La Ruta de la diver­si­fi­ca­ciòn Pro­duc­ti­va en el nue­vo plan gene­ral de la Naciòn Jes­se Cha­còn- GISXXI

Si revi­sa­mos con dete­ni­mien­to las con­clu­sio­nes del infor­me del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co De Los Esta­dos Uni­dos sobre las reser­vas petro­le­ras vene­zo­la­nas encon­tra­mos con asom­bro la con­clu­sión que afir­ma: “El Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de EE.UU. esti­ma un volu­men medio de 513 mil millo­nes de barri­les de petró­leo pesa­do téc­ni­ca­men­te recu­pe­ra­ble en la Uni­dad de Eva­lua­ción Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co Belt del este de Vene­zue­la, Pro­vin­cia de la Cuen­ca, el ran­go es de 380 a 652 millo­nes de barri­les. La Faja Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co con­tie­ne una de las mayo­res acu­mu­la­cio­nes recu­pe­ra­bles de petró­leo en el mun­do” , esto jun­to a los 77.000 millo­nes de barri­les que com­po­nían nues­tras reser­vas pare­cie­ra con­de­nar a vene­zue­la a la ruta del estrac­ti­vis­mo, la mine­ría y con­di­ción pri­ma­rio expor­ta­do­ra, es decir a una eco­no­mía pri­mi­ti­va suje­ta a los vai­ve­nes que la eco­no­mía del petró­leo com­por­ta.

Liga­dos a este cícli­co jue­go del mer­ca­do mun­dial del petró­leo y su impac­to en la eco­no­mía Vene­zo­la­na, vemos como los datos de nues­tra eco­no­mía en rela­ción al cre­ci­mien­to, vuel­ven a ser posi­ti­vos des­pués de la dra­má­ti­ca caí­da de los pre­cios del petró­leo entre el 2008 y el 2009, para el año 2011, la eco­no­mía cre­ció 4.2%, de la mis­ma for­ma los pre­cios de la ces­ta petro­le­ra OPEP y Vene­zo­la­na se man­tie­nen en alza, ubi­cán­do­se para este mes de febre­ro de 2012 en US 117,26 para la Ces­ta OPEP y US 110,82 para la Ces­ta Vene­zo­la­na. Ante los vien­tos de gue­rra en orien­te medio muy pro­ba­ble­men­te el pre­cio aumen­ta­rá, pero igual­men­te ante el frá­gil esta­do de la eco­no­mía mun­dial esta cur­va ascen­den­te en el pre­cio de una mate­ria pri­ma vital ace­le­ra­rá la caí­da de todo el anda­mia­je mun­dial de la eco­no­mía y con­se­cuen­te­men­te Vene­zue­la podría vivir una de las peo­res cri­sis de las últi­mas déca­das.

Bus­can­do aban­do­nar los pre­sa­gios dra­má­ti­cos e inten­tan­do sem­brar en el sue­lo fir­me de una eco­no­mía nacio­nal y lati­no­ame­ri­ca­na sos­te­ni­ble, nece­si­ta­mos vol­ver en el nue­vo Plan Gene­ral de la Nación que hoy se encuen­tra en ela­bo­ra­ción, sobre la tan­tas veces enun­cia­da fór­mu­la de la diver­si­fi­ca­ción indus­trial y la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes. Dicha estra­te­gia ha sido asu­mi­da en otros perío­dos con una alta dosis de retó­ri­ca; pero la cri­sis mun­dial colo­ca esta polí­ti­ca como un cen­tro obli­ga­do a desa­rro­llar en la pró­xi­ma ruta estra­té­gi­ca.

Lle­gó el momen­to de pen­sar y rea­li­zar un mode­lo indus­trial sis­te­má­ti­co, pla­ni­fi­ca­do, cohe­ren­te y via­ble de acuer­do a las poten­cia­li­da­des y lími­tes que nues­tra reali­dad pro­duc­ti­va, desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y for­ma­ción de la fuer­za labo­ral.

En el terreno del mode­lo de indus­tria­li­za­ción a rea­li­zar es nece­sa­ria la refle­xión que nos per­mi­ta orien­tar los pro­ce­sos de cons­truc­ción de nue­vas cade­nas y redes socio-pro­duc­ti­vas prio­ri­zan­do nues­tras poten­cia­li­da­des, no todos los sec­to­res pue­den ser vis­tos con poten­cia­li­dad de arras­tre, sería ilu­so en el actual con­tex­to de pre­cio de las manu­fac­tu­ras chi­nas pre­ten­der tejer cade­nas en todos los sec­to­res, así mis­mo la pre­emi­nen­cia regio­nal de Bra­zil y su desa­rro­llo indus­trial nos impo­ne una racio­na­li­dad liga­da a la via­bi­li­dad de los esfuer­zos a empren­der.

Es inne­ga­ble que un sec­tor como la petro­quí­mi­ca, tie­ne gran­des con­di­cio­nes de arras­tre y acti­va­ción pro­duc­ti­va aguas arri­ba y aguas aba­jo, tie­ne poten­cia­li­dad de esti­mu­lar y arti­cu­lar redes pro­duc­ti­vas loca­les a la par que se ganan nive­les de impac­to en los mer­ca­dos regio­na­les y mun­dia­les, igual­men­te las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y la elec­tró­ni­ca son un sec­tor en el que hemos gana­do un buen avan­ce de expe­ri­men­ta­ción y podría ser dise­ña­do como cade­na de manu­fac­tu­ra­ción de bie­nes a la par que gana­mos pro­ta­go­nis­mo en los mar­cos nacio­na­les y regio­na­les con las pla­ta­for­mas de ser­vi­cios.

El mode­lo indus­trial nece­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca diver­si­fi­car pro­duc­ti­va­men­te y supe­rar la depen­den­cia de la ren­ta petro­le­ra, sig­ni­fi­ca sus­ti­tuir impor­ta­cio­nes, es común fren­te a esta polí­ti­ca encon­trar recha­zo sin nin­gún argu­men­to por par­te de los sec­to­res polí­ti­cos y aca­dé­mi­cos neo­li­be­ra­les, argu­men­tan­do que esta polí­ti­ca ya se inten­tó y fra­ca­só en Amé­ri­ca Lati­na.

Es ver­dad que el mode­lo de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes ya fue inten­ta­do por diver­sas eco­no­mías lati­no­ame­ri­ca­nas des­de la déca­da del 50, pero los neo­li­be­ra­les no dicen que el fra­ca­so de la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes fue pro­duc­to del blo­queo inten­cio­na­do que el capi­tal finan­cie­ro y tras­na­cio­nal gene­ró hacia las matri­ces nacio­na­les de indus­tria­li­za­ción, logran­do repro­du­cir las lógi­cas de depen­den­cia en la mayo­ría de las expe­rien­cias pro­duc­ti­vas, no dicen que la sus­ti­tu­ción de impro­tan­cio­nes solo es posi­ble en un con­tex­to de revo­lu­ción nacio­nal capaz de desa­fiar la pre­emi­nen­cia del capi­tal finan­cie­ro.

En un deta­lla­do estu­dio, Urs Heier­li ana­li­za los fac­to­res que lle­va­ron a la cri­sis de la estra­te­gia sus­ti­tu­ti­va en Amé­ri­ca Lati­na:

- En pri­mer lugar el fra­ca­so del mode­lo sus­ti­tu­ti­vo estu­vo dado por una ausen­cia de con­cien­cia sobre las fuer­zas y valo­res pro­pios de las res­pec­ti­vas socie­da­des, se man­tu­vo la pre­emi­nen­cia de patro­nes cul­tu­ra­les y de con­su­mo impe­ria­les a la par que se des­pre­cia­ron las capa­ci­da­des nacio­na­les pro­pias.

- Dicha estra­te­gia fue esta­ble­ci­da sin tomar en cuen­ta la dis­po­ni­bi­li­dad de recur­sos y fac­to­res pro­duc­ti­vos nacio­na­les, limi­tán­do­se a pro­du­cir inter­na­men­te los pro­duc­tos que deman­da­ban los estra­tos alto y medio alto de ele­va­do poder de com­pra y que son inten­si­vos en divi­sas o insu­mos impor­ta­dos.

- Los teji­dos indus­tria­les desa­rro­lla­dos ter­mi­na­ron con­cen­tran­do el uso de los esca­sos recur­sos finan­cie­ros en deter­mi­na­das ramas indus­tria­les con ele­va­das capa­ci­da­des ocio­sas y de pro­duc­ción, que absor­bían fuer­za de tra­ba­jo mar­gi­nal­men­te.

- Los teji­dos indus­tria­les esta­ban con­cen­tra­dos en las urbes, y esta­ban ali­nea­dos con el exte­rior en la obten­ción de insu­mos y tec­no­lo­gía, no había esfuer­zos nacio­na­les de cons­truc­ción de redes socio-pro­duc­ti­vas com­ple­men­ta­rias, ter­mi­na­ron repri­mien­do a las peque­ñas empre­sas.

- El mode­lo sus­ti­tu­ti­vo ter­mi­nó alen­tan­do la con­cen­tra­ción de capi­ta­les, y el dete­rio­ro en la dis­tri­bu­ción del ingre­so nacio­nal.

Es de des­ta­car el aban­dono de las bur­gue­sías “pro­duc­ti­vas” de su volun­tad indus­tria­li­za­do­ra ante el posi­cio­na­mien­to hege­mó­ni­co del capi­tal finan­cie­ro, el cual liga­do a los intere­ses trans­na­cio­na­les glo­ba­les vino a impo­ner un nue­vo patrón de acu­mu­la­ción o mode­lo de desa­rro­llo, que bus­ca­ba la cap­tu­ra por par­te del capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal de todos los sec­to­res de la vida eco­nó­mi­ca nacio­nal, fun­da­men­tal­men­te los gran­des nego­cios de ser­vi­cios públi­cos y la pene­tra­ción des­de los agro nego­cios. Las otro­ra bur­gue­sías indus­tria­les fue­ron migran­do en bus­ca de miga­jas hacia el sec­tor ser­vi­cios.

Final­men­te resal­te­mos la impor­tan­cia que en la rea­li­za­ción de nues­tro mode­lo indus­trial vene­zo­lano tie­ne el entorno inter­na­cio­nal y nues­tra polí­ti­ca de inte­gra­ción regio­nal des­de el Alba, Mer­co­sur y la UNASUR.

Debe­mos ser cons­cien­tes que las cade­nas pro­duc­ti­vas tras­pa­san nues­tras fron­te­ras y ele­var los nive­les de pro­duc­ti­vi­dad exi­ge ali­men­tar­se de expe­rien­cias, tec­no­lo­gías y opor­tu­ni­da­des que están más allá de Vene­zue­la.

Las polí­ti­cas y estra­te­gias que adop­te­mos deben estar enmar­ca­das, sin com­pro­me­ter nues­tra sobe­ra­nía y nues­tro mode­lo polí­ti­co, en las polí­ti­cas de com­ple­men­ta­rie­dad pro­duc­ti­va y en la inte­gra­ción de las cade­nas pro­duc­ti­vas de la región.

El nue­vo esce­na­rio seña­la­do recien­te­men­te por el Pre­si­den­te Chá­vez, en rela­ción a la for­mu­la­ción del nue­vo Plan Gene­ral de la Nación, será un esce­na­rio fun­da­men­tal para pro­fun­di­zar en esta obli­ga­da refle­xión.

Los gran­des avan­ces en el terreno de lo poli­ti­co y lo social, requie­ren para este nue­vo sex­se­nio de un gran esfuer­zo en la cons­truc­cion de nues­tro mode­lo Eco­no­mi­co- Pro­duc­ti­vo.

Jes­se Cha­còn

Direc­tor

GISXXI

www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *