BASTA de agre­sio­nes a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eus­kal Herria dice NO a la refor­ma labo­ral- LAB Sin­di­ka­tua

La últi­ma refor­ma labo­ral, adop­ta­da por decre­to, supo­ne una agre­sión en toda regla con con­se­cuen­cias real­men­te gra­ves para toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra: para aque­llas per­so­nas que tie­nen empleo ‑ya que esta­ble­ce meca­nis­mos para que afec­te no sólo a las nue­vas con­tra­ta­cio­nes, sino tam­bién a las anteriores‑, así como para quie­nes se encuen­tran en des­em­pleo ‑ya que la refor­ma no va a crear empleo, en todo caso va a des­truir­lo, y de aho­ra en ade­lan­te acce­der al mer­ca­do labo­ral no va a ase­gu­rar unas con­di­cio­nes de vida míni­ma­men­te dig­nas-.

La cri­sis no es la razón de esta refor­ma, sino su excu­sa, una excu­sa para aumen­tar el poder de la patro­nal de for­ma des­me­di­da. Su obje­ti­vo no es luchar con­tra la pre­ca­rie­dad o el des­em­pleo, como pre­ten­den ven­der­nos. Esta refor­ma no es más que el rega­lo que des­de siem­pre vie­nen recla­man­do: más poder para des­pe­dir, para bajar sala­rios y para incum­plir los con­ve­nios colec­ti­vos.

Empleo:

• Faci­li­ta y aba­ra­ta los des­pi­dos: el des­pi­do con 45 días des­apa­re­ce y se gene­ra­li­za el de 33 días. Sin embar­go, tam­po­co se va a apli­car este últi­mo, ya que se faci­li­ta abso­lu­ta­men­te que todos los des­pi­dos sean “pro­ce­den­tes”, así que en la prác­ti­ca se apli­ca­rá una indem­ni­za­ción de sólo 20 días con un lími­te de un año. Des­pi­do libre y gra­tui­to.

• Los EREs no ten­drán que pasar por la auto­ri­dad labo­ral. Las empre­sas ten­drán las manos libres para apli­car des­pi­dos colec­ti­vos.

• Se extien­de la posi­bi­li­dad de apli­car expe­dien­tes tam­bién en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, para con­ti­nuar recor­tan­do en los ser­vi­cios públi­cos, ser­vi­cios que uti­li­za­mos y nece­si­ta­mos todas y todos.

Pre­ca­rie­dad:

• Con­tra­tos de for­ma­ción: míni­mo de un año y máxi­mo de tres. 481 euros el pri­mer año y 513 el segun­do y ter­ce­ro. Estos con­tra­tos, ade­más podrán enca­de­nar­se.

• Con­tra­tos de jor­na­da par­cial: aun­que sean de jor­na­da par­cial, se podrán hacer horas extras. Es decir, con un con­tra­to así podrán cubrir en la prác­ti­ca una jor­na­da com­ple­ta. Esta moda­li­dad está diri­gi­da a las muje­res. No es una medi­da de con­ci­lia­ción, sino una for­ma de con­ver­tir el empleo de las muje­res en una “ayu­da al sala­rio fami­liar” y de que las “obli­ga­cio­nes fami­lia­res” sean obli­ga­ción exclu­si­va­men­te de las muje­res.

• Con­tra­to inde­fi­ni­do de “apo­yo a los empren­de­do­res”: des­pi­do libre y sin indem­ni­za­cón duran­te el pri­mer año. Este con­tra­to está diri­gi­do a empre­sas con plan­ti­llas de menos de 50, es decir, podrán apli­car­lo el 97% de las empre­sas de Hego Eus­kal Herria.

• ETTs: se les da mayor pro­ta­go­nis­mo y más com­pe­ten­cias. Es una for­ma de pri­va­ti­zar los ser­vi­cios públi­cos de empleo.

La nego­cia­ción colec­ti­va com­ple­ta­men­te des­re­gu­la­da
El empre­sa­rio tie­ne la potes­tad de cam­biar las con­di­cio­nes labo­ra­les como le ven­ga en gana. Se le otor­ga la capa­ci­dad de no apli­car lo acor­da­do por con­ve­nio, ya sea el sala­rio, el hora­rio o la jor­na­da. Esto, ade­más de empeo­rar nues­tras con­di­cio­nes labo­ra­les, pro­vo­ca­rá una reba­ja con­ti­nua y pro­gre­si­va de sala­rios y, por tan­to, un empo­bre­ci­mien­to con­ti­nuo y pro­gre­si­vo de la socie­dad, ya que las empre­sas entra­rán en una com­pe­ti­ción por bajar los pre­cios a cos­ta de las y los tra­ba­ja­do­res.

Ade­más de vul­ne­rar nues­tros dere­chos, tam­bién han fini­qui­ta­do un ins­tru­men­to bási­co de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para defen­der esos dere­chos. Han fini­qui­ta­do la nego­cia­ción colec­ti­va. Por una par­te la han cen­tra­li­za­do, ponien­do los con­ve­nios de nivel esta­tal por enci­ma de los pro­vin­cia­les, con la pér­di­da de dere­chos que supo­ne esto, y por otra han otor­ga­do capa­ci­dad abso­lu­ta a la empre­sa para dejar sin valor lo acor­da­do. Han impues­to el arbi­tra­je obli­ga­to­rio para no ali­car los con­ve­nios y, ade­más, han supri­mi­do la ultra­ac­ti­vi­dad, lo que deja sin apli­ca­ción los con­ve­nios que lle­ven dos años sin reno­var­se.

Un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les uni­la­te­ral
Han cam­bia­do por com­ple­to el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les por medio de esta refor­ma para impo­ner­nos uno com­ple­ta­men­te uni­la­te­ral. No se pue­de hablar de nego­ci­cia­ción colec­ti­va, si no es nece­sa­rio lle­gar a acuer­dos. Y no exis­te nego­cia­ción colec­ti­va si los empre­sa­rios tie­nen todo el poder de hacer y des­acer lo que les ven­ga en gana y tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no tene­mos más que la ame­na­za del paro.

NO se tra­ta de otra refor­ma más, sino de la refor­ma que aca­ba con el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les que exis­tía has­ta el momen­to. El Esta­do ha deci­di­do reti­rar­se, hacer deja­ción de su fun­ción de media­dor y garan­te de dere­chos. Sin embar­go, antes le ha rega­la­do la legis­la­ción labo­ral a la patro­nal: de ser un ins­tru­men­to para garan­ti­zar dere­chos labo­ra­les, la han con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to para garan­ti­zar los pri­vi­le­gios del capi­tal.

Una res­pues­ta con­tun­den­te y amplia en todo Hego Eus­kal Herria
Debe­mos res­pon­der. La cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria tene­mos que dar una res­pues­ta alta y cla­ra. No tene­mos futu­ro alguno den­tro de un Esta­do dis­pues­to a cum­plir todas las ape­ten­cias y peti­cio­nes del capi­tal. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no esta­mos dis­pues­tos a acep­tar todos los recor­tes, refor­mas e impo­si­cio­nes que nos lle­gan des­de Madrid. Así lo hemos deja­do cla­ro y vamos a luchar por ello.

Es cada vez más urgen­te cons­truir un Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social, ya que ésa es la úni­ca mane­ra de pro­te­ger­nos de todas estas agre­sio­nes: deci­dir y cons­ti­tuir aquí cuá­les son las nor­mas que rigen nues­tras rela­cio­nes labo­ra­les, libres de impo­si­cio­nes. Es cada vez más urgen­te cons­truir otro mode­lo eco­nó­mi­co y social en Eus­kal Herria, ya que ésa es la úni­ca for­ma de esca­par del desas­tre al que nos están con­du­cien­do des­de Madrid. De lo con­tra­rio, más pron­to que tar­de, ter­mi­na­re­mos hun­dién­do­nos jun­to con Espa­ña. En Eus­kal Herria pode­mos hacer­lo. Tene­mos una situa­ción eco­nó­mi­ca dis­tin­ta pero, lo que es más impor­tan­te, des­de nues­tra situa­ción polí­ti­ca, sin­di­cal y social tene­mos la opor­tu­ni­dad de mar­car­nos un camino pro­pio y la fuer­za sufi­cien­te para reco­rrer­lo. ¡Vamos a ello!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *