Oscar López Rive­ra: El pri­sio­ne­ro polí­ti­co más anti­guo de suda­mé­ri­ca- Con­tra­in­je­ren­cia

Oscar López Rive­ra

Oscar López Rivera

El 29 de mayo de 2011 el pri­sio­ne­ro polí­ti­co puer­to­rri­que­ño Oscar López Rive­ra cum­plió 30 años de cár­cel en Esta­dos Uni­dos. Al igual que con los demás patrio­tas puer­to­rri­que­ños encar­ce­la­dos antes y aho­ra, has­ta sus pro­pios cap­to­res reco­no­cen que no se tra­ta de un pri­sio­ne­ro común; que sus actua­cio­nes han sido regi­das por una cau­sa de con­cien­cia que para él es más valio­sa y tras­cen­den­te que su pro­pia liber­tad, e inclu­so que su pro­pia vida: la cau­sa de la inde­pen­den­cia de Puer­to Rico.*

El hecho de que haya habi­do, y aún haya, hom­bres y muje­res dis­pues­tos a sufrir per­se­cu­ción, cár­cel, tor­tu­ras y has­ta la muer­te, por obte­ner la liber­tad para su pue­blo, es algo que desa­fía toda lógi­ca huma­na, y le con­fie­re un carác­ter moral­men­te supe­rior a esos hom­bres y muje­res dis­pues­tos a tan alto sacri­fi­cio. Sólo la liber­tad pue­de con­vo­car tal gra­do de com­pro­mi­so vital. Para quie­nes han ele­gi­do ese camino, la liber­tad no se dis­cu­te; se toma y se dis­fru­ta como dere­cho humano inalie­na­ble y fun­da­men­tal. Ésa es la gran lec­ción que nues­tro pue­blo ha reci­bi­do de sus patrio­tas y pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, a quie­nes Oscar López Rive­ra ha encar­na­do por 30 años de mane­ra ejem­plar. Su esta­tu­ra y la de los demás com­ba­tien­tes por nues­tra inde­pen­den­cia nacio­nal ha ido cre­cien­do en el ima­gi­na­rio de nues­tro pue­blo, en la mis­ma medi­da en que el gobierno esta­dou­ni­den­se ha ido ensa­ñán­do­se con­tra él, y tam­bién con­tra los her­ma­nos Ave­lino y Nor­ber­to Gon­zá­lez Clau­dio, como antes se ensa­ñó con­tra Car­los Alber­to Torres y sus demás com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, y aún antes con­tra Loli­ta Lebrón y Oscar Colla­zo; con­tra Rafael Can­cel Miran­da, Irvin Flo­res y Andrés Figue­roa Cor­de­ro, entre muchos otros.

El caso de Oscar López Rive­ra es úni­co por varias razo­nes. Es el pri­sio­ne­ro polí­ti­co puer­to­rri­que­ño que más años con­se­cu­ti­vos ha esta­do encar­ce­la­do en Esta­dos Uni­dos, y pro­ba­ble­men­te es tam­bién el pri­sio­ne­ro polí­ti­co más anti­guo de nues­tro hemis­fe­rio. Ade­más, su lar­guí­si­mo encie­rro es el pro­duc­to de la lógi­ca tor­ci­da de sus car­ce­le­ros. Mien­tras el gobierno de Esta­dos Uni­dos pre­ten­de dar lec­cio­nes de liber­tad, demo­cra­cia y dere­chos huma­nos al res­to del mun­do, ha man­te­ni­do a Oscar López Rive­ra encar­ce­la­do por 30 años, negán­do­le tam­bién, bajo las reglas del mis­mo sis­te­ma que tan­to defien­den, el dere­cho a la liber­tad bajo pala­bra y obli­gán­do­le, en for­ma arbi­tra­ria e inhu­ma­na, a cum­plir 12 años adi­cio­na­les de con­de­na.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad con Puer­to Rico que, has­ta este momen­to, se ha nega­do a cum­plir. Aquí hubo una inva­sión de sus fuer­zas arma­das en 1898, por vir­tud de la cual nues­tra nación fue inter­ve­ni­da mili­tar­men­te y sojuz­ga­do su dere­cho a deci­dir su des­tino polí­ti­co, situa­ción que pre­va­le­ce has­ta nues­tros días. Ése es el prin­ci­pal agra­vio por el que tie­nen que res­pon­der, y la razón por la cual los inde­pen­den­tis­tas puer­to­rri­que­ños lle­va­mos una lucha que ya cum­ple 113 años, y duran­te la cual miles de puer­to­rri­que­ños, entre ellos Oscar López Rive­ra, han paga­do una enor­me cuo­ta de sacri­fi­cio.

En este momen­to, la sali­da de Oscar López Rive­ra de la cár­cel depen­de de la deci­sión del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, quien tie­ne en sus manos la opor­tu­ni­dad de emu­lar a sus homó­lo­gos Jimmy Car­ter y Bill Clin­ton, e indul­tar al ague­rri­do bori­cua. Oba­ma, el pri­mer afro­nor­te­ame­ri­cano en lle­gar a dicha posi­ción, cono­ce por expe­rien­cia pro­pia el difí­cil camino que hay que reco­rrer para ven­cer los pre­jui­cios y la dis­cri­mi­na­ción. Por eso, y por un sen­ti­do ele­men­tal de jus­ti­cia y de jue­go lim­pio, es su deber excar­ce­lar al pri­sio­ne­ro polí­ti­co puer­to­rri­que­ño Oscar López Rive­ra sin más dila­ción y devol­ver­lo al seno de la Patria a la que per­te­ne­ce y le ha ofren­da­do su vida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *