El socia­lis­mo debe inte­grar la pra­xis comu­ne­ra- Iña­ki Gil de San Vicente

Des­de la reali­dad vas­ca la lec­tu­ra del libro de Javo Ferrei­ra Comu­ni­dad, indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo 1 inci­de en varias refle­xio­nes que inde­pen­den­tis­tas lle­va­mos rea­li­zan­do des­de hace tiem­po ya que tam­bién des­de hace tiem­po nos opo­ne­mos a la linea­li­dad euro cén­tri­ca que expre­sa­da en boca del “joven” Engels con­de­nó a Eus­kal Herria a la extin­ción his­tó­ri­ca 2. Antes de seguir, debe­mos adver­tir que nues­tra matriz social 3 euro­pea y el muy limi­ta­do cono­ci­mien­to de la extre­ma­da­men­te com­ple­ja reali­dad de las Amé­ri­cas, nos exi­ge pro­ce­der con extre­mo cui­da­do a la hora de emi­tir jui­cios sobre los pue­blos tra­ba­ja­do­res her­ma­nos que sufren en ese y en los demás con­ti­nen­tes, y menos aún con pre­ten­der­les impo­ner qué han de hacer y cómo. Esta pre­cau­ción es típi­ca­men­te mar­xis­ta, y sola­men­te fue aban­do­na­da con la buro­cra­ti­za­ción esta­li­nis­ta obse­sio­na­da por diri­gir férrea­men­te toda la revo­lu­ción mun­dial. Anti­ci­pán­do­se a este imper­do­na­ble error, el “vie­jo” Engels 4, que no sólo Marx, se esfor­zó en expli­car la dia­léc­ti­ca entre las luchas con­cre­tas y el pro­ce­so gene­ral, como se com­prue­ba en sus car­tas a F. Kelley y a Tura­ti, por citar solo dos ejem­plos. No vamos a exten­der­nos en la crí­ti­ca de los devas­ta­do­res efec­tos cau­sa­dos por la impor­ta­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca euro­pea a los pue­blos por­que otros auto­res 5 ya la han rea­li­za­do. Por el con­tra­rio, lo pri­me­ro debe­mos hacer los revo­lu­cio­na­rios euro­peos es apli­car el méto­do mar­xis­ta al res­pec­to 6 y estu­diar sobre todo y antes que nada las apor­ta­cio­nes 7 de sus luchas a la eman­ci­pa­ción humana.

De entre las muchas ense­ñan­zas aho­ra que­re­mos cen­trar­nos en el amplio blo­que de prác­ti­cas que tie­nen rela­ción con el comu­ni­ta­ris­mo, con los bie­nes comu­na­les, con la fuer­za eman­ci­pa­do­ra de la defen­sa de lo común y de sus apor­ta­cio­nes al socia­lis­mo y al comu­nis­mo. Debe­mos recor­dar que Engels pro­pu­so a Bebel uti­li­zar las expre­sio­nes “Comu­ni­dad”, “Gemein­we­sen” y “Com­mu­ne” 8 en vez de Esta­do, por­que refle­jan mejor el ideal socia­lis­ta una vez estu­dia­da la deci­si­va expe­rien­cia de la Comu­na de París de 1871, que lo hizo desa­rro­llan­do la teo­ría ela­bo­rar por Marx pre­ci­sa­men­te en su impres­cin­di­ble tex­to sobre la Comu­na, acer­ca del papel del coope­ra­ti­vis­mo como ins­tru­men­to para «regu­lar la pro­duc­ción nacio­nal con arre­glo a un plan común, tomán­do­la bajo su con­trol y ponien­do fin a la cons­tan­te anar­quía y a las con­vul­sio­nes perió­di­cas, con­se­cuen­cias inevi­ta­bles de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, ¿qué será eso enton­ces, caba­lle­ros, más que comu­nis­mo, comu­nis­mo “rea­li­za­ble”?» 9. Ambos ami­gos no des­cu­brían nada des­co­no­ci­do sino que toma­ban lo mejor de las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y lo apli­ca­ban a la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo: la con­sig­na Omnia sunt comu­na, «Todo es común» 10, pro­ve­nía del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio ana­bap­tis­ta, gru­po polí­ti­co-reli­gio­so euro­peo del pri­mer ter­cio del siglo XVI que seguía las tra­di­cio­nes igua­li­ta­rias del pasa­do, del mis­mo modo que en la mitad del siglo XVII los cam­pe­si­nos ingle­ses ocu­pa­ban —socia­li­za­ban, en tér­mi­nos actua­les— las tie­rras bal­días y las vol­vían pro­duc­ti­vas, sien­do lla­ma­dos por ello “cava­do­res”11.

Pero los estu­dios sobre lo comu­nal y la comu­na venían de antes, como hemos dicho, y enci­ma en cues­tio­nes bási­cas como la dia­léc­ti­ca entre len­gua­je e iden­ti­dad comu­nal, entre las pri­me­ras for­mas de uso de la tie­rra y de pro­pie­dad colec­ti­va y la evo­lu­ción de modos de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas. Marx dijo que: «El len­gua­je mis­mo es tan pro­duc­to de una comu­ni­dad como, en otro sen­ti­do, lo es la exis­ten­cia de la comu­ni­dad mis­ma. Es, por así decir­lo, el ser comu­nal que habla por sí mis­mo» 12. La len­gua es un pro­duc­to de la comu­ni­dad, y es por eso el ser comu­nal que habla por sí, para sí y para otros, en el mis­mo pro­ce­so pro­duc­ti­vo que crea valo­res de uso. Sin duda, es sobre estas inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das des­de 18555 – 59 des­de don­de se avan­za­rá lue­go con más pro­fun­di­dad en todo lo rela­cio­na­do con el pro­ble­ma que tra­ta­mos, que tie­ne su pun­to nodal en la refle­xio­nes sobre la “comu­na cam­pe­si­na” rusa abrien­do vías de inves­ti­ga­ción tan­to más actua­les aho­ra que enton­ces 13. Pues bien, la defi­ni­ción de la len­gua como el ser comu­nal que habla por sí mis­mo tam­bién nos intro­du­ce en el pro­ble­ma de las tra­di­cio­nes y de su valor para la recu­pe­ra­ción de lo comu­nal en la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta actual.

La tra­di­ción cul­tu­ral, el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, no es mono­lí­ti­co sino que está mina­da por las con­tra­dic­cio­nes socia­les que han exis­ti­do a lo lar­go de su his­to­ria, con­vi­vien­do en su inte­rior fuer­zas anta­gó­ni­cas en uni­dad y lucha de con­tra­rios. La tra­di­ción no es una fuer­za reac­cio­na­ria en blo­que, sino que en ella pug­nan com­po­nen­tes reac­cio­na­rios con revo­lu­cio­na­rios. Marx nos ofre­ce ejem­plos de esta lucha de con­tra­rios: uno, el nega­ti­vo, es su cono­ci­da afir­ma­ción de que «la tra­di­ción de todas las gene­ra­cio­nes muer­tas opri­me como una pesa­di­lla el cere­bro de los vivos» 14, y el con­tra­rio posi­ti­vo es su no menos cono­ci­da afir­ma­ción de que sus héroes eran Espar­ta­co y Kepler 15. Marx siem­pre expli­có que la teo­ría se con­vier­te en una fuer­za mate­rial cuan­do es asu­mi­da por las masas. Espar­ta­co y Kepler fue­ron dos revo­lu­cio­na­rios que en sus dis­tin­tos cam­pos de acción ayu­da­ron sobre­ma­ne­ra a que la huma­ni­dad avan­za­ra en su eman­ci­pa­ción mate­rial e inte­lec­tual a pesar de las tra­di­cio­nes reac­cio­na­rias de las gene­ra­cio­nes muer­tas. La teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción indi­ca cómo debe pro­ce­der­se para que los com­po­nen­tes eman­ci­pa­do­res inser­tos en la tra­di­ción se impon­gan sobre los opresores.

Mao asu­me la mile­na­ria tra­di­ción chi­na del Vie­jo Ton­to que impul­sa­ba a gene­ra­cio­nes de explo­ta­dos a resis­tir al explo­ta­dor 16. Trots­ki se refie­re a la cam­pe­si­na fran­ce­sa Mariet­te, para quien «siglos y siglos de acon­te­ci­mien­tos y de prue­bas han enri­que­ci­do y satu­ra­do su memo­ria polí­ti­ca» 17. Grams­ci ana­li­za esa dia­léc­ti­ca en la mis­ma cul­tu­ra popu­lar ita­lia­na, por no hablar de la “pre­sen­cia” de Tupac Ama­ru, Tupac Ata­ri, el Che, Maru­lan­da, etcé­te­ra, en el ima­gi­na­rio popu­lar andino y lati­no­ame­ri­cano. Y si pasa­mos de la tra­di­ción cul­tu­ral a la for­ma más con­cre­ta e impor­tan­te para noso­tros, la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria en el cru­cial aspec­to orga­ni­za­ti­vo, Lenin habla de la «lar­ga his­to­ria» de la expe­rien­cia clan­des­ti­na que ha for­ja­do pau­tas de com­por­ta­mien­to váli­das 18. Y por no exten­der­nos, R. Vega Can­tor defien­de que las tra­di­cio­nes tie­nen com­po­nen­tes eman­ci­pa­do­res y afir­ma que el per­ma­nen­te ata­que capi­ta­lis­ta con­tra la memo­ria de lucha de los pue­blos «cons­ti­tu­ye otra típi­ca manio­bra de expro­pia­ción, tan impor­tan­te como la expro­pia­ción de las rique­zas natu­ra­les de los pue­blos del mun­do» 19. La rela­ción entre las tra­di­cio­nes pro­gre­sis­tas y el amplio movi­mien­to que his­tó­ri­ca­men­te englo­ba a lo comu­nal como el comu­nis­mo, pasan­do por el con­se­jis­mo, el coope­ra­ti­vis­mo, la auto­ges­tión, etcé­te­ra, ha sido estu­dia­da en dos tex­tos 20.

Pero las tra­di­cio­nes de resis­ten­cia, de defen­sa de la pro­pie­dad comu­nal no logra­ron impe­dir el pro­ce­so de des­com­po­si­ción, de esci­sión social cla­sis­ta inter­na en las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, como muy bien expli­ca J. Ferrei­ra. Se tra­ta de una cri­sis ya pre­vis­ta por Marx y Engels, que pen­sa­ron que la úni­ca sal­va­ción radi­ca­ba en la revo­lu­ción socia­lis­ta. Des­de muy pron­to Lenin estu­dió con deta­lle el pro­ce­so de diso­lu­ción y pudri­mien­to interno de la comu­na cam­pe­si­na según pene­tra­ban en ellas las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción 21, con­flic­tos que bajo otras apa­rien­cias exter­nas reco­rren las resis­ten­cias pre­ca­pi­ta­lis­tas al capi­ta­lis­mo 22, y que Marx estu­dió con su bri­llan­tez carac­te­rís­ti­ca al cons­ta­tar la tenaz resis­ten­cia de los «sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta» 23, de los impe­rios de Chi­na e India basa­dos, entre otras cosas, en la soli­dez de la pro­pie­dad comu­nal cam­pe­si­na. Y no fal­tan auto­res que pre­fie­ren hablar direc­ta­men­te de «socie­dad comu­nal» como lo bási­co de las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas 24.
Y la pro­pia expe­rien­cia boli­via­na de 1929 lo vuel­ve a reafir­mar: «el indio es capaz de todo sacri­fi­cio cuan­do se tra­ta de la recu­pe­ra­ción de sus tie­rras» 25, como lo había con­fir­ma­do la expe­rien­cia bol­che­vi­que en 1917 en la car­ta de car­ta de un sol­da­do ruso a su fami­lia cam­pe­si­na escri­ta a final de verano de 1917: «Que­ri­do com­pa­dre, segu­ra­men­te tam­bién allí han oído hablar de bol­che­vi­ques, de men­che­vi­ques, de social-revo­lu­cio­na­rios. Bueno, com­pa­dre, le expli­ca­ré que son los bol­che­vi­ques. Los bol­che­vi­ques, com­pa­dre, somos noso­tros, el pro­le­ta­ria­do más explo­ta­do, sim­ple­men­te noso­tros, los obre­ros y los cam­pe­si­nos más pobres. Éste es su pro­gra­ma: todo el poder hay que dár­se­lo a los dipu­tados obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos; man­dar a todos los bur­gue­ses al ser­vi­cio mili­tar; todas las fábri­cas y las tie­rras al pue­blo. Así es que noso­tros, nues­tro pelo­tón, esta­mos por este pro­gra­ma» 26.

Aho­ra care­ce­mos de espa­cio para pro­fun­di­zar en la agu­di­za­ción de estas con­tra­dic­cio­nes que sur­gen del cho­que, según muchos his­to­ria­do­res, entre el modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio o “asiá­ti­co”, con sus varian­tes escla­vis­ta y feu­dal, con el capi­ta­lis­ta, por­que que­re­mos insis­tir en que a pesar de este res­que­bra­ja­mien­to, debe­mos recu­pe­rar los valo­res pro­gre­sis­tas e intro­du­cir­los en la lucha por el socia­lis­mo y el comu­nis­mo en estos momen­tos en los que el capi­tal está lle­van­do al extre­mo uno de los con­te­ni­dos de lo que Marx defi­nió como “acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria”, que aho­ra se mues­tra con espe­cial bru­ta­li­dad median­te lo que D. Har­vey ha deno­mi­na­do “acu­mu­la­ción por des­po­se­sión” que con­sis­te en el expo­lio masi­vo de lo común y de lo públi­co para pri­va­ti­zar­lo como pro­pie­dad bur­gue­sa rea­li­zan­do la ten­den­cia hacia «la mer­can­ti­li­za­ción de todo» 27 inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo, y que con­clu­ye en lo que un his­to­ria­dor ha defi­ni­do como «con­ti­nen­tes roba­dos» 28. El ata­que impe­ria­lis­ta es aho­ra tan abru­ma­dor con­tra todo lo que se le resis­te que inclu­so peque­ños sec­to­res refor­mis­tas deben bus­car algu­nas res­pues­tas 29.

Que se tra­ta de un pro­ce­so en el que lo eco­nó­mi­co y lo polí­ti­co se imbri­can en una dia­léc­ti­ca vibran­te, esto ya fue demos­tra­do entre otros muchos, por H. Clea­ver 30 al poner de relie­ve el papel de la resis­ten­cia de los pue­blos y de las cla­ses explo­ta­das, de la «cla­se tra­ba­ja­do­ra» enfren­ta­da a la «cla­se capi­ta­lis­ta» según el momen­to gené­ti­co-estruc­tu­ral del estu­dio del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. H. Clea­ver es tajan­te des­de la mis­ma Pre­sen­ta­ción: «Marx lle­gó tar­de a la Amé­ri­ca Lati­na. Y lle­gó mal», pero no pode­mos exten­der­nos en esta ver­dad sino que, por razo­nes de espa­cio, debe­mos refe­rir­nos a la muy impor­tan­te refe­ren­cia que hace a la cul­tu­ra por­que conec­ta en direc­to con dos pro­ble­mas deci­si­vos en la lucha actual con­tra el impe­ria­lis­mo: la impor­tan­cia de la tra­di­ción cul­tu­ral como fuer­za eman­ci­pa­do­ra, y la impor­tan­cia de lo común, de la pro­pie­dad colec­ti­va y comu­nal, sin entrar aho­ra a más pre­ci­sio­nes. Pro­ble­mas que tam­bién pre­sen­tes en J. Ferrei­ra. El autor mues­tra cómo la lucha de los pue­blos indios, la lucha por la jor­na­da de tra­ba­jo, y la lucha por la pro­duc­ti­vi­dad y el valor de la fuer­za de tra­ba­jo, se inter­re­la­cio­nan siguien­do la lógi­ca expan­si­va ya enun­cia­da en el capí­tu­lo sobre la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, siem­pre den­tro la con­tra­dic­ción inhe­ren­te a la for­ma-mer­can­cía. El con­te­ni­do polí­ti­co de esta con­tra­dic­ción se expre­sa en la lucha de cla­ses y en las «rebe­lio­nes y gue­rras de resis­ten­cia» con­tra la pri­va­ti­za­ción capi­ta­lis­ta de lo común y de la fuer­za de trabajo.

La lucha por redu­cir la jor­na­da de tra­ba­jo, espe­cial­men­te, tie­ne una muy direc­ta cone­xión con nues­tro tema por­que ha sido una bata­lla per­ma­nen­te en la his­to­ria de la explo­ta­ción, en la que la soli­da­ri­dad y ayu­da mutua, la tie­rra comu­nal y los bie­nes públi­cos, etc., han sido medios de auto­de­fen­sa de los pue­blos y cla­ses opri­mi­das. Lo comu­nal o comu­nis­mo pri­mi­ti­vo y la coope­ra­ción 31 han sido las fuer­zas deci­so­rias para la antro­po­gé­ne­sis, y den­tro de ellas el arte, la fies­ta y el fol­clo­re como par­te esen­cial de la iden­ti­dad 32. En las pri­me­ras colec­ti­vi­da­des estos fac­to­res esta­ban intrín­se­ca­men­te uni­dos a la satis­fac­ción de las nece­si­da­des, a la pro­duc­ción de pla­ce­res y a la efec­ti­vi­dad cohe­sio­na­do­ra de los actos, jue­gos y fies­tas colec­ti­vos de redis­tri­bu­ción del exce­den­te social acu­mu­la­do 33 para evi­tar la pola­ri­za­ción de rique­za en una mino­ría y de pobre­za en la mayo­ría, medi­da pre­cau­to­ria que «en oca­sio­nes» se exten­día a la des­truc­ción de las armas arre­ba­ta­das al enemi­go ven­ci­do para impe­dir la exce­si­va acu­mu­la­ción de rique­za 34, ade­más de otras razones.

J. Ferrei­ra ana­li­za una de las expe­rien­cias per­ma­nen­tes en la his­to­ria de las luchas de los pue­blos explo­ta­dos, la de su esci­sión social bajo las pre­sio­nes capi­ta­lis­tas en ascen­so. Aho­ra, como hemos dicho, el impe­ria­lis­mo está redo­blan­do los ata­ques con­tra todo lo públi­co, lo colec­ti­vo, con­tra los res­tos de pro­pie­dad comu­nal que sub­sis­ten, bus­can­do ade­más de otros obje­ti­vos, des­truir los soli­da­rios lazos comu­na­les y de ayu­da mutua entre las masas explo­ta­das. Se tra­ta de recom­po­ner los víncu­los comu­nes, socia­les 35, que han sido rotos por el capi­tal y que deben (re)construirse en otras con­di­cio­nes dife­ren­tes a las pre­ca­pi­ta­lis­tas por­que, en el fon­do, de tra­ta de la mis­ma soli­da­ri­dad libe­ra­do­ra que la que prac­ti­ca­ron los escla­vos insu­rrec­tos entre los que se encon­tra­ba el Espar­ta­co tan admi­ra­do por Marx. Debe­mos ampliar esta admi­ra­ción a todas las per­so­nas que se suble­va­ron con­tra la injus­ti­cia, y debe­mos extraer las lec­cio­nes nece­sa­rias y urgen­tes para nues­tro anti­im­pe­ria­lis­mo. Debe­mos pasar a la ofen­si­va y luchar por la amplia­ción masi­va de lo públi­co, de los bie­nes comu­nes, de la pro­pie­dad colec­ti­va, de las ocu­pa­cio­nes y recu­pe­ra­cio­nes de las pro­pie­da­des pri­va­ti­za­das y de la cul­tu­ra como «el modo como se orga­ni­za la uti­li­za­ción de los valo­res de uso» 36.

* EUSKAL HERRIA
1 Javo Ferrei­ra, Comu­ni­dad, indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo, Edic. La Pala­bra Obre­ra. Boli­via 2010.

2 Iña­ki Gil de San Vicen­te, Gra­cias a un error de Engels ¿y de Marx? 18-01-2008 a libre dis­po­si­ción en Internet

3 Usa­mos el con­cep­to de «matriz social» ela­bo­ra­do por Oli­ver C. Cox, El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma social, Fun­da­men­tos 1972, pp. 35 – 79, pero apli­ca­do a la civi­li­za­ción euro­pea como sín­te­sis social del capi­ta­lis­mo en este espa­cio geo­pro­duc­ti­vo: el con­tex­to ideo­ló­gi­co euro­peo en el que nos hemos for­ma­do y en el que mal­vi­vi­mos, con­di­cio­na y limi­ta mucho nues­tra capa­ci­dad de pen­sa­mien­to inde­pen­dien­te, obje­ti­vo y crí­ti­co, a la hora de estu­diar otras civi­li­za­cio­nes no occi­den­ta­les. Con esta afir­ma­ción en modo alguno acep­ta­mos las tesis del rela­ti­vis­mo cul­tu­ral que tan acer­ta­da­men­te des­mon­ta J. Ferrei­ra en su libro (pp. 115 – 147) sino que nos pre­ve­ni­mos con­tra la per­ni­cio­sa cos­tum­bre euro­pea de creer que pode­mos y debe­mos dic­tar a todos los pue­blos del mun­do lo que deben hacer, sin res­pe­tar sus con­di­cio­nes y sus voluntades.

4 En la car­ta a F. Kelley del 12-XII-1886, Engels cri­ti­ca a quie­nes hacen del socia­lis­mo «una teo­ría impor­ta­da» des­de Euro­pa a los EEUU; y en la car­ta a Tura­ti del 26-I-1894 sos­tie­ne que las deci­sio­nes deben ser toma­das por los ita­lia­nos. Véa­se Marx-Engels Corres­pon­den­cia, Car­ta­go, 1973. pp. 262 – 263, y 414 – 418, respectivamente.

5 Muy sucin­ta­men­te, véa­se a J. Ari­có, Marx y Amé­ri­ca Lati­na, Catá­lo­gos, 1988. E. Dus­sel, El últi­mo Marx (1863−1882) y la libe­ra­ción lati­no­ame­ri­ca­na, Siglo XXI, 1990. N. Kohan Marx en si (Ter­cer) Mun­do, El Perro y la Rana, 2009; y Nues­tro Marx, Misión Con­cien­cia, 2011.

6 Nun­ca es sufi­cien­te­men­te cono­ci­do el que Marx y Engel ter­mi­na­ron carac­te­ri­zán­do­se por estu­diar con rigor ade­más del pre­sen­te de los pue­blos, tam­bién su his­to­ria y su len­gua, como requi­si­tos míni­mos para poder escri­bir sobre ellos. Es sabi­do que en 1858 Marx no apli­có su méto­do dia­léc­ti­co a su bio­gra­fía de Bolí­var, pero tam­po­co es sabi­do que mien­tras la escri­bía, en 1855 – 59 rea­li­za­ba de for­ma silen­cio­sa e inter­na, no públi­ca, otro estu­dio más sis­te­má­ti­co y deci­si­vo a la lar­ga, el de las for­ma­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas en el que ya avan­za­ba ejes deci­si­vos para enten­der el pre­sen­te y el tema que aho­ra tratamos.

7 Iña­ki Gil de San Vicen­te, La apor­ta­ción de las Amé­ri­cas a la revo­lu­ción mun­dial, del 3-08-2010, a libre dis­po­si­ción en Internet

8 Engels, Car­ta a A. Bebel. Obras Esco­gi­das. Pro­gre­so. 1978, Tomo III. p.32.

9 Marx, La gue­rra civil en Fran­cia. Obras Esco­gi­das.. Pro­gre­so. 1976. Tomo II. p. 237.

10 Espai en Blanc (Coord.) Luchas autó­no­mas en los años sesen­ta. Tra­fi­can­tes de Sue­ños, 2008, p.8.

11 A. I. Volo­din y E. G. Pli­mak, Las ideas revo­lu­cio­na­rias de los siglos XVIII y XIX, Ed. Nacio­nal de Cuba, 1968, p.35.

12 Marx, For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas. Talle­res Grá­fi­cos. 1967. p. 140.

13 Los tres auto­res cita­dos en la nota 5 tra­tan este deci­si­vo tema, y reco­men­da­mos el de Th. Sha­nin et alii, El Marx tar­dío y la vía rusa. Marx y la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo Tala­sa, 1988.

14 Marx, El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te, Obras Esco­gi­das, Pro­gre­so. 1978. Tomo I. p. 408.

15 J. Elleins­tein, Marx, su vida, su obra. Argos Ver­ga­ra. 1981. p. 285.

16 Mao, El vie­jo ton­to que remo­vió las mon­ta­ñas, Obras Escogidas.
Fun­da­men­to. 1974. Tomo III. pp.281 – 284.

17 Trots­ki, «El dra­ma del pro­le­ta­ria­do fran­cés» Lite­ra­tu­ra y revo­lu­ción. Rue­do Ibé­ri­co. 1969. Tomo II. p. 110.

18 Lenin, ¿Qué hacer? Obras Com­ple­tas. Pro­gre­so. 1981. Tomo 6. p. 149.

19 Renán Vega Can­tor, ¿Es posi­ble con­ci­liar la tra­di­ción con la revolución?
Herra­mien­ta nº 25, Abril 2004, pp. 185 – 196. El autor des­tro­za lo que defi­ne con razón como «des­afor­tu­na­do artícu­lo» de J. Hollo­way en el que éste nie­ga el valor eman­ci­pa­dor de las tradiciones.

20 Iña­ki Gil de San Vicen­te, «Coope­ra­ti­vis­mo socia­lis­ta y eman­ci­pa­ción huma­na. El lega­do de Lenin», en Coope­ra­ti­vas y socia­lis­mo. Una mira­da des­de Cuba, Edit. Cami­nos. La Haba­na, 2011. pp. 103 – 130. Y Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta, 6-08-2002 a libre dis­po­si­ción en Internet

21 Lenin A qué heren­cia renun­cia­mos, Obras Com­ple­tas. Pro­gre­so, 1981 Tomo 2. pp. 527 – 575.

22 Tam­bién en el pue­blo vas­co están regis­tra­dos estas con­tra­dic­cio­nes y sus luchas des­de el siglo XV, como míni­mo. Véa­se Manex Goyhe­net­che: His­to­ria gene­ral del País Vas­co. Ttart­ta­lo, 2000. Tomo II, pp. 250 – 256.

23 Marx, El Capi­tal, FCE. 1973. Tomo III. p. 322.

24 Robert A. Pad­gug: «Cla­ses y socie­dad en la Gre­cia clá­si­ca» En El mar­xis­mo y los estu­dios clá­si­cos. Akal. 1981. p. 75: «Marx des­cri­bió varios tipos gene­ra­les de socie­dad comu­nal que for­ma­ron los esta­dios fina­les del mun­do tri­bal, basa­do en el paren­tes­co y la tran­si­ción a la civi­li­za­ción, basa­da en las cla­ses y el Esta­do. El modo “asiá­ti­co” el “esla­vó­ni­co”, el anti­guo y el “ger­má­ni­co” repre­sen­tan los tipos prin­ci­pa­les con su desa­rro­llo espe­cí­fi­co cada uno de ellos, sus varia­cio­nes y sus arti­cu­la­cio­nes internas»

25 «Infor­me sobre la situa­ción en Boli­via-1929», en Mar­xis­mo mili­tan­te, Edit. Euro­pa, La Paz, Boli­via, N.º 35, abril 2005, pp. 102 – 107

26 Giu­sep­pe Bof­fa La revo­lu­ción rusa. Era. Méxi­co 1976. Volu­men 2. p. 28.

27 D. Har­vey, Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo, Akal 2007, pp.167 – 200.

28 R. Wright, Con­ti­nen­tes roba­dos- Amé­ri­ca vis­ta por los indios des­de 1492, Ana­ya & Much­nik, 1994, p. 145.

29 Sin exten­der­nos aho­ra, véa­se: Ana­to­le Antón, R. Sch­mitt (Edit.) Hacia un nue­vo socia­lis­mo, El Vie­jo Topo, 2011. Y J. L. Lavi­lle y J. Gar­cía, Cri­sis capi­ta­lis­ta y eco­no­mía soli­da­ria, Ica­ria, 2009. Una línea que reco­rre con mati­ces a casi todos lo auto­res en ambos libros es el repen­sar el valor de lo comu­ni­ta­rio, de la vida que pug­na por libe­rar­se del valor de cam­bio y de la for­ma-mer­can­cía, en la medi­da de lo posible.

30 H. Clea­ver, Una lec­tu­ra polí­ti­ca de El Capi­tal, FCE, 1985, pp. 181 – 207. La actua­li­dad de este libro escri­to en 1978 cre­ce con­for­me se agra­va la actual cri­sis y con ella la ten­den­cia a las resis­ten­cias de los pue­blos lla­ma­dos atra­sa­dos e incultos.

31 Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na. Biblio­te­ca Nue­va. 2003, p. 464.

32 J. R. McNeill y William H. McNeill, Las redes huma­nas. Crí­ti­ca. 2004, p. 12: «Un hito impor­tan­te de este pro­ce­so evo­lu­ti­vo fue la inven­ción del can­to y la dan­za, por­que cuan­do los gru­pos huma­nos fle­xio­nan sus gran­des múscu­los y se man­tie­nen jun­tos movién­do­se y vocean­do rít­mi­ca­men­te des­pier­tan una cáli­da sen­sa­ción de soli­da­ri­dad emo­cio­nal que hace que la coope­ra­ción y el apo­yo mutuos en situa­cio­nes de peli­gro sean mucho más fir­mes que antes».

33 Marshall Sah­lins: Eco­no­mía de la Edad de Pie­dra. Akal 1983. pp. 203 – 252.

34 F. Gra­cia Alon­so, San­tua­rios gue­rre­ros en la Pro­to­his­to­ria euro­pea. Rev. Des­per­ta Ferro. N.º 9, 2011. p.8.

35 AA.VV: “Hege­mo­nía y eman­ci­pa­ción. Fábri­cas recu­pe­ra­das, movi­mien­tos socia­les y poder boli­va­riano”, Mile­nio Libre. Cara­cas 2006. Págs.: 101 – 128.

36 Samir Amín, Elo­gio del socia­lis­mo, Ana­gra­ma. 1978, p. 6

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *