En el labo­ra­to­rio secre­to de la pro­duc­ción bur­gue­sa- Ale­jan­dro Nadal

Mucho se ha escri­to sobre la natu­ra­le­za de la cri­sis glo­bal. Los eco­no­mis­tas hete­ro­do­xos y post-Key­ne­sia­nos han hecho impor­tan­tes con­tri­bu­cio­nes. Pero pare­ce que siem­pre se les que­da algo cru­cial en el tin­te­ro. Las pers­pec­ti­vas de cor­te mar­xis­ta sobre los orí­ge­nes y evo­lu­ción de la cri­sis son cla­ves para suplir estas lagu­nas y com­ple­tar nues­tra com­pren­sión de la natu­ra­le­za de la cri­sis.

Los enfo­ques de Marx sobre las cri­sis del capi­tal se encuen­tran dise­mi­na­dos en muchos tra­ba­jos (entre los que des­ta­ca la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, los Grün­dris­se y, por supues­to El Capi­tal y las Teo­rías sobre la plus­va­lía). Pero en todos exis­te un hilo con­duc­tor: la cri­sis no es una pato­lo­gía del capi­tal, es resul­ta­do de las con­tra­dic­cio­nes que le defi­nen como modo de pro­duc­ción his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­do. La cri­sis está ínti­ma­men­te liga­da a la lucha de cla­ses.

El des­ca­la­bro en el sec­tor de las hipo­te­cas cha­ta­rra en Esta­dos Uni­dos es sólo un esla­bón en una cade­na que arran­ca de acon­te­ci­mien­tos que arran­ca en los años seten­ta con la caí­da en la tasa de ganan­cia en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. Ese fenó­meno ha sido estu­dia­do y corro­bo­ra­do por muchos auto­res, entre los que des­ta­can Gérard Dumé­nil y Domi­ni­que Lévy, Michel Hus­son, Anwar Shaikh, Fred Mose­ley, James Crotty y Robert Bren­ner. Un estu­dio eco­no­mé­tri­co intere­san­te es el de Basu y Mano­la­kos (scho​lar​works​.umass​.edu).

Las cau­sas de esta caí­da en la tasa de ganan­cia son obje­to de un aca­lo­ra­do deba­te. En todas las inter­pre­ta­cio­nes, la lucha de cla­ses está pre­sen­te. Algu­nos auto­res pre­fie­ren la inter­pre­ta­ción en tér­mi­nos de un incre­men­to en la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal (mayor meca­ni­za­ción para incre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad), mien­tras que otros se incli­nan por los incre­men­tos en sala­rios o la rela­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo.

Fren­te a la reduc­ción en la ren­ta­bi­li­dad, la cla­se capi­ta­lis­ta reac­cio­na con gran fuer­za y bus­ca por todos los medios redu­cir el sala­rio real. En este pro­ce­so se des­en­ca­de­na una gran ofen­si­va en con­tra de los sin­di­ca­tos a par­tir de 1971 – 73. Más tar­de se com­ple­men­ta esto con la con­tra­ta­ción tem­po­ral, la seg­men­ta­ción del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, y has­ta la colo­ca­ción de plan­tas ente­ras en paí­ses con bajos cos­tos labo­ra­les (eufe­mis­mo que sig­ni­fi­ca sala­rios mise­ria).

La cla­se capi­ta­lis­ta tuvo gran éxi­to en su ofen­si­va. El sala­rio real se estan­có des­de los años seten­ta y la cla­se tra­ba­ja­do­ra tuvo que com­pen­sar esa pér­di­da con mayor endeu­da­mien­to. Para decir­lo de otra mane­ra, el sala­rio dejó de ser impor­tan­te y el endeu­da­mien­to le reem­pla­zó como prin­ci­pal refe­ren­te para la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. La medi­da del triun­fo del capi­tal está en la mag­ni­tud de la cri­sis glo­bal que hoy hun­de a las eco­no­mías capi­ta­lis­tas.

La reduc­ción en la ren­ta­bi­li­dad en los años seten­ta gene­ró incen­ti­vos para la espe­cu­la­ción en el sec­tor finan­cie­ro. Para el capi­tal, la pro­duc­ción es un mal nece­sa­rio; su sue­ño es pasar direc­ta­men­te a la ren­ta­bi­li­dad sin tener que con­tra­tar tra­ba­ja­do­res y com­prar medios de pro­duc­ción. Por eso, según Marx, todas las nacio­nes capi­ta­lis­tas son perió­di­ca­men­te pre­sa de un deseo febril de pro­du­cir ganan­cias sin tener que pasar por la pro­duc­ción. Pero fal­ta­ban los cami­nos para cum­plir este deseo.

El colap­so del sis­te­ma de Bret­ton Woods (de pari­da­des fijas) aumen­tó el ries­go cam­bia­rio para los capi­ta­lis­tas, pero tam­bién abrió un enor­me cam­po de acción para la espe­cu­la­ción en los mer­ca­dos de divi­sas. La libe­ra­li­za­ción finan­cie­ra per­mi­ti­ría el pleno apro­ve­cha­mien­to de este terreno. Una con­se­cuen­cia direc­ta de esta com­bi­na­ción es el sur­gi­mien­to del mons­truo finan­cie­ro que hoy domi­na no sólo a la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca, sino que pone de rodi­llas a esta­dos com­ple­tos.

La inter­pre­ta­ción mar­xis­ta de la cri­sis entre­te­je una ilu­mi­na­do­ra narra­ti­va que va des­de la lucha de cla­ses en el inte­rior del labo­ra­to­rio secre­to de la pro­duc­ción bur­gue­sa (fór­mu­la de Marx al ini­ciar su aná­li­sis del pro­ce­so de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta) has­ta la cir­cu­la­ción gene­ral y la expan­sión del sec­tor finan­cie­ro, pasan­do por la evo­lu­ción de la tasa de ganan­cia y la inver­sión. Este aná­li­sis inte­gra tam­bién el papel del Esta­do y del gas­to públi­co en la repro­duc­ción del ciclo del capi­tal. Se com­pren­de así la natu­ra­le­za sui­ci­da de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad que hoy se impo­nen en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro.

Los pro­ble­mas teó­ri­cos que ha enfren­ta­do el aná­li­sis mar­xis­ta, en espe­cial en lo que se refie­re al pro­ble­ma de la trans­for­ma­ción de valo­res en pre­cios de pro­duc­ción no debe impe­dir recu­rrir a la rica pers­pec­ti­va ana­lí­ti­ca mar­xis­ta para com­pren­der la natu­ra­le­za de la cri­sis actual.

El capi­tal tie­ne sus pro­pias inter­pre­ta­cio­nes sobre sus cri­sis y ciclos. Están des­ti­na­das a faci­li­tar la inter­ven­ción en el terreno de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. La pers­pec­ti­va des­de un aná­li­sis mar­xis­ta tie­ne un obje­ti­vo dife­ren­te: reve­lar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra las fuer­zas con las que pue­de depo­ner y rem­pla­zar al capi­tal.

http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​2​/​2​2​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​2​9​a​1​eco

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *