Ver­dad, reco­no­ci­mien­to, repa­ra­ción; tam­bién para Ángel- Mari Car­men Mañas, viu­da de Angel Berrue­ta

El pró­xi­mo día 13 de mar­zo se cum­pli­rán 8 años del ase­si­na­to, a manos de un poli­cía nacio­nal y su hijo, de mi mari­do y padre de mis hijos, Ángel Berrue­ta.

Ángel fue una víc­ti­ma del odio que, ocho años des­pués, no lle­ga­mos a com­pren­der. Un odio que ani­da­ba en esas per­so­nas. Un odio jalea­do por el gobierno cen­tral, tras los aten­ta­dos del 11M, empe­ña­dos en atri­buir­los a ETA, cuan­do sabían des­de el prin­ci­pio que habían sido per­pe­tra­dos por gru­pos isla­mis­tas.
Todos recor­da­rán que el moti­vo por el que ase­si­na­ron a mi mari­do no fue otro que el negar­se a poner un car­tel con­tra ETA en el esca­pa­ra­te de nues­tra tien­da, un car­tel exclu­si­va­men­te para nues­tro comer­cio, como reco­no­ció en el jui­cio la ins­ti­ga­do­ra del ase­si­na­to; espo­sa y madre de los que ase­si­na­ron a Ángel.

Ocho años en los cua­les hemos sufri­do, des­de el pri­mer momen­to, lla­ma­das tele­fó­ni­cas ame­na­zán­do­nos de muer­te, rotu­ras de coches, agre­sio­nes direc­tas, etc. Todo ello denun­cia­do, pero tam­bién archi­va­do en el saco de la basu­ra. El dele­ga­do de gobierno no tuvo la dig­ni­dad de res­pon­der a las lla­ma­das tele­fó­ni­cas y escri­tos que le reali­cé. No lo debió de con­si­de­rar una víc­ti­ma. El Ayun­ta­mien­to y Par­la­men­to tam­po­co lo con­si­de­ra­ron una víc­ti­ma polí­ti­ca, ya que se olvi­da­ron de salir a las puer­tas de sus res­pec­ti­vos edi­fi­cios para denun­ciar el ase­si­na­to de Ángel. ¡Que sí, seño­res! ¡Mi mari­do fue una víc­ti­ma!

Ángel es una de las víc­ti­mas del con­flic­to que exis­te en este país. Así se reco­no­ce en la sen­ten­cia del jui­cio, «ase­si­na­to polí­ti­co», y que, des­gra­cia­da­men­te, tan­tas vidas, sufri­mien­to y dolor ha cos­ta­do a muchí­si­ma gen­te.

La ausen­cia de mi mari­do, el dolor y la rabia de ver las penas tan sua­ves que les impu­sie­ron a sus ase­si­nos, sabien­do que en cual­quier momen­to nos los pode­mos cru­zar en las calles, es por lo que me diri­jo a todas las ins­ti­tu­cio­nes para que tra­ba­jen por la solu­ción y la paz en este país. Una paz que tan­to hemos soña­do y que quie­ro dejar­les a mis hijos y sus gene­ra­cio­nes, aun­que para Ángel sea tar­de. Una paz don­de todas las víc­ti­mas ten­gan su reco­no­ci­mien­to y su ver­dad, y que no haya ni una víc­ti­ma más.

Has­ta aho­ra, todo lo que no han hecho los polí­ti­cos, lo ha hecho la gen­te de nues­tro barrio de Doni­ba­ne, de la que nos sen­ti­mos muy orgu­llo­sos y agra­de­ci­dos por toda la ayu­da y el alien­to que nos han dado, sin olvi­dar­nos del apo­yo que nos ha dado la gen­te de Eus­kal Herria. Pero cree­mos que va sien­do hora de que las ins­ti­tu­cio­nes nava­rras abran la mira­da a todas las víc­ti­mas. Por ello apo­ya­mos a la pla­ta­for­ma Angel Gogoan para que se reco­noz­ca a Ángel como víc­ti­ma y en su reco­no­ci­mien­to se le pon­ga una pla­ca en su recuer­do en la calle don­de fue ase­si­na­do. Solo pido ver­dad, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción para todos y todas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *