La más­ca­ra de hie­rro- Anto­nio Alva­rez-Solis

Se atri­bu­ye al con­de de Roma­no­nes, don Álva­ro de Figue­roa y Torres, la fra­se píca­ra con que puso en ber­li­na la legis­la­ción arbo­res­cen­te e inin­te­li­gi­ble con que muchos par­la­men­tos sos­la­yan la obli­ga­ción de dic­tar leyes con­cre­tas y en el menor núme­ro posi­ble a fin de que la ciu­da­da­nía pue­da inter­ve­nir en su ges­tión, entien­da los tex­tos y con­fíe en su rec­ta apli­ca­ción. Dijo el con­de: «Deje­mos que ellos hagan las leyes mien­tras me per­mi­tan a mí redac­tar los regla­men­tos». «Ellos» eran los legis­la­do­res des­co­me­di­dos que mul­ti­pli­can su tarea nor­ma­ti­va con daño para su apli­ca­bi­li­dad. Legis­la­do­res de nor­mas incon­se­cuen­tes que solo aspi­ran a un vacío aplau­so social, agra­van­do la actual inca­pa­ci­dad inte­lec­tual de cier­tas capas ciu­da­da­nas que tie­nen res­pec­to a las ideas la mis­ma for­ma de apro­xi­ma­ción que el cana­rio que can­ta tras escu­char la cam­pa­ni­lla que le ponen en la jau­la.

Pero vea­mos a qué vie­ne el abul­ta­do párra­fo ante­rior. El nue­vo minis­tro del Jus­ti­cia, Sr. Gallar­dón, aca­ba de anun­ciar la modi­fi­ca­ción del Códi­go Penal para intro­du­cir en su tex­to algo tan vapo­ro­so como la «pena de pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble». Empe­ce­mos por la adul­te­ra­ción del len­gua­je. Esa pena que pro­po­ne el minis­tro no es «per­ma­nen­te» sino «per­pe­tua», lo que ya emi­te un olor des­agra­da­ble a cas­ti­go medie­val por lo que tie­ne de des­pre­cio a la cua­li­dad huma­na del pena­do. Solo fal­ta­ría ade­más que a la cade­na per­pe­tua se le acom­pa­ña­ra el aña­di­do de disi­mu­lar la huma­ni­dad del pena­do den­tro de una más­ca­ra de hie­rro a fin de com­ple­tar su aban­dono social.

Siga­mos con lo de «revi­sa­ble» ¿Por qué dar solem­ni­dad de nove­dad lin­güís­ti­ca y penal a lo que antes se con­te­nía sen­ci­lla­men­te en la prác­ti­ca del indul­to? Pues por una úni­ca razón según se me alcan­za: por­que el Sr. Gallar­dón teme a la bar­ba­ri­dad del adje­ti­vo de «per­pe­tua» res­pec­to a la pena y con lo de «revi­sa­ble» intro­du­ce un vago ras­go de huma­ni­dad en la fla­gran­te cruel­dad de la nue­va ini­cia­ti­va peni­ten­cia­ria. Pero ¿quién revi­sa­rá y como revi­sa­rá? Lle­ga­dos aquí refle­xio­ne­mos sobre la fra­se de Roma­no­nes. Me temo que revi­sa­rá la mons­truo­sa pena quien sea due­ño del regla­men­to de apli­ca­ción de la con­de­na, lo que deter­mi­na­rá un jue­go de intere­ses polí­ti­cos o per­so­na­les que pue­de des­tro­zar la vida de un con­de­na­do o, por el con­tra­rio, deja­rá su con­de­na en nada aun­que sea reo de una par­ti­cu­lar seve­ri­dad.

Y aho­ra aña­da­mos otro extre­mo que al pare­cer va a pre­si­dir la redac­ción de esta inno­va­ción peni­ten­cia­ria. Dice el minis­tro Sr. Gallar­dón que la pena de «pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble» será esta­ble­ci­da para «supues­tos muy res­trin­gi­dos» que supon­gan una «gran alar­ma social» ¿Qué supues­tos? Sería vital cono­cer­los, lo que segu­ra­men­te hará el Gobierno cuan­do redac­te al pro­yec­to de ley modi­fi­ca­to­rio del códi­go. Pero algo me avi­sa que esos supues­tos van a ser con­fu­sos, ya que han de basar­se en algo tan varia­ble y nebu­lo­so como la «alar­ma social» ¿En qué con­sis­te la alar­ma social? ¿Se tra­ta de un esta­do emo­cio­nal colec­ti­vo? Ojo con que sea así, pues la jus­ti­cia no ha de con­mo­ver­se sino razo­nar con la debi­da pru­den­cia, con­tan­do con que en esa pru­den­cia ha de con­te­ner­se una deter­mi­na­da filan­tro­pía que alcan­ce tan­to a la víc­ti­ma del deli­to como al delin­cuen­te. Filan­tro­pía o amor al géne­ro humano, pues ¿qué juez mere­ce tal títu­lo si no juz­ga ani­ma­do por esa alta vir­tud?

Siga­mos con el aná­li­sis del con­cep­to de «alar­ma social». Idea, repi­to, muy tenue. En la socie­dad lo que a unos alar­ma a otros no les albo­ro­ta en nin­gún sen­ti­do. Para algu­nos una acción deter­mi­na­da inclu­so pue­de sonar­les a heroi­ca, a nece­sa­ria, a bené­fi­ca, posi­ble­men­te a resul­ta­do lógi­co de algo. En cam­bio esa mis­ma acción es reci­bi­da con aver­sión por otro sec­tor social, que se alar­ma ante ella. El con­cep­to de alar­ma es espe­cio­so moral­men­te hablan­do y depen­de de la pos­tu­ra o creen­cias que ten­ga el alar­ma­do. Yo pre­gun­ta­ría al Sr. Gallar­dón «¿nor­mal­men­te qué le alar­ma a usted?»; segu­ra­men­te y en muchos esce­na­rios lo que no me alar­ma a mí o, tiran­do más allá el sedal, lo que a mí me pro­du­ce tran­qui­li­dad o espe­ran­za. Todo depen­de de que uno sea pro­gre­sis­ta o no, fas­cis­ta o no, libe­ral o no.

Esta­mos, pues, ante un pro­yec­to de ley que úni­ca­men­te cabe jus­ti­fi­car ante hechos que el Gobierno de que se tra­te cali­fi­que de alar­man­tes. Supon­go que el Sr. Gallar­dón quie­re atraer­se la adhe­sión, por ejem­plo, de los sevi­lla­nos que se alar­man ante la pobre­za de la acción poli­cial y judi­cial res­pec­to a las pobres medi­das que se hayan adop­ta­do ante el ase­si­na­to de esa pobre niña sevi­lla­na, Mar­ta, cuyo cuer­po aún no ha sido halla­do. O ante otros suce­sos de este cali­bre que han pues­to en la calle vibran­te­men­te a núcleos de ciu­da­da­nía. Pero ¿aca­so si lo que pro­du­ce alar­ma social por su volu­men y pro­fun­di­dad son deter­mi­na­cio­nes o hechos polí­ti­cos que impi­den con vio­len­cia la liber­tad de un pue­blo podrá impo­ner­se por un tri­bu­nal la pena de «pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble» a los que han actua­do tan dañi­na­men­te? Esos hechos alar­man a mucha gen­te ¿Si la modi­fi­ca­ción legal que se pro­po­ne hacer aho­ra el Gobierno de Madrid hubie­ra esta­do ya vigen­te en aque­llos tris­tes días ser­vi­ría esa «pena per­pe­tua revi­sa­ble» ante las muer­tes de Vito­ria en el año 1976, que tan­ta alar­ma social pro­du­je­ron? No sé; el juez hubie­ra teni­do que deter­mi­nar si eran alar­man­tes o no. Lo gra­ve de este con­cep­to de «alar­ma» es que resul­ta velei­do­so.

En cual­quier caso, y apar­te supo­si­cio­nes, lo cier­to es que el sis­te­ma libe­ral bur­gués lle­va­ba a estas altu­ras cer­ca de dos­cien­tos años intro­du­cien­do nor­mas de razón moral y de madu­rez jurí­di­ca en la legis­la­ción para libe­rar­la del furor de los jue­ces reales y del asal­to de las pasio­nes cir­cuns­tan­cia­les. Y he aquí que el Sr. Gallar­dón apro­ve­cha su minis­te­rio para retro­traer­nos al espí­ri­tu de unas épo­cas que creía­mos supe­ra­das median­te la demo­cra­cia y otras exi­gen­cias nobles. O sea, que ese espí­ri­tu dia­bó­li­co sigue acti­vo y, como dicen del demo­nio, está a la espe­ra de que las nacio­nes y los indi­vi­duos bajen la guar­dia y se entre­guen en bra­zos del abso­lu­tis­mo aho­ra reno­va­do en tan­tas esfe­ras de la vida colec­ti­va.

Mal, muy mal, Sr. Gallar­dón. No sé con quién estu­dió usted leyes, pero a buen segu­ro tuvo pro­fe­so­res por el esti­lo de Carl Sch­mitt, que aca­bó con­ci­bien­do un Esta­do en que el poder se razo­na­ba a sí mis­mo median­te la dia­léc­ti­ca del ami­go y el enemi­go has­ta edi­fi­car teo­rías que inevi­ta­ble­men­te con­du­je­ron al nazis­mo. Pre­ci­sa­men­te el nazis­mo fue una de las ideo­lo­gías que más usó el con­te­ni­do de la alar­ma social para poner bal­da­quino a los tri­bu­na­les, imbui­dos ya de preo­cu­pa­cio­nes esta­ta­les y dedi­ca­dos de hoz y coz a la pro­tec­ción del «ami­go» sch­mit­tiano cuya exis­ten­cia jus­ti­fi­ca­ba la acción polí­ti­ca.

Lo que me preo­cu­pa como ciu­da­dano fren­te a este tipo de ini­cia­ti­vas es que suel­dan la lla­ve del futu­ro a la mano de la cla­se o capa domi­nan­te y cie­rran la puer­ta de tal modo que la prác­ti­ca de la liber­tad se tor­na, con posi­bi­li­dad coti­dia­na, en una aven­tu­ra que aca­ba en el dolor, la san­gre o la pri­sión.

En lo penal debe pre­do­mi­nar el prin­ci­pio res­tric­ti­vo res­pec­to a la san­ción apli­ca­ble por dos razo­nes sufi­cien­tes para ser adop­ta­das: por­que la cár­cel no con­tri­bu­ye en muchas oca­sio­nes, mane­ja­da con esa dure­za, más que a con­ver­tir la acción puni­ble en per­ma­nen­te ira de res­pues­ta por par­te del cas­ti­ga­do y por­que la dura­ción del encar­ce­la­mien­to des­tru­ye de tal for­ma al pena­do que trans­for­ma en mons­truo al que cas­ti­ga. Creo, ade­más, que el endu­re­ci­mien­to car­ce­la­rio no pre­ten­de reha­bi­li­ta­ción algu­na sino que per­si­gue imbuir el temor a com­por­tar­se libre y sobe­ra­na­men­te en el ciu­da­dano que está apa­ren­te­men­te libre. Fran­co sabía esto per­fec­ta­men­te.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *