Lo que se jue­ga en Siria- Luis Gue­rra

La alha­ra­ca de los insu­fri­bles líde­res de la OTAN, los petro­re­ye­zue­los del Gol­fo Pér­si­co y sus boci­nas mediá­ti­cas sobre el supues­to bom­bar­deo del pre­si­den­te Bashar Assad “con­tra su pro­pio pue­blo” evo­ca remi­nis­cen­cias no tan leja­nas. ¿Recuer­dan Libia? Otra vez el des­ga­rre de ves­ti­du­ras no tie­ne nada que ver con la preo­cu­pa­ción por los dere­chos huma­nos. Care­cen de moral para ello los geno­ci­das de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, ver­du­gos de India y Arge­lia, masa­cra­do­res de Viet Nam, y ase­si­nos de más un millón de ira­quíes, por sólo men­cio­nar algu­nos hitos nota­bles del pron­tua­rio cri­mi­nal de las demo­cra­cias occi­den­ta­les. Sin olvi­dar, cla­ro, las demo­crá­ti­cas pali­zas con­tra los indig­na­dos.

Otra vez se tra­ta de jus­ti­fi­car la inter­ven­ción mili­tar y el cam­bio de régi­men, esta vez en Damas­co. Inter­ven­ción que ya está en cur­so median­te las bár­ba­ras accio­nes con­tra civi­les y mili­ta­res de gru­pos vio­len­tos, arma­dos des­de Líbano, Tur­quía y Jor­da­nia y refor­za­dos des­de allí por mili­tan­tes de Al Quae­da de dis­tin­tas lati­tu­des. En los recien­tes aten­ta­dos terro­ris­tas con coches bom­bas en la ciu­dad de Ale­po se obser­va la incon­fun­di­ble mar­ca de fábri­ca de la nebu­lo­sa red. Al igual que ya ocu­rrió en Libia, el finan­cia­mien­to de las accio­nes sub­ver­si­vas y des­es­ta­bi­li­za­do­ras corre por cuen­ta de esos mode­los de enter­ne­ce­dor des­ve­lo por los dere­chos huma­nos, las reac­cio­na­rias monar­quías de Ara­bia Sau­di­ta y Qatar, y demás emi­ra­tos inte­gran­tes del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Golfo(CCG), con el apo­yo, de sus vie­jos com­pin­ches de los ser­vi­cios secre­tos bri­tá­ni­cos y de la CIA.

El cam­bio del actual régi­men en Siria debi­li­ta­ría seria­men­te a Irán, núcleo del polo de resis­ten­cia con­tra el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo en la región medio­rien­tal, aco­sa­do por eso y no por su pro­gra­ma nuclear pací­fi­co. A la vez, deja­ría en una situa­ción muy pre­ca­ria a Hez­bo­lá, artí­fi­ce y arti­cu­la­dor de la alian­za patrió­ti­ca liba­ne­sa, que ya ha pro­pi­na­do fuer­tes gol­pes a Israel. Siria ha sido uno de los tres pila­res de este polo, fir­me alia­do de Irán y Hez­bo­lá, refu­gio de líde­res pales­ti­nos y otros revo­lu­cio­na­rios ára­bes y sede de sus orga­ni­za­cio­nes, opues­ta a los acuer­dos de paz por sepa­ra­do con Israel. Hay que reco­no­cer­lo en honor a la ver­dad, por más defec­tos que ten­ga el régi­men de Assad. Por cier­to, este ha acce­di­do duran­te meses, en diá­lo­go con la opo­si­ción pací­fi­ca, a rea­li­zar refor­mas has­ta aho­ra obs­ta­cu­li­za­das por la cre­cien­te sub­ver­sión. El mis­mo obs­tácu­lo pue­de frus­trar el refe­ren­do con­vo­ca­do para el pró­xi­mo 26 de febre­ro don­de se vota­ría una nue­va Cons­ti­tu­ción de régi­men mul­ti­par­ti­dis­ta, que tan­to han pedi­do Esta­dos Uni­dos y su com­par­sa anglo­fran­ce­sa. Pero es evi­den­te que no se con­for­man con nada menos que el regi­me chan­ge, para lo cual empu­jan a Siria a la gue­rra civil y al des­mem­bra­mien­to de su mosai­co con­fe­sio­nal y étni­co con la com­pli­ci­dad del del Con­se­jo Nacio­nal Sirio, pre­sun­to lide­raz­go opo­si­tor.

Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que la pre­si­den­cia qata­rí de la Liga Ára­be, suer­te de OEA medio­rien­tal, se haya nega­do a publi­car el infor­me redac­ta­do por su pro­pia misión de obser­va­do­res en Siria (http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​2​9​025), que mues­tra un cua­dro de situa­ción com­ple­ta­men­te dis­tin­to del que nos quie­ren hacer creer los pul­pos mediá­ti­cos.

Pero lo que está en jue­go en Siria va más allá de su impor­tan­tí­si­mo papel en la ecua­ción de poder mera­men­te medio­rien­tal. Es de mayor enver­ga­du­ra geo­po­lí­ti­ca aún, como lo demues­tra el doble veto ruso-chino en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. La ins­tau­ra­ción de un régi­men proim­pe­ria­lis­ta en Damas­co sig­ni­fi­ca­ría cru­zar la línea roja del círcu­lo de defen­sa ruso, afec­tar los intere­ses chi­nos en ese país y faci­li­tar el ata­que que se pre­pa­ra hace años con­tra Irán. No hay que ser exper­to en geo­po­lí­ti­ca. Bas­ta obser­var con cui­da­do el mapa de Medio Orien­te y sur de Asia, los yaci­mien­tos de petró­leo, la posi­ción del estre­cho de Ormuz y el mar Rojo, el tra­za­do de los oleo/​gasoductos y la ubi­ca­ción de las bases de Esta­dos Uni­dos en el área para dar­se cuen­ta que la des­truc­ción de Siria e Irán haría muy vul­ne­ra­bles a Mos­cú y Pequín fren­te a Washing­ton.

Pero en caso de agre­sión a Irán el fatí­di­co uso de armas nuclea­res pare­ce inevi­ta­ble y la con­si­guien­te exten­sión del con­flic­to a Rusia y Chi­na, pues Washing­ton y Tel Aviv no pue­den redu­cir a la nación per­sa con medios con­ven­cio­na­les. Irán es mucho más duro de roer que Irak y Afga­nis­tán don­de los yan­quis han sido humi­lla­dos por la resis­ten­cia.

La pupi­la insom­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *