El esce­na­rio de la defen­sa de la edu­ca­ción públi­ca- Car­los Tai­bo

1. Si hay que rese­ñar los gran­des ras­gos que deter­mi­nan de mane­ra muy pode­ro­sa el pano­ra­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social en la Unión Euro­pea de estas horas, los cin­co que se anto­jan pro­vi­sio­nal­men­te más rele­van­tes son los que siguen.

- El des­plie­gue de agre­sio­nes cada vez más osten­si­bles con­tra la cla­se media. Esta últi­ma, la joya de la coro­na de los Esta­dos del bien­es­tar, se está vien­do some­ti­da a los envi­tes más duros des­de la segun­da gue­rra mun­dial. De resul­tas, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de sus inte­gran­tes está expe­ri­men­tan­do un acti­vo pro­ce­so de des­cla­sa­mien­to. La mani­fes­ta­ción más rele­van­te de su reac­ción la con­fi­gu­ran, hoy, los movi­mien­tos lla­ma­dos de los indig­na­dos, que a menu­do exhi­ben dis­cur­sos sor­pren­den­te­men­te radi­ca­les en su con­tes­ta­ción del orden exis­ten­te.

- El silen­cio con que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos está res­pon­dien­do a las agre­sio­nes que ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y gobier­nos pro­ta­go­ni­zan. La pala­bra que mejor retra­ta ese silen­cio, o la que mejor lo expli­ca, es “mie­do”. Los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos temen per­der sus pues­tos de tra­ba­jo, con­ce­bi­dos, pese a los recor­tes, como genui­nos pri­vi­le­gios. La ausen­cia de reac­ción en este mun­do tie­ne su mejor refle­jo en la acti­tud timo­ra­ta y hui­di­za que mues­tran las gran­des fuer­zas sin­di­ca­les, a menu­do con­ni­ven­tes con las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y los gobier­nos.

- Lo que anta­ño supu­so la social­de­mo­cra­cia ‑un pro­yec­to de ges­tión apa­ren­te­men­te civi­li­za­da del capi­ta­lis­mo- se ha dilui­do en la nada. Si, por un lado, las fuer­zas polí­ti­cas que otro­ra se auto­ca­li­fi­ca­ban de social­de­mó­cra­tas han aca­ta­do sin hen­di­du­ras la pro­pues­ta neo­li­be­ral y han rea­li­za­do a menu­do el tra­ba­jo sucio que la dere­cha tra­di­cio­nal no se atre­vía a des­ple­gar, por el otro las polí­ti­cas key­ne­sia­nas tra­di­cio­na­les se topan hoy con un pro­ble­ma seve­ro: la prin­ci­pal dife­ren­cia, en este terreno, entre la cri­sis de 1929 y la del momen­to pre­sen­te la apor­ta el hecho de que en estas horas el pro­ble­ma de los lími­tes medioam­bien­ta­les y de recur­sos del pla­ne­ta tie­ne una con­di­ción impe­rio­sa de la que obvia­men­te care­cía ochen­ta años atrás.

- El capi­ta­lis­mo pare­ce haber­se aden­tra­do en una eta­pa de corro­sión ter­mi­nal. Sien­do como es ‑ha sido- un sis­te­ma que his­tó­ri­ca­men­te ha demos­tra­do una for­mi­da­ble capa­ci­dad de adap­ta­ción a los retos más dis­pa­res, la gran dispu­ta hoy es la rela­ti­va a si no está per­dien­do dra­má­ti­ca­men­te los meca­nis­mos de freno que en el pasa­do le per­mi­tie­ron sal­var la cara. Si lle­va­do, por decir­lo de otra mane­ra, de un impul­so, al pare­cer incon­te­ni­ble, enca­mi­na­do a acu­mu­lar espec­ta­cu­la­res bene­fi­cios en un perío­do muy bre­ve no está cavan­do su pro­pia tum­ba, con el agra­van­te, cla­ro, de que den­tro de esta últi­ma pue­de estar la espe­cie huma­na como un todo. La pro­pia con­di­ción de sis­te­ma efi­cien­te ‑injus­to y explo­ta­dor, sí, pero efi­cien­te- que ha carac­te­ri­za­do des­de mucho tiem­po atrás al capi­ta­lis­mo se halla hoy en entre­di­cho en un esce­na­rio en el que los defen­so­res del pro­yec­to neo­li­be­ral no dudan hoy en recla­mar, para sus empre­sas, golo­sas ayu­das públi­cas.

- Tam­bién han entra­do en cri­sis las des­crip­cio­nes cícli­cas de los hechos eco­nó­mi­cos, que sugie­ren que des­pués de una eta­pa de rece­sión por fuer­za habrá de lle­gar otra de bonan­za a la que segui­rá antes o des­pués una nue­va rece­sión, y más ade­lan­te una reno­va­da bonan­za… Hora es ésta de pre­gun­tar­nos si no nos esta­mos enfren­tan­do a un esce­na­rio de cri­sis y rece­sión sin fin, tan­to más cuan­to que la mayo­ría de los gobier­nos, para hacer fren­te a la pri­me­ra, están des­ple­gan­do orgu­llo­sa­men­te las mis­mas rece­tas que nos han con­du­ci­do a un autén­ti­co calle­jón sin sali­da. Ante seme­jan­te pano­ra­ma hay que tomar en serio la pers­pec­ti­va de que, aca­so por pri­me­ra vez de mane­ra sus­tan­cio­sa, se asien­ten pode­ro­sos movi­mien­tos crí­ti­cos en un esce­na­rio de mani­fies­ta rece­sión. No está de más sub­ra­yar, por cier­to, que el pro­pio con­cep­to de cri­sis tie­ne una ine­quí­vo­ca vin­cu­la­ción con el ima­gi­na­rio de los paí­ses del Nor­te. Como quie­ra que en los del Sur la cri­sis es una reali­dad per­ma­nen­te e insos­la­ya­ble, el per­fil del con­cep­to, por lógi­ca, se des­va­ne­ce.

2. Así las cosas, ¿cuál es el entorno de muchos de los deba­tes que rodean a la edu­ca­ción? En un momen­to como el pre­sen­te hay que men­cio­nar el res­pec­to media doce­na de dis­cu­sio­nes impor­tan­tes.

La pri­me­ra se refie­re a la natu­ra­le­za del pro­yec­to gene­ral que hay que opo­ner a las estra­te­gias de mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción que pre­ten­den des­ple­gar quie­nes toman la mayo­ría de las deci­sio­nes rela­ti­vas a la edu­ca­ción. Ese pro­yec­to pue­de ser mera­men­te anti­neo­li­be­ral o exhi­bir, por el con­tra­rio, un carác­ter fran­ca­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta. En el pri­mer caso pro­ba­ble­men­te esta­re­mos con­de­na­dos a con­tes­tar en exclu­si­va la epi­der­mis del sis­te­ma sin ir al fon­do de los pro­ble­mas. No está de más recor­dar que se pue­de ser anti­neo­li­be­ral sin ser, al tiem­po, anti­ca­pi­ta­lis­ta: se pue­de repu­diar el neo­li­be­ra­lis­mo por enten­der que es una ver­sión extre­ma e inde­sea­ble del capi­ta­lis­mo sin recha­zar, en cam­bio, la lógi­ca pro­pia de este últi­mo.

La segun­da se enfren­ta a la eter­na dis­yun­ti­va entre lo públi­co y lo pri­va­do. Natu­ral­men­te que hay que defen­der la per­vi­ven­cia de una ense­ñan­za y de una sani­dad públi­cas. Pero con­vie­ne saber que esa defen­sa, sin más, no es sufi­cien­te. Hay que eti­que­tar­la agre­gan­do adje­ti­vos que per­mi­tan pre­ci­sar su sen­ti­do con­cre­to. Y al res­pec­to los dos que mejor le vie­nen a cual­quier pro­pues­ta que desea incor­po­rar un carác­ter trans­for­ma­dor y alter­na­ti­vo son los que hablan de una ense­ñan­za públi­ca ‘socia­li­za­da’ y ‘auto­ges­tio­na­ria’. Al res­pec­to no debe olvi­dar­se que la ense­ñan­za públi­ca, per se, no es garan­tía de nada: nun­ca se sub­ra­ya­rá de mane­ra sufi­cien­te que una ense­ñan­za públi­ca que no ten­ga un carác­ter socia­li­za­do y auto­ges­tio­na­rio bien pue­de ser un meca­nis­mo más de repro­duc­ción de la lógi­ca del capi­tal.

La ter­ce­ra nos recuer­da que, des­gra­cia­da­men­te, no fal­tan las fuer­zas sin­di­ca­les que han expe­ri­men­ta­do ‑ya lo hemos apun­ta­do- una lamen­ta­ble inte­gra­ción en las lógi­cas de los sis­te­mas que pade­ce­mos. Son tres las pre­gun­tas que hay que hacer a esos sin­di­ca­tos. La pri­me­ra se refie­re a cómo tra­ba­ja­mos. Las pala­bras ‘alie­na­ción’ y ‘explo­ta­ción’ han des­apa­re­ci­do a menu­do del len­gua­je de los sin­di­ca­tos, y eso que guar­dan una rela­ción estre­chí­si­ma con la natu­ra­le­za de nues­tra vida coti­dia­na, den­tro y fue­ra de los cen­tros de tra­ba­jo. La segun­da nos inte­rro­ga por el para quién tra­ba­ja­mos. Son muchos los sin­di­ca­tos que, a dife­ren­cia de lo que ocu­rría anta­ño, no pare­cen apre­ciar otro hori­zon­te que el que apor­ta el capi­ta­lis­mo. La ter­ce­ra, y últi­ma, plan­tea, en suma, qué es lo que hace­mos, qué es lo que pro­du­ci­mos, no vaya a ser que nues­tra acti­vi­dad de hoy pon­ga en peli­gro los dere­chos de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras y, con ellos, y tam­bién, los de las demás espe­cies que nos acom­pa­ñan en el pla­ne­ta Tie­rra.

La cuar­ta sub­ra­ya la impor­tan­cia de trans­cen­der los pro­yec­tos que, por unas u otras razo­nes, lo son estric­ta­men­te de cor­to pla­zo. Si se tra­ta de enun­ciar de otra mane­ra lo ante­rior, bueno sería que en todas las ini­cia­ti­vas se reco­gie­sen tres gran­des tareas que a menu­do, y en el Nor­te opu­len­to, que­dan en el olvi­do. La pri­me­ra de esas tareas sub­ra­ya la nece­si­dad de incor­po­rar en todo momen­to a nues­tras pro­pues­tas la dimen­sión de géne­ro; nun­ca recal­ca­re­mos de mane­ra sufi­cien­te que el 70% de los pobres pre­sen­tes en el pla­ne­ta son muje­res, víc­ti­mas de atá­vi­cas mar­gi­na­cio­nes mate­ria­les y sim­bó­li­cas. El segun­do impe­ra­ti­vo seña­la que los dere­chos de esas gene­ra­cio­nes veni­de­ras que aca­ba­mos de men­cio­nar deben ocu­par siem­pre un pri­mer plano; si vivi­mos en un pla­ne­ta con recur­sos limi­ta­dos, no pare­ce que ten­ga sen­ti­do que aspi­re­mos a seguir cre­cien­do ili­mi­ta­da­men­te, tan­to más cuan­to que sobran las razo­nes para rece­lar de la frau­du­len­ta iden­ti­fi­ca­ción, que se nos impo­ne, entre con­su­mo y bien­es­tar. La ter­ce­ra deman­da que debe reve­lar­se en todo momen­to se vin­cu­la con los dere­chos de los habi­tan­tes de los paí­ses del Sur, no vaya a ser que en el Nor­te pro­ce­da­mos a recons­truir nues­tros mal­tre­chos Esta­dos del bien­es­tar a cos­ta de rati­fi­car vie­jas, y muy cono­ci­das, rela­cio­nes de exclu­sión y explo­ta­ción.

En quin­to tér­mino es obli­ga­do sub­ra­yar que todos los movi­mien­tos socia­les tie­nen que enca­rar, en su defi­ni­ción, dos posi­bles hori­zon­tes. El pri­me­ro pasa por la pers­pec­ti­va de arti­cu­lar pro­pues­tas que cabe espe­rar sean aten­di­das por los inter­lo­cu­to­res polí­ti­cos. El segun­do, en cam­bio, rei­vin­di­ca el esta­ble­ci­mien­to de espa­cios autó­no­mos en los cua­les pro­ce­da­mos a apli­car reglas del jue­go dife­ren­tes de las hoy impe­ran­tes. Si la pri­me­ra de las dimen­sio­nes es muy res­pe­ta­ble, pare­ce que el con­cur­so de la segun­da resul­ta lite­ral­men­te insor­tea­ble. La volun­tad de empe­zar a cons­truir des­de ya, sin aguar­dar per­mi­sos ni com­po­nen­das, sin espe­rar a even­tua­les tomas de poder, un mun­do nue­vo es una tarea inex­cu­sa­ble ‑entre otras razo­nes por su dimen­sión peda­gó­gi­ca- para cual­quier movi­mien­to que aspi­ra a trans­for­mar la reali­dad.

Una sex­ta cues­tión, muy vin­cu­la­da con la pri­me­ra de las ya men­cio­na­das, nos habla de nues­tras posi­bi­li­da­des de acción y reac­ción fren­te al colap­so gene­ral del capi­ta­lis­mo que tan­tos intu­yen muy pró­xi­mo. De nue­vo se apre­cian dos per­cep­cio­nes dis­tin­tas en los cir­cui­tos de pen­sa­mien­to crí­ti­co. La pri­me­ra, cru­da­men­te rea­lis­ta, seña­la que la úni­ca posi­bi­li­dad de que la mayo­ría de las per­so­nas des­pier­ten y se per­ca­ten de la hon­du­ra de los pro­ble­mas es que se pro­duz­ca, sin más, el colap­so en cues­tión. Tén­ga­se pre­sen­te, cla­ro es, que seme­jan­te hori­zon­te, el del colap­so, se tra­du­ci­rá por fuer­za en una espec­ta­cu­lar mul­ti­pli­ca­ción de los pro­ble­mas que hará extre­ma­da­men­te difi­cul­to­sa la reso­lu­ción de estos últi­mos. La segun­da per­cep­ción, de cariz visi­ble­men­te volun­ta­ris­ta, sugie­re, a tono con algu­nas de las obser­va­cio­nes que hemos rea­li­za­do, que se hace nece­sa­rio apos­tar por un urgen­te aban­dono del capi­ta­lis­mo, de la mano, ante todo, de la gene­ra­ción de esos espa­cios de auto­no­mía a los que antes nos hemos refe­ri­do.

3. Un lla­ma­ti­vo refle­jo del esce­na­rio edu­ca­ti­vo de la Unión Euro­pea en el ini­cio del siglo XXI lo pro­por­cio­na la apli­ca­ción del lla­ma­do Plan Bolo­nia en las uni­ver­si­da­des públi­cas de los Esta­dos miem­bros. Recor­de­mos, antes que nada, que a tono con todas las polí­ti­cas en cur­so, el plan en cues­tión aca­rrea una fran­ca apues­ta en pro­ve­cho de la pri­va­ti­za­ción y la mer­can­ti­li­za­ción de la vida en las uni­ver­si­da­des.

Impor­ta sub­ra­yar, sin embar­go, que el plan que nos ocu­pa fue apro­ba­do en un momen­to de rela­ti­va hol­gu­ra pre­su­pues­ta­ria pero está sien­do apli­ca­do en otro de visi­bles estre­che­ces, con lo cual es fácil apre­ciar su resul­ta­do prin­ci­pal: un incre­men­to sus­tan­cial del caos que ha hecho que el des­plie­gue de lo acor­da­do en Bolo­nia a duras penas sea fun­cio­nal para la lógi­ca y los intere­ses del capi­ta­lis­mo. Ni las empre­sas están pene­tran­do en las uni­ver­si­da­des ni se están for­man­do los licen­cia­dos tec­no­cra­ti­za­dos y sumi­sos que se espe­ra­ba lan­zar al mer­ca­do. Si el capi­ta­lis­mo exhi­bie­se la mis­ma capa­ci­dad de reac­ción que mos­tró en el pasa­do, habría pues­to freno a la apli­ca­ción de un plan que, con­for­me a las reglas actua­les, más bien pare­ce que se vuel­ve en su con­tra.

En estre­cha rela­ción, una vez más, con el esce­na­rio gene­ral, lo suyo es aña­dir que, lejos de apren­der de la expe­rien­cia corres­pon­dien­te, los diri­gen­tes polí­ti­cos euro­peos pre­fie­ren huir hacia delan­te. Eso es lo que pare­ce supo­ner la lla­ma­da Estra­te­gia Uni­ver­si­dad 2015, que empla­za el nego­cio muy por enci­ma del rigor aca­dé­mi­co al tiem­po que con­tem­pla con des­ca­ro la posi­bi­li­dad de que la direc­ción de las uni­ver­si­da­des públi­cas que­de en manos de ges­to­res pri­va­dos.

* Car­los Tai­bo es pro­fe­sor de Cien­cia Polí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Madrid, Espa­ña
Alai

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *