Ger­ni­ka 2012, el dere­cho a recor­dar y rei­vin­di­car- Iña­ki Uriarte

El pró­xi­mo 26 de abril se cum­pli­rán 75 años del bom­bar­deo de la villa de Ger­ni­ka, un geno­ci­dio pro­gra­ma­do por los suble­va­dos fas­cis­tas diri­gi­dos por el cri­mi­nal mili­tar Fran­cis­co Fran­co (1892−1975). Esta tra­ge­dia de tras­cen­den­cia uni­ver­sal solo ha podi­do ser recor­da­da en liber­tad, artís­ti­ca­men­te, en el exi­lio con el mural “Guer­ni­ca”, de Pablo Picas­so (1881−1973), en 1937 y con moti­vo de su cin­cuen­ta ani­ver­sa­rio en 1987, que­dan­do como tes­ti­mo­nio tan­gi­ble el monu­men­to escul­tó­ri­co “Gure Aita­ren Etxea”, de Eduar­do Chi­lli­da (1924−2002), inau­gu­ra­do jus­to un año des­pués. En todos estos años han exis­ti­do otras valio­sas crea­cio­nes artís­ti­cas e his­tó­ri­cas. Tam­bién, por tan­to, este año 2012 debe ser recor­da­do en Eus­kal Herria con la mayor solem­ni­dad posi­ble median­te un pro­gra­ma de actos de rele­van­cia cul­tu­ral, cali­dad expre­si­va y dig­ni­dad colec­ti­va, inclu­so a pesar de una cri­sis eco­nó­mi­ca que no pue­de impo­ner­se a la auto­es­ti­ma del pue­blo vas­co al recor­dar uno de los momen­tos más rele­van­tes de su historia.

Simul­tá­nea­men­te se ha dado a cono­cer lo que pare­ce un cla­ro inten­to de mani­pu­lar dicho acon­te­ci­mien­to por par­te del Gobierno del PPSOE. El pre­si­den­te de este frag­men­to de Eus­kal Herria, Fran­cis­co Javier López, cono­ci­do como Patxi, y su sane­drín pre­ten­den impo­ner una serie de actos total­men­te des­con­tex­tua­li­za­dos para inten­tar con­tra­rres­tar su rotun­do fra­ca­so polí­ti­co y per­so­nal, via­jan­do ausen­te e indi­fe­ren­te en una dili­gen­cia por el Este nor­te­ame­ri­cano mien­tras se cele­bra­ba la Con­fe­ren­cia de Paz de Aie­te el pasa­do 17 de octu­bre. El 26 de julio de 2011 dicho Gobierno apro­bó la cons­ti­tu­ción, dota­da con 30.000 euros, de la Fun­da­ción 2012, sin áni­mo de lucro eco­nó­mi­co pero sí de ren­ta­bi­li­dad de una ima­gen arrui­na­da, para orga­ni­zar unas acti­vi­da­des en el que decla­ran Año Inter­na­cio­nal de las Cul­tu­ras por la Paz y la Liber­tad. Una pri­me­ra agre­sión lin­güís­ti­ca, con con­cep­tos ambi­guos, y un pre­su­pues­to de cua­tro millo­nes de euros a repar­tir y ges­tio­nar por afi­nes, con extra­ños actos y per­so­na­jes pecu­lia­res. Se pro­gra­ma, en reali­dad, se con­tra­pro­gra­ma, coin­ci­dien­do con el ani­ver­sa­rio de la masa­cre de 1937, a la que eva­si­va­men­te alu­den como «lo suce­di­do en Gernika».

Se tra­ta de un plan­tea­mien­to fal­so en su deno­mi­na­ción y tram­po­so en su con­te­ni­do; un frau­de social dis­fra­za­do de huma­nis­mo paci­fis­ta. Por pre­sio­nes del PP –quie­nes toda­vía no han con­de­na­do la suble­va­ción fas­cis­ta, ni menos el moti­vo de este ani­ver­sa­rio – , que son quie­nes sos­tie­nen tan des­di­cha­do gobierno, pre­ten­den ter­gi­ver­sar la memo­ria his­tó­ri­ca. Se habla de un con­gre­so sobre «el daño y sufri­mien­to que el terro­ris­mo (sic) ha cau­sa­do a la socie­dad vas­ca», de «tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas del terro­ris­mo» (sic), del papel de las víc­ti­mas (¿?); es decir, más de lo mis­mo, en un ruti­na­rio con­ven­cio­na­lis­mo oral que hace ya tiem­po pro­du­ce un har­taz­go por su insis­ten­te mani­pu­la­ción y des­me­su­ra­do opor­tu­nis­mo y pro­ta­go­nis­mo. Ter­gi­ver­sa­da y for­za­da pala­bra esti­mu­la­da y recom­pen­sa­da des­de ins­tan­cias guber­na­men­ta­les en los medios de comu­ni­ca­ción para ino­cu­lar­la en una pobla­ción que la repi­te sin medi­tar su fal­so sen­ti­do semán­ti­co. Para reves­tir­se de una ima­gen popu­lis­ta inten­tan con­tra­tar a la actriz esta­dou­ni­den­se Susan Saran­don, per­so­na com­pro­me­ti­da en la defen­sa de los dere­chos socia­les, entre los que está la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Ade­más, apro­ve­chan­do el entorno geo­grá­fi­co de Ger­ni­ka, mez­clan­do con­cep­tos y pre­ten­dien­do des­ca­ra­da­men­te ren­ta­bi­li­zar el entorno, el medio ambien­te cir­cun­dan­te y su patri­mo­nio cul­tu­ral en todas sus face­tas, pien­san en una Bie­nal de Arte y Natu­ra­le­za de Urdai­bai deno­mi­na­da “Sen­ti­do y Sos­te­ni­bi­li­dad”, aho­ra deno­mi­na­da Urdai­baiar­te, vin­cu­lan­do «arte, pen­sa­mien­to, terri­to­rio, natu­ra­le­za y ciu­da­da­nía» en rela­ción con la Reser­va de la Bios­fe­ra. Tra­tan de capi­ta­li­zar la no cons­truc­ción del Gug­genheim bis y el man­te­ni­mien­to de la Colo­nia Infan­til de la BBK en Suka­rrie­ta, que res­pon­de a una acer­ta­da y amplia rei­vin­di­ca­ción popu­lar y de nume­ro­sos artis­tas por su defen­sa; ini­cia­ti­va en la que me hon­ro de haber participado.

Nada en cam­bio se dice –en reali­dad, se huye – , des­pis­tan­do con tan absur­dos fes­te­jos popu­lis­tas, de la legen­da­ria rei­vin­di­ca­ción “Guer­ni­ca Ger­ni­ka­ra”, cuya con­se­cu­ción debe­rá lograr­se con el apo­yo de otras nacio­nes, empe­zan­do por Cata­lun­ya y Scotland. O qui­zá, fan­ta­sean­do con los extre­mos, podría inclu­so ser una con­di­ción en las nego­cia­cio­nes que la orga­ni­za­ción ETA esta­blez­ca con el Gobierno espa­ñol, a modo de com­pen­sa­ción sim­bó­li­ca al pue­blo vas­co por la masa­cre come­ti­da por los ante­ce­so­res de los que aho­ra gobiernan.

La reper­cu­sión uni­ver­sal del topó­ni­mo Ger­ni­ka es debi­da mayo­ri­ta­ria­men­te, sal­vo en la his­to­ria y por su influen­cia lite­ra­ria, al mural de Picas­so y todas las pos­te­rio­res crea­cio­nes poé­ti­cas, lite­ra­rias, musi­ca­les, pic­tó­ri­cas, escul­tó­ri­cas o cine­ma­to­grá­fi­cas. A pesar de ello, la villa his­tó­ri­ca­men­te ha sido muy des­agra­de­ci­da con el genial artis­ta. Como úni­ca refe­ren­cia ofi­cial está el nom­bre de una calle, ante­rior­men­te Fer­nan­do el Cató­li­co, jun­to a Eria­ko Lora­te­giak (Ferial), ins­tau­ra­da en 1981 con moti­vo del cen­te­na­rio de su naci­mien­to. Des­afor­tu­na­da­men­te, el rótu­lo de una cafe­te­ría con esta deno­mi­na­ción es la mues­tra más visi­ble en la villa. Una des­cor­te­sía que hace ya muchos años debie­ra haber­se corregido.

Es un desa­fío social de enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que debe­rá asu­mir la villa. Este hono­rí­fi­co com­pro­mi­so resi­de en su Con­sis­to­rio. Es, por tan­to, su alcal­de, Jose­ma­ri Gorro­ño, quien ya hace tiem­po debe­ría haber ini­cia­do con­tac­tos y haber crea­do una amplia y efi­caz comi­sión, a la que muchas per­so­na­li­da­des de diver­sos ámbi­tos e ins­ti­tu­cio­nes inclu­so inter­na­cio­na­les hubie­sen con­tri­bui­do. Hay muchas suge­ren­cias posi­bles para poder rea­li­zar una con­me­mo­ra­ción cul­ta, exten­sa y arrai­ga­da con tan trá­gi­co y tras­cen­den­tal epi­so­dio. El espa­cio no da para ello, pero, por ejem­plo, se podría recu­pe­rar en el Museo Eus­kal Herria el “Tríp­ti­co de gue­rra” (1937), de Aure­lio Arte­ta, que se pre­ten­dió sus­ti­tu­ye­se a la obra de Picas­so. O se podría reu­nir, por ejem­plo, la obra de los auto­res vas­cos rela­ti­vas al “Guer­ni­ca” y a Ger­ni­ka… Lo que no se pue­de caer es en la apa­tía celebrativa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *