El cere­bro del pue­blo es la insur­gen­cia- Miguel Rivás

La Rosa Blindada

La huma­ni­dad embrión en cons­truc­ción per­pe­tua a la que el pue­blo colom­biano no esca­pa, en la con­ti­nui­dad por más de 50 años de lucha escon­di­da en los labe­rin­tos de la ideo­lo­gía mediá­ti­ca, ha pasa­do a for­mar par­te de los daños invalua¬bles a la huma­ni­dad, repre­sen­ta­da en ese pueblo.

Esa huma­ni­dad adul­ta ha podi­do rena­cer al fue­go de un Pro­me­teo, a los con­se­jos de un San­cho o a los de Mil­quía­des, en el vie­jo Macondo.
La his­to­ria mis­ma como se sabe, ha for­ma­do par­te de la trans­for­ma­ción de esos mitos que nos per­mi­ten cono­cer las sociedades.

El poder per­ma­nen­te Colom­biano, no ha esca­pa­do a esa tra­di­ción de bús­que­da, a el mito de la inno­va­ción y al “pro­gre­so”, que des­de Macon­do con Mil­quía­des, sobre­vi­vien­te a mil gue­rras, epi­de­mias y catás­tro­fes, les traía.

Hoy reno­va­do no como tra­ge­dia, sino como fal­sa, Mul­quía­des vuel­ve hacer pie­za cla­ve del nue­vo Macon­do, esta vez como Tío Sam, con nue­vos dien­tes y col­mi­llos ató­mi­cos. Delei­tan­do con sus nue­vas mara­vi­llas, a gene­ra­les, ban­que­ros, gana­de­ros, terra­te­nien­tes, curas y políticos.

Hacien­do de Colom­bia en el con­ti­nen­te la gran socie­dad: de fal­sos posi­ti­vos. Ponien­do de cabe­za su geo­gra­fía, sus tie­rras y población.

El Tío Sam ha vuel­to a renom­brar todo y cada uno de los obje­tos, de ese mun­do, que esta vez some­tió a la enfer­me­dad del sue­ño. Con nue­vos pro­ce­di­mien­tos adqui­ri­dos, supe­rio­res a los de Goeb­bels el Alemán.

Todo suce­de con un poder per­ma­nen­te igno­ran­te, de que las momias no pue­den acli­ma­tar­se entre lo vivo.

Con una Colom­bia en pie de lucha, com­ba­tien­do en todos los esce­na­rios, a sofis­tas, fal­si­fi­ca­do­res inves­ti­do de ese san­tan­de­ris­mo legu­le­yo, sali­do de Casa de Nari­ño. Aba­rro­tan­do jun­to al Tio los medios infor­ma­ti­vos, en la fal­sa creen­cia que el cere­bro de los ciu­da­da­nos se hubie­se ago­ta­do y seca­do, lle­gan­do a su fin.

Sin saber que el cere­bro del pue­blo en lucha nun­ca lle­ga a su fin, y que es el de la insurgencia.

Insur­gen­cia pala­bra de 11 letras, mano­sea­da y menos­pre­cia­da por aque­llos que en una épo­ca la ves­tían. Y que hoy se le hace difí­cil con­ju­gar, en su nega­ción como un dere­cho de los pue­blos a la lucha, ante un Esta­do de fal­sos posi­ti­vos, de bases mili­ta­res del coman­do sur, cla­va­das como esta­cas desa­fian­te a nues­tra soberanía.

La insur­gen­cia es sobe­ra­nía, no la de fal­sos posi­ti­vos, de esas miles de fosas que se levan­tan con sus gri­tos des­ga­rran­te de las noches cóm­pli­ce. La insur­gen­cia, es la lucha con­tra ese carrua­je aus­pi­cia­dor de muer­tes sin balas, pero de ham­bre, el TLC.

La insur­gen­cia es la lucha con­tra esa oli­gar­quía lum­pe­ni­za­da, en el tra­fi­co y lava­do, en el terro­ris­mo de ese Esta­do que se inte­gra en el pro­pio esta­do de dere­cho, abo­lien­do los dere­chos huma­nos para sal­var vidas. Que bom­bar­dea a paí­ses veci­nos, y apo­ya los des­afue­ro de otros Esta­dos terro­ris­tas en el pilla­je en el medio orien­te, ava­la­do por el lla­ma­do dere­cho inter­na­cio­nal glo­ba­li­za­do. Que recor­ta mas y mas la lla­ma­da segu­ri­dad social aumen­tan­do el gas­to militar.

La insur­gen­cia lucha por la paz sinó­ni­mo de sobe­ra­nía mili­tar y eco­nó­mi­ca. Sin TLC, sin bases, sin tra­ta­dos mili­ta­res y de mul­ti­na­cio­na­les ena­je­nan­do nues­tra eco­no­mía y nues­tros terri­to­rios. Con­tra­pues­to al de esas momia que su ten­den­cia es a imi­tar y repe­tir los dic­ta­dos de Whasignton.

Nues­tro pue­blo ha echa­do andar jun­to a la insur­gen­cia, y esa enfer­me­dad del sue­ño ino­cu­la­da, ha pasa­do a ser un boo­me­rang a esa oli­gar­quía. Cam­bian­do la corre­la­ción con las masas en las calles, en los cam­pos, en el paro, mas vivas que nun­ca iden­ti­fi­can­do a sus enemigos.
La insur­gen­cia para algu­nos sesu­dos en sus deli­rio teó­ri­co, es solo un fenó­meno geo­grá­fi­co de exis­ten­cia en el cam­po. Una gue­rra en las pro­fun­di­da­des entre el Esta­do y la insur­gen­cia, allá en el cam­po. Impo­nien­do en las ciu­da­des otras for­mas de guerras.

Estos sesu­dos de izquier­da no han esca­pa­do al nue­vo Mil­quía­des, en la crea­ción de dos Colom­bia, mon­ta­da en lo fal­so posi­ti­vo, ponien­do de cabe­za al Esta­do y a la socie­dad. La inver­sión del mun­do por uno apa­ren­te, como un mun­do real, cons­trui­do por los ideó­lo­gos de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta, en su pre­ten­sión de la crea­ción de una nue­va super­es­truc­tu­ra ideo­ló­gi­ca, for­man­do par­te de esa bar­ba­rie que viven hoy los pueblos.

Guia­dos sola­men­te por la supers­ti­ción polí­ti­ca que pue­de ima­gi­nar­se toda­vía en nues­tros días que la vida bur­gue­sa debe ser man­te­ni­da en cohe­sión por el Esta­do, cuan­do en la reali­dad ocu­rre al revés, que es el Esta­do quien se halla man­te­ni­do en cohe­sión por la vida bur­gue­sa. Como afir­ma Car­los Marx. Y esa oli­gar­quía esta en gue­rra per­ma­nen­te en todo los espa­cio de la socie­dad, que inclu­yen los lla­ma­dos terri­to­rios… Esta tesis con­du­cen a esa lógi­ca pro­fun­da de la vie­ja meta­fí­si­ca de “izquier­da”…, y sigue pre­sen­te, en sus análisis,cuando se auto­crí­ti­can y tra­zan el nue­vo rum­bo a seguir, exclu­yen­do a la insur­gen­cia como una fuer­za orgá­ni­ca de izquierda.

La exclu­sión es el resul­ta­do de los nue­vos pos­tu­la­dos de lo que hacen su nue­va doc­tri­na, ya sea por la fal­ta de tiem­po y de estu­dio en su mun­do glo­ba­li­za­do, que ni los indu­cen a pen­sar, por estar inmer­sos en una prác­ti­ca del día a día, que los hace inexo­ra­bles en el tra­to y atra­pa­dos en la pobre idea de la sobe­ra­nía de la razón, sus­ti­tui­da por la sobe­ra­nía del pueblo.

Para estos seño­res, es en las gran­des ciu­da­des, y en la capi­tal, que se hace la polí­ti­ca, y aña­di­ría, los che­ques y par­ten los kilómetros.

Y esos movi­mien­tos de pro­tes­ta social que hace su irrup­ción en estos últi­mos cua­tro años y en ascen­so, no fue­ron con­vo­ca­dos por el espí­ri­tu san­to y menos por lo que se auto cri­ti­can por su auto exclu­sión. El resur­gi­mien­to del espon­tá­neis­mos, con un tufi­llo sutil de sec­ta­ris­mo es lo que sub­ya­ce para expli­car el fenó­meno. Pero resul­ta que para ellos, en las ciu­da­des se enfren­tan a otra for­ma de gue­rra que no se si en su abs­trac­ción, es la del Esta­do o el de la cla­se domi­nan­te, o de la ben­di­ta socie­dad civil. Ya que la izquier­da como par­ti­dos polí­ti­cos, ope­ran en la ciu­dad y la insur­gen­cia en el cam­po. En una nue­va divi­sión y defi­ni­ción del tra­ba­jo polí­ti­co… asig­nán­do­les con­te­ni­do y un rol a la insur­gen­cia falso.

De ahí todo lo “nue­vo” que dicen han apren­di­do en la admi­nis­tra­ción de las gran­des ciu­da­des. Sin dar­se cuen­ta que el nue­vo Macon­do obe­de­ce de for­ma absoluta,a una con­cep­ción urba­nís­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te que eje­cu­tan. De puen­tes, avenidas,zonas ver­des, entron­ques via­les, edi­fi­cios, barria­das, con­glo­me­ra­dos huma­nos, a la cabe­za de com­pa­ñías, ban­cos y con­sor­cios inmo­bi­lia­rios. Al nue­vo Macon­do lo des­pla­zan vía el des­po­jo y des­alo­jos, has­ta caer al mar. Con medi­das pro­fi­lác­ti­cas de la poli­cía con­tra la pobla­ción, com­ba­tien­do y eje­cu­tan­do a los pobres que esa oli­gar­quía pro­du­ce como pobla­ción sobran­te y superfluo.

Cin­co millo­nes de Colom­bia­nos, des­pla­za­dos, rura­les, urbanos,por un con­flic­to que ni es urbano ni rural que no per­te­ne­ce a la geo­gra­fía, en que la lucha de cla­se se mani­fies­ta fren­te a ese mode­lo estruc­tu­ral des­igual impues­to por la oligarquía.

Recor­de­mos el mode­lo del alcal­de de N.Y. Rudolph Giu­lia­ni, que ha ser­vi­do de plan pilo­to para su apli­ca­ción a toda Lati­noa­me­ri­ca, inclu­yen­do a Colom­bia, que no es de ahora.

La oli­gar­quía Colom­bia­na siem­pre se ha mane­ja­do con un plan glo­bal, dise­ña­do des­de fue­ra, inte­gral y con­tra­in­sur­gen­te, como el plan Colom­bia, o su com­po­nen­te, el Patrio­ta… don­de no caben esas divi­sio­nes geo­grá­fi­cas, ni esos con­cep­tos del Esta­do y socie­dad des­de una visión reformista.

El hie­lo empie­za a derre­tir­se al calor alqui­mis­ta de las masas insur­gen­tes y el fue­go a con­su­mir al Tío San, en una nue­va his­to­ria trans­for­ma­do­ra del mito del pue­blo Colombiano.

12 de Febrero.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *