Car­ce­le­ros- Alva­ro Reiza­bal

Nos decían los curas, en sus abu­rri­das cla­ses de cate­cis­mo, que había sacra­men­tos que impri­mían carác­ter, es decir, que deja­ban en quien los reci­bía un sello inde­le­ble. Y creo que hay situa­cio­nes en la vida que, sin ser sacra­men­ta­les, aun­que supo­nen una gran hos­tia, son de las que dejan ese sello inde­le­ble en quien las pade­ce. Una de ellas, sin duda, es la de haber esta­do pre­so. El poten­te meca­nis­mo en for­ma de ins­tin­to de super­vi­ven­cia de que está dota­do nues­tro cere­bro hace que con el paso del tiem­po se vayan borran­do de nues­tra memo­ria los malos recuer­dos, cada vez menos pre­sen­tes en nues­tro día a día, pero bas­ta un acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co para que se reavi­ven y se repre­sen­ten en nues­tra ima­gi­na­ción como si los estu­vié­se­mos vivien­do en ese mis­mo ins­tan­te. Algo de esto me pasó el otro día. Al poco tiem­po de que se cum­plie­ran 20 años de mi deten­ción y pos­te­rior encar­ce­la­mien­to, casi olvi­da­dos ya, cayó sobre mis hom­bros la terri­ble noti­cia de la múl­ti­ple masa­cre de la cár­cel hon­du­re­ña de Coma­ya­gua, que supu­so la muer­te de 357 reclu­sos, pre­ven­ti­vos en un 70% (!). Más de 850 seres huma­nos haci­na­dos en unas ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das para alber­gar a 250. Los super­vi­vien­tes, mar­ca­dos para siem­pre por el llan­to des­ga­rra­dor de sus com­pa­ñe­ros mien­tras se que­ma­ban vivos. Impo­si­ble no pen­sar que podía haber­le pasa­do a uno mis­mo en cual­quie­ra de los fue­gos que se pro­du­cen en las dis­per­sa­das pri­sio­nes espa­ño­las. Se le ponen a uno los pelos de pun­ta. Ejem­plar, des­de lue­go, el com­por­ta­mien­to de los car­ce­le­ros, que para que nadie se fuga­ra dis­pa­ra­ron con­tra los que esca­pa­ban de las lla­mas y los deja­ron ence­rra­dos y huye­ron como galli­nas des­pués de tirar las lla­ves. Ni un solo guar­dián murió en la catás­tro­fe, hacien­do bue­na la can­ción de los Hua­ja­lo­tes: «Car­ce­le­ro, car­ce­le­ro, no eres per­so­na decen­te, tu ofi­cio es el más ras­tre­ro y tu cora­zón no sien­te».

Tras unas pro­me­te­do­ras decla­ra­cio­nes en las que el minis­tro del Inte­rior del Gobierno de Madrid reco­no­cía que el pro­ble­ma de ETA es polí­ti­co, han veni­do los des­men­ti­dos en trom­ba des­de su pro­pio par­ti­do, y has­ta el patriar­ca de las Azo­res tra­zó en el con­gre­so de Sevi­lla las líneas rojas a no tras­pa­sar en este tema, so pena de elec­tro­cu­ción polí­ti­ca. El Gobierno de Zapa­te­ro decía una cosa y su con­tra­ria día sí y día tam­bién, pero este no le va a la zaga. Total, que a día de hoy la pos­tu­ra del Gobierno sobre el tema de los pre­sos vas­cos es la de tocar la músi­ca del bai­le del perri­to: el cese de la lucha arma­da es insu­fi­cien­te, aho­ra que se disuel­van, lue­go que entre­guen la armas, des­pués que pidan per­dón y… lue­go ya les pon­dre­mos mas con­di­cio­nes inasu­mi­bles para que se pudran en la cár­cel.

La marea huma­na del 7 de enero en Bil­bo dejó cla­ro que somos muchos miles los vas­cos que ansia­mos una sali­da satis­fac­to­ria para el pro­ble­ma de los pre­sos de ETA. Espe­re­mos que nadie come­ta el irre­pa­ra­ble error de dejar­los ence­rra­dos, tirar las lla­ves y salir corrien­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *