San­tos tie­ne la pelota

escri­to por Marcha
colombia_santos_farc.jpg

Las Farc anun­cia­ron nue­vas libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les y el gobierno de San­tos man­tie­ne su pos­tu­ra guerrerista

Resu­men Latinoamericano/​Marcha - Las FARC anun­cia­ron la libe­ra­ción de los últi­mos 10 rete­ni­dos por la gue­rri­lla y el fin de este méto­do de lucha. San­tos ya anun­ció que la medi­da le pare­ce insu­fi­cien­te. La car­tas de la gue­rri­lla siguen sobre la mesa, el jue­go del gobierno colom­biano nun­ca es alentador.

En un comu­ni­ca­do publi­ca­do en su sitio web, titu­la­do Sobre pri­sio­ne­ros y reten­cio­nes, las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) infor­ma­ron que a las 6 libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les que anun­cia­ron en diciem­bre pasa­do, se suman 4 uni­for­ma­dos más que se encon­tra­ban en su poder.

En la decla­ra­ción insis­ten en los reite­ra­dos lla­ma­dos que han rea­li­za­do al gobierno colom­biano para sen­tar­se a dia­lo­gar. Recuer­dan tam­bién la mis­ma can­ti­dad de veces que esto ha sido infruc­tuo­so por el con­ti­nuo boi­cot del gobierno de lle­gar a una solu­ción pací­fi­ca al con­flic­to arma­do colom­biano que ya lle­va más de 50 años.

La gue­rri­lla anun­ció que aban­do­na­rán el méto­do de la reten­ción de per­so­nas, como for­ma de finan­cia­ción y como meca­nis­mo para lle­var a cabo el inter­cam­bio huma­ni­ta­rio por gue­rri­lle­ros pre­sos en las cár­ce­les colom­bia­nas. La renun­cia a este méto­do ‑decla­ran- es para poner en evi­den­cia quie­nes son los que secues­tran en Colom­bia. Actual­men­te la Fun­da­ción Comi­té de Soli­da­ri­dad con los Pre­sos Polí­ti­cos de Colom­bia tie­nen cen­sa­dos alre­de­dor de 6.800 dete­ni­dos por razo­nes polí­ti­cas, lo que podría ascen­der a más de 7.500, según infor­man otros orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos. Los gue­rri­lle­ros en manos del esta­do colom­biano son alre­de­dor de 700.

La per­so­na asig­na­da para reci­bir a los diez rete­ni­dos, Mar­leny Orjue­la, miem­bro de la Aso­cia­ción Colom­bia­na de Fami­lia­res de Miem­bros de la Fuer­za Públi­ca Rete­ni­dos y Libe­ra­dos por Gru­pos Gue­rri­lle­ros, agra­de­ció el tra­ba­jo de Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz, a la cabe­za de la ex-sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, y a las muje­res de Cen­troa­mé­ri­ca y Sura­mé­ri­ca, que tra­ba­jan por la paz.

Orjue­la anun­ció que Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz ya cono­cen los linea­mien­tos a seguir duran­te las libe­ra­cio­nes e indi­có que en los pró­xi­mos días el Gobierno los hará públi­cos. Se esti­ma que se rea­li­za­rán hacia fina­les de mar­zo, con la par­ti­ci­pa­ción del gobierno bra­si­le­ño y la Cruz Roja Internacional.

Por su par­te Cór­do­ba, quien venía rea­li­zan­do una cam­pa­ña por la libe­ra­ción de los 10 rete­ni­dos, se mos­tró muy con­ten­ta con el anun­cio y con­si­de­ró que se tra­ta de un paso más hacia la paz en Colom­bia. La ex-sena­do­ra es una bata­lla­do­ra por el fin del con­flic­to arma­do en su país y es el con­tac­to que uti­li­zan las FARC para coor­di­nar las libe­ra­cio­nes. Por esta mis­ma razón fue remo­vi­da de su car­go, al con­si­de­rar que su rela­ción con la gue­rri­lla la inha­bi­li­ta a ejer­cer su car­go ele­gi­do por el voto.

La paz por el camino unilateral

Inme­dia­ta­men­te se supo la noti­cia, el pre­si­den­te de Colom­bia, Juan Manuel San­tos expre­só a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter la satis­fac­ción por la medi­da pero acla­ró que la con­si­de­ra insu­fi­cien­te “en la direc­ción correcta”.

Des­de que asu­mió el man­do del gobierno en agos­to de 2010, San­tos insis­te en que las gue­rri­llas colom­bia­nas deben rea­li­zar ges­tos para lograr la paz. Sin embar­go ni las libe­ra­cio­nes ni el aban­dono de las reten­cio­nes pare­cen ser sufi­cien­tes para un gobierno que aumen­ta su pre­su­pues­to mili­tar para uti­li­zar­lo inter­na­men­te. San­tos, a dife­ren­cia de su ante­ce­sor Álva­ro Uri­be, inten­ta dibu­jar una ima­gen de man­da­ta­rio dia­lo­guis­ta y más pro­gre­sis­ta; sin embar­go aún no ha dado pasos efec­ti­vos que pue­dan con­fir­mar sus intenciones.

Hace una sema­na el Ejer­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN), otra gue­rri­lla colom­bia­na en acti­vi­dad algo más peque­ña y con menor influen­cia que las FARC, emi­tió un comu­ni­ca­do don­de ins­ta­ba al gobierno de San­tos ha que esta­blez­ca una mesa de diá­lo­go en el camino hacia la paz. Auto­má­ti­ca­men­te esta pro­pues­ta fue recha­za­da por le gobierno.

Entre los pedi­dos de San­tos a las gue­rri­llas se encuen­tra el fin de aten­ta­dos con bom­bas en las ciu­da­des. Las orga­ni­za­cio­nes denun­cian que son reite­ra­das las veces que lue­go de la explo­sión de bom­bas en luga­res públi­cos o des­ta­ca­men­tos poli­cia­les o mili­ta­res, ense­gui­da se las seña­la como cul­pa­bles del aten­ta­do. Sin embar­go cuan­do éstas rea­li­zan algu­na acción no tar­dan en reco­no­cer­la, y en la mayo­ría de estos casos resul­ta ser un auto­aten­ta­do de las fuer­zas de segu­ri­dad o accio­nes del para­mi­li­ta­ris­mo. Gene­ral­men­te el daño infor­ma­ti­vo que­da hecho, los medios de comu­ni­ca­ción ya repro­du­cie­ron que se tra­tó de un aten­ta­do de las FARC.

Por otro lado las gue­rri­llas colom­bia­nas con­si­de­ran que a la paz defi­ni­ti­va en Colom­bia no se lle­ga­rá con el fin del con­flic­to arma­do, ya que asu­men a éste como una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de la lucha con­tra los regí­me­nes polí­ti­cos que hacen de Colom­bia uno de los paí­ses con mayor injus­ti­cia social. Asi­mis­mo argu­men­tan que des­de el esta­do debe dete­ner su polí­ti­ca de mili­ta­ri­za­ción y aca­bar con el para­mi­li­ta­ris­mo, para dar pasos efec­ti­vos hacia una paz concertada.

En un comu­ni­ca­do del 6 de febre­ro de este año las FARC vuel­ven a reite­rar su dis­po­si­ción al diá­lo­go. Allí ase­gu­ran que la “gue­rra pue­de ser regu­la­ri­za­da con acuer­dos de can­je de pri­sio­ne­ros” y “pue­de ser ter­mi­na­da con una sali­da dia­lo­ga­da, polí­ti­ca, sin impo­si­cio­nes arro­gan­tes, que atien­da a la solu­ción de las cau­sas ori­gi­na­rias del conflicto”.

A comien­zos de noviem­bre de 2011 las FARC esta­ban orga­ni­zan­do la libe­ra­ción de los 6 rete­ni­dos, inten­ción que se vio frus­tra­da cuan­do el ejer­ci­to colom­biano ase­si­nó al máxi­mo líder de la orga­ni­za­ción Alfon­so Cano. En diciem­bre la gue­rri­lla anun­ció nue­va­men­te el ini­cio de la libe­ra­ción uni­la­te­ral, a la que aho­ra se le suman la tota­li­dad de los retenidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.