Gre­cia debe sus­pen­der pago de la deu­da

Entre­vis­ta publi­ca­da rea­li­za­da a Eric Tous­saint por Car­los Bedo­ya y publi­ca­da en el dia­rio peruano La Pri­me­ra, el domin­go 19 de febre­ro 2012

¿Cómo carac­te­ri­za el momen­to actual por el que atra­vie­san paí­ses de la Unión Euro­pea (UE) como Gre­cia que tie­nen deu­das públi­cas enor­mes?

Hacien­do una com­pa­ra­ción his­tó­ri­ca, se encuen­tran en la mis­ma situa­ción que Amé­ri­ca Lati­na en la segun­da mitad de los años ochen­ta.

¿Por qué?

La cri­sis de la deu­da en Amé­ri­ca Lati­na explo­tó en 1982. La cri­sis ban­ca­ria pri­va­da explo­tó en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa en 2007 – 2008 y se trans­for­mó a par­tir de 2010 en una cri­sis tam­bién de deu­da sobe­ra­na, por­que se socia­li­za­ron las pér­di­das de los ban­cos pri­va­dos y se trans­fi­rie­ron a los teso­ros públi­cos en Euro­pa. Enton­ces, a varios años de explo­tar la cri­sis en los dos casos, nos encon­tra­mos en una situa­ción en la que los acree­do­res logran dic­tar con­di­cio­na­li­da­des a los gobier­nos. Los pre­sio­nan a imple­men­tar polí­ti­cas de ajus­te bru­tal: reduc­ción del gas­to públi­co, reduc­ción del poder de com­pra de la pobla­ción. Eso lle­va a las eco­no­mías a una situa­ción rece­si­va per­ma­nen­te.

Pero, ni en el peor momen­to de su cri­sis, Amé­ri­ca Lati­na tuvo los nive­les de endeu­da­mien­to que tie­nen hoy la mayo­ría de paí­ses de la zona euro. Sobre­pa­san el 100 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB).

El nivel de deu­da euro­pea es impre­sio­nan­te. En el caso de Gre­cia es de 160 por cien­to del PIB, y varios paí­ses de la Unión Euro­pea tie­nen deu­das que alcan­zan o supe­ran el 100 por cien­to de su pro­duc­ción. En cam­bio, duran­te la cri­sis de Amé­ri­ca Lati­na, la deu­da esta­ba alre­de­dor del 60 u 80 por cien­to del PIB. Es cla­ro que hay dife­ren­cias entre estas dos cri­sis, pero en la com­pa­ra­ción que hago, no es lo fun­da­men­tal el nivel de endeu­da­mien­to.

Es decir que su com­pa­ra­ción se cen­tra en las con­se­cuen­cias polí­ti­cas de ambas cri­sis.

Sí. Cuan­do com­pa­ro la Euro­pa de hoy con la Amé­ri­ca Lati­na de la segun­da par­te de los ochen­ta, quie­ro decir que los acree­do­res en el caso de Euro­pa, es decir los ban­cos euro­peos, repre­sen­ta­dos por la Troi­ka: Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Ban­co Cen­tral Euro­peo y la Comi­sión Euro­pea, están exi­gien­do a Gre­cia por ejem­plo, un plan de res­ca­te muy pare­ci­do al plan Brady que se exi­gió a paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na a fines de los ochen­ta.

¿Pue­de expli­car­lo con más deta­lle?

Al final de los ochen­ta, los acree­do­res de Amé­ri­ca Lati­na: el Ban­co Mun­dial, el FMI, el Club de París, el Teso­ro Nor­te­ame­ri­cano y el Club de Lon­dres (los ban­que­ros) logra­ron defi­nir la agen­da. Ellos impo­nían sus con­di­cio­nes. Los acree­do­res pri­va­dos trans­fi­rie­ron sus acreen­cias a las mul­ti­la­te­ra­les y a los Esta­dos vía la titu­la­ri­za­ción, es decir pasan­do cré­di­tos ban­ca­rios a bonos, ahí jugó un papel impor­tan­te el Plan Brady. El plan de res­ca­te de Gre­cia es muy pare­ci­do: se redu­ce el valor del stock de deu­da, va a haber un cam­bio de títu­los de los ban­cos acree­do­res, reem­pla­zán­do­les por nue­vos títu­los tal cual el caso Brady, con una tasa fija. Gre­cia es obli­ga­da a com­prar bonos de los paí­ses fuer­tes de la UE. Se habla de bonos cupo cero de la Gran Bre­ta­ña, de Luxem­bur­go y otros paí­ses, del mis­mo modo como en el Plan Brady obli­gó a paí­ses como Perú y Ecua­dor a com­prar bonos del teso­ro nor­te­ame­ri­cano cupo cero, como garan­tía de los nue­vos bonos emi­ti­dos y ven­di­dos a los ban­cos con un des­cuen­to y una tasa del 5 y 6 por cien­to.

Tam­bién obli­ga­ron a nues­tros paí­ses a redu­cir sala­rios, pen­sio­nes, gas­to social y cum­plir reli­gio­sa­men­te el pago de la deu­da.

Por eso digo que esta­mos en la mis­ma situa­ción en la peri­fe­ria euro­pea. Toda­vía no se exten­dió a toda Euro­pa, solo a los esla­bo­nes más débi­les como Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da, Ita­lia, Espa­ña, Hun­gría, Ruma­nía y Bul­ga­ria. Pero esos paí­ses en con­jun­to repre­sen­tan casi 200 millo­nes de habi­tan­tes sobre una pobla­ción de 500 millo­nes en la UE.

La con­se­cuen­cia polí­ti­ca de la cri­sis de la deu­da en Amé­ri­ca Lati­na fue la fun­da­ción del Esta­do Neo­li­be­ral, ¿en Euro­pa se cami­na a eso?

Sí, es la apues­ta del FMI, de los gobier­nos repre­sen­tan­tes de las cla­ses domi­nan­tes, de los gran­des ban­cos y las gran­des empre­sas indus­tria­les. Su apues­ta es ter­mi­nar la obra neo­li­be­ral empren­di­da por Mar­ga­ret That­cher en 1979 – 80 en Gran Bre­ta­ña, que se exten­dió a Euro­pa pro­gre­si­va­men­te, inclu­so a Espa­ña con el gobierno de Feli­pe Gon­za­les, que apli­có tam­bién una polí­ti­ca neo­li­be­ral en los ochen­ta.

Pero en Euro­pa se man­tu­vo el Esta­do de Bien­es­tar.

Empe­za­ron un tra­ba­jo de des­truc­ción del pac­to social y de los logros popu­la­res del perio­do 1945 – 1970. Eso es lo que ini­ció That­cher. Des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial, duran­te trein­ta años los pue­blos euro­peos acu­mu­la­ron con­quis­tas, cons­ti­tu­yén­do­se un Esta­do de Bien­es­tar, con un sis­te­ma de pro­tec­ción social: con­ve­nios colec­ti­vos, ley del tra­ba­jo, etc. pro­te­gien­do a los tra­ba­ja­do­res, redu­cien­do de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el tra­ba­jo pre­ca­rio. That­cher qui­so des­truir eso, pero des­pués de trein­ta años de polí­ti­ca neo­li­be­ral aún no ter­mi­na­ron el tra­ba­jo en Euro­pa, que­da algo.

Y la cri­sis de la deu­da en Euro­pa es la opor­tu­ni­dad de con­so­li­dar lo que ini­ció That­cher.

Es la opor­tu­ni­dad de apli­car la estra­te­gia del “shock”, como la lla­ma Nao­mi Klein. La cri­sis per­mi­te una tera­pia de shock, tal como se hizo en los ochen­ta por los acree­do­res y las cla­ses domi­nan­tes en Amé­ri­ca Lati­na.

En el Perú se apli­có en agos­to de 1990.

Esta­mos en esa fase que inclu­ye tam­bién pri­va­ti­zar las empre­sas públi­cas. En Euro­pa van a pri­va­ti­zar las empre­sas públi­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas que aún que­dan.

¿Y tam­bién se imple­men­ta­rá la doc­tri­na de segu­ri­dad que se apli­có en Amé­ri­ca Lati­na, don­de sin­di­ca­to es equi­va­len­te a terro­ris­mo?

Están aumen­tan­do las dimen­sio­nes auto­ri­ta­rias de ejer­cer gobierno en Euro­pa. Es evi­den­te, ya imple­men­ta­ron leyes fren­te a los movi­mien­tos socia­les, leyes anti­te­rro­ris­tas, en los últi­mos años. Hay una repre­sión que aumen­ta, que aún no toma la for­ma de masa­cres que tuvo Amé­ri­ca Lati­na en el peor momen­to. No hemos lle­ga­do a ese nivel, pero la repre­sión con­tra huel­guis­tas y con­tra el movi­mien­to social es fuer­te.

¿Y los par­la­men­tos nacio­na­les euro­peos como reac­cio­nan ante todo este paque­te?

Los par­la­men­tos en Euro­pa son mar­gi­na­li­za­dos, por­que el FMI den­tro de la Troi­ka les dice a los gobier­nos: “si uste­des quie­ren cré­di­tos, nece­si­tan imple­men­tar medi­das de ajus­te y no hay tiem­po para deli­be­ra­cio­nes en el Par­la­men­to”, el mis­mo que tie­ne que adop­tar­las en 24 horas.

Como lo hemos vis­to en Gre­cia…

Sí, es lo que aca­ba de pasar en Gre­cia. La Troi­ka exi­gió un plan. Logró final­men­te la apro­ba­ción de del par­la­men­to grie­go el domin­go pasa­do por la noche. Pero al día siguien­te, el comi­sa­rio euro­peo de asun­tos eco­nó­mi­cos, dijo que fal­ta­ban toda­vía 325 millo­nes de euros de cor­tes adi­cio­na­les y dio un pla­zo de 48 horas para ello. Es decir, que el par­la­men­to grie­go no está deli­be­ran­do.

Eso ha ori­gi­na­do una pro­tes­ta tre­men­da.

No solo en Gre­cia, en Por­tu­gal, Espa­ña, Fran­cia y en Ita­lia con menos inten­si­dad pero va a venir con fuer­za. Tene­mos movi­li­za­cio­nes en Euro­pa, inclu­so en Gran Bre­ta­ña. En mí país, Bél­gi­ca tuvi­mos la pri­me­ra huel­ga gene­ral des­pués de 18 años el mes pasa­do. Fue una para­li­za­ción total de la eco­no­mía bel­ga y de los trans­por­tes.

¿Qué debe hacer Gre­cia para salir de este pro­ble­ma?

Gre­cia tie­ne que dejar de some­ter­se a los dic­ta­dos de la Troi­ka, es decir, sus­pen­der el pago de la deu­da de mane­ra uni­la­te­ral para obli­gar a los acree­do­res a nego­ciar en con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles para ellos. Si Gre­cia sus­pen­de el pago como lo hizo Ecua­dor en noviem­bre de 2008, cla­ro que en otras con­di­cio­nes, todos los tene­do­res de bonos van a ven­der­los a 30 por cien­to del valor facial. Eso pone en debi­li­dad a los tene­do­res de bonos y da más fuer­za al gobierno grie­go, aun­que en una situa­ción muy difí­cil.

Ecua­dor sus­pen­dió el pago de los bonos glo­bal, lue­go de un pro­ce­so de audi­to­ría, pero sin estar como Gre­cia. Argen­ti­na sus­pen­dió el pago en el 2001 por una situa­ción pare­ci­da a la grie­ga.

Sí, la com­pa­ra­ción más bien es con Argen­ti­na, que no tenía liqui­dez para pagar. Sus­pen­dió el pago y ha logra­do no hacer­lo duran­te 3 años (Diciem­bre 2001 has­ta Mar­zo 2005) con los mer­ca­dos finan­cie­ros y has­ta la fecha con el Club de Paris (es decir más de 10 años), al mis­mo tiem­po logró cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te e impo­ner a los acree­do­res un can­je deu­da con un des­cuen­to del 60 por cien­to.

Pero eso le cos­tó que­dar­se fue­ra del mer­ca­do finan­cie­ro mun­dial has­ta aho­ra.

Cla­ro, pero Argen­ti­na, aún sien­do exclui­do de los mer­ca­dos finan­cie­ros des­de hace diez años, y no pagan­do nada al Club de París duran­te el mis­mo perio­do, cre­ce a un rit­mo anual de 8 por cien­to. Eso demues­tra que un país pue­de tener fuen­tes de finan­cia­mien­to alter­na­ti­vos a los mer­ca­dos finan­cie­ros. Ecua­dor tam­po­co está emi­tien­do nue­vos bonos y tie­ne cre­ci­mien­to.

Pero se está endeu­dan­do con Chi­na a tasas mayo­res…

Sí, hay que encon­trar for­mas de man­te­ner sobe­ra­nía con estas nue­vas fuen­tes.

Vol­vien­do a Gre­cia, muchos ana­lis­tas inclu­yen­do Ud. Sos­tie­nen que gran par­te de la deu­da grie­ga es ile­gi­ti­ma.

Cla­ro, sí.

Pero eso solo lo pue­de demos­trar una audi­to­ria.

Par­te del movi­mien­to social euro­peo sacó las lec­cio­nes de la expe­rien­cia lati­no­ame­ri­ca­na. Noso­tros hemos inter­ve­ni­do con la pro­pues­ta de la audi­to­ria ciu­da­da­na de la deu­da que logró tener un eco enor­me. En sie­te paí­ses euro­peos tene­mos audi­to­rías ciu­da­da­nas des­de aba­jo, inclu­yen­do Gre­cia aún sin apo­yo del gobierno.

¿Cree que ter­mi­na­rá sien­do audi­to­ria ofi­cial espe­cial­men­te en el caso de Gre­cia?

Vere­mos. Eso impli­ca­ría un cam­bio de gobierno, es decir un movi­mien­to social tan fuer­te que aca­be con las solu­cio­nes guber­na­men­ta­les favo­ra­bles a los acree­do­res y se pase a un gobierno alter­na­ti­vo. Amé­ri­ca Lati­na nece­si­tó vein­te años para lle­gar a eso.

¿O sea que fal­ta mucho para cam­biar la orien­ta­ción de los gobier­nos euro­peos como el de Gre­cia?

Sí, vamos a seguir en una cri­sis que va a durar de diez a quin­ce años. Esta­mos en la pri­me­ra fase de la resis­ten­cia. Va ser muy duro.

Fecha de la entre­vis­ta: 16 de febre­ro del 2012

Bole­tín elec­tró­ni­co n° 69 – Mar­tes 21 de febre­ro de 2012 de CADTM (www​.cadtm​.org)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *