La Jor­na­da: ¿Quién está detrás de Yoa­ni Sánchez?

Yoani Sánchez. Foto: AFP/ Getty ImagesYoa­ni Sán­chez. Foto: AFP/​Getty Images 

Por Salim Lamrani
La Jor­na­da

Yoa­ni Sán­chez, famo­sa blo­gue­ra haba­ne­ra, es un per­so­na­je pecu­liar en el uni­ver­so de la disi­den­cia cuba­na. Jamás nin­gún opo­si­tor se ha bene­fi­cia­do de una expo­si­ción mediá­ti­ca tan masi­va ni de un reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de seme­jan­te dimen­sión en tan poco tiempo.

Des­pués de emi­grar a Sui­za en 2002, deci­dió regre­sar a Cuba dos años des­pués, en 2004. En 2007, inte­gró el uni­ver­so de la opo­si­ción en Cuba al crear su blog Gene­ra­ción Y, y se vuel­ve una acé­rri­ma detrac­to­ra del gobierno de La Habana.

Jamás nin­gún disi­den­te en Cuba ‑qui­zás en el mun­do- ha con­se­gui­do tan­tas dis­tin­cio­nes inter­na­cio­na­les en tan poco tiem­po, con una carac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar: han sumi­nis­tra­do a Yoa­ni Sán­chez sufi­cien­te dine­ro para vivir tran­qui­la­men­te en Cuba el res­to de su vida. En efec­to, la blo­gue­ra ha sido retri­bui­da a la altu­ra de 250 mil euros en total, es decir un impor­te equi­va­len­te a más de 20 años de sala­rio míni­mo en un país como Fran­cia, quin­ta poten­cia mun­dial. El sala­rio míni­mo men­sual en Cuba es de 420 pesos, es decir 18 dóla­res o 14 euros, por lo que Yoa­ni Sán­chez ha con­se­gui­do el equi­va­len­te a mil 488 años del sala­rio míni­mo cubano por su acti­vi­dad de opositora.

Yoa­ni Sán­chez está en estre­cha rela­ción con la diplo­ma­cia esta­du­ni­den­se en Cuba, como seña­la un cable, cla­si­fi­ca­do secre­to por su con­te­ni­do sen­si­ble, que ema­na de la Sec­ción de Intere­ses Nor­te­ame­ri­ca­nos (SINA). Michael Parmly, anti­guo jefe de la SINA en La Haba­na, que se reu­nía regu­lar­men­te con Yoa­ni Sán­chez en su resi­den­cia diplo­má­ti­ca per­so­nal como lo indi­can los docu­men­tos con­fi­den­cia­les de la SINA, hizo par­tí­ci­pe de su preo­cu­pa­ción res­pec­to a la publi­ca­ción de los cables diplo­má­ti­cos esta­du­ni­den­ses porWiki­leaksMe moles­ta­ría mucho si las nume­ro­sas con­ver­sa­cio­nes que tuve con Yoa­ni Sán­chez fue­ran publi­ca­das. Ella podría pagar las con­se­cuen­cias toda la vida. La pre­gun­ta que vie­ne inme­dia­ta­men­te en men­te es la siguien­te: ¿por cuá­les razo­nes Yoa­ni Sán­chez esta­ría en peli­gro si su actua­ción, como lo afir­ma, res­pe­ta el mar­co de la legalidad?

En 2009, la pren­sa occi­den­tal media­ti­zó fuer­te­men­te la entre­vis­ta que el pre­si­den­te Barack Oba­ma había con­ce­di­do a Yoa­ni Sán­chez, lo que se con­si­de­ró como un hecho excep­cio­nal. Sán­chez tam­bién había afir­ma­do haber man­da­do un cues­tio­na­rio simi­lar al pre­si­den­te cubano Raúl Cas­tro y que ése no se había dig­na­do en res­pon­der a su soli­ci­tud. Sin embar­go, los docu­men­tos con­fi­den­cia­les de la SINA, publi­ca­dos por Wiki­leaks, con­tra­di­cen esas declaraciones.

Se des­cu­brió que en reali­dad fue un fun­cio­na­rio de la repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca esta­du­ni­den­se en La Haba­na quien se encar­gó de redac­tar las res­pues­tas a la disi­den­te y no el pre­si­den­te Oba­ma. Más gra­ve aún,Wiki­leaks reve­ló que Sán­chez, con­tra­ria­men­te a sus afir­ma­cio­nes, jamás man­dó un cues­tio­na­rio a Raúl Cas­tro. El jefe de la SINA, Jonathan D. Farrar, con­fir­mó esta reali­dad en un correo envia­do al Depar­ta­men­to de Esta­do: Ella no espe­ra­ba una res­pues­ta de éste, pues con­fe­só que nun­ca las [pre­gun­tas] había man­da­do al pre­si­den­te cubano.

La cuen­ta Twit­ter de Yoa­ni Sánchez

Ade­más del sitio en Inter­net Gene­ra­ción Y, Yoa­ni Sán­chez dis­po­ne tam­bién de una cuen­ta Twit­ter y rei­vin­di­ca más de 214 mil segui­do­res (regis­tra­dos has­ta el 12 de febre­ro de 2012). Sólo 32 de ellos resi­den en Cuba. Por su lado, la disi­den­te cuba­na sigue a más de 80 mil per­so­nas. En su per­fil, Sán­chez se pre­sen­ta del siguien­te modo: Blog­ger, resi­do en La Haba­na y cuen­to mi reali­dad en tro­zos de 140 carac­te­res. Twit­teo vía sms sin acce­so a la web.

No obs­tan­te, la ver­sión de Yoa­ni Sán­chez es difí­cil­men­te creí­ble. En efec­to, resul­ta abso­lu­ta­men­te impo­si­ble seguir a más de 80 mil per­so­nas, sólo por sms o a par­tir de una cone­xión sema­nal des­de un hotel. Un acce­so dia­rio a la red es indis­pen­sa­ble para ello.

La popu­la­ri­dad en la red social Twit­ter depen­de del núme­ro de segui­do­res. Cuan­to más nume­ro­sos son, mayor es la expo­si­ción de la cuen­ta. Del mis­mo modo, exis­te una fuer­te corre­la­ción entre el núme­ro de per­so­nas segui­das y la visi­bi­li­dad de la pro­pia cuen­ta. La téc­ni­ca que con­sis­te en seguir nume­ro­sas cuen­tas se uti­li­za común­men­te para fines comer­cia­les, así como por la cla­se polí­ti­ca duran­te las cam­pa­ñas electorales.

El sitio www​.follo​wer​wonk​.com per­mi­te ana­li­zar el per­fil de los segui­do­res de cual­quier miem­bro de la comu­ni­dad Twit­ter. El estu­dio del caso Yoa­ni Sán­chez es reve­la­dor en varios aspec­tos. Un aná­li­sis de los datos de la cuen­ta Twit­ter de la blo­gue­ra cuba­na, que se reali­zó a tra­vés del sitio, reve­la a par­tir de 2010 una impre­sio­nan­te acti­vi­dad de la cuen­ta de Yoa­ni Sán­chez. Así, a par­tir de junio de 2010, Sán­chez se ha ins­cri­to en más de 200 cuen­tas Twit­ter dife­ren­tes cada día, con picos que podían alcan­zar 700 cuen­tas en 24 horas. A menos de pasar horas ente­ras del día y de la noche en ello ‑lo que pare­ce alta­men­te impro­ba­ble- resul­ta impo­si­ble abo­nar­se a tan­tas cuen­tas en tan poco tiem­po. Pare­ce enton­ces que ha sido gene­ra­do median­te un robot informático.

Del mis­mo modo, se des­cu­bre que cer­ca de 50 mil segui­do­res de Sán­chez son en reali­dad cuen­tas fan­tas­mas o inac­ti­vas, que crean la ilu­sión de que la blo­gue­ra cuba­na goza de una gran popu­la­ri­dad en las redes socia­les. En efec­to, de los 214 mil 63 per­fi­les de la cuen­ta @yoanisanchez, 27 mil 12 son hue­vos (sin foto) y 20 mil revis­ten las carac­te­rís­ti­cas de cuen­tas fan­tas­mas con una acti­vi­dad inexis­ten­te en la red (de cero a tres men­sa­jes man­da­dos des­de la crea­ción de la cuenta).

Entre las cuen­tas fan­tas­mas que siguen a Yoa­ni Sán­chez en Twit­ter, 3 mil 363 no tie­nen a nin­gún segui­dor y 2 mil 897 sólo siguen la cuen­ta de la blo­gue­ra, así como a uno o dos cuen­tas. Del mis­mo modo, algu­nas cuen­tas pre­sen­tan carac­te­rís­ti­cas bas­tan­te extra­ñas: no tie­ne nin­gún segui­dor, sólo siguen a Yoa­ni Sán­chez y han emi­ti­do más de 2 mil mensajes.

Esta ope­ra­ción des­ti­na­da a crear una popu­la­ri­dad fic­ti­cia vía Twit­ter es impo­si­ble de rea­li­zar sin acce­so a Inter­net. Nece­si­ta tam­bién un apo­yo tec­no­ló­gi­co así como un pre­su­pues­to con­se­cuen­te. Según una inves­ti­ga­ción que reali­zó el dia­rio La Jor­na­da, titu­la­da El ciber­aca­rreo, la nue­va estra­te­gia de los polí­ti­cos en Twit­ter, sobre ope­ra­cio­nes que impli­ca­ban a can­di­da­tos pre­si­den­cia­les mexi­ca­nos, nume­ro­sas empre­sas de Esta­dos Uni­dos, Asia y Amé­ri­ca Lati­na ofre­cen este ser­vi­cio de popu­la­ri­dad fic­ti­cia (ciber­aca­rreo) a pre­cios ele­va­dos. “Por un ejér­ci­to de 25 mil segui­do­res inven­ta­dos en Twit­ter ‑dice el perió­di­co- se pagan has­ta 2 mil dóla­res, y por 500 per­fi­les mane­ja­dos por 50 per­so­nas se pue­den gas­tar entre 12 mil y 15 mil dólares”.

Yoa­ni Sán­chez emi­te un pro­me­dio de 9.3 men­sa­jes al día. En 2011, la blo­gue­ra publi­có un pro­me­dio de 400 men­sa­jes al mes. El pre­cio de un men­sa­je en Cuba es de un peso con­ver­ti­ble (CUC), lo que repre­sen­ta un total de 400 CUC men­sua­les. El sala­rio míni­mo en Cuba es de 420 pesos cuba­nos, es decir alre­de­dor de 16 CUC. Cada mes Yoa­ni Sán­chez gas­ta el equi­va­len­te de dos años de sala­rio míni­mo en Cuba. Así, la blo­gue­ra gas­ta en Cuba una suma que corres­pon­de, si fue­ra fran­ce­sa, a 25 mil euros men­sua­les en Twit­ter, es decir 300 mil euros anua­les. ¿De dón­de pro­ce­den los recur­sos nece­sa­rios a estas actividades?

Otras pre­gun­tas sur­gen de modo inevi­ta­ble. ¿Cómo Yoa­ni Sán­chez pue­de seguir a más de 80 mil cuen­tas sin un acce­so per­ma­nen­te a Inter­net? ¿Cómo ha podi­do abo­nar­se a cer­ca de 200 cuen­tas dife­ren­tes dia­rias como pro­me­dio des­de junio de 2010, con picos que supe­ran las 700 cuen­tas? ¿Cuán­tas per­so­nas siguen real­men­te las acti­vi­da­des de la opo­si­to­ra cuba­na en la red social? ¿Quién finan­cia la crea­ción de las cuen­tas fic­ti­cias? ¿Con qué obje­ti­vo? ¿Cuá­les son los intere­ses que se escon­den detrás de la figu­ra de Yoa­ni Sánchez?

* Salim Lam­ra­ni, gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na, es pro­fe­sor encar­ga­do de cur­sos en la Uni­ver­si­dad Paris-Des­car­tes y la Uni­ver­si­dad París-Est Mar­ne-la-Vallée y perio­dis­ta fran­cés, espe­cia­lis­ta en las rela­cio­nes entre Cuba y Esta­dos Uni­dos. Autor de Fidel Cas­tro, Cuba y Esta­dos Uni­dos (2007) y Doble Moral. Cuba, la Unión Euro­pea y los dere­chos huma­nos (2008), entre otros libros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *