Sobre las noti­cias refe­ri­das al “ins­ti­tu­to de la memo­ria”- Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan

Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, Coor­di­na­do­ra en la que están inte­gra­dos gran par­te de los colec­ti­vos memo­ria­lis­tas de Eus­kal Herria, se posi­cio­na ante la suce­sión de noti­cias, publi­ci­ta­das por el Gobierno Vas­co, rela­cio­na­das con la crea­ción del “Ins­ti­tu­to de la Memo­ria”, des­ti­na­do a recor­dar exclu­si­va­men­te a las deno­mi­na­das “Víc­ti­mas del Terro­ris­mo”, que exclu­ye a las víc­ti­mas cau­sa­das por la rebe­lión mili­tar de 1936, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y el terro­ris­mo de Esta­do. Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan se reafir­ma en la idea de que una ini­cia­ti­va como esta vul­ne­ra el dere­cho, reco­no­ci­do por la lega­li­dad inter­na­cio­nal, que tie­nen todas las víc­ti­mas a obte­ner Ver­dad Jus­ti­cia y Repa­ra­ción (inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción) y supo­ne una gra­ve dis­cri­mi­na­ción hacia la mayor par­te de las víc­ti­mas de las vul­ne­ra­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos que se han pro­du­ci­do en Eus­kal Herria.


Duran­te los últi­mos meses, des­de el Gobierno Vas­co, se ha hecho públi­cas dis­tin­tas noti­cias rela­ti­vas a la crea­ción de un “Cen­tro” o “Ins­ti­tu­to de la Memo­ria”. Se ha habla­do de bús­que­da de con­sen­sos o de amplia­cio­nes del pre­su­pues­to ini­cial­men­te pre­vis­to. Pero, en nin­gún momen­to se ha anun­cia­do nin­gún cam­bio en lo sus­tan­cial de este pro­yec­to: que está orien­ta­do a recor­dar fun­da­men­tal­men­te a las víc­ti­mas de ETA, y en menor media­da a las del GAL y otros gru­pos arma­dos. Como ya denun­cia­mos hace varios meses, cuan­do se empe­za­ba a hablar de este asun­to, la ini­cia­ti­va deja fue­ra a las víc­ti­mas de lo que la cla­se polí­ti­ca cali­fi­ca de “abu­sos y exce­sos poli­cia­les” o de “vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca” (eufe­mis­mos acu­ña­dos para no lla­mar a las cosas por su nom­bre y reco­no­cer que son víc­ti­mas del terro­ris­mo de esta­do). Tam­bién que­dan exclui­das todas las víc­ti­mas de la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936 y la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, con­se­cuen­cia lógi­ca de que se tra­ta de una ini­cia­ti­va aus­pi­cia­da por los here­de­ros polí­ti­cos direc­tos del fran­quis­mo y por aque­llos par­ti­dos polí­ti­cos que, duran­te la lla­ma­da “Tran­si­ción”, impu­sie­ron a su pro­pia mili­tan­cia el silen­cio y la acep­ta­ción de la impu­ni­dad sobre las gra­ves vul­ne­ra­cio­nes de Dere­chos Huma­nos sufri­das. Esta es la reali­dad que el Sr. Patxi López quie­re ocul­tar y sobre la que insis­te en men­tir en sus últi­mas decla­ra­cio­nes publi­ca­das en la pren­sa vas­ca. Sobre esta men­ti­ra qui­sie­ron cons­truir el rela­to de la “Tran­si­ción”, rela­to con el que se sigue que­rien­do jus­ti­fi­car la renun­cia a los obje­ti­vos defen­di­dos por la resis­ten­cia anti­fran­quis­ta. Se nie­gan a supe­rar las hipo­te­cas y heren­cias polí­ti­cas deu­do­ras de la visión fran­quis­ta de la his­to­ria, en aspec­tos como la con­fi­gu­ra­ción terri­to­rial del Esta­do y el mode­lo socio-eco­nó­mi­co.
La crea­ción de un “Ins­ti­tu­to de la Memo­ria”, plan­tea­da en estos tér­mi­nos, supo­ne una afre­ta a la lucha anti­fas­cis­ta y hacia los miles de ciu­da­da­nos vas­cos muer­tos, heri­dos, encar­ce­la­dos, tor­tu­ra­dos y víc­ti­mas de todo tipo de vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos huma­nos, des­de 1936 has­ta la actua­li­dad.
A dife­ren­cia de lo que pre­ten­de hacer el Gobierno Vas­co, todas las expe­rien­cias cono­ci­das a nivel inter­na­cio­nal de crea­ción de Ins­ti­tu­tos de la Memo­ria han teni­do como obje­ti­vo la cer­ti­fi­ca­ción de la supera­ción de regí­me­nes polí­ti­cos dic­ta­to­ria­les y han pivo­ta­do sobre pro­gra­mas de actua­ción ver­te­bra­dos por los 3 ejes fun­da­men­ta­les que esta­ble­ce la jus­ti­cia tran­si­cio­nal: (1) la inves­ti­ga­ción de la Ver­dad, (2) la apli­ca­ción de la jus­ti­cia efec­ti­va, y (3) la pues­ta en mar­cha de medi­das de Repa­ra­ción , inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción.
Quie­nes nie­gan los dere­chos de la mayor par­te de las víc­ti­mas se con­vier­ten en cóm­pli­ces de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y geno­ci­dio come­ti­dos por los mili­ta­res fran­quis­tas y sus here­de­ros, en la medi­da en que con­tri­bu­yen a man­te­ner en el tiem­po sus con­se­cuen­cias y no se abor­dan las trans­for­ma­cio­nes socio-polí­ti­cas nece­sa­rias para su no repe­ti­ción. Por su carác­ter par­cial y exclu­yen­te, el “ins­ti­tu­to de la memo­ria” está lla­ma­do a con­ver­tir­se en un sím­bo­lo más de la impu­ni­dad

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *