Por qué Bah­réin no es Siria- Pepe Esco­bar

Qué peno­so es que el pri­mer ani­ver­sa­rio de un ver­da­de­ro movi­mien­to ára­be por la demo­cra­cia en el Gol­fo Pér­si­co –impla­ca­ble­men­te repri­mi­do– cai­ga el 14 de febre­ro, cuan­do cele­bran el Día de San Valen­tín en Occi­den­te. Un roman­ce con­de­na­do al fra­ca­so.

¿Y cómo hon­ra Washing­ton ese trá­gi­co roman­ce? Reanu­dan­do las ven­tas de armas a la repre­si­va dinas­tía suní al-Kha­li­fa en el poder en Bah­réin.

Solo para reca­pi­tu­lar: El pre­si­den­te Barack Oba­ma de EE.UU. dijo al pre­si­den­te de Siria Bashar al-Asad que “renun­cie y per­mi­ta que ten­ga lugar una tran­si­ción demo­crá­ti­ca inme­dia­ta­men­te” mien­tras el rey Hamad al-Kha­li­fa obtie­ne más jugue­tes para repri­mir a sus súb­di­tos sub­ver­si­va­men­te pro demo­cra­cia.

¿Es un caso de diso­nan­cia cog­ni­ti­va? Cla­ro que no, des­pués de todo Siria está apo­ya­da por Rusia y Chi­na en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das mien­tras Bah­réin alber­ga a la Quin­ta Flo­ta de EE.UU., defen­sor del “mun­do libre” con­tra esos malig­nos ira­níes que quie­ren cerrar el Estre­cho de Ormuz.

Hace un año la abru­ma­do­ra mayo­ría de la pobla­ción de Bah­réin –en su mayo­ría chiíes pobres, des­aten­di­dos, tra­ta­dos como ciu­da­da­nos de ter­ce­ra cla­se, pero tam­bién suníes edu­ca­dos– salió a las calles a exi­gir que el gobierno de los al-Kha­li­fa per­mi­ta un míni­mo de demo­cra­cia.

Como en Túnez y Egip­to –a dife­ren­cia de Libia y Siria– el movi­mien­to por la demo­cra­cia en Bah­réin es legí­ti­mo, no vio­len­to y no con­ta­mi­na­do por la infil­tra­ción occi­den­tal o del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG).

La reac­ción fue una enér­gi­ca repre­sión y una inva­sión sau­dí por la carre­te­ra ele­va­da a Mana­ma. Fue el resul­ta­do táci­to de un tra­to entre la Casa de Saud y Washing­ton: os dare­mos una reso­lu­ción ára­be que os per­mi­ta ir a la ONU y lue­go lan­zar el bom­bar­deo huma­ni­ta­rio de la OTAN con­tra Libia; nos dejáis solos para que aplas­te­mos esa insen­sa­tez de la Pri­ma­ve­ra Ára­be (Vea: Reve­la­do el acuer­do entre EE.UU. y Ara­bia Sau­dí, Rebe­lión, 2 de abril de 2011.)

El gobierno de Oba­ma no tar­dó en ade­lan­tar­se a la “cele­bra­ción” de la repre­sión de la demo­cra­cia en Bah­réin envian­do a un man­da­más del Depar­ta­men­to de Esta­do a ese país.

Como infor­ma Gulf Daily News, la lla­ma­da “Voz de Bah­réin” pero más bien la voz de los al-Kha­li­fa, el secre­ta­rio adjun­to de Esta­do para Asun­tos de Medio Orien­te de EE.UU., Jef­frey Felt­man, elo­gió amplia­men­te los pasos del rey Hamad para “disi­par ten­sio­nes” –como “la libe­ra­ción de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, una rees­truc­tu­ra­ción par­cial del gabi­ne­te y la reti­ra­da de fuer­zas de segu­ri­dad”.

Los infor­man­tes de Felt­man debían de estar cie­gos por­que los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos siguen en la cár­cel, la rees­truc­tu­ra­ción del gabi­ne­te es un lava­do de cara y la repre­sión por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad fun­cio­na a toda mar­cha.

Felt­man dijo que Washing­ton des­ta­ca el “diá­lo­go nacio­nal”, solu­cio­nes “hechas en Bah­réin” y la “no inter­fe­ren­cia de Esta­dos extran­je­ros en el pro­ce­so”. ¿Debe­rían seguir los bah­rei­níes el mode­lo OTANCCG como se apli­ca en Siria?

Tam­bién dijo: “Los bah­rei­níes pue­den con­tar con el apo­yo de EE.UU. para res­pal­dar un con­sen­so bah­rei­ní res­pec­to al camino a seguir” y elo­gió la “sin­ce­ri­dad” del prín­ci­pe here­de­ro Sal­man, tam­bién coman­dan­te supre­mo adjun­to y con­duc­tor del diá­lo­go nacio­nal. Con ami­gos seme­jan­tes, el movi­mien­to pro demo­cra­cia en Bah­réin ver­da­de­ra­men­te no nece­si­ta enemi­gos.

Por lo tan­to este es, en pocas pala­bras, el men­sa­je de Washing­ton: haced que la gen­te deje de hacer rui­do y man­ten­dre­mos nues­tra base para defen­de­ros a voso­tros y a vues­tros pri­mos de las masas mugrien­tas.

Si asus­tan a las muje­res, lla­mad a la inva­sión

La vida real en Bah­réin es com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Lo que los medios cor­po­ra­ti­vos de EE.UU. cali­fi­can de “ten­so emi­ra­to” sigue toda­vía bajo una ley mar­cial de fac­to. Los mani­fes­tan­tes pro demo­cra­cia “libe­ra­dos” –cien­tos de ellos– siguen en la cár­cel. Human Rights Watch, dicho sea a su favor, pero basán­do­se toda­vía en eufe­mis­mos, dice: “Exis­te poca ren­di­ción de cuen­tas por la tor­tu­ra y los ase­si­na­tos, crí­me­nes en los cua­les está impli­ca­da la Fuer­za de Defen­sa de Bah­réin”.

De hecho, nin­gu­na ren­di­ción de cuen­tas

Anti­ci­pan­do más repre­sio­nes rela­cio­na­das con el pri­mer ani­ver­sa­rio de la revuel­ta, el Minis­te­rio de Salud ha orde­na­do a los hos­pi­ta­les pri­va­dos que infor­men al apa­ra­to de segu­ri­dad de todos los heri­dos; cien­tos de doc­to­res y enfer­me­ras acu­sa­dos de aten­der a los mani­fes­tan­tes heri­dos han sido arres­ta­dos en los últi­mos meses.

El ejér­ci­to colo­có alam­bra­das de púas en todas las áreas cer­ca de la roton­da Pearl don­de derri­ba­ron el monu­men­to Pearl, el mayor sím­bo­lo de la demo­cra­cia arra­sa­do. Dos ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, Huwai­da Arraf y Radhi­ka Sai­nath, fue­ron arres­ta­dos recien­te­men­te en Mana­ma duran­te una pro­tes­ta pací­fi­ca no vio­len­ta. Ayat al-Qor­mo­zi fue encar­ce­la­da por­que leyó un poe­ma cri­ti­can­do al rey Hamad en la roton­da Pearl.

El pasa­do mes de noviem­bre la Comi­sión Inde­pen­dien­te de Inves­ti­ga­ción de Bah­réin acu­só a los al-Kha­li­fa de uti­li­zar “fuer­za exce­si­va, inclui­da la extrac­ción de con­fe­sio­nes for­zo­sas, con­tra los dete­ni­dos”. A fina­les de enero, Amnis­tía Inter­na­cio­nal pidió “inves­ti­ga­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des por más de una doce­na de muer­tes debi­das a la uti­li­za­ción de gas lacri­mó­geno” y lla­mó a Washing­ton a “sus­pen­der el envío de gas lacri­mó­geno y de otro equi­po de con­trol de dis­tur­bios a las auto­ri­da­des bah­rei­níes”.

El ser­vi­cio local de segu­ri­dad, res­pal­da­do por los sau­díes, se basa fuer­te­men­te en poli­cías paquis­ta­níes de con­trol de dis­tur­bios, por no hablar del gas lacri­mó­geno y las gra­na­das atur­di­do­ras hechos en EE.UU. que se uti­li­zan para dis­per­sar cual­quier mani­fes­ta­ción pací­fi­ca con­tra el gobierno. Nume­ro­sos ciu­da­da­nos mayo­res y niños han muer­to de asfi­xia des­pués de que las tro­pas del régi­men dis­pa­ra­ran gas lacri­mó­geno en áreas resi­den­cia­les e inclu­so den­tro de las casas. La repre­sión res­pal­da­da por los sau­díes lle­gó a afec­tar a pací­fi­cos asis­ten­tes a las pro­ce­sio­nes fune­ra­rias de los mani­fes­tan­tes eli­mi­na­dos por el apa­ra­to de segu­ri­dad de al-Kha­li­fa.

¿Cuál es el pro­ble­ma? Todo for­ma par­te del “diá­lo­go nacio­nal” del prín­ci­pe here­de­ro.

Sin embar­go, a pesar de la con­ti­nua repre­sión, las mani­fes­ta­cio­nes que exi­gen la par­ti­da de los al-Kha­li­fa suce­den casi a dia­rio. No era una deman­da ini­cial del movi­mien­to pro demo­cra­cia, pero lo fue des­pués de la inva­sión sau­dí.

Y para pro­bar defi­ni­ti­va­men­te que vivi­mos en el mun­do de El Sen­ti­do de la vida de Monty Python, bas­ta con leer la entre­vis­ta del rey Hamad publi­ca­da en el sema­na­rio ale­mán Der Spie­gel [1].

El rey dice que pidió al CCG que inva­die­ra el país en mar­zo de 2011 para pro­te­ger las “ins­ta­la­cio­nes estra­té­gi­cas” de Bah­réin “en el caso de que Irán fue­ra más agre­si­vo”. Tehe­rán no tuvo abso­lu­ta­men­te nada que ver con las pro­tes­tas, cau­sa­das por una monar­quía que tra­ta a la mayo­ría de sus súb­di­tos indí­ge­nas de la mis­ma for­ma que los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos tra­tan a sus tra­ba­ja­do­res extran­je­ros del sur de Asia.

El rey dijo tam­bién que “nues­tras muje­res están muy asus­ta­das y es el deber de un caba­lle­ro pro­te­ger a las muje­res”. Tal vez, en lugar de una inva­sión, tor­tu­ra, ase­si­na­tos y repre­sión inin­te­rrum­pi­da, el rey podría haber cal­ma­do a sus “muje­res asus­ta­das” con un repar­to de car­te­ras Louis Vuit­ton aus­pi­cia­do por el Esta­do.

Nota

[1] Vea Bah­rai­n’s King Says Assad Should Lis­ten to His Peo­ple, Der Spie­gel, 12 de febre­ro.

Pepe Esco­bar es autor de Glo­ba­lis­tan: How the Glo­ba­li­zed World is Dis­sol­ving into Liquid War (Nim­ble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Bagh­dad during the sur­ge. Su nue­vo libro, recién apa­re­ci­do, es Oba­ma does Glo­ba­lis­tan (Nim­ble Books, 2009). Con­tac­to: [email protected]​yahoo.​com .

Copy­right 2011 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reser­ved.

Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​M​i​d​d​l​e​_​E​a​s​t​/​N​B​1​5​A​k​0​3​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *