¿Quién USA la vio­len­cia?- Ollan­tay Itzamná

Cual­quier ima­gi­na­ción cine­ma­to­grá­fi­ca que­da supe­ra­da ante la dan­tes­ca hogue­ra que con­su­mió a 355 hondureños/​as pri­va­das de liber­tad en la Gran­ja Penal de Coma­ya­gua, el pasa­do mar­tes. Un infierno total en esta Hon­du­ras de la muer­te que refle­ja la ver­güen­za de quie­nes dicen gober­nar en demo­cra­cia. ¿Por qué tan­to odio y saña con­tra las y los exclui­dos por el sis­te­ma y reclui­dos en las cárceles?

Mien­tras el fue­go con­su­mía los pabe­llo­nes reple­tos de seres huma­nos haci­na­dos que cla­ma­ban per­dón y auxi­lio, la vigi­lan­cia esta­tal no se inmu­tó ante aquel cla­mor. Más por el con­tra­rio, a cuan­tos inten­ta­ron esca­par se los repri­mió. ¿Por qué tan­ta cruel­dad en esta Hon­du­ras cuya demo­cra­cia y dere­chos huma­nos son pro­te­gi­dos y moni­to­rea­dos por el gobierno de los EEUU?

Due­le el acto cri­mi­nal, pero due­le más la hipó­cri­ta acti­tud “cris­tia­na” de las y los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles que cele­bran actos litúr­gi­cos por el des­can­so eterno de sus víc­ti­mas como en la ver­gon­zan­te épo­ca de la San­ta Inqui­si­ción. Como due­le tam­bién la indi­fe­ren­cia de “pací­fi­cos” hondureños/​as que sobre­vi­ven insen­si­bles a la apa­bu­llan­te matan­za, espe­ran­do la jus­ti­cia divi­na que jamás lle­ga a resol­ver los pro­ble­mas que ellos evaden.

¿Y los responsables? 

En esta Hon­du­ras que sobre­vi­ve sin Esta­do, ni gobierno, se pre­mia el deli­to y se cas­ti­ga la éti­ca y la defen­sa de los dere­chos humanos.

La infer­nal inci­ne­ra­ción colec­ti­va de reclu­sos vivos en la cár­cel de Coma­ya­gua, ya fue ensa­ya­da en la cár­cel de San Pedro Sula, en 2003, con un sal­do de 107 muer­tos, y en la cár­cel de El Por­ve­nir, La Cei­ba, en 2005, don­de que­ma­ron 66 reclu­sos. ¡A los cul­pa­bles se los pre­mió con la impu­ni­dad! Lo mis­mo ocu­rre con los res­pon­sa­bles de los más de 7 mil ase­si­na­tos anua­les (más de 20 dia­rios), por­que la poli­cía se con­vir­tió en la orga­ni­za­ción delin­cuen­cial más letal en un país cuyas apa­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas y polí­ti­cas son diri­gi­das nada menos que por acto­res y pro­mo­to­res impu­nes del gol­pe de Estado.

Los res­pon­sa­bles de la sis­te­má­ti­ca nega­ción vio­len­ta de la con­di­ción huma­na de las y los hon­du­re­ños en las cár­ce­les y fue­ra de ellas, se pasean impu­nes en los espa­cios de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y son reci­bi­dos en la Casa Blan­ca como ejem­pla­res defen­so­res de los dere­chos huma­nos. Así pro­mue­ve la comu­ni­dad inter­na­cio­nal el cri­men orga­ni­za­do en Hon­du­ras, como un ejem­plo a seguir en paí­ses vecinos.

¿Qué bus­can con la vio­len­cia generalizada? 

En la déca­da de los 70 y 80 del siglo pasa­do, los esta­dos oli­gár­qui­cos de varios paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos empu­ja­ron a la vio­len­cia gue­rri­lle­ra a sus pobla­cio­nes para masa­crar­las por milla­res en las mon­ta­ñas. Así fue como se inten­tó des­apa­re­cer, con el finan­cia­mien­to y ase­so­ra­mien­to nor­te­ame­ri­cano, a cuan­tos exi­gían demo­cra­cia y tie­rra en aquel entonces.

En Hon­du­ras, en los últi­mos 25 años, la oli­gar­quía, con el aval del gobierno nor­te­ame­ri­cano, dilu­yó adre­de la apa­ren­te ins­ti­tu­cio­na­li­dad esta­tal con la fina­li­dad de ins­tau­rar de fac­to una situa­ción de gue­rra civil y muer­te en todo el terri­to­rio nacio­nal. Para ello no sólo pro­ve­yó y pro­vee de armas de gue­rra a los habi­tan­tes como si fue­ran telé­fo­nos celu­la­res, sino, impor­tó de paí­ses extran­je­ros escua­dro­nes de sica­rios. Deli­be­ra­da­men­te dejó la pro­li­fe­ra­ción de ban­das de nar­co­trá­fi­co que con­tro­lan gobier­nos loca­les y uni­da­des terri­to­ria­les com­ple­tas. La fina­li­dad de todo esto es jus­ti­fi­car des­ca­ra­da­men­te mayor des­em­bar­que del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano en tie­rras hon­du­re­ñas, para así con­tra­rres­tar a la rebel­de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, que avan­za indo­ma­ble hacia la cul­mi­na­ción de su independencia.

Es evi­den­te que la “gue­rra con­tra las dro­gas” en Cen­tro Amé­ri­ca y Méxi­co no es sólo para res­guar­dar mili­tar­men­te la auto­pis­ta regio­nal expe­di­da para el flu­jo de dóla­res (con olor a dro­ga y pól­vo­ra) de y hacia los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, sino tam­bién es para ase­gu­rar la recon­quis­ta mili­tar de Amé­ri­ca Lati­na bajo el argu­men­to de “ayu­da huma­ni­ta­ria” en esta­dos fallidos.

¿Será que Hon­du­ras repe­ti­rá su historia? 

Si en la déca­da de los 80 del pasa­do siglo la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na hacia Cen­tro Amé­ri­ca fue bajo el argu­men­to de “con­tra­rres­tar” al fan­tas­ma de la ideo­lo­gía socia­lis­ta, aho­ra, la inva­sión anun­cia­da es para repri­mir el avan­ce de la demo­cra­ti­za­ción en el con­ti­nen­te. Sólo que esta vez ni el pue­blo hon­du­re­ño, ni el lati­no­ame­ri­cano cari­be­ño, esta­mos dis­pues­tos a caer en seme­jan­te patra­ña irra­cio­nal. Hon­du­ras ya fue uti­li­za­da como la Malin­che de la región duran­te la “gue­rra de baja inten­si­dad” en los 80, pero ter­mi­nó más empo­bre­ci­da y humi­lla­da que nunca.

A la vio­len­cia y a sus cri­mi­na­les debe­mos derro­tar­los demo­crá­ti­ca­men­te. Apren­di­mos que la vio­len­cia en con­di­cio­nes des­igua­les sólo nos here­da muer­te y retro­ce­so. Para demo­cra­ti­zar Hon­du­ras y la región cari­be­la­ti­no­ame­ri­ca­na es fun­da­men­tal arti­cu­lar­nos en movi­mien­tos socio­po­lí­ti­cos de alcan­ce regio­nal para con­cluir los incon­clu­sos pro­ce­sos de inde­pen­den­cia. Estos pro­ce­sos tam­bién sig­ni­fi­can cami­nos de refundación.

Quie­nes segui­mos sobre­vi­vien­do a la muer­te gene­ra­li­za­da en Hon­du­ras somos demo­grá­fi­ca­men­te más nume­ro­sos que todos los escua­dro­nes de la muer­te jun­tos. Ade­más, nos asis­ten la razón y el espí­ri­tu de nues­tros héroes y heroí­nas que nos acom­pa­ñan en mul­ti­tud ascen­den­te des­de dife­ren­tes rin­co­nes cla­man­do ensor­de­ce­do­res gri­tos de jus­ti­cia. La his­to­ria nos indi­ca que todas las oli­gar­quías e impe­rios ase­si­nos caye­ron pre­sos de sus pro­pias inmo­ra­li­da­des e irra­cio­na­li­da­des. Pero, esta caí­da tene­mos que ace­le­rar­la reno­van­do nues­tra per­se­ve­ran­cia en la resis­ten­cia crea­ti­va y orgá­ni­ca como esti­lo de vida. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es gran­de en Hon­du­ras. Aquí se jue­ga no sólo el futu­ro de la geo­po­lí­ti­ca impe­rial, sino el futu­ro de la demo­cra­cia, de la huma­ni­dad y de la vida en sus dife­ren­tes formas.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *