BASTA de agre­sio­nes a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eus­kal Herria dice NO a la refor­ma labo­ral- LAB Sindikatua

La últi­ma refor­ma labo­ral, adop­ta­da por decre­to, supo­ne una agre­sión en toda regla con con­se­cuen­cias real­men­te gra­ves para toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra: para aque­llas per­so­nas que tie­nen empleo ‑ya que esta­ble­ce meca­nis­mos para que afec­te no sólo a las nue­vas con­tra­ta­cio­nes, sino tam­bién a las anteriores‑, así como para quie­nes se encuen­tran en des­em­pleo ‑ya que la refor­ma no va a crear empleo, en todo caso va a des­truir­lo, y de aho­ra en ade­lan­te acce­der al mer­ca­do labo­ral no va a ase­gu­rar unas con­di­cio­nes de vida míni­ma­men­te dignas-. 

La cri­sis no es la razón de esta refor­ma, sino su excu­sa, una excu­sa para aumen­tar el poder de la patro­nal de for­ma des­me­di­da. Su obje­ti­vo no es luchar con­tra la pre­ca­rie­dad o el des­em­pleo, como pre­ten­den ven­der­nos. Esta refor­ma no es más que el rega­lo que des­de siem­pre vie­nen recla­man­do: más poder para des­pe­dir, para bajar sala­rios y para incum­plir los con­ve­nios colectivos.

Empleo:

• Faci­li­ta y aba­ra­ta los des­pi­dos: el des­pi­do con 45 días des­apa­re­ce y se gene­ra­li­za el de 33 días. Sin embar­go, tam­po­co se va a apli­car este últi­mo, ya que se faci­li­ta abso­lu­ta­men­te que todos los des­pi­dos sean “pro­ce­den­tes”, así que en la prác­ti­ca se apli­ca­rá una indem­ni­za­ción de sólo 20 días con un lími­te de un año. Des­pi­do libre y gra­tui­to.

• Los EREs no ten­drán que pasar por la auto­ri­dad labo­ral. Las empre­sas ten­drán las manos libres para apli­car des­pi­dos colectivos.

• Se extien­de la posi­bi­li­dad de apli­car expe­dien­tes tam­bién en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, para con­ti­nuar recor­tan­do en los ser­vi­cios públi­cos, ser­vi­cios que uti­li­za­mos y nece­si­ta­mos todas y todos.

Pre­ca­rie­dad:

• Con­tra­tos de for­ma­ción: míni­mo de un año y máxi­mo de tres. 481 euros el pri­mer año y 513 el segun­do y ter­ce­ro. Estos con­tra­tos, ade­más podrán enca­de­nar­se.

• Con­tra­tos de jor­na­da par­cial: aun­que sean de jor­na­da par­cial, se podrán hacer horas extras. Es decir, con un con­tra­to así podrán cubrir en la prác­ti­ca una jor­na­da com­ple­ta. Esta moda­li­dad está diri­gi­da a las muje­res. No es una medi­da de con­ci­lia­ción, sino una for­ma de con­ver­tir el empleo de las muje­res en una “ayu­da al sala­rio fami­liar” y de que las “obli­ga­cio­nes fami­lia­res” sean obli­ga­ción exclu­si­va­men­te de las mujeres.

• Con­tra­to inde­fi­ni­do de “apo­yo a los empren­de­do­res”: des­pi­do libre y sin indem­ni­za­cón duran­te el pri­mer año. Este con­tra­to está diri­gi­do a empre­sas con plan­ti­llas de menos de 50, es decir, podrán apli­car­lo el 97% de las empre­sas de Hego Eus­kal Herria.

• ETTs: se les da mayor pro­ta­go­nis­mo y más com­pe­ten­cias. Es una for­ma de pri­va­ti­zar los ser­vi­cios públi­cos de empleo.

La nego­cia­ción colec­ti­va com­ple­ta­men­te desregulada
El empre­sa­rio tie­ne la potes­tad de cam­biar las con­di­cio­nes labo­ra­les como le ven­ga en gana. Se le otor­ga la capa­ci­dad de no apli­car lo acor­da­do por con­ve­nio, ya sea el sala­rio, el hora­rio o la jor­na­da. Esto, ade­más de empeo­rar nues­tras con­di­cio­nes labo­ra­les, pro­vo­ca­rá una reba­ja con­ti­nua y pro­gre­si­va de sala­rios y, por tan­to, un empo­bre­ci­mien­to con­ti­nuo y pro­gre­si­vo de la socie­dad, ya que las empre­sas entra­rán en una com­pe­ti­ción por bajar los pre­cios a cos­ta de las y los trabajadores.

Ade­más de vul­ne­rar nues­tros dere­chos, tam­bién han fini­qui­ta­do un ins­tru­men­to bási­co de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para defen­der esos dere­chos. Han fini­qui­ta­do la nego­cia­ción colec­ti­va. Por una par­te la han cen­tra­li­za­do, ponien­do los con­ve­nios de nivel esta­tal por enci­ma de los pro­vin­cia­les, con la pér­di­da de dere­chos que supo­ne esto, y por otra han otor­ga­do capa­ci­dad abso­lu­ta a la empre­sa para dejar sin valor lo acor­da­do. Han impues­to el arbi­tra­je obli­ga­to­rio para no ali­car los con­ve­nios y, ade­más, han supri­mi­do la ultra­ac­ti­vi­dad, lo que deja sin apli­ca­ción los con­ve­nios que lle­ven dos años sin renovarse.

Un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les unilateral
Han cam­bia­do por com­ple­to el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les por medio de esta refor­ma para impo­ner­nos uno com­ple­ta­men­te uni­la­te­ral. No se pue­de hablar de nego­ci­cia­ción colec­ti­va, si no es nece­sa­rio lle­gar a acuer­dos. Y no exis­te nego­cia­ción colec­ti­va si los empre­sa­rios tie­nen todo el poder de hacer y des­acer lo que les ven­ga en gana y tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no tene­mos más que la ame­na­za del paro.

NO se tra­ta de otra refor­ma más, sino de la refor­ma que aca­ba con el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les que exis­tía has­ta el momen­to. El Esta­do ha deci­di­do reti­rar­se, hacer deja­ción de su fun­ción de media­dor y garan­te de dere­chos. Sin embar­go, antes le ha rega­la­do la legis­la­ción labo­ral a la patro­nal: de ser un ins­tru­men­to para garan­ti­zar dere­chos labo­ra­les, la han con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to para garan­ti­zar los pri­vi­le­gios del capital.

Una res­pues­ta con­tun­den­te y amplia en todo Hego Eus­kal Herria
Debe­mos res­pon­der. La cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria tene­mos que dar una res­pues­ta alta y cla­ra. No tene­mos futu­ro alguno den­tro de un Esta­do dis­pues­to a cum­plir todas las ape­ten­cias y peti­cio­nes del capi­tal. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no esta­mos dis­pues­tos a acep­tar todos los recor­tes, refor­mas e impo­si­cio­nes que nos lle­gan des­de Madrid. Así lo hemos deja­do cla­ro y vamos a luchar por ello.

Es cada vez más urgen­te cons­truir un Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social, ya que ésa es la úni­ca mane­ra de pro­te­ger­nos de todas estas agre­sio­nes: deci­dir y cons­ti­tuir aquí cuá­les son las nor­mas que rigen nues­tras rela­cio­nes labo­ra­les, libres de impo­si­cio­nes. Es cada vez más urgen­te cons­truir otro mode­lo eco­nó­mi­co y social en Eus­kal Herria, ya que ésa es la úni­ca for­ma de esca­par del desas­tre al que nos están con­du­cien­do des­de Madrid. De lo con­tra­rio, más pron­to que tar­de, ter­mi­na­re­mos hun­dién­do­nos jun­to con Espa­ña. En Eus­kal Herria pode­mos hacer­lo. Tene­mos una situa­ción eco­nó­mi­ca dis­tin­ta pero, lo que es más impor­tan­te, des­de nues­tra situa­ción polí­ti­ca, sin­di­cal y social tene­mos la opor­tu­ni­dad de mar­car­nos un camino pro­pio y la fuer­za sufi­cien­te para reco­rrer­lo. ¡Vamos a ello!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.