El dia­rio Públi­co como cepo de la bur­gue­sía- Manuel Nava­rre­te

Lle­ga a mis manos el últi­mo artícu­lo de Pepe Gutié­rrez, miem­bro de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta. En esta oca­sión el tex­to no tra­ta sobre la figu­ra de León Trotsky (como el 90% de la pro­duc­ción de Gutié­rrez), ni sobre los males del cul­to a la per­so­na­li­dad (nóte­se, de paso, la cruel para­do­ja…).

No. En esta oca­sión se tra­ta de lamen­tar la trá­gi­ca «derro­ta» que, por lo vis­to, supo­ne para noso­tros la des­apa­ri­ción en papel del dia­rio zapa­te­ris­ta Públi­co.

Eso sí, Gutié­rrez deja bien cla­ro en su escri­to que todo aquel que no com­par­ta su tesis ‑diga­mos- «derro­tis­ta» con res­pec­to a la des­apa­ri­ción de suso­di­cho pan­fle­to socia­ta es, sin más, un sec­ta­rio. Al pare­cer, mucha gen­te en la izquier­da está preo­cu­pa­da por el sec­ta­ris­mo. Yo tam­bién. Sin ir más lejos, me pare­ce alar­man­te el sec­ta­ris­mo que impli­ca la cate­gó­ri­ca con­vic­ción de algu­nos según la cual cual­quier per­so­na que no com­par­ta sus pos­tu­ras es, por eli­mi­na­ción, sec­ta­rio.

Ciñá­mo­nos, no obs­tan­te, a los argu­men­tos polí­ti­cos. Por­que yo no lamen­to, en abso­lu­to, la des­apa­ri­ción del dia­rio Públi­co. Y no lo hago por­que, obvia­men­te, el dia­rio Públi­co es del PSOE. Si esta­mos con­tra el PSOE y Públi­co es del PSOE, enton­ces esta­mos tam­bién con­tra Públi­co. El silo­gis­mo es tan fácil que para no com­par­tir sus con­clu­sio­nes sólo pue­den exis­tir dos razo­nes: o no se está con­tra el PSOE, o no se con­si­de­ra que Públi­co sea del PSOE.

Des­car­te­mos lo pri­me­ro, al ser nues­tro ami­go Pepe un mili­tan­te «anti­ca­pi­ta­lis­ta», como se dice hoy en día, y ser el PSOE un par­ti­do pro­ca­pi­ta­lis­ta. Sólo nos que­da enton­ces la posi­bi­li­dad de que Gutié­rrez no con­si­de­re a este dia­rio un perió­di­co del PSOE. Sin embar­go, la línea edi­to­rial del medio ha sido duran­te años tan extre­ma­da­men­te ten­den­cio­sa, que ni el más ter­co nega­cio­nis­mo podría dejar de reco­no­cer su ads­crip­ción a dicho par­ti­do.

De hecho, el por enton­ces direc­tor del dia­rio Públi­co, Félix Mon­tei­ra, fue nom­bra­do secre­ta­rio de Esta­do de comu­ni­ca­ción por el gobierno de Zapa­te­ro. ¿Cómo negar enton­ces que este perió­di­co es del PSOE? Y, si se admi­te que lo es, ¿cómo defen­der­lo enton­ces, sin estar defen­dien­do a la vez al PSOE?

Inclu­so El País ha sido más crí­ti­co con el PSOE que Públi­co, inca­paz del más leve cues­tio­na­mien­to a sus ami­gos del gobierno. Duran­te años, bas­ta­ba mirar las por­ta­das de Públi­co cada maña­na para des­cu­brir las pági­nas más ten­den­cio­sas y ser­vi­les al gobierno del PSOE de toda la pren­sa espa­ño­la. Y esto suce­día mien­tras el gobierno de Zapa­te­ro rea­li­za­ba los recor­tes más drás­ti­cos de la his­to­ria del actual régi­men has­ta ese momen­to.

Ade­más, con el tiem­po el dia­rio se había con­ver­ti­do en una espe­cie de Metro ó 20 Minu­tos, sólo que ade­más te cobra­ban. No exis­tía el menor rigor ana­lí­ti­co, la menor cali­dad en los tex­tos; ni tan siquie­ra algo de ela­bo­ra­ción. Las noti­cias eran copia­das, sin más, de Euro­pa­press u otras agen­cias simi­la­res.

Algu­nos me dirán que, a pesar de todo, esta­ba la colum­na de Isaac Rosa. Y es cier­to. Pero jamás escu­ché a nadie defen­der al dia­rio El Mun­do por el hecho de que Javier Ortiz, el colum­nis­ta más radi­cal de nues­tra pren­sa has­ta el día de su muer­te, escri­bie­ra una colum­na dia­ria en el medio de Pedro J. Ramí­rez. Por lo demás, en no pocas oca­sio­nes Chomsky, Sara­ma­go o Michael Moo­re han apa­re­ci­do en el dia­rio El País. ¿Defen­de­re­mos por ello tam­bién a este perió­di­co?

Es cier­to que, en un prin­ci­pio, Públi­co dio voz a otras ideo­lo­gías. Car­lo Fra­bet­ti, Ánge­les Maes­tro, Car­los Tai­bo, Car­los Fer­nán­dez Liria, San­tia­go Alba Rico, entre otros, apa­re­cie­ron de mane­ra pun­tual en este medio. Pero, como cual­quie­ra que haya segui­do su evo­lu­ción habrá podi­do notar, esa eta­pa de Públi­co hace ya mucho que pasó, sen­ci­lla­men­te, a la his­to­ria. Ernes­to Ekai­zer se hizo con las rien­das del medio y cor­tó por lo sano cual­quier velei­dad izquier­dis­ta. Las aguas, sin más, vol­vie­ron a su cau­ce.

Des­de enton­ces, ape­nas se vol­vió a leer a esta cla­se de auto­res en el dia­rio. Y a Rafael Reig, colum­nis­ta dia­rio que se pasó de la raya, sen­ci­lla­men­te se lo qui­ta­ron de en medio. De esto hace ya varios años. Sólo se sal­vó Vice­nç Nava­rro, por escri­bir artícu­los defen­dien­do al PSOE y al PSC y, ya que esta­mos, cali­fi­car de “dic­ta­du­ras” a unos cuan­tos paí­ses socia­lis­tas.

Ten­go Inter­net. Leo y conoz­co a la per­fec­ción el dia­rio Públi­co. Por eso sé que no tie­ne sen­ti­do que lamen­te­mos la des­apa­ri­ción de un perió­di­co que:

- Defien­de al sis­te­ma capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción y, por tan­to, la socie­dad de cla­ses.
– Ala­ba a Oba­ma y, en con­se­cuen­cia, al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.
– Publi­ci­ta a Zapa­te­ro y todos sus recor­tes socia­les.
– Ala­ba a la Unión Euro­pea y a la OTAN.

- Difun­de la mito­lo­gía de la «tran­si­ción demo­crá­ti­ca» espa­ño­la, silen­cian­do el con­ti­nuis­mo real­men­te exis­ten­te.

- Calum­nia a los comu­nis­tas con­se­cuen­tes y los acu­sa de «hacer la pin­za con el PP».

- Jus­ti­fi­ca las gue­rras impe­ria­lis­tas de Afga­nis­tán y Libia, pin­tán­do­las como «huma­ni­ta­rias».

- Jus­ti­fi­ca, en últi­ma ins­tan­cia, el colo­nia­lis­mo sio­nis­ta (a pesar de cier­tas crí­ti­cas super­fi­cia­les).

- Ata­ca, mien­te y mani­pu­la con­tra la revo­lu­ción cuba­na, a la vez que defien­de a la gusa­ne­ra como los ver­da­de­ros «demó­cra­tas».

- Demo­ni­za al gobierno anti­im­pe­ria­lis­ta de Vene­zue­la, así como a los del res­to de paí­ses rebel­des lati­no­ame­ri­ca­nos.

- Cali­fi­ca de «terro­ris­tas» a gue­rri­llas que, como las FARC, luchan por la liber­tad de su pue­blo.

- Cola­bo­ra en el lin­cha­mien­to mediá­ti­co de toda resis­ten­cia popu­lar (por ejem­plo, de la can­di­da­tu­ra Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, en 2009).

Todo lo que aca­bo de decir pue­do apo­yar­lo con nume­ro­sos links de artícu­los de este dia­rio. Y no bus­can­do, natu­ral­men­te, excep­cio­nes o colum­nas de opi­nión, sino extra­yén­do­los de la mis­ma línea edi­to­rial del perió­di­co, de las noti­cias que se publi­can coti­dia­na­men­te en el medio, de su mis­ma colum­na ver­te­bral, de su cora­zón (que no es pre­ci­sa­men­te rojo).

¿De ver­dad era tan impor­tan­te leer a Igna­cio Esco­lar o al Gran Wyo­ming defen­dien­do al PSOE? ¿De ver­dad los mul­ti­mi­llo­na­rios de Media­pró podían difun­dir líneas edi­to­ria­les que le hicie­ran el menor daño al sis­te­ma? ¿De ver­dad la des­apa­ri­ción de un pan­fle­to del PSOE pue­de afec­tar a cual­quier otra ten­den­cia polí­ti­ca que no sea esa, la del PSOE?
No estoy dicien­do que no me gus­ta­ran los libros bara­tos que en oca­sio­nes, en un gui­ño a la izquier­da, el medio edi­ta­ba. Pero pode­mos con­se­guir esos libros por otro lado. Tejer nues­tras pro­pias redes, sin depen­der de mul­ti­na­cio­na­les, millo­na­rios, perió­di­cos capi­ta­lis­tas y etcé­te­ra. Pode­mos edi­tar nues­tros pro­pios libros, nues­tros pro­pios perió­di­cos. Cons­truir biblio­te­cas, edi­to­ria­les. Recu­pe­rar espa­cios pro­pios, des­de el pue­blo, con el pue­blo, para el pue­blo. Crear, al fin y al cabo, Poder Popu­lar.

Por­que no debe sub­es­ti­mar­se el papel de perió­di­cos como Públi­co a la hora de cap­tar a jóve­nes de ten­den­cias radi­ca­les y recon­du­cir­los hacia el redil demo­crá­ti­co-cons­ti­tu­cio­nal. Recu­pe­rar­los para el sis­te­ma. Empu­jar­los, camu­fla­da­men­te, hacia el PSOE, o hacia una IU subor­di­na­da al PSOE. Por­que los libros que rega­la­ba el dia­rio Públi­co eran el cebo con el que los «crea­do­res de opi­nión» de la bur­gue­sía atraían a incau­tos, antes de cerrar el cepo y atra­par­los con su ideo­lo­gía putre­fac­ta.

No, ami­gos, no estoy de acuer­do. Y tam­po­co estoy de acuer­do con Pas­cual Serrano, para quien al per­der Públi­co hemos per­di­do plu­ra­li­dad. No hemos per­di­do plu­ra­li­dad por el sen­ci­llo moti­vo de que dicha plu­ra­li­dad no exis­tía. Por­que la “liber­tad de pren­sa” bur­gue­sa es la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca de los que (como Jau­me Rou­res) dis­pon­gan de un millón de euros para mon­tar un perió­di­co. Por­que El PaísLa Razón, Públi­co o El Mun­do, no son más que perió­di­cos de dos ten­den­cias inter­nas (lla­ma­das PSOE y PP) del Par­ti­do Úni­co del Capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *