Comi­té con­tra la Tor­tu­ra con­de­na al esta­do espa­ñol por lan­zar inmi­gran­tes al mar

El Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la ONU ha decla­ra­do que el esta­do espa­ñol vio­ló la con­ven­ción inter­na­cio­nal en los hechos que con­clu­ye­ron con la muer­te de un inmi­gran­te sene­ga­lés a quien la Guar­dia Civil de Ceu­ta pin­chó el sal­va­vi­das cuan­do inten­ta­ba entrar en Espa­ña y se aho­gó por­que no sabía nadar.

Los hechos ocu­rrie­ron en la noche del 25 a 26 de sep­tiem­bre de 2007 fren­te a las cos­tas de Ceu­ta, cuan­do una embar­ca­ción de la Guar­dia Civil, con tres agen­tes, inter­cep­tó a cua­tro sub­saha­ria­nos ‑tres hom­bres y una mujer- que inten­ta­ban acce­der a nado a la ciu­dad, pro­ce­den­tes de Marruecos.

Según la denun­cia, la Guar­dia Civil los subió a bor­do, los tras­la­dó a aguas juris­dic­cio­na­les de Marrue­cos, les pin­chó los sal­va­vi­das y les obli­gó a arro­jar­se al mar, pese a que uno de ellos, el sene­ga­lés de 29 años Lau­ding Son­ko, “se aga­rró fuer­te­men­te a la baran­di­lla de la embar­ca­ción, repi­tien­do que no sabía nadar, pero los guar­dias emplea­ron la fuer­za para sol­tar­lo y echar­lo al mar”.

Cuan­do la Guar­dia Civil se per­ca­tó de que tenía difi­cul­ta­des para lle­gar a la ori­lla, un agen­te se tiró al agua y, una vez en tie­rra, empe­zó a hacer­le masa­je car­día­co, pese a lo cual falle­ció y fue ente­rra­do en el cemen­te­rio de San­ta Cata­li­na, sin identificación.

La denun­cia fue pre­sen­ta­da por la Comi­sión Espa­ño­la de Ayu­da al Refu­gia­do (CEAR), cuyo abo­ga­do, el sevi­llano Alber­to Revuel­ta, ha infor­ma­do a Efe de que la reso­lu­ción con­si­de­ra demos­tra­do que los hechos supo­nen una vul­ne­ra­ción del artícu­lo 16 de la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra en cuan­to cons­ti­tu­yen un “tra­to cruel, inhu­mano y degradante”.

Por ello, orde­na que el Esta­do espa­ñol “efec­túe una inves­ti­ga­ción ade­cua­da e impar­cial de los hechos, per­si­ga y con­de­ne a las per­so­nas res­pon­sa­bles” y con­ce­da una “repa­ra­ción inte­gral que inclu­ya una indem­ni­za­ción ade­cua­da a la fami­lia del señor Sonko”.

El Esta­do espa­ñol “debe pro­ce­der a una inves­ti­ga­ción pron­ta y com­ple­ta, siem­pre que haya indi­cios de actos que cons­ti­tu­yan tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes”, aña­de la resolución.

Espa­ña argu­men­tó que estos hechos fue­ron inves­ti­ga­dos y archi­va­dos por un juz­ga­do de Ceu­ta, pero el Comi­té dice que el Esta­do espa­ñol “debe expli­car las cir­cuns­tan­cias de la muer­te” del inmi­gran­te, pues “con inde­pe­den­cia del hecho de que los guar­dias civi­les hayan pin­cha­do su flo­ta­dor o a que dis­tan­cia de la ori­lla lo hayan depo­si­ta­do, este fue deja­do en con­di­cio­nes que le cau­sa­ron la muerte”

Ade­más, el Comi­té con­si­de­ra que la Guar­dia Civil impu­so al sene­ga­lés “sufri­mien­to físi­co y men­tal antes de su muer­te, agra­va­da por su par­ti­cu­lar vul­ne­ra­bi­li­dad como inmigrante”.

lara​dio​del​sur​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.