La niña que hizo jus­ti­cia- Mai­té Cam­pi­llo

http://kaosenlared.net/media/k2/items/cache/383f331fa4f060656d2d6e119a360bce_XL.jpg

“Amaos… mas no hagáis del amor una pri­sión, per­mi­tid que haya espa­cios y dejad que los vien­tos dan­cen entre voso­tros. Can­tad y bai­lad jun­tos, sed ale­gres, pero per­mi­tid que cada uno esté solo, como lo están las cuer­das del laúd a pesar de estre­me­cer­se con la mis­ma músi­ca. ergios jun­tos mas no muy pró­xi­mos, pues las colum­nas del tem­plo se plan­tan fir­mes y sepa­ra­das y la enci­na y el ciprés no cre­cen el uno a la som­bra del otro”

“Se da uno cuen­ta de que las fron­te­ras actua­les corres­pon­den a los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes y no a las aspi­ra­cio­nes popu­la­res; que esa uni­dad, de las cua­les las gran­des poten­cias se sien­ten orgu­llo­sas, encu­bre la opre­sión de las etnias y el uso sola­pa­do o decla­ra­do de la vio­len­cia repre­si­va.”

(Pala­bras de J. Paul Sar­tre, que for­ma­ron par­te del pre­fa­cio del libro de Gisé­le Hali­mi: “El pro­ce­so de Bur­gos”)

14 de Febre­ro, ¿día de que…?

Un rela­to estre­me­ce­dor me ha lle­va­do como en cade­na a “res­ca­tar” algu­nos tes­ti­mo­nios y notas sobre la vio­len­cia ejer­ci­da sobre el sexo feme­nino, y en con­cre­to sobre las niñas.

No voy a hablar de cifras por­que sí, habla­mos de millo­nes en todo el mun­do; tam­po­co daré datos por­que sí, por­que no son núme­ros, son vidas.

Y yo sigo sin enten­der en qué momen­to algu­nas fuer­zas de ese otro “mun­do posi­ble” comen­zó a sufrir caren­cia de sen­si­bi­li­dad, de deta­lles que infun­dan res­pe­to entre [email protected] tan posi­ti­vo como el sur­gir de flo­res, árbo­les y mari­po­sas sin cau­ti­ve­rio, ges­tos de amor y dig­ni­dad sin días seña­la­dos mar­cas en la cara o puños sobre el pecho y con­ver­tir­se en car­na­za apli­cán­do­se de lleno en esa “cul­tu­ra” tor­tuo­sa, mez­qui­na de per­ma­nen­te aco­so y des­po­tis­mo con lo más humil­de y gene­ro­so de la huma­ni­dad, siem­pre el más débil! Lugar en el que las rela­cio­nes de poder capi­ta­lis­tas y patriar­ca­les hizo del “éxi­to” degra­da­ción, veja­ción, pros­ti­tu­ción; y del “dine­ro” lo más corrup­to de la dege­ne­ra­ción sin escrú­pu­lo; que fút­bol y sexo mue­van el mun­do de los subur­bios más deca­den­tes, sucios y mise­ra­bles por todo lo que de incul­to les ha bau­ti­za­do.

No sé, a éstas altu­ras de cáte­dra don­de abun­dan los sabios siglo XXI, cómo hay marro­nes tur­bios de bien, “ver­des”, y gris moho­so por más que madu­ros que via­jan a paí­ses de Asia o de Amé­ri­ca Lati­na, o hacia bases esta­ble­ci­das con uni­for­me de la OTAN a tie­rras lla­ma­das espa­ño­las (un ejem­plo) y, des­pués, cuen­tan orgu­llo­sos que se han tira­do a no sé cuán­tas niñas a muy buen pre­cio por su cari­ta grin­ga, aria, o legio­na­ria en una sema­na de vaca­cio­nes o de guar­dia en base nor­te­ame­ri­ca­na pero, lo preo­cu­pan­te, no siem­pre es el “enemi­go”. Algo den­tro de noso­tros, aún, per­mi­te rego­ci­ján­do­se en la explo­ta­ción, sin­tien­do pla­cer como el capi­ta­lis­mo por su pre­sa; en éste caso por muje­res y niñas ven­di­das, mal­tra­ta­das, vio­la­das sin posi­bi­li­dad de un lugar de refe­ren­cia don­de recu­rrir y esca­par de la degra­da­ción a la que millo­na­rios y muer­tos de ham­bre las tie­nen some­ti­das mes­ti­zan­do ricos y pobres sobre el hedor del ver­du­go entre san­gre, men­te y pier­na.

“Amaos… mas no hagáis del amor una pri­sión, per­mi­tid que haya espa­cios y dejad que los vien­tos dan­cen entre voso­tros. Can­tad y bai­lad jun­tos, sed ale­gres, pero per­mi­tid que cada uno esté solo, como lo están las cuer­das del laúd a pesar de estre­me­cer­se con la mis­ma músi­ca. ergios jun­tos mas no muy pró­xi­mos, pues las colum­nas del tem­plo se plan­tan fir­mes y sepa­ra­das y la enci­na y el ciprés no cre­cen el uno a la som­bra del otro”

<¿Se habrá “des­fa­sa­do” con tan­to cáte­dra por el camino, Gibrán Kalil?>

Niñas que son ven­di­das por sus padres con­tra­rio a abra­zar­las; enga­ña­das, lle­va­das a luga­res leja­nos sin ampa­ro don­de no cono­cen a nadie, niñas que en muchos de los casos no lle­gan ni a la ado­les­cen­cia, niñas con años de vio­la­ción sobre su cuer­po, men­te, dig­ni­dad, una y otra vez ame­na­za­das, ence­rra­das, sin espe­ran­za de hui­da, sin voz de apo­yo, sin calor de cam­bio que las haga sen­tir­se libres como per­so­nas, como gen­te y no pura mer­can­cía sin dere­cho ni al con­sue­lo, niñas a las que sus cuer­pos deja­ron de ser suyos; otros se encar­ga­ron de adue­ñar­se, amor­da­zar­les, de mar­car el terri­to­rio; niñas gol­pea­das al míni­mo ges­to de rebel­día para dejar “cla­ro” el orden de las cosas, orden de una cul­tu­ra de explo­ta­ción con sello aris­to­crá­ti­co de cla­se capi­ta­lis­ta, machis­ta, que opri­me a la mujer des­de que exis­te la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre y por enci­ma de la mujer; sexo a devo­rar como ali­ma­ñas, a mal­tra­tar como bes­tia insa­cia­ble, a con­su­mir como puri­ta mer­can­cía, a des­truir como ser humano: mujer, niñ@s “sexo débil”… sobre los que el ver­du­go, una mano de bes­tia pue­de aplas­tar sus crá­neos de gol­pe mor­tal sin impor­tan­cia ni dema­sia­do esfuer­zo exhi­bien­do laten­te y demos­tra­ble a flor de piel “pla­cer y hom­bría”.

“Picho­nes” de rata de pala­cio y san­gui­jue­las de alta alcur­nia. La bes­tia dis­fru­ta, fru­to del orden capi­ta­lis­ta que her­ma­na al “hom­bre” e impe­ra aplas­tan­do siem­pre del lado del dego­lla­dor que derri­te la inte­li­gen­cia y reba­ja al piso, al sue­lo de su mugre la tra­ta de blan­cas, ver­des, ama­ri­llas o negras por don­de pasa el trá­fi­co niñ@s. Volun­ta­rios ser­vi­les de la cul­tu­ra de gue­rra de los pode­res féti­dos para corrom­per y divi­dir lo más her­mo­so de los pue­blos, el dere­cho sobre su dig­ni­dad; sobre el que dis­fru­tan dege­ne­ra­da­men­te a lo Calí­gu­la y enri­que­cen envian­do ado­les­cen­tes a las fie­ras cobran­do entra­da para su dis­fru­te entre babo­sos polí­ti­cos de pala­cio, ban­ca, con­gre­sos de dipu­tados y lo más tirano de la igle­sia encu­bri­do­ra de pede­ras­tas absol­vien­do y ben­di­cien­do al roe­dor de las capas des­pro­te­gi­das como sím­bo­lo “humano” de ese su alcan­ta­ri­lla­do por don­de ema­nan a dia­rio, para con­se­guir más poder den­tro de un mun­do don­de lo hones­to y humano no pre­va­lez­ca, la rebel­día es una som­bra con dema­sia­do peso para sus ava­ri­cio­sas arcas here­da­das de Isa­bel la Cató­li­ca y su chun­go mari­do Fer­nan­do.

Nues­tros hijos no son nues­tros hijos, son los hijos y las hijas de los anhe­los que la vida tie­ne de si mis­ma.
Son los hijos de nues­tro amor de padres, viven a tra­vés de noso­tros, pero no de noso­tros.
Y aun­que vivan con noso­tros, no nos per­te­ne­cen.
Per­te­ne­cen a la vida… al futu­ro…
y tie­nen dere­cho a for­mar su futu­ro y deci­dir su vida.
Pode­mos dar abri­go a su cuer­po, pero no a sus almas,
por­que sus almas habi­tan en la man­sión del maña­na,
que ni aun en sue­ños no es per­mi­ti­do visi­tar.
Pero pode­mos ense­ñar­les el camino y ense­ñar­les a cami­nar.
Pode­mos esfor­zar­nos en ser como ellos,
pero no inten­te­mos hacer­los como noso­tros,
por­que la vida no mar­cha hacía atrás, ni se detie­ne en el ayer.
Pero pode­mos mos­trar­les un buen ejem­plo de vida…

<Lite­ra­tu­ra del liba­nés Gibrán Kalil Gibrán>

Entre pecho y espal­da aguar­da un cora­zón latien­do. No lo pon­gas en ven­ta, que lo beli­co­so no le haga per­der su rit­mo humano de las cosas. Una de las más terri­bles vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos es la que hoy en día ha pro­li­fe­ra­do tan­to en el mun­do que se ha con­ver­ti­do: unien­do vio­len­cia a intere­ses eco­nó­mi­cos en el segun­do “nego­cio” ilí­ci­to más ren­ta­ble, ubi­ca­do entre el trá­fi­co de dro­gas y el de armas (la explo­ta­ción sexual de muje­res, niñ@s cada año) 4.000.000 de muje­res, muchas de ellas niñas, son ven­di­das y com­pra­das, y según un estu­dio de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) rea­li­za­do en 2002, a esa fecha 73 millo­nes de niños y 150 millo­nes de niñas y ado­les­cen­tes meno­res de 18 años habían sido obje­to de todo tipo de explo­ta­ción y abu­so sexual en el mun­do. Es segu­ro que esas cifras se habrán incre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te diez años des­pués. Sola­men­te en la Unión Euro­pea entran anual­men­te un millón de muje­res para ser pros­ti­tui­das. Por su par­te, el sudes­te asiá­ti­co es uno de los prin­ci­pa­les abas­te­ce­do­res y recep­to­res de muje­res, niñ@s obje­to de explo­ta­ción sexual, algo en lo que influ­yen tam­bién fac­to­res eco­nó­mi­cos, ade­más de turís­ti­cos. Por ejem­plo:

En ésta últi­ma región es Tai­lan­dia, jun­to con Mala­sia, el prin­ci­pal recep­tor de escla­vas sexua­les de la zona del río Mekong, debi­do a que sus pobla­cio­nes cuen­tan con una mayor ren­ta y a que las visi­tan miles de turis­tas (explo­ta­do­res del sexo) cada año. Jóve­nes de todas las eda­des, pro­ce­den­tes de Cam­bo­ya, Viet­nam, Laos, Myan­mar (ex Bir­ma­nia) e inclu­so Chi­na son ven­di­das en los bur­de­les, don­de les espe­ran las peo­res de las veja­cio­nes. Lo mejor que pue­de suce­der es que las auto­ri­da­des –si las encuen­tran y si no for­man par­te de la cade­na corrup­ta que las explo­ta- las tra­ten como indo­cu­men­ta­das, las deten­ga y las ingre­se en cen­tros de inmi­gran­tes ile­ga­les para ser repa­tria­das. Vamos a uno de los “ejem­plos”:

Tai­lan­dia es lla­ma­da, entre sec­to­res turís­ti­cos, el país de las tres eses: “sun, sand and sex”: sol, are­na y, sexo en inglés. Entre un 5 y un 12 por cien­to de su PBI pro­vie­ne del mer­ca­do de la pros­ti­tu­ción, mien­tras se esti­ma que alre­de­dor de 300.000 meno­res –pre­sa codi­cia­da, para el sue­ño mal­va­do que nadie mere­ce, son víc­ti­mas del turis­mo sexual. De hecho, se cal­cu­la en 20.000 la can­ti­dad de pede­ras­tas que la visi­tan anual­men­te. Es en éste país, en Fili­pi­nas y, en Bra­sil don­de se regis­tra el 10 por cien­to de todos los casos mun­dia­les de explo­ta­ción sexual comer­cial infan­til, pro­du­cién­do­se tam­bién por­cen­ta­jes impor­tan­tes en Méxi­co. Des­pués del Tsu­na­mi muchos turis­tas sexua­les habían cam­bia­do de des­tino. A uno de ellos, de ori­gen ita­liano, se le escu­chó decir “aho­ra sólo nos que­da Bra­sil”. Sin embar­go, pasa­do el temor que gene­ró ese desas­tre natu­ral, todo ha vuel­to a sus cau­ces habi­tua­les.

Los millo­nes de escla­vas sexua­les que exis­ten hoy en el mun­do, la mayo­ría han sido ven­di­das de muy peque­ñas, a los 6, 7, e inclu­so a los 5 años: vio­la­das y pros­ti­tui­das des­de esa edad, ade­más de ser sis­te­má­ti­ca­men­te apa­lea­das y tor­tu­ra­das. No sólo por los pro­xe­ne­tas, sino tam­bién por los clien­tes.

Soma, la escri­to­ra que rela­ta estos casos, cuen­ta que ante­rior­men­te las tor­tu­ras –como las que ella mis­ma sufrió- eran más bur­das:

“meter­les las manos en agua hir­vien­do, o atar­las y cubrir­las con escor­pio­nes o con hor­mi­gas mor­de­do­ras.” Pero aho­ra se han copia­do los tru­cos sádi­cos de las pelí­cu­las bara­tas de vio­len­cia, y las chi­cas son some­ti­das a des­car­gas eléc­tri­cas o se les cla­van cla­vos en la cabe­za. Tam­bién las cosen en car­ne viva repe­ti­das veces, para fin­gir vir­gi­ni­dad. Peor aún, muchas de esas niñas están enfer­mas de SIDA.

Una de las niñas, Chan Ry, cuen­ta:

“Los occi­den­ta­les nos obli­gan a rea­li­zar todo tipo de actos, difí­ci­les de sopor­tar, y si no obe­de­ce­mos nos que­man con ciga­rri­llos.”

Tes­ti­mo­nios vivos, un reco­rri­do por la escla­vi­tud sexual en Tur­quía (des­de 1999 has­ta la fecha, 250.000 muje­res de Azer­bai­yán, Geor­gia, Arme­nia, Rusia, Ucra­nia etc., han sido tra­fi­ca­das a tra­vés de dicho país). La tra­ta sola­pa­da en Israel y Pales­ti­na, el trá­fi­co en Japón, Cam­bo­ya, la anti­gua Bir­ma­nia, Tai­lan­dia, Argen­ti­na y Méxi­co, y todas sus rami­fi­ca­cio­nes glo­ba­les, pone ante noso­tros la diver­si­dad de redes mafio­sas, algu­nas cóm­pli­ces de la corrup­ción polí­ti­ca local. Myan­mar, la anti­gua Bir­ma­nia, se ha con­ver­ti­do ‑según la escri­to­ra Lidia Cacho, de Méxi­co- en un paraí­so del cri­men orga­ni­za­do espe­cia­li­za­do en dro­gas y escla­vi­tud huma­na. Infor­mes del Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo indi­can que el 25% de las ado­les­cen­tes for­za­das a la pros­ti­tu­ción en Myan­mar son por­ta­do­ras del VIH y muchas han desa­rro­lla­do el sida; con defi­cien­tes ser­vi­cios sani­ta­rios, la muer­te es el des­tino pro­ba­ble de estas jóve­nes.

En Tur­quía, las mafias alba­ne­sas y rusas coope­ran con las mafias nacio­na­les para el trans­por­te de muje­res, la mayo­ría de las veces enga­ña­das o com­pra­das a sus fami­lias. Para uno de los infor­man­tes de dicha escri­to­ra, la lle­ga­da de los mer­ca­de­res de la gue­rra de Iraq y Afga­nis­tán ha incre­men­ta­do el nego­cio; es un asun­to tabú, pero los terro­ris­tas y mer­ce­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se han enri­que­ci­do con la tra­ta de muje­res en zonas de con­flic­to arma­do.

Alre­de­dor de unos “30.000.000 de escla­vos” son las cifras que se bara­jan hay en el mun­do, de los cua­les en la actua­li­dad exis­ten, entre 113 y 200 millo­nes de muje­res y niñas des­apa­re­ci­das, secues­tra­das, ase­si­na­das, sedu­ci­das con enga­ño o ven­di­das para ser pros­ti­tui­das. Cada año que pasa entre un millón y medio y tres millo­nes de muje­res y niñas pier­den la vida como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia o aban­dono por razón de su sexo. Las niñas mue­ren de for­ma des­pro­por­cio­na­da por aban­dono, por­que ali­men­tos y asis­ten­cia médi­ca se des­ti­nan antes a sus padres, her­ma­nos, mari­dos e hijos varo­nes. En los paí­ses en los que se con­si­de­ra “a la mujer pro­pie­dad de hom­bres”: Padres, her­ma­nos y “mari­dos” las ase­si­nan por atre­ver­se a esco­ger sus pro­pios com­pa­ñe­ros: son los lla­ma­dos ase­si­na­tos “de honor”. A las novias jóve­nes cuyos padres no pagan dine­ro sufi­cien­te a los hom­bres que se han casa­do con ellas se las mata.

La vio­len­cia domes­ti­ca cau­sa la muer­te de un gran núme­ro de muje­res en todos los paí­ses del mun­do. Las muje­res entre 15 y 44 años tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de ser ase­si­na­das o heri­das por sus parien­tes mas­cu­li­nos que de morir debi­do al cán­cer, la mala­ria, acci­den­tes de tra­fi­co o la gue­rra, todos jun­tos. Puros ase­si­na­tos. Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud una de cada cin­co muje­res (creo que se ha que­da­do cor­ta) tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de ser vic­ti­ma de vio­la­ción o inten­to de vio­la­ción a lo lar­go de su vida.

Rodha: Joven nor­te­ame­ri­ca­na con­tra­ta­da fal­sa­men­te para can­tar en Tokio y rap­ta­da por la mafia de yaku­zas japo­ne­ses para pros­ti­tuir­la (“Escla­vas del Poder”, en via­je al cora­zón de la tra­ta sexual de muje­res y niñas en el mun­do, últi­mo libro de Lidia Cacho): “Duran­te vein­ti­cua­tro horas unos 40 hom­bres me vio­la­ron de todas las for­mas posi­bles. Las cosas que me suce­die­ron duran­te los tres días siguien­tes den­tro de esa sui­te son incon­ce­bi­bles para la mayo­ría de los seres huma­nos”.

Ami­ta: Una dul­ce niña de 9 años de edad, un día fue secues­tra­da, lle­va­da a una ciu­dad lejos de su casa y obli­ga­da a tener sexo con doce­nas de hom­bres cada día. Des­pués de 5 años de mie­do y angus­tia, final­men­te falle­ció a los 14 años, por cau­sa del mal­tra­to y de los gol­pes reci­bi­dos.

Zana: Via­ja con quin­ce años al Yemen, tie­rra de su padre. Lo que encuen­tra allí son muje­res que tra­ba­jan has­ta el ago­ta­mien­to, no hay elec­tri­ci­dad ni agua ni gri­fos… Ella vie­ne de Lon­dres don­de escu­cha músi­ca moder­na y se pin­ta para salir… Antes de que pase una sema­na en el Yemen se ente­ra de que no va a vol­ver a su Lon­dres natal, por­que su padre la ha ven­di­do a ella y a su her­ma­na. Y la ha casa­do sin su con­sen­ti­mien­to con un niño enfer­mi­zo menor que ella. Está secues­tra­da y es sis­te­má­ti­ca­men­te vio­la­da. Duran­te ocho años tie­ne que pasar por un infierno mien­tras su madre tra­ta de recu­pe­rar­las con todos los medios posi­bles con ayu­da­da de perio­dis­tas bri­tá­ni­cos: Pero para enton­ces Zana tie­ne que renun­ciar a su pro­pio hijo y a su her­ma­na, que ya es inca­paz de salir de aquel infierno.

Nue­va York: Sie­te hom­bres y varios meno­res vio­la­ron en un apar­ta­men­to de un edi­fi­cio de Newark a una niña de 7 años, des­pués que fue­ra ven­di­da a un gru­po de per­ver­ti­dos por su her­ma­nas­tra de 15 para obli­gar­la a pros­ti­tuir­se. La pan­di­lla de per­ver­ti­dos rea­li­za­ron una «fies­ta» en la que la dro­ga­ron y la vio­la­ron repe­ti­das veces ‑expli­có la poli­cía de Newark en New Jer­sey. Entre los des­qui­cia­dos había sie­te hom­bres y algu­nos niños, infor­ma­ron fuen­tes de la inves­ti­ga­ción. Al ser inte­rro­ga­da por los detec­ti­ves, la menor de 7 años les dijo que des­pués de haber sido abu­sa­da repe­ti­das veces por los hom­bres, éstos les dije­ron a los niños que hicie­ran lo que qui­sie­ran con ella.

Esta que sigue, es la ter­ce­ra par­te del rela­to (“La jus­ti­cia por pro­pia mano”), que me ha indu­ci­do a escri­bir y res­ca­tar estos datos esca­lo­frian­tes, las dos par­tes ante­rio­res no las inclu­yo, se las pue­den ima­gi­nar: A los 15 años, Sonia, lle­va­ba 7 años de vio­la­ción cons­tan­te de par­te de su padre: 2 hijos inde­sea­dos. Vivía ais­la­da y era gol­pea­da con peor sal­va­jis­mo, sobre todo cuan­do se resis­tía a tener rela­cio­nes sexua­les:

“Un día yo bajé a lavar ropa al río, y vi a lo lejos como mi papá le qui­ta­ba la ropa a mi her­ma­ni­ta de 5 años y como la empe­za­ba a mano­sear, yo sen­tí una cosa tan fea, tan fea en todo el cuer­po, una impo­ten­cia, una rabia, un eno­jo, que me jure que mi her­ma­ni­ta no pasa­ría lo mis­mo que yo” con­tó Sonia. Ese mis­mo día por la noche, Juan lle­gó direc­ta­men­te a gol­pear a Mar­ga­ri­ta (“pri­me­ra mujer”), Juan gol­pea­ba de mane­ra alter­na­da a Mar­ga­ri­ta y a Jua­na (“segun­da mujer”). Esa noche del 23 de enero de 2005, a sus 15 años de edad, Sonia no tuvo duda, fue al fogón tomó un leño y aca­bo a gol­pes con su vio­la­dor y tor­tu­ra­dor de su madre. A los pocos minu­tos, Mar­ga­ri­ta, Jua­na y Sonia sabrían que el hom­bre que las había vio­len­ta­do por años esta­ba muer­to. Lo deja­ron tal como había que­da­do en el últi­mo ins­tan­te de su vida: Las tres se fue­ron con los 14 niños.

Octu­bre del 2.004

Mar­ga­ri­ta López Gómez se pre­sen­tó ante el Minis­te­rio Públi­co de Chia­pa de Cor­zo para denun­ciar a su espo­so Juan Velas­co López por vio­len­cia intra­fa­mi­liar, las auto­ri­da­des se limi­ta­ron a tomar­la decla­ra­ción con ayu­da de un tra­duc­tor, como era mono­lin­güe, con señas la dije­ron que ya habían levan­ta­do el acta y que si “pasa­ba cual­quier cosa que­da­ría un ante­ce­den­te”

*Mar­ga­ri­ta, fue “apar­ta­da” para Juan a los once años de edad por diez bote­llas de Alcohol que éste entre­gó a su padre, para obli­gar­la a casar­se con él, un año des­pués en el para­je Toj­chuc­tik, muni­ci­pio de Miton­tic, uno de los muni­ci­pios más pobres y mar­gi­na­dos de Chia­pas.

NOTA

De éste lado del “pri­mer” mun­do en el que vivo, en cuan­to a explo­ta­ción no se que­da atrás. La repre­sión fran­quis­ta de la “Espa­ña” de ayer, sigue sien­do la repre­sión y mar­gi­na­ción fas­cis­ta sobre la cla­se obre­ra del Esta­do Espa­ñol de hoy, bajo la más­ca­ra demo­crá­ti­ca con eti­que­ta comer­cial “cri­sis”. Mien­tras dicha “Cri­sis” se ceba en deter­mi­na­dos sec­to­res con viru­len­cia has­ta man­dar­los al sui­ci­dio, las arcas de los man­da­ta­rios y, una bue­na por­ción de sus laca­yos a for­ma de hom­bre o mujer “los atra­pa todo de man­ga ancha” lle­nan la ban­ca euro­pea e inter­na­cio­nal, pri­va­ti­zan tie­rras y mon­ta­ñas como en épo­ca feu­dal. Repu­diar la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, enrai­za­da en el fas­cis­mo demó­cra­ta siglo XXI, ha de estar al orden del día. Denun­ciar las colas del paro de hoy, los sui­ci­dios por fal­ta de una míni­ma pie­za don­de caer vivo o muer­to, la caren­cia de aten­ción, la fal­ta abso­lu­ta de res­pe­to humano sobre los más nece­si­ta­dos des­de el gobierno has­ta dece­nas de ofi­ci­nas del INEM y demás fun­cio­na­ria­do fríos como el már­mol de los pala­cios del amo, ha de plan­tear­se como un cla­mor en alza.

No, no debe­mos de dejar de denun­ciar el “rapa­do” humi­llan­te de ayer, ni el aco­so ideo­ló­gi­co del poder de hoy sobre sec­to­res de la pobla­ción cada vez más diez­ma­dos. La pre­sión de aco­so que pro­vo­ca el sui­ci­dio por desahu­cio fal­ta de tra­ba­jo como la inges­ta de ayer de acei­te de ricino bajo un mis­mo resul­ta­do: “pur­ga de almas”. “Almas” con con­cien­cia de cla­se, orgu­llo y dig­ni­dad de ella, hoy como ayer: Tor­tu­ra, mar­gi­na­ción, repre­sión, vio­la­ción de dere­chos huma­nos siguen en manos de las leyes del fas­cio.

En la lla­ma­da gue­rra civil entre miles más de ejem­plos, tan­to y más gra­ves, que se podrían enu­me­rar: A Fra­ter­ni­dad Hidal­go, las hor­das fas­cis­tas ‑con escue­la en el poder actual- la mal­tra­ta­ron con la saña mar­ca­da por el odio de cla­se impú­di­co y mor­daz que hoy lega­li­za la cons­ti­tu­ción de una monar­quía feu­dal impues­ta por una demo­cra­cia que lega­li­za la corrup­ción res­ca­ta­da del fran­quis­mo inal­te­ra­do sin Fran­co: La pro­vo­ca­ron a base de veja­cio­nes la per­di­da del hijo que espe­ra­ba, apar­te de dejar­la cie­ga, tenía 21 años, murien­do al poco tiem­po a con­se­cuen­cia de sus “ejem­pla­ri­zan­tes” tor­tu­ras.

La memo­ria his­tó­ri­ca popu­lar va recu­pe­ran­do poco a poco el “fres­cor” del sal­va­jis­mo fas­cis­ta de ayer a tra­vés de sus tes­ti­gos de hoy: “A Fras­qui­ta Avi­lés, por recha­zar a un falan­gis­ta que se había “ena­mo­ra­do” de ella, la vio­la­ron en el cemen­te­rio des­pués de ase­si­nar­la” “Fue­ron tan humi­llan­tes los hechos que muchas de ellas ni se atre­ven a reco­no­cer públi­ca­men­te que fue­ron vio­la­das…»

A la reha­bi­li­ta­ción de la his­to­ria de nues­tra Gue­rra Nacio­nal Revo­lu­cio­na­ria cuen­ta, Gar­cía Már­quez, que: Ana Line­ros, cono­ci­da como la niña de Pavón, fue ase­si­na­da cuan­do esta­ba dan­do a luz… Su ex mari­do, Andrés Díaz, falan­gis­ta sevi­llano del que se sepa­ró la sacó de la cár­cel ya rapa­da y la ase­si­nó. Hecho en el que el falan­gis­ta fue absuel­to, y la víc­ti­ma en la sen­ten­cia, «con­si­de­ra­da peli­gro­sa por roja”.

*Un lati­ga­zo gigan­te, un mons­truo de Esta­do de die­ci­sie­te cabe­zas con dos ciu­da­des autó­no­mas como áreas bal­nea­rias (Ceu­ta y Meli­lla), cas­ti­ga hom­bros y cas­ti­ga espal­das huma­nas depor­tán­do­las a “Cri­sis”. Nue­va ciu­dad terrá­quea para minar la moral y el opti­mis­mo de las capas popu­la­res. Nue­vo espa­cio mun­dial don­de rigen patro­nes pará­si­tos de des­truc­ción cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca con­tra la igual­dad social y su evo­lu­ción colec­ti­va. “Cri­sis”, espa­cio de ámbi­to mun­dial, no regis­tra­do por el catas­tro terri­to­rial (nin­gún gobierno coti­za por él sus impues­tos). Cri­sis”, de carác­ter abso­lu­tis­ta depen­dien­te del per­ju­ra­men­to finan­cie­ro que ciñe el res­pi­rar del desa­rro­llo pro­pio y lo dese­cha al tacho como tra­po vie­jo inser­vi­ble, ahí lan­za hacien­do jiro­nes los sec­to­res inde­fen­sos, des­te­rrán­do­los a la mar­gi­na­li­dad del escom­bro de la basu­ra. “Cri­sis” eslo­gan cíni­co, eti­que­ta que revis­te los suce­sos filo­só­fi­ca­men­te de humi­llan­tes plu­mas del can­cán Sar­kozy con guan­tes ger­ma­nos de cue­ro y ace­ro del láti­go de la aria Mer­kel. “Cri­sis” tras la que abas­te­cen sus flá­ci­das impo­ten­cias que blan­quean en bur­de­les por el mun­do entre núme­ros de exor­cis­mo, “Euro­pa”, a for­ma de patio de artis­tas, “que el inge­nio ase­sor pin­ta made in USA” inten­to de encu­brir la corrup­ción como espec­tácu­lo escé­ni­co depen­dien­te de feu­da­les mer­ca­dos del FMI. Con­tra­tan­do a tiem­po par­cial a medio­cres polí­ti­cos de salón entre vie­jos y nue­vos ricos “dig­ni­fi­can” expan­dien­do cul­tu­ral­men­te a su modo gro­tes­co y mez­quino como “ánge­les de paz a Cri­sis”, for­ma de per­pe­tuar el orden del des­po­tis­mo feu­dal: Nubes negras don­de hay camas­tros de explo­ta­ción sexual; espec­tácu­lo musi­cal don­de se intro­du­cen cade­nas de escla­vi­tud más allá de talle­res y fábri­cas que ni que­dan en su, demo­crá­ti­ca eco­no­mía, de paya­sos de salón glo­ba­li­zan­do el láti­go entre bola y bola: Hom­bres duros, cue­llo duro, con cha­que­ta tres cuar­tas de sola­pa de bri­llo que res­ba­la las balas que inclus­tran sobre los pue­blos que inva­den den­tro y fue­ra del “país de ori­gen”. “Cri­sis” les sir­ve para todo…

Con ella eti­que­tan el dere­cho a la escla­vi­tud en todas sus for­mas laván­do­se las manos de todo el mal sem­bra­do. Per­mi­ten mue­ran muje­res cuan­tos ¿más ser­vi­cios a su alcan­ce?… Dece­nas, varios cien­tos al año, miles en el mun­do mue­ren a manos de sus “pare­jas” que no de medias ni de cal­ce­ti­nes, sino del hom­bre “que las ama” ampa­ra­dos por la bazo­fia a for­ma de ley del poder. “Cri­sis”, hay cri­sis… y ellas van dere­chas a la tum­ba: Amor Euro­pa. Amor Demo­cra­cia. Amor Libre, lo lla­man los “cul­tos” del sis­te­ma. Cam­bian los con­cep­tos, embo­rro­nan las pala­bras… A la des­man­te­la­ción indus­trial la lla­ma­ron “recon­ver­sión”. Y, no era sino un cas­ti­go que ensan­chó las filas de esa legión escla­va tira­da por el piso ‑calles lle­nas, nue­vos barrios de men­di­gos focos inmen­sos de mar­gi­na­ción, y de inmi­gra­ción, peri­fe­rias de gran­des ciu­da­des en des­ocu­pa­ción labo­ral y ABOLICIÓN de las gran­des con­cen­tra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res: CAPITALISMO INTERNACIONAL, pel­da­ños que sos­tie­nen el impe­ria­lis­mo. LA MEDIA BURGUESÍA TRIUNFÓ, VIVA LA DEMOCRACIA: Res­tau­ran­tes de lujo como ser­vi­cio del entorno man­da­ta­rio demo­crá­ti­co: En cien­tos de esqui­nas no muy lejos de ellos, focos de mar­gi­na­ción hie­ren mar­ti­llan­do la dig­ni­dad ciu­da­da­na. La mujer dejó de ser impres­cin­di­ble en los fogo­nes don­de comen las nue­vas cla­ses “Chip” inso­cia­les. Aho­ra sólo es escla­va de su casa don­de es irre­me­dia­ble­men­te “impres­cin­di­ble” por su gra­tui­dad. Cien­tos de polí­ti­cos, miles de fun­cio­na­rios de pala­cio, invier­ten millo­nes en salud y edu­ca­ción. Oh, per­dón!!!, digo en hote­les, casi­tas de sexo, pros­ti­tu­ción: Bal­nea­rios con y sin agua siglo XXI, masa­je fun­da­men­tal para el estrés polí­ti­co empre­sa­rial de coc­te­le­ra sin “molo­tov” de cla­se obre­ra, ya que el joven­ci­to chef “de la nue­va coci­na” con pla­tos de músi­ca acor­de a media luz y “cie­rre de suma­rio”, no tie­ne tras él la pro­le ham­brien­ta que mar­ti­lla la sien al tra­ba­ja­dor de con­cien­cia “man­cha­da” inser­vi­ble como “chef”.

Cre­ció el Inser­so, bajó la nata­li­dad… Espe­cu­lar con todo es fun­da­men­tal para la super­vi­ven­cia del capi­tal, flo­re­cien­do nue­va peque­ña y media bur­gue­sía dise­ño “sier­vo” hace y dis­tin­gue al señor del mise­ra­ble; gra­cias a ellos, cre­ce la mise­ria huma­na, “hoy somos Euro­pa”: Pode­mos ven­der el sol, par­ce­lar tie­rras del seño­ri­to recon­vir­tién­do­las en hote­les y cha­lets para el puti­fe­rio euro­peo. “Sier­vo” hace al señor… Seguir sien­do un ser­vi­cio sin indus­tria es demo­cra­cia. Ser cria­dos de lo más corrup­to de Euro­pa es reno­var­se, la reno­va­ción per­mi­ti­rá la expor­ta­ción y explo­ta­ción de las rique­zas natu­ra­les en manos de “Pon­cio Pila­tos” y los pio­jos para el tra­ba­ja­dor. El cam­po y las tie­rras para los cam­pos de golf del “seño­ri­to extran­je­ro”

AVISO:

No dejes nun­ca que se acer­quen a los colo­res y for­mas que hayan podi­do bro­tar de tu con­cien­cia y natu­ra­le­za huma­na. Abre puer­tas y ven­ta­nas que irra­dien de su aro­ma las casas, enton­ces sí, enton­ces for­ma­rán par­te de esa fun­ción que espe­ra luz de bam­ba­li­nas, vida, tu vida. Toma un per­so­na­je, no te dejes glo­ba­li­zar, que te trans­mi­ta fuer­za, y no te aco­bar­des, no per­mi­tas nun­ca que hagan de ti algo inse­gu­ro e uti­li­za­ble, que se rían de tu “locu­ra”, que des­in­flen tu entu­sias­mo por avan­zar siem­pre. Gri­ta, sal­ta, huye de la espe­ra en el umbral de los caí­dos. Lucha siem­pre por la Liber­tad, que no des­ti­ñen tu iden­ti­dad, rom­pe las cade­nas que te arras­tran por mar y tie­rra. No olvi­des que su “paz de paci­fi­ca­ción” es fuen­te béli­ca uti­li­za­da para accio­nes peli­gro­sas. No ven­das nun­ca tu liber­tad, la ver­da­de­ra Liber­tad, POR NADA DE NADA. Mate­ria­li­za tus inquie­tu­des enfren­tán­do­te a todo el que de tu vida quie­ra hacer algo esté­ril, abu­rri­do, “esta­ble” por muer­to.

Mujer, con­cien­cia!, sigue fres­ca siem­pre como flo­res que envuel­ven tus sue­ños, no per­mi­tas que te arran­quen del camino de tu vida, afé­rra­te bien sobre él de pasión, emba­dur­na­te en él para que rege­ne­ren tus fuer­zas, o te per­se­gui­rá la som­bra terri­ble del mazo duro de la vio­len­cia, luchar con puño y ban­de­ra algo incues­tio­na­ble, un paso ade­lan­te.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *