Ani­ver­sa­rios de la ‘no-his­to­ria’- Noam Chomsky

Los ani­ver­sa­rios no con­me­mo­ra­dos dicen tan­to acer­ca de nues­tra narra­ti­va nacio­nal como aque­llos que reco­no­ce­mos.

Geor­ge Orwell acu­ñó el tér­mino “no-per­so­na” para cria­tu­ras a las que se les nie­ga el sta­tus de per­so­na por­que no se atie­nen a la doc­tri­na esta­tal. Pode­mos aña­dir el tér­mino “no-his­to­ria” para refe­rir­nos al des­tino de las no-per­so­nas, borra­das de la his­to­ria por razo­nes simi­la­res.

La no-his­to­ria de las no-per­so­nas que­da ilus­tra­da con el des­tino de los ani­ver­sa­rios. Los impor­tan­tes sue­len con­me­mo­rar­se, con la debi­da solem­ni­dad cuan­do es pre­ci­so: por ejem­plo, Pearl Har­bor. Algu­nos no se con­me­mo­ran y pode­mos apren­der mucho sobre noso­tros mis­mos res­ca­tán­do­los de la no-his­to­ria.

Aho­ra mis­mo deja­mos de con­me­mo­rar un suce­so de gran sig­ni­fi­ca­do humano: el 50º ani­ver­sa­rio de la deci­sión del Pre­si­den­te Ken­nedy de lan­zar la inva­sión direc­ta de Viet­nam del Sur, que pron­to se con­ver­ti­ría en el cri­men más agre­si­vo des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

Ken­nedy orde­nó a las fuer­zas aéreas esta­dou­ni­den­ses el bom­bar­deo de Viet­nam del Sur (en Febre­ro de 1962, cien­tos de misio­nes habían par­ti­do); auto­ri­zó la gue­rra quí­mi­ca para des­truir las cose­chas de ali­men­tos y some­ter así a la pobla­ción rebel­de matán­do­la de ham­bre; y puso en mar­cha los pro­gra­mas que final­men­te arro­ja­ron a millo­nes de cam­pe­si­nos en subur­bios urba­nos y cam­pos de con­cen­tra­ción vir­tua­les, o “aldeas estra­té­gi­cas”. En ellas los cam­pe­si­nos esta­rían “pro­te­gi­dos” de las gue­rri­llas indí­ge­nas a las que, como sabía la admi­nis­tra­ción, los cam­pe­si­nos apo­ya­ban volun­ta­ria­men­te.

Los esfuer­zos ofi­cia­les para jus­ti­fi­car los ata­ques eran débi­les y, la mayo­ría, fan­ta­sio­sos.

Una mues­tra típi­ca fue el apa­sio­na­do dis­cur­so del pre­si­den­te en la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Edi­to­res de Perió­di­cos, el 27 de abril de 1961, en el que advir­tió de que “se nos opo­ne a tra­vés del mun­do una cons­pi­ra­ción mono­lí­ti­ca y bru­tal, que se sir­ve prin­ci­pal­men­te de medios ocul­tos para ampliar su área de influen­cia”. El 25 de sep­tiem­bre de 1961 Ken­nedy dijo en las Nacio­nes Uni­das que si esta cons­pi­ra­ción con­se­guía sus fines en Laos y Viet­nam “las puer­tas que­da­rían total­men­te abier­tas”.

Los efec­tos a cor­to pla­zo fue­ron des­cri­tos por el res­pe­ta­do espe­cia­lis­ta en Indo­chi­na e his­to­ria­dor mili­tar Ber­nard Fall, no pre­ci­sa­men­te una palo­ma, pero alguien preo­cu­pa­do por la pobla­ción de estos ator­men­ta­dos paí­ses.

Según sus esti­ma­cio­nes unos 66.000 sud viet­na­mi­tas fue­ron ase­si­na­dos entre 1957 y 1961; y otros 89.000 entre 1961 y abril de 1965, la mayo­ría víc­ti­mas del régi­men clien­te­lar de los EEUU o “del peso aplas­tan­te del arma­men­to ame­ri­cano, el napalm, los bom­bar­deos aéreos y por últi­mo, los gases vomi­ti­vos”.

Las deci­sio­nes se man­tu­vie­ron ocul­tas, lo mis­mo que las terri­bles con­se­cuen­cias que toda­vía per­sis­ten. Para men­cio­nar solo una mues­tra: “Tie­rra Que­ma­da” de Fred Wil­cox, el pri­mer estu­dio serio del horri­ble y con­ti­nua­do impac­to de la gue­rra quí­mi­ca con­tra los viet­na­mi­tas, apa­re­ció hace unos pocos meses, y es pro­ba­ble que se aña­da a otros tra­ba­jos sobre la no-his­to­ria. El obje­to de la his­to­ria es lo que ha suce­di­do. El de la no-his­to­ria es “borrar” lo suce­di­do.

En 1967 la opo­si­ción a los crí­me­nes en Viet­nam del Sur había lle­ga­do a un nivel impor­tan­te. Cien­tos de miles de tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas des­tro­za­ban Viet­nam del Sur y áreas den­sa­men­te pobla­das esta­ban some­ti­das a inten­sos bom­bar­deos. La inva­sión se había exten­di­do al res­to de Indo­chi­na.

Las con­se­cuen­cias se habían vuel­to tan horro­ro­sas que Ber­nard Fall pre­di­jo que “Viet­nam en tan­to que enti­dad cul­tu­ral e his­tó­ri­ca… está ame­na­za­da de extin­ción… (ya)… que el país lite­ral­men­te sucum­be bajo las embes­ti­das de la mayor maqui­na­ria de gue­rra jamás des­ata­da en un área de este tama­ño”.

Cuan­do la gue­rra ter­mi­nó des­pués de ocho devas­ta­do­res años, la opi­nión corrien­te esta­ba divi­di­da entre los que la lla­ma­ban una “noble cau­sa” que podría haber­se gana­do con una mayor dedi­ca­ción y, en el extre­mo opues­to, los crí­ti­cos, para los que era “un error” que resul­tó ser dema­sia­do cos­to­so.

Toda­vía esta­ba por lle­gar el bom­bar­deo de la remo­ta socie­dad cam­pe­si­na del nor­te de Laos, de una mag­ni­tud tal que las víc­ti­mas vivie­ron en cue­vas duran­te años para tra­tar de sobre­vi­vir; y algo más tar­de el bom­bar­deo de la Cam­bo­ya rural, que sobre­pa­só el nivel de todos los bom­bar­deos alia­dos en el Pací­fi­co duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

En 1970 el Con­se­je­ro de la Segu­ri­dad Nacio­nal, Henry Kis­sin­ger, orde­nó “una cam­pa­ña de bom­bar­deos masi­vos en Cam­bo­ya. Cual­quier cosa que vue­la sobre cual­quier cosa que se mue­ve” – un tipo de lla­ma­da al geno­ci­dio rara­men­te encon­tra­da en los archi­vos.

Laos y Cam­bo­ya son “gue­rras secre­tas”, des­de el pun­to de vis­ta de que los infor­mes son esca­sos y los hechos son toda­vía poco cono­ci­dos del gran públi­co o inclu­so de las éli­tes edu­ca­das que, sin embar­go, son capa­ces de reci­tar de memo­ria cual­quier cri­men real o pre­sun­to de los ofi­cia­les enemi­gos.

Otro capí­tu­lo en los copio­sos ana­les de la no-his­to­ria.

Den­tro de tres años podre­mos – o no – con­me­mo­rar otro suce­so de gran rele­van­cia con­tem­po­rá­nea: el 900º ani­ver­sa­rio de la Car­ta Mag­na.

Este docu­men­to es el fun­da­men­to de lo que la his­to­ria­do­ra Mar­ga­ret E. McGui­ness, refi­rién­do­se a los Jui­cios de Nurem­berg, salu­dó como un “tipo de lega­lis­mo típi­ca­men­te ame­ri­cano: el cas­ti­go solo para quie­nes pue­de pro­bar­se que son cul­pa­bles a tra­vés de un jui­cio jus­to, con todo un con­jun­to de pro­tec­cio­nes res­pec­to al pro­ce­di­mien­to”.

La Car­ta Mag­na decla­ra que “nin­gún hom­bre libre” pue­de ser pri­va­do de sus dere­chos “excep­to por el jui­cio legal de sus igua­les y por la ley del país”. Más tar­de, estos prin­ci­pios fue­ron amplia­dos a todos los hom­bres en gene­ral. Cru­za­ron el Atlán­ti­co y entra­ron en la Cons­ti­tu­ción de EEUU y en la Ley de Dere­chos, que decla­ra­ba que nin­gu­na “per­so­na” pue­de ser pri­va­da de dere­chos sin un pro­ce­so jus­to y un jui­cio rápi­do.

Por des­con­ta­do los fun­da­do­res no con­si­de­ra­ban que el tér­mino “per­so­na” debie­ra apli­car­se a todas las per­so­nas. Los nati­vos ame­ri­ca­nos no eran per­so­nas. Tam­po­co los escla­vos. Las muje­res a penas eran per­so­nas. Aten­gá­mo­nos no obs­tan­te a la noción cen­tral de la pre­sun­ción de ino­cen­cia, que ha sido arro­ja­da al olvi­do de la no-his­to­ria.

El Pre­si­den­te Oba­ma dio un paso más en la ero­sión de los prin­ci­pios de la Car­ta Mag­na al fir­mar la Ley de Auto­ri­za­ción de la Defen­sa Nacio­nal, que codi­fi­ca la prác­ti­ca Bush-Oba­ma de deten­ción inde­fi­ni­da sin jui­cio bajo cus­to­dia mili­tar.

Este tra­to es aho­ra obli­ga­to­rio en el caso de los acu­sa­dos de ayu­dar a las fuer­zas enemi­gas duran­te la “gue­rra al terro­ris­mo”, u opcio­nal si los acu­sa­dos son ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos.

Su alcan­ce que­da ilus­tra­do con el pri­mer caso de Guan­tá­na­mo lle­va­do a jui­cio bajo el Pre­si­den­te Oba­ma: el de Omar Khadr, un ex niño sol­da­do acu­sa­do del horri­ble cri­men de tra­tar de defen­der a su pue­blo afgano cuan­do fue ata­ca­do por las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas. Cap­tu­ra­do a la edad de 15 años, Khadr fue encar­ce­la­do duran­te ocho años en Bagram y Guan­tá­na­mo y des­pués, en octu­bre de 2010, fue lle­va­do ante un tri­bu­nal mili­tar que le dio la alter­na­ti­va de decla­rar­se no cul­pa­ble y per­ma­ne­cer por siem­pre en Guan­tá­na­mo, o con­fe­sar­se cul­pa­ble y ser­vir solo 8 años más. Khadr esco­gió la segun­da alter­na­ti­va.

Muchos otros ejem­plos ilus­tran el con­cep­to de “terro­ris­ta”. Uno de ellos es Nel­son Man­de­la, que no fue saca­do de la lis­ta terro­ris­ta has­ta el 2008. Otro fue Sad­dam Hus­sein. En 1982 Irak fue saca­do de la lis­ta de esta­dos que apo­yan al terro­ris­mo para que la admi­nis­tra­ción Reagan pudie­ra sumi­nis­trar ayu­da a Hus­sein des­pués de que inva­die­ra Irán.

Sin revi­sión o recur­so la acu­sa­ción es capri­cho­sa y nor­mal­men­te refle­ja obje­ti­vos polí­ti­cos: en el caso de Man­de­la para jus­ti­fi­car el apo­yo del Pre­si­den­te Reagan a los crí­me­nes del esta­do del apartheid al defen­der­se éste de uno de los “más nota­bles gru­pos terro­ris­tas” del mun­do: El Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano de Man­de­la.

Mejor con­sig­nar todo ello a la no-his­to­ria.

www​.sin​per​mi​so​.info

19 de febre­ro de 2012

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Anna Maria Garri­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *