Comi­té con­tra la Tor­tu­ra con­de­na al esta­do espa­ñol por lan­zar inmi­gran­tes al mar

El Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la ONU ha decla­ra­do que el esta­do espa­ñol vio­ló la con­ven­ción inter­na­cio­nal en los hechos que con­clu­ye­ron con la muer­te de un inmi­gran­te sene­ga­lés a quien la Guar­dia Civil de Ceu­ta pin­chó el sal­va­vi­das cuan­do inten­ta­ba entrar en Espa­ña y se aho­gó por­que no sabía nadar.

Los hechos ocu­rrie­ron en la noche del 25 a 26 de sep­tiem­bre de 2007 fren­te a las cos­tas de Ceu­ta, cuan­do una embar­ca­ción de la Guar­dia Civil, con tres agen­tes, inter­cep­tó a cua­tro sub­saha­ria­nos ‑tres hom­bres y una mujer- que inten­ta­ban acce­der a nado a la ciu­dad, pro­ce­den­tes de Marrue­cos.

Según la denun­cia, la Guar­dia Civil los subió a bor­do, los tras­la­dó a aguas juris­dic­cio­na­les de Marrue­cos, les pin­chó los sal­va­vi­das y les obli­gó a arro­jar­se al mar, pese a que uno de ellos, el sene­ga­lés de 29 años Lau­ding Son­ko, “se aga­rró fuer­te­men­te a la baran­di­lla de la embar­ca­ción, repi­tien­do que no sabía nadar, pero los guar­dias emplea­ron la fuer­za para sol­tar­lo y echar­lo al mar”.

Cuan­do la Guar­dia Civil se per­ca­tó de que tenía difi­cul­ta­des para lle­gar a la ori­lla, un agen­te se tiró al agua y, una vez en tie­rra, empe­zó a hacer­le masa­je car­día­co, pese a lo cual falle­ció y fue ente­rra­do en el cemen­te­rio de San­ta Cata­li­na, sin iden­ti­fi­ca­ción.

La denun­cia fue pre­sen­ta­da por la Comi­sión Espa­ño­la de Ayu­da al Refu­gia­do (CEAR), cuyo abo­ga­do, el sevi­llano Alber­to Revuel­ta, ha infor­ma­do a Efe de que la reso­lu­ción con­si­de­ra demos­tra­do que los hechos supo­nen una vul­ne­ra­ción del artícu­lo 16 de la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra en cuan­to cons­ti­tu­yen un “tra­to cruel, inhu­mano y degra­dan­te”.

Por ello, orde­na que el Esta­do espa­ñol “efec­túe una inves­ti­ga­ción ade­cua­da e impar­cial de los hechos, per­si­ga y con­de­ne a las per­so­nas res­pon­sa­bles” y con­ce­da una “repa­ra­ción inte­gral que inclu­ya una indem­ni­za­ción ade­cua­da a la fami­lia del señor Son­ko”.

El Esta­do espa­ñol “debe pro­ce­der a una inves­ti­ga­ción pron­ta y com­ple­ta, siem­pre que haya indi­cios de actos que cons­ti­tu­yan tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes”, aña­de la reso­lu­ción.

Espa­ña argu­men­tó que estos hechos fue­ron inves­ti­ga­dos y archi­va­dos por un juz­ga­do de Ceu­ta, pero el Comi­té dice que el Esta­do espa­ñol “debe expli­car las cir­cuns­tan­cias de la muer­te” del inmi­gran­te, pues “con inde­pe­den­cia del hecho de que los guar­dias civi­les hayan pin­cha­do su flo­ta­dor o a que dis­tan­cia de la ori­lla lo hayan depo­si­ta­do, este fue deja­do en con­di­cio­nes que le cau­sa­ron la muer­te”

Ade­más, el Comi­té con­si­de­ra que la Guar­dia Civil impu­so al sene­ga­lés “sufri­mien­to físi­co y men­tal antes de su muer­te, agra­va­da por su par­ti­cu­lar vul­ne­ra­bi­li­dad como inmi­gran­te”.

lara​dio​del​sur​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *