¿De aque­lla tran­si­ción este fran­quis­mo?- Alfons Cer­ve­ra

Una de las pala­bras más repe­ti­das cuan­do el asun­to ana­li­za­do se refie­re a la Jus­ti­cia es “res­pe­to”. Y lo que pasa es que muchas veces con­fun­di­mos apos­ta el res­pe­to con la acep­ta­ción implí­ci­ta o explí­ci­ta de aque­llo sobre lo que esta­mos opi­nan­do. Res­pe­to a la Jus­ti­cia, pues, y ade­lan­te con esta demo­cra­cia que vie­ne de la tran­si­ción más res­pe­tuo­sa con una dic­ta­du­ra que uno pue­da echar­se a la cara. Me refie­ro, cla­ro está, a nues­tra tran­si­ción, a ese tiem­po que ejer­ció de puen­te entre el fran­quis­mo y la demo­cra­cia, a los años en que el con­sen­so polí­ti­co y la ideo­lo­gía de los par­ti­dos mayo­ri­ta­rios de izquier­das en stand by dibu­ja­ron una épo­ca que fue expor­ta­da como mode­lo a otros paí­ses que habían pasa­do por cir­cuns­tan­cias terri­bles pare­ci­das a la nues­tra. Muchas de las estruc­tu­ras fran­quis­tas y orga­ni­za­cio­nes que como la Igle­sia siem­pre actua­ron de mam­po­rre­ras de la dic­ta­du­ra se man­tu­vie­ron into­ca­das por la demo­cra­cia. La moral de la tran­si­ción fue la moral de una espe­ran­za frus­tra­da en un cam­bio de para­dig­ma. Los valo­res de antes per­ma­ne­cían intac­tos. Los bue­nos seguían sien­do los de dere­chas y los malos los de izquier­das. Se lo decía a una ami­ga mía, de padre comu­nis­ta exi­lia­do, una de sus pri­mas de dere­chas. Le decía la pri­ma: “voso­tros creéis que vues­tro padre es de izquier­das, pero en reali­dad es de dere­chas por­que tie­ne un buen cora­zón”. La con­ver­sa­ción tenía lugar a la puer­ta de mi casa, en Ges­tal­gar, hace ape­nas tres años. El más recien­te ejem­plo de esa derro­ta moral de la demo­cra­cia: la exal­ta­ción has­ta el har­taz­go de Fra­ga Iri­bar­ne, el últi­mo gran pro­ta­go­nis­ta de los horro­res del fran­quis­mo.

De aque­llos con­sen­sos (poco o nada avan­za­ron los suce­si­vos gobier­nos de Feli­pe Gon­zá­lez en ese sen­ti­do) vie­nen bas­tan­tes de los lodos que aho­ra nos aque­jan. Estos días, esos lodos tie­nen un nom­bre pro­pio inex­cu­sa­ble: la Jus­ti­cia. En el mun­do ente­ro se echan las manos a la cabe­za por el caso Gar­zón. Dejan­do bien cla­ras las som­bras que tan­tas veces han oscu­re­ci­do sus ins­truc­cio­nes y toma de deci­sio­nes, nadie entien­de que el juez que ha inves­ti­ga­do los crí­me­nes de dic­ta­du­ras como la chi­le­na y la argen­ti­na, esté sien­do juz­ga­do en su país por inten­tar hacer lo mis­mo con el fran­quis­mo. Tam­po­co entien­den que los corrup­tos de la tra­ma Gür­tel no hayan ido al ban­qui­llo de los acu­sa­dos o hayan sido absuel­tos y el juez que los inves­ti­ga ‑el mis­mo Gar­zón- aca­ba de ser expul­sa­do de la carre­ra judi­cial por hacer pre­ci­sa­men­te eso: inves­ti­gar a los miem­bros de esa tra­ma corrup­ta. Y la nue­va píl­do­ra que tie­ne como pro­ta­go­nis­ta a la Jus­ti­cia: el juez José Cas­tro, que inves­ti­ga el caso Urdan­ga­rin, está sien­do inves­ti­ga­do por el Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial. Aquí no cua­dra nada y la Jus­ti­cia se está lle­van­do la pal­ma en este deli­rio de demo­cra­cia que tene­mos.

Decía el Rey en su alo­cu­ción navi­de­ña que la Jus­ti­cia ha de ser igual para todos. A estas altu­ras de la pelí­cu­la ya nadie duda de que men­tía. Lo que tenía que haber hecho el Rey ‑si pien­sa que la Jus­ti­cia ha de ser igual para todos- es poner a su yerno en manos de esa Jus­ti­cia igua­li­ta­ria. Pero en vez de eso, lo man­dó a Esta­dos Uni­dos para apar­tar­lo de la que­ma. Y lo que ha hecho aho­ra es pre­sio­nar para que la decla­ra­ción de Urdan­ga­rin no sea gra­ba­da y pues­ta al alcan­ce de la ciu­da­da­nía. Y es que la Monar­quía es otro ‑uno de los más fuer­tes, si no el que más- con­sen­sos de la tran­si­ción. Si no fue­ra el mari­do de la infan­ta Cris­ti­na quien está impu­tado, ¿esta­ría sien­do inves­ti­ga­do el juez que inves­ti­ga ese caso de corrup­ción? Y más: ¿por qué no está impu­tada la hija del Rey si era socia prin­ci­pal ‑con su mari­do- de la empre­sa a la que se des­via­ban frau­du­len­ta­men­te los fon­dos de Nóos? Sé que el espa­cio de que dis­pon­go es poco para refle­xio­nar sobre tan­ta mier­da suel­ta en esta demo­cra­cia nues­tra tan enfer­ma y tan insu­fi­cien­te. Lo que aquí he inten­ta­do ‑con res­pe­to o sin res­pe­to, me da igual- es sim­ple­men­te lan­zar algu­nas suge­ren­cias, unas suge­ren­cias que están la men­te de todo el mun­do. Y cuan­do digo mun­do me refie­ro al mun­do ente­ro, a ese mun­do que está echán­do­se las manos a la cabe­za por­que no entien­de lo que pasa en Espa­ña. ¿Cómo va a enten­der nadie que si Fran­co se murió hace casi cua­ren­ta años, el fran­quis­mo siga en este país más vivo que nun­ca? Pues eso.

Alfons Cer­ve­ra es nove­lis­ta

Fuen­te: Car­te­le­ra Turia, Valen­cia, Nº 2507 (febre­ro de 2012)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *