car­tan medi­das para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to, regu­lar los mer­ca­dos y garan­ti­zar la equi­dad, pese a que esta línea de actua­ción ha per­mi­ti­do cre­cer has­ta dos dígi­tos anua­les a las eco­no­mías emer­gen­tes de India, Bra­sil o Argen­ti­na. En estos paí­ses, se han apar­ta­do de la orto­do­xia neo­li­be­ral y están incre­men­tan­do las reser­vas de divi­sas, los gas­tos en infra­es­truc­tu­ras y las sub­ven­cio­nes a los pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I+D). El efec­to ha sido un sig­ni­fi­ca­ti­vo des­cen­so de la pobre­za.

En las últi­mas déca­das, la his­to­ria se ha encar­ga­do de des­men­tir y ridi­cu­li­zar cual­quier pro­fe­cía. Nadie fue capaz de anti­ci­par la caí­da del muro de Ber­lín, la pri­ma­ve­ra ára­be o la actual cri­sis eco­nó­mi­ca. En Espa­ña, el paro se encuen­tra en una cifra inso­por­ta­ble, ya se han desahu­cia­do a 200.00 fami­lias y los come­do­res públi­cos aco­gen a per­so­nas de todas las eda­des que has­ta hace poco per­te­ne­cían a la cla­se media. Se han recor­ta­do sala­rios, se ha impues­to el copa­go sani­ta­rio en Cata­lu­ña, se retra­sa la edad de jubi­la­ción, se dila­tan las jor­na­das de tra­ba­jo, se incum­plen con­ve­nios, se pre­pa­ra una refor­ma labo­ral que posi­bi­li­ta­rá los “mini­em­pleos” (400 euros por 4 horas dia­rias, sin dere­cho a paro ni Segu­ri­dad Social), se ata­ca a los dere­chos y liber­ta­des, prohi­bien­do con­cen­tra­cio­nes simi­la­res a las del 15‑M, se man­tie­ne una legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta que per­mi­te apli­car un régi­men de ais­la­mien­to incom­pa­ti­ble con los prin­ci­pios más bási­cos del Esta­do de Dere­cho, se exi­gen nue­vos sacri­fi­cios a los tra­ba­ja­do­res, mien­tras se acen­túan las dife­ren­cias entre pobres y ricos. Nadie espe­ra­ba el 15‑M. Se tra­tó de una revo­lu­ción pací­fi­ca que no ha obte­ni­do nin­gún resul­ta­do. ¿Cuál es el siguien­te paso? Dejo la pre­gun­ta en el aire, pero es evi­den­te que la cri­sis ha pues­to en peli­gro la paz social. ¿Pue­de recri­mi­nar­se a los para­dos de lar­ga dura­ción o a los jóve­nes sin futu­ro que mani­fies­ten su ira? Yo sé cuál será la reac­ción de los gobier­nos. Cual­quier bro­te de des­con­ten­to será cali­fi­ca­do como terro­ris­mo y se res­pon­de­rá con vio­len­cia, repre­sión e inclu­so leyes espe­cia­les que per­mi­tan a la poli­cía actuar con una bru­ta­li­dad dig­na de los años más negros del fran­quis­mo. Se ha acu­sa­do a Pla­tón de esta­ble­cer las bases teó­ri­cas del Esta­do tota­li­ta­rio en su Repú­bli­ca, pero yo no apre­cio nin­gún auto­ri­ta­ris­mo en su defi­ni­ción del mal abso­lu­to: “sufrir la injus­ti­cia y no poder luchar con­tra ella” (Repú­bli­ca, Libro II, 367 – 368). Los clá­si­cos siem­pre nos ilu­mi­nan, sin exi­gir­nos nada, sal­vo un ejer­ci­cio de rigor y hones­ti­dad. No hacen pro­fe­cías, pero sí nos recuer­dan las con­se­cuen­cias de la injus­ti­cia, la arbi­tra­rie­dad y el abu­so de poder sobre los más débi­les y vul­ne­ra­bles. Nin­gún país pue­de enca­rar el futu­ro con espe­ran­za, cuan­do sus jóve­nes no tie­nen otra alter­na­ti­va que la emi­gra­ción, el tra­ba­jo pre­ca­rio o la mar­gi­na­ción.

RAFAEL NARBONA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *