La encru­ci­ja­da rusa- Higi­nio Polo

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias cele­bra­das en diciem­bre de 2011 en Rusia mues­tran el ago­ta­mien­to de un mode­lo capi­ta­lis­ta naci­do con el apo­yo occi­den­tal a Yel­tsin y con­so­li­da­do con el gol­pe de Esta­do y la matan­za de Mos­cú de 1993. El evi­den­te frau­de elec­to­ral ha sido ana­li­za­do por los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos (hacien­do de sus deseos, reali­dad) inven­tan­do un país de fan­ta­sía, don­de la omni­pre­sen­cia del par­ti­do del poder, Rusia Uni­da, ape­nas sería com­ba­ti­da por orga­ni­za­cio­nes libe­ra­les como Yáblo­ko y otras semejantes.El for­ta­le­ci­mien­to de las posi­cio­nes del Par­ti­do Comu­nis­ta ha sido gene­ral en todo el país, y se mues­tra en las pala­bras de Ziu­gá­nov: “En estas elec­cio­nes a la Duma, hemos gana­do a Rusia Uni­da en todas las ciu­da­des, de Kali­nin­gra­do a Vla­di­vos­tok, en los prin­ci­pa­les cen­tros indus­tria­les de Sibe­ria: en Novo­si­birsk, Omsk, Irkutsk, Tomsk, Kras­noiarsk.” En las repú­bli­cas y regio­nes de Che­che­nia, Dagues­tán, Ingushe­tia y Mor­do­via el frau­de ha sido masi­vo, según denun­cia el Par­ti­do Comu­nis­ta, y en las regio­nes de Kras­no­dar, Tula, Ros­tov, San Peters­bur­go, Tam­bov, Sara­tov y en la región de Mos­cú las fal­si­fi­ca­cio­nes han sido nume­ro­sas. No es de extra­ñar que los comu­nis­tas exi­jan la anu­la­ción de las elec­cio­nes en todos los luga­res don­de se han denun­cia­do infrac­cio­nes.

El diri­gen­te comu­nis­ta Vale­ri Rash­kin afir­mó que los resul­ta­dos habían sido un frau­de y que los votos de Rusia Uni­da eran nota­ble­men­te meno­res que los ofi­cia­les, y que el Par­ti­do Comu­nis­ta habría obte­ni­do, según sus cálcu­los, un 15 % más de votos. Muchas de las con­vo­ca­to­rias a actos en la calle hechas por los comu­nis­tas para expli­car el robo, y las pro­tes­tas, fue­ron repri­mi­das por la poli­cía. De acuer­do con los resul­ta­dos ofi­cia­les, el esque­ma de par­ti­dos en Rusia que­da com­pues­to por cua­tro orga­ni­za­cio­nes pre­sen­tes en el Par­la­men­to: Rusia Uni­da , con una mayo­ría frau­du­len­ta del 49 %; y, jun­to a ella, sus dos orga­ni­za­cio­nes clien­te­la­res: Rusia Jus­ta (que tie­ne una ideo­lo­gía de izquier­da social­de­mó­cra­ta y fue crea­da por Putin como ins­tru­men­to para pes­car votos en los cala­de­ros comu­nis­tas), que con­si­guió el 13 %, y el Par­ti­do Libe­ral Demo­crá­ti­co de Zhi­ri­novs­ki, (cóm­pli­ce de la Rusia capi­ta­lis­ta des­de los días de Yel­tsin y que nun­ca se ha com­por­ta­do como un par­ti­do de opo­si­ción), el 11’7 %. La fuer­za res­tan­te es el Par­ti­do Comu­nis­ta, la ver­da­de­ra opo­si­ción, que con­si­guió el 20 % de los votos. Otros par­ti­dos no han con­se­gui­do repre­sen­ta­ción, como Yáblo­ko , de Gri­go­ri Yavlins­ki (finan­cia­do por el mag­na­te Jodor­kovs­ki, hoy en la cár­cel), que obtu­vo el 3’4 %, o como otro par­ti­do libe­ral, Prá­vo­ye delo , Cau­sa Jus­ta (que estu­vo diri­gi­do por el millo­na­rio Mijail Pró­jo­rov, quien fue expul­sa­do por un escán­da­lo de corrup­ción), que con­si­guió el 0’6 % de los votos. Par­ti­dos meno­res como Liber­tad Popu­lar , son irre­le­van­tes. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha efec­tua­do denun­cias en más de mil cua­tro­cien­tos cole­gios elec­to­ra­les. Via­ches­lav Titio­kin, diri­gen­te comu­nis­ta, decla­ró que su par­ti­do res­pal­da­ba las pro­tes­tas popu­la­res por el frau­de elec­to­ral, y que exi­ge la dimi­sión de Chú­rov, pre­si­den­te de la Comi­sión Elec­to­ral cen­tral, y la actua­ción con­tun­den­te de los tri­bu­na­les, pero que, al mis­mo tiem­po, es cons­cien­te de que las redes occi­den­ta­les tra­ba­jan en la con­fu­sión: entre algu­nos orga­ni­za­do­res de actos de pro­tes­ta, se encuen­tran acti­vos agen­tes de Occi­den­te, y la som­bra de una “revo­lu­ción naran­ja” se cier­ne sobre Rusia. No van a renun­ciar, pese a ello, a orga­ni­zar pro­tes­tas en la calle, pues­to que el gobierno de Putin está des­tru­yen­do el país. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha denun­cia­do el frau­de elec­to­ral, y ha tra­du­ci­do miles de docu­men­tos para pre­sen­tar­los en los tri­bu­na­les de Estras­bur­go, sin que esa ini­cia­ti­va haya teni­do res­pues­ta. En las elec­cio­nes, el Par­ti­do Comu­nis­ta movi­li­zó a cua­tro­cien­tos mil apo­de­ra­dos, y, en Mos­cú, inclu­so lle­ga­ron a gra­bar el pro­ce­so elec­to­ral en qui­nien­tos cole­gios: en todos ellos los comu­nis­tas gana­ron a Rusia Uni­da . La posi­bi­li­dad de un fren­te uni­do con­tra el frau­de, pro­pues­to por el Par­ti­do Comu­nis­ta, se encuen­tra con el muro de la com­pli­ci­dad con el poder tan­to de Rusia Jus­ta como del Par­ti­do Demo­crá­ti­co Libe­ral de Zhi­ri­novs­ki, que man­tie­ne una feroz pos­tu­ra anti­co­mu­nis­ta. Ziu­gá­nov ha afir­ma­do públi­ca­men­te que esos dos par­ti­dos cola­bo­ra­rán con el gobierno ruso para hacer olvi­dar el frau­de y que desem­pe­ña­rán el mis­mo papel que Ale­xan­der Lébed en 1996: en la con­fron­ta­ción entre Yel­tsin y Ziu­gá­nov, se pre­sen­tó como can­di­da­to inde­pen­dien­te, para, en la segun­da vuel­ta, lla­mar al voto por Yel­tsin: fue pre­mia­do por ello con el car­go de Con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia. Está fue­ra de toda duda que los mayo­res per­ju­di­ca­dos por el frau­de elec­to­ral han sido los comu­nis­tas, aun­que en las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les se silen­ció el hecho. Los libe­ra­les rusos, en cam­bio, que ni siquie­ra obtu­vie­ron repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, reci­bie­ron el apo­yo inme­dia­to del gobierno nor­te­ame­ri­cano, con decla­ra­cio­nes públi­cas, como si fue­ran ellos los prin­ci­pa­les afec­ta­dos. Curio­sa­men­te, los sec­to­res libe­ra­les, sin repre­sen­ta­ción en la Duma, son los que se han mos­tra­do más radi­ca­les lla­man­do a que los dipu­tados de la opo­si­ción renun­cia­sen a sus esca­ños: era una tram­pa, por­que los úni­cos per­ju­di­ca­dos por ello hubie­ran sido los comu­nis­tas, que se hubie­ran vis­to pri­va­dos así de la pla­ta­for­ma par­la­men­ta­ria para denun­ciar la corrup­ción del sis­te­ma. Yavlins­ki, sin nada que per­der, se pro­nun­ció por esa opción, y, de for­ma sin­to­má­ti­ca, el pre­si­den­te de la Comi­sión Elec­to­ral cen­tral, Vla­di­mir Chú­rov, hace­dor de las tram­pas de Putin, pro­pu­so lo mis­mo al Par­ti­do Comu­nis­ta. Esos libe­ra­les, tan preo­cu­pa­dos aho­ra por la demo­cra­cia, son los que apo­ya­ron el asal­to arma­do de Yel­tsin al Par­la­men­to ruso en 1993, los que res­pal­da­ron el gol­pe de Esta­do, los cóm­pli­ces de un sis­te­ma corrup­to. El Par­ti­do Comu­nis­ta, pese a las into­xi­ca­cio­nes de la pren­sa occi­den­tal, arti­cu­la un duro dis­cur­so, cali­fi­can­do a las auto­ri­da­des rusas de ladro­nas y delin­cuen­tes; cla­ma con­tra el Esta­do poli­cial, y man­tie­ne que uti­li­za­rán todas las posi­bi­li­da­des a su alcan­ce para pro­tes­tar con­tra el frau­de: exi­ge una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, la actua­ción de los tri­bu­na­les, aun­que sabe que for­man par­te de la maqui­na­ria del Esta­do que defien­de a los oli­gar­cas, a los buró­cra­tas y al capi­ta­lis­mo, y, tam­bién, impul­sa las pro­tes­tas en la calle. Exi­ge la dimi­sión de Vla­di­mir Chú­rov, y pre­ten­de con­se­guir que en la Comi­sión Elec­to­ral haya repre­sen­tan­tes de los cua­tro par­ti­dos par­la­men­ta­rios. Al mis­mo tiem­po, denun­cia que el gobierno está limi­tan­do las mani­fes­ta­cio­nes en las calles, y cree que pue­de dejar de tener acce­so a la tele­vi­sión, aun­que sea de for­ma epi­só­di­ca como has­ta aho­ra. De hecho, teme la impo­si­ción de un Esta­do de excep­ción, y por eso lla­ma a luchar por las liber­ta­des democráticas.Putin acu­só direc­ta­men­te a Esta­dos Uni­dos de inter­fe­rir en el pro­ce­so elec­to­ral ruso, bus­can­do la des­es­ta­bi­li­za­ción de Rusia, cri­ti­có las decla­ra­cio­nes públi­cas de Hillary Clin­ton, y ase­gu­ró que “cen­te­na­res de millo­nes” de fon­dos extran­je­ros están esti­mu­lan­do pro­tes­tas y finan­cian­do orga­ni­za­cio­nes. La opo­si­ción aus­pi­cia­da por Occi­den­te y pre­sen­ta­da por los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos como tal, está com­pues­ta por per­so­na­jes como Boris Nem­tsov (que fue vice­pre­si­den­te del gobierno con Yel­tsin), Mijail Kasiá­nov (pre­si­den­te del gobierno con Putin), Ana­to­li Chu­bais, sin arrai­go ni influen­cia elec­to­ral, y repre­sen­tan la volun­tad de Occi­den­te. Son libe­ra­les que par­ti­ci­pa­ron en el gran robo de la pro­pie­dad públi­ca sovié­ti­ca en los años noven­ta. Aun­que han cam­bia­do de deno­mi­na­ción des­de los días de Yel­tsin, y pese a que algu­nos sec­to­res se hayan des­ga­ja­do a con­se­cuen­cia de sus enfren­ta­mien­tos inter­nos, en lo esen­cial la éli­te rusa sigue sien­do la que se bene­fi­ció del gran robo de la pro­pie­dad públi­ca bajo Yel­tsin y que ha con­ti­nua­do pros­pe­ran­do gra­cias al favor del Esta­do. El blo­que de poder que repre­sen­ta Rusia Uni­da tie­ne dema­sia­dos deli­tos que ocul­tar, dema­sia­dos robos de los que no quie­ren res­pon­der: por ello, los comu­nis­tas, que exi­gen una deci­di­da lucha con­tra la corrup­ción y el con­trol de las acti­vi­da­des de los oli­gar­cas, plan­tean la incau­ta­ción de sus pro­pie­da­des fru­to del robo y de la pri­va­ti­za­ción. Tras las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, el poder ruso está hacien­do con­ce­sio­nes en la Duma, pero no por ello pien­sa renun­ciar al con­trol del Esta­do. Unas éli­tes corrup­tas, cri­mi­na­les, como las cali­fi­ca el Par­ti­do Comu­nis­ta, no van a ceder fácil­men­te el poder.

La mayo­ría de los aná­li­sis de la pren­sa occi­den­tal se empe­ña en repro­du­cir una ima­gen fal­sea­da de la reali­dad. Pue­den ser­vir de ejem­plo la pági­na escri­ta por Bill Keller (ana­lis­ta y direc­tor has­ta hace unos meses de The New York Times), titu­la­da “Los hijos de Putin”, don­de vie­ne a man­te­ner que los pro­ble­mas de Rusia no son con­se­cuen­cia de vein­te años de capi­ta­lis­mo corrup­to y cri­mi­nal, sino de la heren­cia de la URSS, con­vir­tien­do a Putin, pese a las evi­den­cias, ¡en con­ti­nua­dor del sóviet! Una fal­si­fi­ca­ción simi­lar come­te el artícu­lo de dos inves­ti­ga­do­res del CIDOB (Car­men Clau­dín y Nico­lás de Pedro), que repe­tían en El País los luga­res comu­nes y los tópi­cos de la pren­sa occi­den­tal y habla­ban de la opo­si­ción a Putin ¡con la nota­ble proeza de igno­rar al Par­ti­do Comu­nis­ta!, como si no exis­tie­se. En una curio­sa coin­ci­den­cia, Rusia Hoy (publi­ca­ción de Rus­sia Beyond The Head­li­nes, empre­sa liga­da a Ros­siys­ka­ya Gaze­ta y al poder ruso actual, que dis­tri­bu­ye millo­nes de ejem­pla­res en los prin­ci­pa­les paí­ses euro­peos y ame­ri­ca­nos con ayu­da de dia­rios como El País, The Washing­ton Post, y Le Figa­ro, entre otros) des­ta­ca­ba tam­bién las pro­tes­tas de la opo­si­ción libe­ral mino­ri­ta­ria y des­de­ña­ba las orga­ni­za­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta. Esos sec­to­res libe­ra­les opues­tos a Putin, son quie­nes reci­ben el aval de Occi­den­te: des­de Nem­tsov y Kasiá­nov, has­ta el mul­ti­mi­llo­na­rio Mijail Pró­jo­rov (diri­gen­te de la patro­nal rusa, que fue dete­ni­do en Fran­cia en 2007 por su impli­ca­ción en una red de pros­ti­tu­ción) que fue quien pro­pu­so para Rusia una sema­na labo­ral que lle­ga­se has­ta las sesen­ta horas, el retra­so de la edad de jubi­la­ción, y la impo­si­ción por ley del des­pi­do libre en las empre­sas sin nin­gu­na obli­ga­ción para los empre­sa­rios. En ellos se mira la pren­sa occi­den­tal y la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na y europea.

* * *

El ori­gen de la inqui­na occi­den­tal con­tra Putin no resi­de en sus ten­ta­cio­nes auto­ri­ta­rias, comu­nes por otra par­te a todos los libe­ra­les rusos, pese a la pro­pa­gan­da. Putin es el con­ti­nua­dor del régi­men de Yel­tsin, que reci­bió apo­yo nor­te­ame­ri­cano des­de su rup­tu­ra con Gor­ba­chov. Sin embar­go, a dife­ren­cia de Yel­tsin, la polí­ti­ca exte­rior de Putin no depen­de de Washing­ton (como ocu­rrió en los años del minis­tro de Exte­rio­res, Andrei Kozi­rev, entre 1991 y 1996, y, en gene­ral, duran­te toda la eta­pa yel­tsi­nis­ta) sino que ha inten­ta­do arti­cu­lar de nue­vo una polí­ti­ca exte­rior autó­no­ma, con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo de la OCS, Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, al for­ta­le­ci­mien­to de los lazos con las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, y a la recons­truc­ción de un nue­vo espa­cio polí­ti­co y eco­nó­mi­co que se acer­que a la reali­dad social que fue la URSS. Res­pon­de a los intere­ses de la nue­va plu­to­cra­cia rusa, de per­fil nacio­na­lis­ta, que pre­ten­de recu­pe­rar en lo posi­ble el papel estra­té­gi­co que desem­pe­ñó Mos­cú, y, al mis­mo tiem­po, se sien­te atraí­do por Orien­te (sobre todo, por el desa­rro­llo eco­nó­mi­co chino) como socio para la moder­ni­za­ción de la eco­no­mía rusa. Ese esque­ma no está exen­to de con­tra­dic­cio­nes y de enfren­ta­mien­tos en el seno del poder ruso, que mira tam­bién hacia la Unión Euro­pea (sobre todo, a Ale­ma­nia) y que no des­de­ña acuer­dos con Esta­dos Unidos.

El dis­cur­so pro­nun­cia­do por Putin en la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad, en Munich, en 2007, denun­cia­ba la vora­ci­dad nor­te­ame­ri­ca­na en el mun­do, su uti­li­za­ción de la fuer­za mili­tar, y, al mis­mo tiem­po, ilus­tra­ba el fra­ca­so del mun­do uni­po­lar. La nue­va orien­ta­ción de la polí­ti­ca exte­rior rusa dis­gus­tó pro­fun­da­men­te en Washing­ton. El acer­ca­mien­to ruso a Chi­na, el inten­to de recu­pe­rar la influen­cia de Mos­cú en las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, la volun­tad de cons­truir una polí­ti­ca exte­rior pro­pia, limi­tan­do la depen­den­cia de Washing­ton que fue el eje de Yel­tsin, han agria­do las rela­cio­nes con Washing­ton, pese a la ofer­ta de “reini­cio” hecha por Hillary Clin­ton en Mos­cú con oca­sión de la nue­va pre­si­den­cia de Oba­ma. De hecho, en el dise­ño estra­té­gi­co aca­ri­cia­do por Washing­ton, Rusia debe­ría ser una suer­te de gran Polo­nia: es decir, un alia­do fiel, un vasa­llo con­fia­ble, casi laca­yuno, útil para pre­sio­nar a la Unión Euro­pea, y que fue­se capaz inclu­so, como ha hecho Var­so­via, de alber­gar cár­ce­les secre­tas de la CIA y de cerrar los ojos a las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de los gru­pos espe­cia­les secre­tos del Pen­tá­gono que actúan en Asia y en otros esce­na­rios del pla­ne­ta; un país, en fin, que acep­ta­se el des­plie­gue mili­tar nor­te­ame­ri­cano en Euro­pa y el nue­vo escu­do anti­mi­si­les, y que, ade­más, se pres­ta­se a cola­bo­rar en la con­ten­ción de Chi­na. Pero, aun­que esa Rusia ideal para Esta­dos Uni­dos es una qui­me­ra, Putin no deja de ser un estor­bo, por­que su régi­men no es ni tan con­fia­ble ni tan bene­vo­len­te con Washing­ton como fue bajo Yeltsin.

Las dife­ren­cias entre Mos­cú y Washing­ton son muchas. Aun­que se han pro­du­ci­do avan­ces en las nego­cia­cio­nes sobre la OMC, y en la cola­bo­ra­ción en Afga­nis­tán, las dife­ren­cias sub­sis­ten sobre Irán y Siria. El escu­do anti­mi­si­les sigue sien­do moti­vo de des­con­fian­za: Oba­ma plan­teó cam­bios, y la pren­sa occi­den­tal se apre­su­ró a anun­ciar el fin del pro­yec­to, pero lo cier­to es que sigue ade­lan­te, y la rede­fi­ni­ción deci­di­da por Washing­ton supo­ne un serio peli­gro para las fuer­zas nuclea­res estra­té­gi­cas rusas. Las duras decla­ra­cio­nes de Med­vé­ded sobre la hipo­té­ti­ca res­pues­ta rusa al escu­do anti­mi­si­les nor­te­ame­ri­cano, y las noti­cias sobre nue­vos sis­te­mas de rada­res en Kali­nin­gra­do, deben inter­pre­tar­se como el deseo de Putin y Rusia Uni­da de mos­trar fir­me­za, como un men­sa­je a Washing­ton, pero, sobre todo, a la pobla­ción rusa. Por su par­te, el pre­si­den­te bie­lo­rru­so Lukashen­ko com­par­te la preo­cu­pa­ción con Mos­cú sobre el escu­do anti­mi­si­les, el incre­men­to de las tro­pas de la OTAN jun­to a las fron­te­ras de Rusia y Bie­lo­rru­sia, y, pese a las dife­ren­cias con Mos­cú, man­tie­ne que los dos paí­ses son her­ma­nos y deben aumen­tar su cola­bo­ra­ción militar.

A su vez, el Par­ti­do Comu­nis­ta cri­ti­ca la tibie­za de la res­pues­ta del Krem­lin, y Ziu­gá­nov, que apo­yó la res­pues­ta de Med­vé­ded (aun­que mati­zan­do que lle­ga­ba varios años tar­de), recla­ma­ba la des­ti­tu­ción del minis­tro de Defen­sa y una fir­me res­pues­ta rusa a la agre­si­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na… que no espe­ran con­se­guir del gobierno de Putin. De hecho, el Par­ti­do Comu­nis­ta se opu­so a la rati­fi­ca­ción de los acuer­dos START‑3, por con­si­de­rar que el escu­do anti­mi­si­les inva­li­da­ba las obli­ga­cio­nes a las que se com­pro­me­tían los nor­te­ame­ri­ca­nos. Esta­dos Uni­dos tam­bién está muy intere­sa­do en redu­cir los arse­na­les nuclea­res tác­ti­cos, aun­que Mos­cú se ha nega­do a vin­cu­lar el START‑3 con ese tipo de arma­men­to: al haber per­di­do peso los misi­les estra­té­gi­cos, que son los con­tem­pla­dos en el START, los misi­les tác­ti­cos han adqui­ri­do más impor­tan­cia. En el fon­do del esce­na­rio, se vis­lum­bra la pre­ten­sión de Washing­ton de con­tro­lar el arma­men­to nuclear tác­ti­co de Rusia.

Ni Rusia Jus­ta ni el par­ti­do de Zhi­ri­novs­ki plan­tean obje­cio­nes a la polí­ti­ca exte­rior de Putin y Med­vé­ded, y la opo­si­ción libe­ral pro­pug­na, en la prác­ti­ca, la acep­ta­ción de la supre­ma­cía nor­te­ame­ri­ca­na. En cam­bio, el Par­ti­do Comu­nis­ta con­si­de­ra que Rusia ha hecho dema­sia­das con­ce­sio­nes a Esta­dos Uni­dos, con­si­guien­do a cam­bio, para­dó­ji­ca­men­te, la aper­tu­ra de nue­vas bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas cada vez más cer­ca de las fron­te­ras rusas, y man­tie­ne que la OTAN es “el mayor peli­gro para la paz en el mun­do”, como demues­tra su actua­ción en Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Irak y Libia. La abu­si­va y cri­mi­nal inter­pre­ta­ción de la reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre Libia, aun­que fue cri­ti­ca­da des­pués por el minis­tro de Exte­rio­res, Ser­guéi Lavrov, no deja de ser una prue­ba más para los comu­nis­tas de que las con­ce­sio­nes a Washing­ton son un gra­ve error estra­té­gi­co para Rusia.

* * *

Tras el frau­de de las elec­cio­nes a la Duma, los comi­cios pre­si­den­cia­les de mar­zo de 2012 son deter­mi­nan­tes para el futu­ro del país. Sólo dos can­di­da­tos tie­nen posi­bi­li­da­des: Putin y Ziu­gá­nov. El res­to, des­de el diri­gen­te social­de­mó­cra­ta de Rusia Jus­ta, Ser­guéi Miró­nov, pasan­do por Zhi­ri­novs­ki, por Leo­nid Kudrin (minis­tro de Finan­zas de Putin has­ta hace unos meses), por Nem­tsov, Kasiá­nov, por el gober­na­dor de Irkutsk, Via­ches­lav Poz­gá­lev (que se pre­sen­ta por indi­ca­ción de Putin, para pre­ve­nir una hipo­té­ti­ca reti­ra­da de todos los can­di­da­tos opo­si­to­res que impo­si­bi­li­ta­ría las elec­cio­nes), por el tur­bio escri­tor nacio­na­lis­ta Eduard Limó­nov (alia­do del aje­dre­cis­ta Kas­pa­rov en La Otra Rusia), o por Pró­jo­rov (una de las mayo­res for­tu­nas de Rusia, y prin­ci­pal diri­gen­te de la patro­nal rusa), no tie­nen nin­gu­na opción. Tam­po­co Vla­dí­mir Roizh­kov, de Par­nás. Kudrin (uno de los expo­nen­tes del par­ti­do de Putin, que aban­do­nó el gobierno y está acer­cán­do­se a la opo­si­ción libe­ral) lle­va su radi­ca­lis­mo has­ta el dis­pa­ra­te de man­te­ner que Rusia Uni­da ha ido adop­tan­do posi­cio­nes de izquier­da, y que ha deja­do de defen­der a los empre­sa­rios, al tiem­po que cri­ti­ca que el Esta­do reten­ga en su poder sec­to­res de la eco­no­mía nacional.

Entre bas­ti­do­res, se per­ci­be la inten­sa acti­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Esta­dos Uni­dos, ade­más del tra­ba­jo diplo­má­ti­co y de su infil­tra­ción en ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les rusas, apo­ya a ins­ti­tu­tos y orga­ni­za­cio­nes diver­sas, a quie­nes finan­cia, y ejer­ce una influen­cia indu­da­ble en la lla­ma­da opo­si­ción libe­ral, tan­to entre los par­ti­dos de esa ideo­lo­gía como entre algu­nos medios de comu­ni­ca­ción, entre ellos la emi­so­ra Eco de Mos­cú, y el dia­rio Kom­mer­sant. Muchas supues­tas ONGs son ins­tru­men­tos de inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na: Golos, una aso­cia­ción crea­da hace una déca­da que cuen­ta con pre­sen­cia en más de cua­ren­ta regio­nes rusas, y que se defi­ne como una orga­ni­za­ción que vigi­la los pro­ce­sos elec­to­ra­les y ayu­da a la orga­ni­za­ción de la “socie­dad civil”, es una de las tapa­de­ras de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na USAID (Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment, con esta­tu­to inde­pen­dien­te pero bajo la auto­ri­dad del Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano), y man­tie­ne rela­ción con la CIA a tra­vés de los infor­mes de sus acti­vi­da­des y del ase­so­ra­mien­to que reci­be, y cuyos acti­vis­tas son paga­dos con fon­dos de pro­ce­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Su inten­sa acti­vi­dad ha ser­vi­do de arie­te a los pro­pó­si­tos de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, y su pro­ta­go­nis­mo ha alcan­za­do gran relie­ve en las pasa­das elec­cio­nes a la Duma, sobre todo por las cons­tan­tes refe­ren­cias a su tra­ba­jo en la pren­sa inter­na­cio­nal. Human Rights Watch (HRW) ha inter­ve­ni­do tam­bién en la cam­pa­ña de denun­cia de Putin y de defen­sa de la acti­vi­dad de Golos. Otra de esas orga­ni­za­cio­nes, el NDI, Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tut, ha exi­gi­do al gobierno ruso un cam­bio de acti­tud y está aso­cia­da con Golos: ambas par­ti­ci­pan en Glo­bal Net­work of Domes­tic Elec­tion Moni­tors (GNDEM), que, a su vez, reci­be el apo­yo del Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y de la USAID. Tam­bién el IRI, Inter­na­tio­nal Repu­bli­can Ins­ti­tu­te (que fue fun­da­do por Reagan, y está finan­cia­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do), cuen­ta con pro­gra­mas para Rusia: admi­te que su acti­vi­dad con­sis­te en “crear redes de acti­vis­tas” y orga­ni­zar “con­fe­ren­cias y cur­sos de capa­ci­ta­ción”; y está tam­bién pre­sen­te en Ucra­nia, Mol­da­via, el Bál­ti­co y en las repú­bli­cas de Asia cen­tral. Su pre­si­den­te es Lor­ne W. Cra­ner, anti­guo ase­sor del sena­dor ultra­de­re­chis­ta John McCain, uno de los más deci­di­dos par­ti­da­rios de la inter­ven­ción en Rusia, y uno de los prin­ci­pa­les impul­so­res de la céle­bre car­ta fir­ma­da en 2004 por 115 des­ta­ca­dos diri­gen­tes segui­do­res de la OTAN (Car­ta Abier­ta a los Jefes de Esta­do y de Gobierno de la Unión Euro­pea y la OTAN) pidien­do una mayor dure­za occi­den­tal para pre­sio­nar a Putin y a Rusia. (Entre los fir­man­tes: Bro­nis­law Gere­mek, André Glucks­mann, Vaclav Havel, Richard C. Hol­broo­ke, Robert Kagan, Ber­nard Kouch­ner, Vytau­tas Lands­ber­gis, Tom Mali­nows­ki, de HRW; John McCain, Adam Mich­nik, Simon Ser­faty, y el exdi­rec­tor de la CIA, R. James Wool­sey). Tam­bién Free­dom Hou­se sigue aten­ta­men­te la situa­ción en Rusia: su pre­si­den­te, David J. Kra­mer, decla­ra­ba en diciem­bre de 2011 ante la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do nor­te­ame­ri­cano sobre “los dere­chos huma­nos en Rusia” y las “opcio­nes de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na”. Su acti­vi­dad en Rusia, y en todo el terri­to­rio de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, con­sis­te en sub­ven­cio­nar a medios de comu­ni­ca­ción “inde­pen­dien­tes”, crear “cen­tros de inves­ti­ga­ción” y orga­ni­zar aso­cia­cio­nes: su sede para Asia cen­tral está esta­ble­ci­da en Kir­gui­zis­tán, des­de don­de impul­sa la crea­ción de “pren­sa inde­pen­dien­te” para las cin­co anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas. Por supues­to todas esas orga­ni­za­cio­nes, y otras seme­jan­tes, se vis­ten con el ropa­je de la “defen­sa de la demo­cra­cia”, aun­que en reali­dad son ges­to­res de la influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en el exte­rior y, en Rusia, acti­vos impul­so­res de la arti­cu­la­ción de una revo­lu­ción naran­ja.

Rusia Uni­da ha ago­ta­do ya sus posi­bi­li­da­des, y, al mar­gen de que con­si­ga ganar o no las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el blo­que de poder que ha gober­na­do Rusia en las dos últi­mas déca­das está divi­di­do. Los empre­sa­rios que rodean a Putin (gen­te como Arka­di Róten­berg, Guen­na­di Tim­chen­ko, así como Yuri Koval­chuk y Niko­lai Sha­má­lov), y el sec­tor que Gen­na­di Ziu­gá­nov deno­mi­na “la gen­te de Ruble­vo-Uspens­ko­ye shos­se” (por el nom­bre de la zona resi­den­cial al oes­te de Mos­cú don­de resi­den bue­na par­te de los plu­tó­cra­tas y nue­vos millo­na­rios rusos) se enfren­tan a quie­nes están detrás de la “opo­si­ción libe­ral” que reci­be el apo­yo nor­te­ame­ri­cano. Rusia Uni­da se está debi­li­tan­do, y los argu­men­tos habi­tua­les que acha­ca­ban las difi­cul­ta­des del país a la heren­cia comu­nis­ta no se sos­tie­nen ya. No hay que olvi­dar que el equi­po Putin-Med­vé­ded lle­va ya doce años en el poder y las pro­tes­tas en todo el país han encen­di­do las seña­les de alar­ma, has­ta el pun­to de que el actual pre­si­den­te ha reco­no­ci­do la con­ve­nien­cia de refor­mar el sis­te­ma polí­ti­co ruso.

Las mani­fes­ta­cio­nes de diciem­bre de 2011 en Mos­cú (en la pla­za Bolót­na­ya y en la ave­ni­da Sája­rov) aco­gie­ron a opo­si­to­res de todas las ten­den­cias, pero el estra­do esta­ba con­tro­la­do por los libe­ra­les. La lla­ma­da “opo­si­ción libe­ral” inten­ta enca­be­zar el recha­zo al régi­men de Putin, pero sus posi­bi­li­da­des de ganar las elec­cio­nes o de diri­gir una revuel­ta popu­lar son míni­mas: en la prác­ti­ca, aspi­ran a un recam­bio pala­cie­go de poder, bene­fi­cián­do­se del apo­yo nor­te­ame­ri­cano que ha acu­mu­la­do expe­rien­cia en las “revo­lu­cio­nes naran­ja” de la peri­fe­ria rusa. Pese a las ses­ga­das infor­ma­cio­nes de la pren­sa occi­den­tal, diri­gen­tes libe­ra­les como Nem­tsov, Kudrin y Sob­chak (el corrup­to ex alcal­de de San Peters­bur­go en tiem­pos de Yel­tsin, y men­tor de Putin) fue­ron abu­chea­dos por quie­nes se mani­fes­ta­ban en la ave­ni­da Sája­rov. La mayo­ría de quie­nes inter­vi­nie­ron en el acto eran des­ta­ca­dos libe­ra­les, que aun­que con­si­guie­ron hege­mo­ni­zar la con­vo­ca­to­ria de las pro­tes­tas mos­co­vi­tas, con ausen­cia de la opo­si­ción comu­nis­ta, no pudie­ron evi­tar que los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes comu­nis­tas, no obs­tan­te, fue­ran muy nume­ro­sos en las calles.

Pero los comu­nis­tas no pue­den caer en la com­pla­cen­cia de haber­se for­ta­le­ci­do elec­to­ral­men­te, aun­que les hayan roba­do millo­nes de votos. De hecho, aun­que las mani­fes­ta­cio­nes por el frau­de elec­to­ral han sido muy impor­tan­tes en todo el país, y, en gene­ral, han sido diri­gi­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta, sus diri­gen­tes son cons­cien­tes de que en las dos ciu­da­des más pobla­das, Mos­cú y San Peters­bur­go, los líde­res libe­ra­les han teni­do un rele­van­te papel, pre­ci­sa­men­te por­que es en esas ciu­da­des don­de abun­dan los sec­to­res socia­les bene­fi­cia­dos por la nue­va eco­no­mía capi­ta­lis­ta y don­de exis­ten nume­ro­sos pro­fe­sio­na­les y jóve­nes que se miran en el espe­jo de Occidente.

El Par­ti­do Comu­nis­ta exi­ge el cese de Chú­rov, la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes a la Duma, una orga­ni­za­ción trans­pa­ren­te y lim­pia del pro­ce­so elec­to­ral, el acce­so demo­crá­ti­co a la tele­vi­sión y a los medios de comu­ni­ca­ción del país, igual­dad en los recur­sos finan­cie­ros, pero el tiem­po corre y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pue­den crear una nue­va situa­ción. El gobierno podría estar dis­pues­to a pres­cin­dir de Chú­rov, como una for­ma de satis­fa­cer las deman­das de la pobla­ción y, al mis­mo tiem­po, de sal­var la figu­ra de Putin. No en vano, algu­nos cam­bios se han pro­du­ci­do des­de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias: la infor­ma­ción des­de los medios públi­cos ha cam­bia­do y se han hecho eco de las pro­tes­tas y de las crí­ti­cas a Putin. Algu­nos diri­gen­tes de Rusia Uni­da han ini­cia­do inclu­so acer­ca­mien­tos a la opo­si­ción libe­ral, como Vla­dis­lav Sur­kov (uno de los res­pon­sa­bles de la admi­nis­tra­ción del Krem­lin e ideó­lo­go de Rusia Uni­da, a quien Med­vé­ded ha nom­bra­do vice­pre­si­den­te del gobierno ruso), quien inclu­so ha elo­gia­do las protestas.

Ziu­gá­nov man­tie­ne que tan­to el régi­men actual, como esa supues­ta opo­si­ción libe­ral que patro­ci­na y apo­ya Occi­den­te, son gru­pos de la mis­ma oli­gar­quía que ha sido cóm­pli­ce de la des­truc­ción del país, y que sus obje­ti­vos son seme­jan­tes: con­so­li­dar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ruso y refor­zar su pro­pio papel. Los comu­nis­tas quie­ren seguir impul­san­do las pro­tes­tas, pero quie­ren evi­tar con­ver­tir­se en la infan­te­ría que faci­li­te el camino al gobierno a los diri­gen­tes naran­jis­tas, más com­pla­cien­tes con Occi­den­te que Putin. Los libe­ra­les opues­tos a Putin inten­tan con­tro­lar y diri­gir las pro­tes­tas, apo­de­rar­se de la indig­na­ción popu­lar: Ziu­gá­nov ha decla­ra­do que la vic­to­ria de los naran­jas supon­dría sus­ti­tuir en el gobierno ruso a unos ladro­nes por otros; a unos, par­ti­da­rios de un capi­ta­lis­mo nacio­na­lis­ta, por otros, defen­so­res de un capi­ta­lis­mo prooc­ci­den­tal, en una nue­va ver­sión del alma rusa.

El Par­ti­do Comu­nis­ta está for­za­do a rea­li­zar un difí­cil equi­li­brio entre la dura opo­si­ción que man­tie­ne a la Rusia bur­gue­sa de Putin, a quien no duda en cali­fi­car de ladro­na y corrup­ta, y su denun­cia de la opo­si­ción libe­ral, ante el ries­go que supo­ne el evi­den­te impul­so nor­te­ame­ri­cano a una nue­va edi­ción de las revo­lu­cio­nes naran­ja. Como en Ucra­nia, dos sec­to­res defen­so­res del capi­ta­lis­mo se enfren­tan: allí, la dere­cha repre­sen­ta­da por Yanu­kó­vich esca­pa­ba más a los desig­nios de Washing­ton que el títe­re pro­nor­te­ame­ri­cano Yúshen­ko, que fue aupa­do al poder por la revo­lu­ción naran­ja. Tras años de gobierno, el pro­yec­to Yúshen­ko fra­ca­só, pero, en el pro­ce­so, el Par­ti­do Comu­nis­ta ucra­niano ha vis­to mer­ma­das con­si­de­ra­ble­men­te sus fuer­zas. El Finan­cial Times (7.12.2011), trans­pa­ren­te y pre­ci­so, defi­ne con rigor el inte­rés de Occi­den­te: el obje­ti­vo es con­se­guir que nue­vos par­ti­dos sus­ti­tu­yan a los comu­nis­tas y nacio­na­lis­tas que “son aho­ra la úni­ca opo­si­ción”, aun­que los edi­to­ria­lis­tas del dia­rio saben per­fec­ta­men­te que los nacio­na­lis­tas de Ziri­novs­ki son cóm­pli­ces del poder capi­ta­lis­ta ruso, antes bajo Yel­tsin y aho­ra con Putin, de mane­ra que la úni­ca opo­si­ción que preo­cu­pa es la del Par­ti­do Comu­nis­ta, cuyo arrai­go entre la pobla­ción sigue sien­do indu­da­ble. Y los ries­gos son muchos, por­que el futu­ro del país está en jue­go. El Par­ti­do Comu­nis­ta plan­tea la nacio­na­li­za­ción de la eco­no­mía, y la aper­tu­ra de un nue­vo perío­do en la his­to­ria rusa, sin olvi­dar los lazos his­tó­ri­cos con las otras repú­bli­cas his­tó­ri­cas: un vídeo de su cam­pa­ña se cerra­ba con la decla­ra­ción de una mujer joven, que decía: “Quie­ro vol­ver a la URSS”, como resu­men de una eco­no­mía y un país al ser­vi­cio de la pobla­ción y no al de una plu­to­cra­cia corrupta.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuentes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.