La encru­ci­ja­da rusa- Higi­nio Polo

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias cele­bra­das en diciem­bre de 2011 en Rusia mues­tran el ago­ta­mien­to de un mode­lo capi­ta­lis­ta naci­do con el apo­yo occi­den­tal a Yel­tsin y con­so­li­da­do con el gol­pe de Esta­do y la matan­za de Mos­cú de 1993. El evi­den­te frau­de elec­to­ral ha sido ana­li­za­do por los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos (hacien­do de sus deseos, reali­dad) inven­tan­do un país de fan­ta­sía, don­de la omni­pre­sen­cia del par­ti­do del poder, Rusia Uni­da, ape­nas sería com­ba­ti­da por orga­ni­za­cio­nes libe­ra­les como Yáblo­ko y otras semejantes.El for­ta­le­ci­mien­to de las posi­cio­nes del Par­ti­do Comu­nis­ta ha sido gene­ral en todo el país, y se mues­tra en las pala­bras de Ziu­gá­nov: “En estas elec­cio­nes a la Duma, hemos gana­do a Rusia Uni­da en todas las ciu­da­des, de Kali­nin­gra­do a Vla­di­vos­tok, en los prin­ci­pa­les cen­tros indus­tria­les de Sibe­ria: en Novo­si­birsk, Omsk, Irkutsk, Tomsk, Kras­noiarsk.” En las repú­bli­cas y regio­nes de Che­che­nia, Dagues­tán, Ingushe­tia y Mor­do­via el frau­de ha sido masi­vo, según denun­cia el Par­ti­do Comu­nis­ta, y en las regio­nes de Kras­no­dar, Tula, Ros­tov, San Peters­bur­go, Tam­bov, Sara­tov y en la región de Mos­cú las fal­si­fi­ca­cio­nes han sido nume­ro­sas. No es de extra­ñar que los comu­nis­tas exi­jan la anu­la­ción de las elec­cio­nes en todos los luga­res don­de se han denun­cia­do infrac­cio­nes.

El diri­gen­te comu­nis­ta Vale­ri Rash­kin afir­mó que los resul­ta­dos habían sido un frau­de y que los votos de Rusia Uni­da eran nota­ble­men­te meno­res que los ofi­cia­les, y que el Par­ti­do Comu­nis­ta habría obte­ni­do, según sus cálcu­los, un 15 % más de votos. Muchas de las con­vo­ca­to­rias a actos en la calle hechas por los comu­nis­tas para expli­car el robo, y las pro­tes­tas, fue­ron repri­mi­das por la poli­cía. De acuer­do con los resul­ta­dos ofi­cia­les, el esque­ma de par­ti­dos en Rusia que­da com­pues­to por cua­tro orga­ni­za­cio­nes pre­sen­tes en el Par­la­men­to: Rusia Uni­da , con una mayo­ría frau­du­len­ta del 49 %; y, jun­to a ella, sus dos orga­ni­za­cio­nes clien­te­la­res: Rusia Jus­ta (que tie­ne una ideo­lo­gía de izquier­da social­de­mó­cra­ta y fue crea­da por Putin como ins­tru­men­to para pes­car votos en los cala­de­ros comu­nis­tas), que con­si­guió el 13 %, y el Par­ti­do Libe­ral Demo­crá­ti­co de Zhi­ri­novs­ki, (cóm­pli­ce de la Rusia capi­ta­lis­ta des­de los días de Yel­tsin y que nun­ca se ha com­por­ta­do como un par­ti­do de opo­si­ción), el 11’7 %. La fuer­za res­tan­te es el Par­ti­do Comu­nis­ta, la ver­da­de­ra opo­si­ción, que con­si­guió el 20 % de los votos. Otros par­ti­dos no han con­se­gui­do repre­sen­ta­ción, como Yáblo­ko , de Gri­go­ri Yavlins­ki (finan­cia­do por el mag­na­te Jodor­kovs­ki, hoy en la cár­cel), que obtu­vo el 3’4 %, o como otro par­ti­do libe­ral, Prá­vo­ye delo , Cau­sa Jus­ta (que estu­vo diri­gi­do por el millo­na­rio Mijail Pró­jo­rov, quien fue expul­sa­do por un escán­da­lo de corrup­ción), que con­si­guió el 0’6 % de los votos. Par­ti­dos meno­res como Liber­tad Popu­lar , son irre­le­van­tes. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha efec­tua­do denun­cias en más de mil cua­tro­cien­tos cole­gios elec­to­ra­les. Via­ches­lav Titio­kin, diri­gen­te comu­nis­ta, decla­ró que su par­ti­do res­pal­da­ba las pro­tes­tas popu­la­res por el frau­de elec­to­ral, y que exi­ge la dimi­sión de Chú­rov, pre­si­den­te de la Comi­sión Elec­to­ral cen­tral, y la actua­ción con­tun­den­te de los tri­bu­na­les, pero que, al mis­mo tiem­po, es cons­cien­te de que las redes occi­den­ta­les tra­ba­jan en la con­fu­sión: entre algu­nos orga­ni­za­do­res de actos de pro­tes­ta, se encuen­tran acti­vos agen­tes de Occi­den­te, y la som­bra de una “revo­lu­ción naran­ja” se cier­ne sobre Rusia. No van a renun­ciar, pese a ello, a orga­ni­zar pro­tes­tas en la calle, pues­to que el gobierno de Putin está des­tru­yen­do el país. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha denun­cia­do el frau­de elec­to­ral, y ha tra­du­ci­do miles de docu­men­tos para pre­sen­tar­los en los tri­bu­na­les de Estras­bur­go, sin que esa ini­cia­ti­va haya teni­do res­pues­ta. En las elec­cio­nes, el Par­ti­do Comu­nis­ta movi­li­zó a cua­tro­cien­tos mil apo­de­ra­dos, y, en Mos­cú, inclu­so lle­ga­ron a gra­bar el pro­ce­so elec­to­ral en qui­nien­tos cole­gios: en todos ellos los comu­nis­tas gana­ron a Rusia Uni­da . La posi­bi­li­dad de un fren­te uni­do con­tra el frau­de, pro­pues­to por el Par­ti­do Comu­nis­ta, se encuen­tra con el muro de la com­pli­ci­dad con el poder tan­to de Rusia Jus­ta como del Par­ti­do Demo­crá­ti­co Libe­ral de Zhi­ri­novs­ki, que man­tie­ne una feroz pos­tu­ra anti­co­mu­nis­ta. Ziu­gá­nov ha afir­ma­do públi­ca­men­te que esos dos par­ti­dos cola­bo­ra­rán con el gobierno ruso para hacer olvi­dar el frau­de y que desem­pe­ña­rán el mis­mo papel que Ale­xan­der Lébed en 1996: en la con­fron­ta­ción entre Yel­tsin y Ziu­gá­nov, se pre­sen­tó como can­di­da­to inde­pen­dien­te, para, en la segun­da vuel­ta, lla­mar al voto por Yel­tsin: fue pre­mia­do por ello con el car­go de Con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia. Está fue­ra de toda duda que los mayo­res per­ju­di­ca­dos por el frau­de elec­to­ral han sido los comu­nis­tas, aun­que en las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les se silen­ció el hecho. Los libe­ra­les rusos, en cam­bio, que ni siquie­ra obtu­vie­ron repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, reci­bie­ron el apo­yo inme­dia­to del gobierno nor­te­ame­ri­cano, con decla­ra­cio­nes públi­cas, como si fue­ran ellos los prin­ci­pa­les afec­ta­dos. Curio­sa­men­te, los sec­to­res libe­ra­les, sin repre­sen­ta­ción en la Duma, son los que se han mos­tra­do más radi­ca­les lla­man­do a que los dipu­tados de la opo­si­ción renun­cia­sen a sus esca­ños: era una tram­pa, por­que los úni­cos per­ju­di­ca­dos por ello hubie­ran sido los comu­nis­tas, que se hubie­ran vis­to pri­va­dos así de la pla­ta­for­ma par­la­men­ta­ria para denun­ciar la corrup­ción del sis­te­ma. Yavlins­ki, sin nada que per­der, se pro­nun­ció por esa opción, y, de for­ma sin­to­má­ti­ca, el pre­si­den­te de la Comi­sión Elec­to­ral cen­tral, Vla­di­mir Chú­rov, hace­dor de las tram­pas de Putin, pro­pu­so lo mis­mo al Par­ti­do Comu­nis­ta. Esos libe­ra­les, tan preo­cu­pa­dos aho­ra por la demo­cra­cia, son los que apo­ya­ron el asal­to arma­do de Yel­tsin al Par­la­men­to ruso en 1993, los que res­pal­da­ron el gol­pe de Esta­do, los cóm­pli­ces de un sis­te­ma corrup­to. El Par­ti­do Comu­nis­ta, pese a las into­xi­ca­cio­nes de la pren­sa occi­den­tal, arti­cu­la un duro dis­cur­so, cali­fi­can­do a las auto­ri­da­des rusas de ladro­nas y delin­cuen­tes; cla­ma con­tra el Esta­do poli­cial, y man­tie­ne que uti­li­za­rán todas las posi­bi­li­da­des a su alcan­ce para pro­tes­tar con­tra el frau­de: exi­ge una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, la actua­ción de los tri­bu­na­les, aun­que sabe que for­man par­te de la maqui­na­ria del Esta­do que defien­de a los oli­gar­cas, a los buró­cra­tas y al capi­ta­lis­mo, y, tam­bién, impul­sa las pro­tes­tas en la calle. Exi­ge la dimi­sión de Vla­di­mir Chú­rov, y pre­ten­de con­se­guir que en la Comi­sión Elec­to­ral haya repre­sen­tan­tes de los cua­tro par­ti­dos par­la­men­ta­rios. Al mis­mo tiem­po, denun­cia que el gobierno está limi­tan­do las mani­fes­ta­cio­nes en las calles, y cree que pue­de dejar de tener acce­so a la tele­vi­sión, aun­que sea de for­ma epi­só­di­ca como has­ta aho­ra. De hecho, teme la impo­si­ción de un Esta­do de excep­ción, y por eso lla­ma a luchar por las liber­ta­des democráticas.Putin acu­só direc­ta­men­te a Esta­dos Uni­dos de inter­fe­rir en el pro­ce­so elec­to­ral ruso, bus­can­do la des­es­ta­bi­li­za­ción de Rusia, cri­ti­có las decla­ra­cio­nes públi­cas de Hillary Clin­ton, y ase­gu­ró que “cen­te­na­res de millo­nes” de fon­dos extran­je­ros están esti­mu­lan­do pro­tes­tas y finan­cian­do orga­ni­za­cio­nes. La opo­si­ción aus­pi­cia­da por Occi­den­te y pre­sen­ta­da por los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos como tal, está com­pues­ta por per­so­na­jes como Boris Nem­tsov (que fue vice­pre­si­den­te del gobierno con Yel­tsin), Mijail Kasiá­nov (pre­si­den­te del gobierno con Putin), Ana­to­li Chu­bais, sin arrai­go ni influen­cia elec­to­ral, y repre­sen­tan la volun­tad de Occi­den­te. Son libe­ra­les que par­ti­ci­pa­ron en el gran robo de la pro­pie­dad públi­ca sovié­ti­ca en los años noven­ta. Aun­que han cam­bia­do de deno­mi­na­ción des­de los días de Yel­tsin, y pese a que algu­nos sec­to­res se hayan des­ga­ja­do a con­se­cuen­cia de sus enfren­ta­mien­tos inter­nos, en lo esen­cial la éli­te rusa sigue sien­do la que se bene­fi­ció del gran robo de la pro­pie­dad públi­ca bajo Yel­tsin y que ha con­ti­nua­do pros­pe­ran­do gra­cias al favor del Esta­do. El blo­que de poder que repre­sen­ta Rusia Uni­da tie­ne dema­sia­dos deli­tos que ocul­tar, dema­sia­dos robos de los que no quie­ren res­pon­der: por ello, los comu­nis­tas, que exi­gen una deci­di­da lucha con­tra la corrup­ción y el con­trol de las acti­vi­da­des de los oli­gar­cas, plan­tean la incau­ta­ción de sus pro­pie­da­des fru­to del robo y de la pri­va­ti­za­ción. Tras las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, el poder ruso está hacien­do con­ce­sio­nes en la Duma, pero no por ello pien­sa renun­ciar al con­trol del Esta­do. Unas éli­tes corrup­tas, cri­mi­na­les, como las cali­fi­ca el Par­ti­do Comu­nis­ta, no van a ceder fácil­men­te el poder.

La mayo­ría de los aná­li­sis de la pren­sa occi­den­tal se empe­ña en repro­du­cir una ima­gen fal­sea­da de la reali­dad. Pue­den ser­vir de ejem­plo la pági­na escri­ta por Bill Keller (ana­lis­ta y direc­tor has­ta hace unos meses de The New York Times), titu­la­da “Los hijos de Putin”, don­de vie­ne a man­te­ner que los pro­ble­mas de Rusia no son con­se­cuen­cia de vein­te años de capi­ta­lis­mo corrup­to y cri­mi­nal, sino de la heren­cia de la URSS, con­vir­tien­do a Putin, pese a las evi­den­cias, ¡en con­ti­nua­dor del sóviet! Una fal­si­fi­ca­ción simi­lar come­te el artícu­lo de dos inves­ti­ga­do­res del CIDOB (Car­men Clau­dín y Nico­lás de Pedro), que repe­tían en El País los luga­res comu­nes y los tópi­cos de la pren­sa occi­den­tal y habla­ban de la opo­si­ción a Putin ¡con la nota­ble proeza de igno­rar al Par­ti­do Comu­nis­ta!, como si no exis­tie­se. En una curio­sa coin­ci­den­cia, Rusia Hoy (publi­ca­ción de Rus­sia Beyond The Head­li­nes, empre­sa liga­da a Ros­siys­ka­ya Gaze­ta y al poder ruso actual, que dis­tri­bu­ye millo­nes de ejem­pla­res en los prin­ci­pa­les paí­ses euro­peos y ame­ri­ca­nos con ayu­da de dia­rios como El País, The Washing­ton Post, y Le Figa­ro, entre otros) des­ta­ca­ba tam­bién las pro­tes­tas de la opo­si­ción libe­ral mino­ri­ta­ria y des­de­ña­ba las orga­ni­za­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta. Esos sec­to­res libe­ra­les opues­tos a Putin, son quie­nes reci­ben el aval de Occi­den­te: des­de Nem­tsov y Kasiá­nov, has­ta el mul­ti­mi­llo­na­rio Mijail Pró­jo­rov (diri­gen­te de la patro­nal rusa, que fue dete­ni­do en Fran­cia en 2007 por su impli­ca­ción en una red de pros­ti­tu­ción) que fue quien pro­pu­so para Rusia una sema­na labo­ral que lle­ga­se has­ta las sesen­ta horas, el retra­so de la edad de jubi­la­ción, y la impo­si­ción por ley del des­pi­do libre en las empre­sas sin nin­gu­na obli­ga­ción para los empre­sa­rios. En ellos se mira la pren­sa occi­den­tal y la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na y euro­pea.

* * *

El ori­gen de la inqui­na occi­den­tal con­tra Putin no resi­de en sus ten­ta­cio­nes auto­ri­ta­rias, comu­nes por otra par­te a todos los libe­ra­les rusos, pese a la pro­pa­gan­da. Putin es el con­ti­nua­dor del régi­men de Yel­tsin, que reci­bió apo­yo nor­te­ame­ri­cano des­de su rup­tu­ra con Gor­ba­chov. Sin embar­go, a dife­ren­cia de Yel­tsin, la polí­ti­ca exte­rior de Putin no depen­de de Washing­ton (como ocu­rrió en los años del minis­tro de Exte­rio­res, Andrei Kozi­rev, entre 1991 y 1996, y, en gene­ral, duran­te toda la eta­pa yel­tsi­nis­ta) sino que ha inten­ta­do arti­cu­lar de nue­vo una polí­ti­ca exte­rior autó­no­ma, con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo de la OCS, Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, al for­ta­le­ci­mien­to de los lazos con las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, y a la recons­truc­ción de un nue­vo espa­cio polí­ti­co y eco­nó­mi­co que se acer­que a la reali­dad social que fue la URSS. Res­pon­de a los intere­ses de la nue­va plu­to­cra­cia rusa, de per­fil nacio­na­lis­ta, que pre­ten­de recu­pe­rar en lo posi­ble el papel estra­té­gi­co que desem­pe­ñó Mos­cú, y, al mis­mo tiem­po, se sien­te atraí­do por Orien­te (sobre todo, por el desa­rro­llo eco­nó­mi­co chino) como socio para la moder­ni­za­ción de la eco­no­mía rusa. Ese esque­ma no está exen­to de con­tra­dic­cio­nes y de enfren­ta­mien­tos en el seno del poder ruso, que mira tam­bién hacia la Unión Euro­pea (sobre todo, a Ale­ma­nia) y que no des­de­ña acuer­dos con Esta­dos Uni­dos.

El dis­cur­so pro­nun­cia­do por Putin en la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad, en Munich, en 2007, denun­cia­ba la vora­ci­dad nor­te­ame­ri­ca­na en el mun­do, su uti­li­za­ción de la fuer­za mili­tar, y, al mis­mo tiem­po, ilus­tra­ba el fra­ca­so del mun­do uni­po­lar. La nue­va orien­ta­ción de la polí­ti­ca exte­rior rusa dis­gus­tó pro­fun­da­men­te en Washing­ton. El acer­ca­mien­to ruso a Chi­na, el inten­to de recu­pe­rar la influen­cia de Mos­cú en las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, la volun­tad de cons­truir una polí­ti­ca exte­rior pro­pia, limi­tan­do la depen­den­cia de Washing­ton que fue el eje de Yel­tsin, han agria­do las rela­cio­nes con Washing­ton, pese a la ofer­ta de “reini­cio” hecha por Hillary Clin­ton en Mos­cú con oca­sión de la nue­va pre­si­den­cia de Oba­ma. De hecho, en el dise­ño estra­té­gi­co aca­ri­cia­do por Washing­ton, Rusia debe­ría ser una suer­te de gran Polo­nia: es decir, un alia­do fiel, un vasa­llo con­fia­ble, casi laca­yuno, útil para pre­sio­nar a la Unión Euro­pea, y que fue­se capaz inclu­so, como ha hecho Var­so­via, de alber­gar cár­ce­les secre­tas de la CIA y de cerrar los ojos a las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de los gru­pos espe­cia­les secre­tos del Pen­tá­gono que actúan en Asia y en otros esce­na­rios del pla­ne­ta; un país, en fin, que acep­ta­se el des­plie­gue mili­tar nor­te­ame­ri­cano en Euro­pa y el nue­vo escu­do anti­mi­si­les, y que, ade­más, se pres­ta­se a cola­bo­rar en la con­ten­ción de Chi­na. Pero, aun­que esa Rusia ideal para Esta­dos Uni­dos es una qui­me­ra, Putin no deja de ser un estor­bo, por­que su régi­men no es ni tan con­fia­ble ni tan bene­vo­len­te con Washing­ton como fue bajo Yel­tsin.

Las dife­ren­cias entre Mos­cú y Washing­ton son muchas. Aun­que se han pro­du­ci­do avan­ces en las nego­cia­cio­nes sobre la OMC, y en la cola­bo­ra­ción en Afga­nis­tán, las dife­ren­cias sub­sis­ten sobre Irán y Siria. El escu­do anti­mi­si­les sigue sien­do moti­vo de des­con­fian­za: Oba­ma plan­teó cam­bios, y la pren­sa occi­den­tal se apre­su­ró a anun­ciar el fin del pro­yec­to, pero lo cier­to es que sigue ade­lan­te, y la rede­fi­ni­ción deci­di­da por Washing­ton supo­ne un serio peli­gro para las fuer­zas nuclea­res estra­té­gi­cas rusas. Las duras decla­ra­cio­nes de Med­vé­ded sobre la hipo­té­ti­ca res­pues­ta rusa al escu­do anti­mi­si­les nor­te­ame­ri­cano, y las noti­cias sobre nue­vos sis­te­mas de rada­res en Kali­nin­gra­do, deben inter­pre­tar­se como el deseo de Putin y Rusia Uni­da de mos­trar fir­me­za, como un men­sa­je a Washing­ton, pero, sobre todo, a la pobla­ción rusa. Por su par­te, el pre­si­den­te bie­lo­rru­so Lukashen­ko com­par­te la preo­cu­pa­ción con Mos­cú sobre el escu­do anti­mi­si­les, el incre­men­to de las tro­pas de la OTAN jun­to a las fron­te­ras de Rusia y Bie­lo­rru­sia, y, pese a las dife­ren­cias con Mos­cú, man­tie­ne que los dos paí­ses son her­ma­nos y deben aumen­tar su cola­bo­ra­ción mili­tar.

A su vez, el Par­ti­do Comu­nis­ta cri­ti­ca la tibie­za de la res­pues­ta del Krem­lin, y Ziu­gá­nov, que apo­yó la res­pues­ta de Med­vé­ded (aun­que mati­zan­do que lle­ga­ba varios años tar­de), recla­ma­ba la des­ti­tu­ción del minis­tro de Defen­sa y una fir­me res­pues­ta rusa a la agre­si­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na… que no espe­ran con­se­guir del gobierno de Putin. De hecho, el Par­ti­do Comu­nis­ta se opu­so a la rati­fi­ca­ción de los acuer­dos START‑3, por con­si­de­rar que el escu­do anti­mi­si­les inva­li­da­ba las obli­ga­cio­nes a las que se com­pro­me­tían los nor­te­ame­ri­ca­nos. Esta­dos Uni­dos tam­bién está muy intere­sa­do en redu­cir los arse­na­les nuclea­res tác­ti­cos, aun­que Mos­cú se ha nega­do a vin­cu­lar el START‑3 con ese tipo de arma­men­to: al haber per­di­do peso los misi­les estra­té­gi­cos, que son los con­tem­pla­dos en el START, los misi­les tác­ti­cos han adqui­ri­do más impor­tan­cia. En el fon­do del esce­na­rio, se vis­lum­bra la pre­ten­sión de Washing­ton de con­tro­lar el arma­men­to nuclear tác­ti­co de Rusia.

Ni Rusia Jus­ta ni el par­ti­do de Zhi­ri­novs­ki plan­tean obje­cio­nes a la polí­ti­ca exte­rior de Putin y Med­vé­ded, y la opo­si­ción libe­ral pro­pug­na, en la prác­ti­ca, la acep­ta­ción de la supre­ma­cía nor­te­ame­ri­ca­na. En cam­bio, el Par­ti­do Comu­nis­ta con­si­de­ra que Rusia ha hecho dema­sia­das con­ce­sio­nes a Esta­dos Uni­dos, con­si­guien­do a cam­bio, para­dó­ji­ca­men­te, la aper­tu­ra de nue­vas bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas cada vez más cer­ca de las fron­te­ras rusas, y man­tie­ne que la OTAN es “el mayor peli­gro para la paz en el mun­do”, como demues­tra su actua­ción en Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Irak y Libia. La abu­si­va y cri­mi­nal inter­pre­ta­ción de la reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre Libia, aun­que fue cri­ti­ca­da des­pués por el minis­tro de Exte­rio­res, Ser­guéi Lavrov, no deja de ser una prue­ba más para los comu­nis­tas de que las con­ce­sio­nes a Washing­ton son un gra­ve error estra­té­gi­co para Rusia.

* * *

Tras el frau­de de las elec­cio­nes a la Duma, los comi­cios pre­si­den­cia­les de mar­zo de 2012 son deter­mi­nan­tes para el futu­ro del país. Sólo dos can­di­da­tos tie­nen posi­bi­li­da­des: Putin y Ziu­gá­nov. El res­to, des­de el diri­gen­te social­de­mó­cra­ta de Rusia Jus­ta, Ser­guéi Miró­nov, pasan­do por Zhi­ri­novs­ki, por Leo­nid Kudrin (minis­tro de Finan­zas de Putin has­ta hace unos meses), por Nem­tsov, Kasiá­nov, por el gober­na­dor de Irkutsk, Via­ches­lav Poz­gá­lev (que se pre­sen­ta por indi­ca­ción de Putin, para pre­ve­nir una hipo­té­ti­ca reti­ra­da de todos los can­di­da­tos opo­si­to­res que impo­si­bi­li­ta­ría las elec­cio­nes), por el tur­bio escri­tor nacio­na­lis­ta Eduard Limó­nov (alia­do del aje­dre­cis­ta Kas­pa­rov en La Otra Rusia), o por Pró­jo­rov (una de las mayo­res for­tu­nas de Rusia, y prin­ci­pal diri­gen­te de la patro­nal rusa), no tie­nen nin­gu­na opción. Tam­po­co Vla­dí­mir Roizh­kov, de Par­nás. Kudrin (uno de los expo­nen­tes del par­ti­do de Putin, que aban­do­nó el gobierno y está acer­cán­do­se a la opo­si­ción libe­ral) lle­va su radi­ca­lis­mo has­ta el dis­pa­ra­te de man­te­ner que Rusia Uni­da ha ido adop­tan­do posi­cio­nes de izquier­da, y que ha deja­do de defen­der a los empre­sa­rios, al tiem­po que cri­ti­ca que el Esta­do reten­ga en su poder sec­to­res de la eco­no­mía nacio­nal.

Entre bas­ti­do­res, se per­ci­be la inten­sa acti­vi­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Esta­dos Uni­dos, ade­más del tra­ba­jo diplo­má­ti­co y de su infil­tra­ción en ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les rusas, apo­ya a ins­ti­tu­tos y orga­ni­za­cio­nes diver­sas, a quie­nes finan­cia, y ejer­ce una influen­cia indu­da­ble en la lla­ma­da opo­si­ción libe­ral, tan­to entre los par­ti­dos de esa ideo­lo­gía como entre algu­nos medios de comu­ni­ca­ción, entre ellos la emi­so­ra Eco de Mos­cú, y el dia­rio Kom­mer­sant. Muchas supues­tas ONGs son ins­tru­men­tos de inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na: Golos, una aso­cia­ción crea­da hace una déca­da que cuen­ta con pre­sen­cia en más de cua­ren­ta regio­nes rusas, y que se defi­ne como una orga­ni­za­ción que vigi­la los pro­ce­sos elec­to­ra­les y ayu­da a la orga­ni­za­ción de la “socie­dad civil”, es una de las tapa­de­ras de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na USAID (Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment, con esta­tu­to inde­pen­dien­te pero bajo la auto­ri­dad del Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano), y man­tie­ne rela­ción con la CIA a tra­vés de los infor­mes de sus acti­vi­da­des y del ase­so­ra­mien­to que reci­be, y cuyos acti­vis­tas son paga­dos con fon­dos de pro­ce­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Su inten­sa acti­vi­dad ha ser­vi­do de arie­te a los pro­pó­si­tos de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, y su pro­ta­go­nis­mo ha alcan­za­do gran relie­ve en las pasa­das elec­cio­nes a la Duma, sobre todo por las cons­tan­tes refe­ren­cias a su tra­ba­jo en la pren­sa inter­na­cio­nal. Human Rights Watch (HRW) ha inter­ve­ni­do tam­bién en la cam­pa­ña de denun­cia de Putin y de defen­sa de la acti­vi­dad de Golos. Otra de esas orga­ni­za­cio­nes, el NDI, Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tut, ha exi­gi­do al gobierno ruso un cam­bio de acti­tud y está aso­cia­da con Golos: ambas par­ti­ci­pan en Glo­bal Net­work of Domes­tic Elec­tion Moni­tors (GNDEM), que, a su vez, reci­be el apo­yo del Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y de la USAID. Tam­bién el IRI, Inter­na­tio­nal Repu­bli­can Ins­ti­tu­te (que fue fun­da­do por Reagan, y está finan­cia­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do), cuen­ta con pro­gra­mas para Rusia: admi­te que su acti­vi­dad con­sis­te en “crear redes de acti­vis­tas” y orga­ni­zar “con­fe­ren­cias y cur­sos de capa­ci­ta­ción”; y está tam­bién pre­sen­te en Ucra­nia, Mol­da­via, el Bál­ti­co y en las repú­bli­cas de Asia cen­tral. Su pre­si­den­te es Lor­ne W. Cra­ner, anti­guo ase­sor del sena­dor ultra­de­re­chis­ta John McCain, uno de los más deci­di­dos par­ti­da­rios de la inter­ven­ción en Rusia, y uno de los prin­ci­pa­les impul­so­res de la céle­bre car­ta fir­ma­da en 2004 por 115 des­ta­ca­dos diri­gen­tes segui­do­res de la OTAN (Car­ta Abier­ta a los Jefes de Esta­do y de Gobierno de la Unión Euro­pea y la OTAN) pidien­do una mayor dure­za occi­den­tal para pre­sio­nar a Putin y a Rusia. (Entre los fir­man­tes: Bro­nis­law Gere­mek, André Glucks­mann, Vaclav Havel, Richard C. Hol­broo­ke, Robert Kagan, Ber­nard Kouch­ner, Vytau­tas Lands­ber­gis, Tom Mali­nows­ki, de HRW; John McCain, Adam Mich­nik, Simon Ser­faty, y el exdi­rec­tor de la CIA, R. James Wool­sey). Tam­bién Free­dom Hou­se sigue aten­ta­men­te la situa­ción en Rusia: su pre­si­den­te, David J. Kra­mer, decla­ra­ba en diciem­bre de 2011 ante la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do nor­te­ame­ri­cano sobre “los dere­chos huma­nos en Rusia” y las “opcio­nes de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na”. Su acti­vi­dad en Rusia, y en todo el terri­to­rio de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, con­sis­te en sub­ven­cio­nar a medios de comu­ni­ca­ción “inde­pen­dien­tes”, crear “cen­tros de inves­ti­ga­ción” y orga­ni­zar aso­cia­cio­nes: su sede para Asia cen­tral está esta­ble­ci­da en Kir­gui­zis­tán, des­de don­de impul­sa la crea­ción de “pren­sa inde­pen­dien­te” para las cin­co anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas. Por supues­to todas esas orga­ni­za­cio­nes, y otras seme­jan­tes, se vis­ten con el ropa­je de la “defen­sa de la demo­cra­cia”, aun­que en reali­dad son ges­to­res de la influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en el exte­rior y, en Rusia, acti­vos impul­so­res de la arti­cu­la­ción de una revo­lu­ción naran­ja.

Rusia Uni­da ha ago­ta­do ya sus posi­bi­li­da­des, y, al mar­gen de que con­si­ga ganar o no las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el blo­que de poder que ha gober­na­do Rusia en las dos últi­mas déca­das está divi­di­do. Los empre­sa­rios que rodean a Putin (gen­te como Arka­di Róten­berg, Guen­na­di Tim­chen­ko, así como Yuri Koval­chuk y Niko­lai Sha­má­lov), y el sec­tor que Gen­na­di Ziu­gá­nov deno­mi­na “la gen­te de Ruble­vo-Uspens­ko­ye shos­se” (por el nom­bre de la zona resi­den­cial al oes­te de Mos­cú don­de resi­den bue­na par­te de los plu­tó­cra­tas y nue­vos millo­na­rios rusos) se enfren­tan a quie­nes están detrás de la “opo­si­ción libe­ral” que reci­be el apo­yo nor­te­ame­ri­cano. Rusia Uni­da se está debi­li­tan­do, y los argu­men­tos habi­tua­les que acha­ca­ban las difi­cul­ta­des del país a la heren­cia comu­nis­ta no se sos­tie­nen ya. No hay que olvi­dar que el equi­po Putin-Med­vé­ded lle­va ya doce años en el poder y las pro­tes­tas en todo el país han encen­di­do las seña­les de alar­ma, has­ta el pun­to de que el actual pre­si­den­te ha reco­no­ci­do la con­ve­nien­cia de refor­mar el sis­te­ma polí­ti­co ruso.

Las mani­fes­ta­cio­nes de diciem­bre de 2011 en Mos­cú (en la pla­za Bolót­na­ya y en la ave­ni­da Sája­rov) aco­gie­ron a opo­si­to­res de todas las ten­den­cias, pero el estra­do esta­ba con­tro­la­do por los libe­ra­les. La lla­ma­da “opo­si­ción libe­ral” inten­ta enca­be­zar el recha­zo al régi­men de Putin, pero sus posi­bi­li­da­des de ganar las elec­cio­nes o de diri­gir una revuel­ta popu­lar son míni­mas: en la prác­ti­ca, aspi­ran a un recam­bio pala­cie­go de poder, bene­fi­cián­do­se del apo­yo nor­te­ame­ri­cano que ha acu­mu­la­do expe­rien­cia en las “revo­lu­cio­nes naran­ja” de la peri­fe­ria rusa. Pese a las ses­ga­das infor­ma­cio­nes de la pren­sa occi­den­tal, diri­gen­tes libe­ra­les como Nem­tsov, Kudrin y Sob­chak (el corrup­to ex alcal­de de San Peters­bur­go en tiem­pos de Yel­tsin, y men­tor de Putin) fue­ron abu­chea­dos por quie­nes se mani­fes­ta­ban en la ave­ni­da Sája­rov. La mayo­ría de quie­nes inter­vi­nie­ron en el acto eran des­ta­ca­dos libe­ra­les, que aun­que con­si­guie­ron hege­mo­ni­zar la con­vo­ca­to­ria de las pro­tes­tas mos­co­vi­tas, con ausen­cia de la opo­si­ción comu­nis­ta, no pudie­ron evi­tar que los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes comu­nis­tas, no obs­tan­te, fue­ran muy nume­ro­sos en las calles.

Pero los comu­nis­tas no pue­den caer en la com­pla­cen­cia de haber­se for­ta­le­ci­do elec­to­ral­men­te, aun­que les hayan roba­do millo­nes de votos. De hecho, aun­que las mani­fes­ta­cio­nes por el frau­de elec­to­ral han sido muy impor­tan­tes en todo el país, y, en gene­ral, han sido diri­gi­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta, sus diri­gen­tes son cons­cien­tes de que en las dos ciu­da­des más pobla­das, Mos­cú y San Peters­bur­go, los líde­res libe­ra­les han teni­do un rele­van­te papel, pre­ci­sa­men­te por­que es en esas ciu­da­des don­de abun­dan los sec­to­res socia­les bene­fi­cia­dos por la nue­va eco­no­mía capi­ta­lis­ta y don­de exis­ten nume­ro­sos pro­fe­sio­na­les y jóve­nes que se miran en el espe­jo de Occi­den­te.

El Par­ti­do Comu­nis­ta exi­ge el cese de Chú­rov, la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes a la Duma, una orga­ni­za­ción trans­pa­ren­te y lim­pia del pro­ce­so elec­to­ral, el acce­so demo­crá­ti­co a la tele­vi­sión y a los medios de comu­ni­ca­ción del país, igual­dad en los recur­sos finan­cie­ros, pero el tiem­po corre y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pue­den crear una nue­va situa­ción. El gobierno podría estar dis­pues­to a pres­cin­dir de Chú­rov, como una for­ma de satis­fa­cer las deman­das de la pobla­ción y, al mis­mo tiem­po, de sal­var la figu­ra de Putin. No en vano, algu­nos cam­bios se han pro­du­ci­do des­de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias: la infor­ma­ción des­de los medios públi­cos ha cam­bia­do y se han hecho eco de las pro­tes­tas y de las crí­ti­cas a Putin. Algu­nos diri­gen­tes de Rusia Uni­da han ini­cia­do inclu­so acer­ca­mien­tos a la opo­si­ción libe­ral, como Vla­dis­lav Sur­kov (uno de los res­pon­sa­bles de la admi­nis­tra­ción del Krem­lin e ideó­lo­go de Rusia Uni­da, a quien Med­vé­ded ha nom­bra­do vice­pre­si­den­te del gobierno ruso), quien inclu­so ha elo­gia­do las pro­tes­tas.

Ziu­gá­nov man­tie­ne que tan­to el régi­men actual, como esa supues­ta opo­si­ción libe­ral que patro­ci­na y apo­ya Occi­den­te, son gru­pos de la mis­ma oli­gar­quía que ha sido cóm­pli­ce de la des­truc­ción del país, y que sus obje­ti­vos son seme­jan­tes: con­so­li­dar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ruso y refor­zar su pro­pio papel. Los comu­nis­tas quie­ren seguir impul­san­do las pro­tes­tas, pero quie­ren evi­tar con­ver­tir­se en la infan­te­ría que faci­li­te el camino al gobierno a los diri­gen­tes naran­jis­tas, más com­pla­cien­tes con Occi­den­te que Putin. Los libe­ra­les opues­tos a Putin inten­tan con­tro­lar y diri­gir las pro­tes­tas, apo­de­rar­se de la indig­na­ción popu­lar: Ziu­gá­nov ha decla­ra­do que la vic­to­ria de los naran­jas supon­dría sus­ti­tuir en el gobierno ruso a unos ladro­nes por otros; a unos, par­ti­da­rios de un capi­ta­lis­mo nacio­na­lis­ta, por otros, defen­so­res de un capi­ta­lis­mo prooc­ci­den­tal, en una nue­va ver­sión del alma rusa.

El Par­ti­do Comu­nis­ta está for­za­do a rea­li­zar un difí­cil equi­li­brio entre la dura opo­si­ción que man­tie­ne a la Rusia bur­gue­sa de Putin, a quien no duda en cali­fi­car de ladro­na y corrup­ta, y su denun­cia de la opo­si­ción libe­ral, ante el ries­go que supo­ne el evi­den­te impul­so nor­te­ame­ri­cano a una nue­va edi­ción de las revo­lu­cio­nes naran­ja. Como en Ucra­nia, dos sec­to­res defen­so­res del capi­ta­lis­mo se enfren­tan: allí, la dere­cha repre­sen­ta­da por Yanu­kó­vich esca­pa­ba más a los desig­nios de Washing­ton que el títe­re pro­nor­te­ame­ri­cano Yúshen­ko, que fue aupa­do al poder por la revo­lu­ción naran­ja. Tras años de gobierno, el pro­yec­to Yúshen­ko fra­ca­só, pero, en el pro­ce­so, el Par­ti­do Comu­nis­ta ucra­niano ha vis­to mer­ma­das con­si­de­ra­ble­men­te sus fuer­zas. El Finan­cial Times (7.12.2011), trans­pa­ren­te y pre­ci­so, defi­ne con rigor el inte­rés de Occi­den­te: el obje­ti­vo es con­se­guir que nue­vos par­ti­dos sus­ti­tu­yan a los comu­nis­tas y nacio­na­lis­tas que “son aho­ra la úni­ca opo­si­ción”, aun­que los edi­to­ria­lis­tas del dia­rio saben per­fec­ta­men­te que los nacio­na­lis­tas de Ziri­novs­ki son cóm­pli­ces del poder capi­ta­lis­ta ruso, antes bajo Yel­tsin y aho­ra con Putin, de mane­ra que la úni­ca opo­si­ción que preo­cu­pa es la del Par­ti­do Comu­nis­ta, cuyo arrai­go entre la pobla­ción sigue sien­do indu­da­ble. Y los ries­gos son muchos, por­que el futu­ro del país está en jue­go. El Par­ti­do Comu­nis­ta plan­tea la nacio­na­li­za­ción de la eco­no­mía, y la aper­tu­ra de un nue­vo perío­do en la his­to­ria rusa, sin olvi­dar los lazos his­tó­ri­cos con las otras repú­bli­cas his­tó­ri­cas: un vídeo de su cam­pa­ña se cerra­ba con la decla­ra­ción de una mujer joven, que decía: “Quie­ro vol­ver a la URSS”, como resu­men de una eco­no­mía y un país al ser­vi­cio de la pobla­ción y no al de una plu­to­cra­cia corrup­ta.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *