Se ter­mi­na la par­ti­da en el Medio Orien­te- Thierry Meyssan

Hace 11 meses que las poten­cias occi­den­ta­les y las monar­quías del Gol­fo se empe­ñan en des­es­ta­bi­li­zar la nación siria. Varios miles de mer­ce­na­rios han sido infil­tra­dos en el país. Reclu­ta­dos por Ara­bia Sau­di­ta y Qatar en los medios extre­mis­tas sun­ni­tas, estos ele­men­tos arma­dos lle­ga­ron a Siria para derro­car al «usur­pa­dor alaui­ta» Bachar al-Assad e impo­ner una dic­ta­du­ra de ins­pi­ra­ción wahha­bi­ta. Cuen­tan con el más moderno equi­pa­mien­to mili­tar, inclu­yen­do equi­pos de visión noc­tur­na, cen­tra­les de comu­ni­ca­ción y robots para el com­ba­te urbano. El apo­yo encu­bier­to que les pro­por­cio­nan las poten­cias de la OTAN les garan­ti­za ade­más acce­so a datos indis­pen­sa­bles en mate­ria de inte­li­gen­cia mili­tar, como imá­ge­nes sate­li­ta­les de los des­pla­za­mien­tos de las tro­pas sirias e inter­cep­cio­nes de las comu­ni­ca­cio­nes telefónicas.

Esta ope­ra­ción se pre­sen­ta al públi­co occi­den­tal de for­ma ten­den­cio­sa, como si se tra­ta­ra de una revo­lu­ción polí­ti­ca aho­ga­da en san­gre por una impla­ca­ble dic­ta­du­ra. Pero no todos se creen esa men­ti­ra. La recha­zan Rusia, Chi­na y los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos miem­bros del ALBA [Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas. Nota del Tra­duc­tor.]. Y es que las expe­rien­cias his­tó­ri­cas de estos paí­ses les han per­mi­ti­do com­pren­der cla­ra y rápi­da­men­te el tras­fon­do de la ope­ra­ción mon­ta­da con­tra Siria. Los rusos recuer­dan lo suce­di­do en Che­che­nia, los chi­nos no olvi­dan los acon­te­ci­mien­tos de Xin­jiang y los lati­no­ame­ri­ca­nos tie­nen muy pre­sen­te las gue­rras sucias con­tra Cuba y Nica­ra­gua. En todos esos casos, más allá de las apa­rien­cias ideo­ló­gi­cas o reli­gio­sos, la CIA recu­rrió a los mis­mos méto­dos de desestabilización.

Lo que más sor­pren­den­te resul­ta en esta situa­ción es ver cómo los medios de pren­sa occi­den­ta­les se auto­con­ven­cen de que los sala­fis­tas, los wahha­bi­tas y los ele­men­tos arma­dos de Al-Qae­da son indi­vi­duos aman­tes de la demo­cra­cia, a pesar de que siguen uti­li­zan­do los cana­les de tele­vi­sión vía saté­li­te de Qatar y Ara­bia Sau­di­ta para lan­zar cons­tan­tes lla­ma­dos a dego­llar a los here­jes alaui­tas y a los obser­va­do­res de la Liga Ára­be. No impor­ta que Abdelha­kim Belhaj (núme­ro 2 en la jerar­quía de Al-Qae­da des­de la muer­te ofi­cial­men­te pro­cla­ma­da de Osa­ma ben Laden) lla­me a des­en­ca­de­nar la yihad en Siria. La pren­sa occi­den­tal sigue tra­tan­do de impo­ner su román­ti­ca ver­sión de la supues­ta revo­lu­ción liberal.

Lo más ridícu­lo es oír como, al hacer­se eco de los infor­mes del Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos sobre los crí­me­nes del régi­men y sus víc­ti­mas, los medios occi­den­ta­les siguen divul­gan­do ser­vil­men­te las acu­sa­cio­nes coti­dia­nas que pro­fie­re la rama siria de la Her­man­dad Musul­ma­na. ¿Des­de cuán­do esa her­man­dad de gol­pis­tas se intere­sa por la defen­sa de los dere­chos humanos?

Sólo bas­tó que los ser­vi­cios secre­tos occi­den­ta­les saca­ran del som­bre­ro un títe­re lla­ma­do «Con­se­jo Nacio­nal Sirio», con un soció­lo­go de la pari­si­na uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na como pre­si­den­te y con una por­ta­voz que no es más que la aman­te de un ex jefe de la DGSE [Direc­ción Gene­ral de la Segu­ri­dad Exte­rior, la agen­cia de inte­li­gen­cia de Fran­cia. NdT.], para con­ver­tir a los «terro­ris­tas» en «demó­cra­tas». Como por arte de magia, la men­ti­ra se con­vier­te así en una ver­dad mediá­ti­ca. Las per­so­nas secues­tra­das, muti­la­das y ase­si­na­das por la Legión Wahha­bi­ta se con­vier­ten, por obra y gra­cia de la pren­sa, en víc­ti­mas del tirano, mien­tras que los jóve­nes sirios de todas las con­fe­sio­nes que sir­ven en el ejér­ci­to nacio­nal para defen­der su país de la agre­sión sec­ta­ria son pre­sen­ta­dos como sol­da­dos alaui­tas que opri­men a su pro­pio pue­blo. La des­es­ta­bi­li­za­ción de Siria por par­te de fuer­zas extran­je­ras se con­vir­tió a su vez en un epi­so­dio de la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra ára­be». El emir de Qatar y el rey de Ara­bia Sau­di­ta, dos monar­cas abso­lu­tis­tas que nun­ca han orga­ni­za­do elec­cio­nes en sus pro­pios paí­ses y que no vaci­lan en encar­ce­lar a todo el que pro­tes­ta con­tra sus regí­me­nes, se con­vir­tie­ron a su vez en defen­so­res de la revo­lu­ción y de la demo­cra­cia. Fran­cia, el Rei­no Uni­do y Esta­dos Uni­dos, paí­ses que aca­ban de ase­si­nar a 160 000 libios en vio­la­ción del man­da­to que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU les había otor­ga­do, se trans­for­ma­ron por su par­te en filán­tro­pos pro­tec­to­res de la pobla­ción civil, etc., etc., etc.

El doble veto ruso y chino del 4 de febre­ro de 2012 repre­sen­ta el fin de la gue­rra de baja inten­si­dad que la pren­sa occi­den­tal y la del Gol­fo habían veni­do enmas­ca­ran­do con su cam­pa­ña mediá­ti­ca. La OTAN y sus alia­dos han reci­bi­do una cla­ra adver­ten­cia de que deben cesar las hos­ti­li­da­des y reti­rar­se si no quie­ren tener que asu­mir una ver­da­de­ra gue­rra de carác­ter regio­nal, o inclu­so mundial.

El 7 de febre­ro lle­gó a Damas­co una impor­tan­te dele­ga­ción rusa que incluía entre sus miem­bros a los más altos res­pon­sa­bles de la inte­li­gen­cia rusa, dele­ga­ción que reci­bió una cáli­da aco­gi­da dis­pen­sa­da por una mul­ti­tud entu­sias­ta, segu­ra de que el regre­so de Rusia a la esce­na inter­na­cio­nal sig­ni­fi­ca el fin de la pesa­di­lla. La capi­tal siria y Ale­po –la segun­da ciu­dad sirie en impor­tan­cia– se vis­tie­ron de blan­co, azul y rojo y sus habi­tan­tes des­fi­la­ron por las calles por­tan­do ban­de­ro­las en ruso. En el pala­cio pre­si­den­cial, la dele­ga­ción rusa se reu­nió con las de otros paí­ses, esen­cial­men­te de Tur­quía, Irán y Líbano. Se pro­ce­dió enton­ces a la con­clu­sión de una serie de acuer­dos con vis­tas al res­ta­ble­ci­mien­to de la paz. Siria acep­tó pro­ce­der a la entre­ga de 49 ins­truc­to­res mili­ta­res que habían sido hechos pri­sio­ne­ros por el ejér­ci­to nacio­nal. Tur­quía inter­ce­dió para lograr la libe­ra­ción de los inge­nie­ros y los pere­gri­nos ira­níes secues­tra­dos, inclu­yen­do a los que se encon­tra­ban en manos de los fran­ce­ses (y de paso fue eli­mi­na­do el tenien­te Tlass, quien man­te­nía secues­tra­dos a los inge­nie­ros ira­níes por cuen­ta de la DGSE). Tur­quía puso fin a toda for­ma de apo­yo al «Ejér­ci­to Sirio Libre», cerró sus ins­ta­la­cio­nes en sue­lo tur­co (con excep­ción de la que se encuen­tra en la base que posee la OTAN en Incir­lik) y entre­gó a su jefe, el coro­nel Rifat al-Assad. En su papel de garan­te de la apli­ca­ción de dichos acuer­dos, Rusia fue auto­ri­za­da a reac­ti­var la anti­gua base sovié­ti­ca de inter­cep­ción del mon­te Qassium.

Al día siguien­te, el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se infor­mó a la opo­si­ción siria en el exi­lio que no debe con­tar en lo ade­lan­te con la ayu­da mili­tar de Esta­dos Uni­dos. Al dar­se cuen­ta de que han trai­cio­na­do a su país sin obte­ner nada a cam­bio, los miem­bros del Con­se­jo Nacio­nal Sirio se han lan­za­do aho­ra a la bús­que­da de nue­vos padri­nos. Uno de ellos lle­gó inclu­so a escri­bir­le a Ben­ja­min Netan­yahu pidién­do­le que inva­da Siria.

Al cabo de un perio­do de 2 días, pla­zo impres­cin­di­ble para la apli­ca­ción de estos acuer­dos, el ejér­ci­to nacio­nal de Siria se lan­zó al asal­to de las bases de la Legión Wahha­bi­ta. En el nor­te del Líbano, cuyo ejér­ci­to tam­bién empren­dió una ofen­si­va con­tra la Legión Wahha­bi­ta, un gigan­tes­co arse­nal fue con­fis­ca­do en la región liba­ne­sa de Trí­po­li y 4 ofi­cia­les occi­den­ta­les fue­ron hechos pri­sio­ne­ros, en la zona de Akkar, en una anti­gua escue­la de la UNRWA con­ver­ti­da en cuar­tel gene­ral mili­tar. En Siria, el gene­ral Assef Chaw­kat diri­gió per­so­nal­men­te las ope­ra­cio­nes. Al menos 1 500 ele­men­tos arma­dos han sido cap­tu­ra­dos, entre ellos un coro­nel del ser­vi­cio téc­ni­co de la DGSE, y más de mil per­so­nas resul­ta­ron muer­tas. No ha sido posi­ble deter­mi­nar, por el momen­to, cuán­tas de las víc­ti­mas mor­ta­les son mer­ce­na­rios extran­je­ros, sirios que cola­bo­ra­ban con las fuer­zas extran­je­ras o civi­les atra­pa­dos en una ciu­dad en gue­rra. Líbano y Siria han res­ta­ble­ci­do su sobe­ra­nía en sus terri­to­rios nacionales.

Algu­nos inte­lec­tua­les pole­mi­zan aho­ra sobre si Vla­di­mir Putin ha come­ti­do un error al pro­te­ger a Siria arries­gán­do­se a tener que enfren­tar una cri­sis diplo­má­ti­ca con Esta­dos Uni­dos. Se tra­ta de una cues­tión mal plan­tea­da. Al recons­truir su poten­cial a lo lar­go de todos estos años y con­so­li­dar aho­ra su posi­ción en la esce­na inter­na­cio­nal, Mos­cú pone fin a dos déca­das de un orden mun­dial uni­po­lar que per­mi­tía a Washing­ton seguir exten­dien­do su pro­pia hege­mo­nía has­ta alcan­zar una domi­na­ción glo­bal. La alter­na­ti­va plan­tea­da no era aliar­se a la peque­ña Siria o aliar­se al pode­ro­so Esta­dos Uni­dos, sino per­mi­tir que la pri­me­ra poten­cia mun­dial pro­ce­die­ra a la des­truc­ción de un Esta­do más o modi­fi­car la corre­la­ción de fuer­zas y crear un orden inter­na­cio­nal más jus­to en el que Rusia podrá desem­pe­ñar un papel.

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *