Pro­yec­to X: vigi­len a la cla­se obre­ra- Die­go Rojas

La admi­sión por par­te de la Gen­dar­me­ría a la Jus­ti­cia de la exis­ten­cia de Pro­yec­to X ‑una base de datos ile­gal, incons­ti­tu­cio­nal y clan­des­ti­na que tie­ne como fin la vigi­lan­cia sobre las per­so­nas- no sólo cons­ti­tu­ye un hecho iné­di­to, sino que pone sobre el tape­te cómo el Esta­do acti­va meca­nis­mos para espiar, en espe­cial, a sec­to­res com­ba­ti­vos de la cla­se obre­ra. Pla​za​de​ma​yo​.com acce­dió a varios docu­men­tos y archi­vos ‑docu­men­tos que están en poder de la jus­ti­cia- que dan cuen­ta de este ejer­ci­cio prohi­bi­do por la ley.

Duran­te una mani­fes­ta­ción rea­li­za­da al calor del con­flic­to de la empre­sa esta­dou­ni­den­se Kraft, un gen­dar­me ves­ti­do de civil con una cáma­ra de vídeo encen­di­da se aden­tró en una asam­blea obre­ra que se esta­ba rea­li­zan­do. Los tra­ba­ja­do­res detec­ta­ron que tenía una acti­tud sos­pe­cho­sa, a pesar de ves­tir ropas de civil, y un miem­bro de la comi­sión inter­na se acer­có y man­tu­vo el siguien­te diálogo:

Tra­ba­ja­dor: ‑Yo soy dele­ga­do de la fábri­ca, que­ría saber de qué medio sos, por­que los com­pa­ñe­ros tie­nen dudas

Gen­dar­me infil­tra­do de civil: ‑Pren­sa inde­pen­dien­te amigo

Tra­ba­ja­dor: ‑No, deci­me don­de por­que sino te saca­mos a la mierda

Gen­dar­me infil­tra­do de civil: ‑Yo me voy solo, no te hagas drama

Tra­ba­ja­dor: ‑Bueno, andate

El video que ofre­ce­mos a nues­tros lec­to­res en exclu­si­va fue apor­ta­do por la mis­ma Gen­dar­me­ría a la jus­ti­cia en la cau­sa con­tra los tra­ba­ja­do­res por cor­tar la ruta Panamericana.

La his­to­ria de la nación está pla­ga­da de la rea­li­za­ción de polí­ti­cas clan­des­ti­nas por par­te del Esta­do, que actúa como si el com­plot fue­ra el motor de su meca­nis­mo, como si fue­ra inhe­ren­te a su fun­cio­na­mien­to. Las for­mas cons­pi­ra­ti­vas requie­ren cui­da­dos minu­cio­sos, ya que se fun­dan en la para­noia, en este caso, en una para­noia esta­tal. Por eso la reve­la­ción de la exis­ten­cia del Pro­yec­to X por par­te de la Gen­dar­me­ría mis­ma cons­ti­tu­ye un hecho iné­di­to. Una fuer­za de segu­ri­dad que res­pon­de al minis­te­rio de Segu­ri­dad ‑diri­gi­do por Nil­da Garré- con­fir­ma que sos­tie­ne un orga­nis­mo de inte­li­gen­cia ile­gal e incons­ti­tu­cio­nal. La Gen­dar­me­ría está diri­gi­da des­de 2005 por el coman­dan­te Héc­tor Ber­na­bé Sche­no­ne. Su res­pon­sa­bi­li­dad sobre este orga­nis­mo de inte­li­gen­cia es ine­quí­vo­ca y debe dar expli­ca­cio­nes, si no renun­ciar ante la orga­ni­za­ción de seme­jan­te apa­ra­to de espio­na­je. Sche­no­ne en per­so­na fue quien admi­tió ante la jus­ti­cia la exis­ten­cia de este orga­nis­mo ilegal.

Tam­bién exis­te la posi­bi­li­dad de que las órde­nes para la crea­ción de Pro­yec­to X hayan pro­ve­ni­do des­de el gobierno. En cual­quier caso, la minis­tra Nil­da Garré debe actuar fren­te a este atro­pe­llo a las liber­ta­des demo­crá­ti­cas. Las decla­ra­cio­nes en sede judi­cial que die­ron cuen­ta de la exis­ten­cia de Pro­yec­to X se rea­li­za­ron duran­te la ges­tión de Garré y seña­la­ron a la “base de datos” en tiem­po pre­sen­te. En la secre­ta­ría de pren­sa de la gen­dar­me­ría res­pon­die­ron que no esta­ban “auto­ri­za­dos a dar nin­gu­na infor­ma­ción”. A pesar de reite­ra­dos pedi­dos, no hubo res­pues­ta ofi­cial por par­te del minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Nación.

Según Myriam Breg­man, los apor­tes rea­li­za­dos por Gen­dar­me­ría a la Jus­ti­cia dan cuen­ta de un refi­na­do apa­ra­to de vigi­lan­cia de ciu­da­da­nos que inclu­ye, entre las carac­te­rís­ti­cas a espiar, “si fuma, si es muje­rie­go, carac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad. Admi­ten que las ope­ra­cio­nes se rea­li­zan de mane­ra ‘dis­cre­ta o encu­bier­ta (vis­tien­do ropas de civil)’, tex­tual­men­te. La ope­ra­ti­va expli­ca­da indi­ca que es una base de datos orien­ta­ti­va para cau­sas judi­cia­les. Lo curio­so es que detec­ta­mos, a tra­vés de las decla­ra­cio­nes de los pro­pios gen­dar­mes, que las cau­sas en las que hacen tra­ba­jo de inte­li­gen­cia se desa­rro­llan con pro­fu­sión en Zona Nor­te y en con­flic­tos obre­ros. Cons­tru­ye­ron un apa­ra­to de vigi­lan­cia que pue­de, inclu­so, dar carac­te­rís­ti­cas de los con­flic­tos labo­ra­les carac­te­ri­zán­do­los y a las dis­tin­tas posi­cio­nes gre­mia­les en jue­go. Es lla­ma­ti­vo que hayan infor­mes rea­li­za­dos por gen­dar­mes des­de el minis­te­rio de Tra­ba­jo con­tan­do si las audien­cias se alar­gan o acor­tan, cuan­do no tie­nen com­pe­ten­cia en ese lugar”.

Las prue­bas de la exis­ten­cia de una base de datos ile­gal en el Pro­yec­to X son ine­quí­vo­cas. Gen­dar­mes refi­rie­ron haber detec­ta­do la pre­sen­cia del diri­gen­te de la Corrien­te Cla­sis­ta y Com­ba­ti­va Luis Cubi­lla en la Pan­ame­ri­ca­na los días 20 y 21 de agos­to de 2009. Cubi­lla había falle­ci­do al 11 de junio de 2009. La con­fu­sión prue­ba que dis­po­nían de los datos sobre este acti­vis­ta y que fue­ron a corro­bo­rar su pre­sen­cia en el con­flic­to. Los gen­dar­mes lo lla­man: “Luis Cubi­llo, dele­ga­do CCC”.

En la cau­sa que se tra­mi­ta en la Secre­ta­ría Nº2 del Juz­ga­do de Tres de Febre­ro con­tra los obre­ros de Kraft y mili­tan­tes polí­ti­cos que los apo­ya­ron, como Nés­tor Pitro­la, del Par­ti­do Obre­ro, o Vil­ma Ripoll, de Pro­yec­to Sur ‑a quie­nes se les embar­ga­ron los bie­nes- el gen­dar­me Raúl Ernes­to Sheur­man decla­ra: “Lle­ga­mos al lugar, Pan­ame­ri­ca­na altu­ra Henry Ford, no me acuer­do si esta­ba cor­ta­do o no, y nues­tra fun­ción allí es sola­men­te obser­var quie­nes están en el lugar, hablar con la gen­te para saber el moti­vo del cor­te, mien­tras que todo lo refe­ren­te al rees­ta­ble­ci­mien­to del trán­si­to por vías alter­na­ti­vas se encar­ga el Escua­drón de Segu­ri­dad Vial jun­to con el con­ce­sio­na­rio de la auto­pis­ta. Que vamos al lugar ves­ti­dos de civil para mez­clar­nos entre la gen­te y ‘deter­mi­nar quie­nes son los que hablan por los alto­par­lan­tes, ver quié­nes son los orga­ni­za­do­res”. Da cuen­ta así de sus tareas de inte­li­gen­cia. Lue­go seña­la que “la baja cali­dad de las tomas foto­grá­fi­cas se debe a que se hacen por medio de telé­fo­nos celulares”.

Duran­te el con­flic­to, los gen­dar­mes no sólo se diri­gie­ron al cor­te en la Pan­ame­ri­ca­na, sino que exten­die­ron su vigi­lan­cia a luga­res don­de los obre­ros se reu­nían para pla­ni­fi­car sus accio­nes de lucha: “A sim­ple vis­ta se pudo deter­mi­nar que el lugar no se tra­ta de una fin­ca des­ti­na­da a vivien­da fami­liar, sino que se tra­ta de un local uti­li­za­do para reunio­nes u orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les… Se obser­van movi­mien­tos en el domi­ci­lio, de apro­xi­ma­da­men­te 50 per­so­nas, quie­nes se encon­tra­ban reu­ni­das, orga­ni­zan­do una mani­fes­ta­ción para el día 7 de mayo del año en cur­so a las 11:00 horas, fren­te a la empre­sa de refe­ren­cia en pro­tes­ta de los sala­rios per­ci­bi­dos”. Es el mis­mo gen­dar­me Sheur­man quien admi­te ‑y ofre­ce como prue­ba al juez- sus tareas de espio­na­je. Los datos apor­ta­dos por los espías de la Gen­dar­me­ría de Garré están enca­be­za­dos con la siguien­te fra­se: “Infor­me de los hechos pro­du­ci­do por per­so­nal de inte­li­gen­cia del Cen­tro de Reu­nión de Infor­ma­ción ‘Cam­po de Mayo’ de Gen­dar­me­ría Nacional”.

Como dato curio­so ‑y peli­gro­so, a la vez que pro­vee­dor de los sig­ni­fi­ca­dos de esta épo­ca- habría que seña­lar que en la cau­sa Kraft actuó el juez Juan Manuel Yajl, de peno­so recuer­do al haber sido el magis­tra­do que deter­mi­nó la encar­ce­la­ción del sin­di­ca­lis­ta ferro­via­rio com­ba­ti­vo Rubén Sobre­ro basa­do en prue­bas inexis­ten­tes. La ope­ra­ción que cul­mi­nó con el encar­ce­la­mien­to de Sobre­ro con­tó con el res­pal­do del ex jefe de Gabi­ne­te Aní­bal Fer­nán­dez y de la pren­sa adic­ta kirch­ne­ris­ta, que titu­ló un domin­go: “Todas las prue­bas para dete­ner a Sobre­ro” en el dia­rio Tiem­po Argen­tino. Esas prue­bas se habían “dilui­do” (SIC del juez) dos días des­pués. En este infor­me rea­li­za­do por la gen­dar­me­ría, el espía seña­la que las órde­nes de fil­mar, foto­gra­fiar e iden­ti­fi­car a los acti­vis­tas obre­ros pro­vi­nie­ron del men­cio­na­do magis­tra­do, a quien el ser­vi­cio lla­ma equi­vo­ca­da­men­te “Clau­dio”.

La ley 25.520 en su artícu­lo 4º esta­ble­ce los lími­tes de las tareas de inte­li­gen­cia. Dice: “Nin­gún orga­nis­mo de inte­li­gen­cia podrá: Obte­ner infor­ma­ción, pro­du­cir inte­li­gen­cia o alma­ce­nar datos sobre per­so­nas, por el solo hecho de su raza, fe reli­gio­sa, accio­nes pri­va­das, u opi­nión polí­ti­ca, o de adhe­sión o per­te­nen­cia a orga­ni­za­cio­nes par­ti­da­rias, socia­les, sin­di­ca­les, comu­ni­ta­rias, coope­ra­ti­vas, asis­ten­cia­les, cul­tu­ra­les o labo­ra­les, así como por la acti­vi­dad líci­ta que desa­rro­llen en cual­quier esfe­ra de acción.”

El Pro­yec­to X escar­ba en las posi­cio­nes polí­ti­cas de los acti­vis­tas obre­ros en lucha. Su ile­ga­li­dad e incons­ti­tu­cio­na­li­dad es mani­fies­ta. La minis­tra Garré debe dar expli­ca­cio­nes y remo­ver de sus car­gos a los res­pon­sa­bles de este apa­ra­to de espio­na­je digno de peo­res épo­cas de la nación, aun­que la vigen­cia de estos méto­dos demues­tre que los empre­sa­rios en con­ni­ven­cia con el gobierno y las fuer­zas arma­das sigan per­si­guien­do tra­ba­ja­do­res cons­cien­tes, a quie­nes con­si­de­ran per­tur­ba­do­res para la cla­se social a la que pertenecen.

Pla​za​de​ma​yo​.com /​ANRed – L ([email protected]​anred.​org)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.