La vaca ya no da más leche- Fran­cis­co Javier García

La vaca ya no da más leche. Se ha que­da­do en los hue­sos. Ya no tie­ne fuer­za para man­te­ner­se en pie por­que le han qui­ta­do la comi­da, le han chu­pa­do la san­gre y están pla­nean­do qué hacer con su piel y sus huesos.

Aguan­ta­mos la subi­da de toda cla­se de impues­tos, sube el gasoil has­ta cual­quier pre­cio sin tra­bas ni tope, sin que poda­mos reper­cu­tir dicha subi­da en el pre­cio del trans­por­te, pues no hay nada fijo. Por­que el gasoil un día vale a un pre­cio y otro día vale a otro. Tú con­tra­tas un via­je a un pre­cio y esa mis­ma noche sube el gasoil y no sir­ve el pre­cio que has con­tra­ta­do. Nos quie­ren cobrar todas las carre­te­ras a los camio­nes cuan­do ya las hemos paga­do con cre­ces. El agua, la luz, la con­tri­bu­ción, todo nos sube. Has­ta quie­ren gra­var el gasoil con el cén­ti­mo sani­ta­rio, con todo el morro del mun­do (¿deja­re­mos de pagar la Segu­ri­dad Social, ya que nos lo quie­ren cobrar del gasoil?), y con el impues­to ecológico.

Están todo el tiem­po dicien­do que nos apre­te­mos el cin­tu­rón. Pero apre­tar­nos el cin­tu­rón y bajar­nos los pan­ta­lo­nes a la vez, no pue­de ser. Per­mi­ten que tra­ba­je aquí todo el mun­do que quie­ra sin el menor con­trol. Una per­so­na pue­de venir de la otra par­te de Euro­pa, pagar allí todos los impues­tos y tra­ba­jar aquí, apro­ve­char­se de la Segu­ri­dad Social aquí, y de las estruc­tu­ras que nos ha cos­ta­do toda la vida mon­tar a nues­tros padres y a noso­tros mis­mos. Y nos hun­den el mer­ca­do por­que el pre­cio al que pue­den tra­ba­jar es la mitad que el nues­tro, por­que ellos no tie­nen nada mon­ta­do aquí, lo tie­nen todo fue­ra, por­que viven en el camión. Y lo malo de todo esto es que nues­tras empre­sas ayu­dan a eso. ¿Cómo quie­ren que man­ten­ga­mos las estruc­tu­ras si no pode­mos tra­ba­jar a un pre­cio digno, que nos dé para mantenerlas?

Si hace­mos huel­ga algu­na vez, y segu­ro que si empie­za no se para­rá así como así, todo el mun­do se echa­rá las manos a la cabe­za y se pre­gun­ta­rán en los mane­ja­dos medios de comu­ni­ca­ción por qué los trans­por­tis­tas quie­ren hun­dir la eco­no­mía, y saca­rán los tan­ques a la calle para repri­mir­nos y echar­nos la cul­pa de todo.

Cada vez que­da­mos menos trans­por­tis­tas autó­no­mos. No se faci­li­ta la entra­da de nue­vos trans­por­tis­tas para ocu­par un espa­cio que nos están usur­pan­do otros que tie­nen menos requi­si­tos que noso­tros, sin coti­zar aquí. Aho­ra, con los tres camio­nes que se exi­gen, es impo­si­ble, y la gen­te bus­ca entra­das por la puer­ta de atrás con coope­ra­ti­vas fal­sas, de los que se apro­ve­cha gen­tu­za. Ya que quie­ren que Euro­pa sea una, que uni­fi­quen todo o la mayo­ría de las cosas: el pre­cio del gasoil debe ser el mis­mo para toda Euro­pa, por lo menos a medio pla­zo para que las empre­sas y los autó­no­mos poda­mos hacer con­tra­tos esta­bles y poder pla­ni­fi­car las inver­sio­nes. Los pla­zos de cobro tam­bién. No pue­de ser que aquí se pague a 85 días y en Fran­cia a 30 días. Así hay una inse­gu­ri­dad que impi­de con­tra­tar a medio y lar­go pla­zo, por­que el ries­go es enorme.

Esta­mos al lími­te. No sabe­mos lo que va a ocu­rrir. Inten­ta­re­mos aguan­tar y sobre­vi­vir, por­que no nos que­da más remedio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.