Aumen­ta­ron 39% los ata­ques israe­líes a pales­ti­nos

escri­to por Mar­cha
israel_colonos_judos.jpg

Los colo­nos judíos, res­pal­da­dos por el Esta­do de Israel, siguen agre­dien­do a los pobla­do­res pales­ti­nos que viven bajo ocu­pa­ción

Resu­men Latinoamericano/​Marcha - Según un infor­me dado a cono­cer ayer, el núme­ro de inci­den­tes vio­len­tos por par­te de colo­nos israe­líes en Cis­jor­da­nia con­tra de los pales­ti­nos aumen­tó 39% en 2011, en rela­ción al año ante­rior. Los casos se tri­pli­ca­ron en los últi­mos 5 años.

El estu­dio fue ela­bo­ra­do por la orga­ni­za­ción Pales­ti­ne Cen­ter, con sede en Washing­ton, EEUU. Los núme­ros se refie­ren sola­men­te a la región de la Cis­jor­da­nia, ocu­pa­da ile­gal­men­te por el Esta­do de Israel des­de 1967. El aumen­to de la colo­ni­za­ción en los terri­to­rios ocu­pa­dos es con­si­de­ra­do uno de los ele­men­tos estruc­tu­ra­les que cola­bo­ran en el aumen­to de la vio­len­cia. En 1990, había 200 mil colo­nos en Cis­jor­da­nia. Hoy, suman 650 mil.

El infor­me sos­tie­ne que en el mis­mo perio­do en que la vio­len­cia por par­te de los colo­nos tri­pli­có, la vio­len­cia por par­te de los pales­ti­nos, en los mis­mos terri­to­rios, dis­mi­nu­yó 95%. Por eso, el estu­dio apun­ta que el aumen­to de la vio­len­cia no con­sis­te en una res­pues­ta direc­ta a agre­sio­nes de los pales­ti­nos. Más bien, el infor­me vin­cu­la las cau­sas estruc­tu­ra­les de la pro­pia ocu­pa­ción y la fal­ta de pre­sen­cia poli­cial que pue­da con­tro­lar los con­flic­tos.

Entre las aldeas pales­ti­nas más hos­ti­ga­das, un 90% están en las lla­ma­das Áreas C. Según las defi­ni­cio­nes de los Acuer­dos de Oslo, esas son áreas de la Cis­jor­da­nia bajo juris­dic­ción de Israel. Delan­te de la negli­gen­cia por par­te del Esta­do israe­lí en garan­ti­zar la segu­ri­dad en esas áreas, a los colo­nos no se les impi­de ata­car a los pales­ti­nos o a sus pro­pie­da­des.

Los incen­dios en casas, plan­ta­cio­nes y la des­trui­ción de pro­pie­da­des son algu­nos de los deli­tos más comu­nes, suman­do 22%. Arro­jar pie­dra tota­li­za 32% de las ocu­rren­cias. Los ata­ques físi­cos suman 12% y los ata­ques arma­dos, 5%.

Cose­cha de acei­tu­nas

El infor­me apun­ta que hay un sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­to de los ata­ques en épo­cas de cose­cha de acei­tu­nas. Los oli­vos son el cul­ti­vo más impor­tan­te para los pales­ti­nos, y los arbo­les, muchos con cen­te­nas de años, son sím­bo­los de la lucha y cul­tu­ra pales­ti­na, ade­más de una impor­tan­te fuen­te de ingre­so. Por todo eso, es uno de los obje­ti­vos prin­ci­pa­les de los colo­nos israe­líes.

El Año pasa­do, el Comi­té pales­tino de Apo­yo a la Agri­cul­tu­ra con­ta­bi­li­zó la des­truc­ción de 2600 oli­vos en octu­bre, un pro­me­dio de tres oli­vos y medio des­trui­dos a cada hora.

Ade­más, en diver­sas aldeas en Cis­jor­da­nia dón­de las tie­rras de los pales­ti­nos fue­ron ocu­pa­das por colo­nias o cor­ta­das por el muro israe­lí, los cam­pe­si­nos son muchas veces impe­di­dos por los colo­nos – y muchas veces por el pro­pio Ejér­ci­to israe­lí – de rea­li­zar nor­mal­men­te su cose­cha.

En los últi­mos años, orga­ni­za­cio­nes de agri­cul­to­res y cam­pe­si­nos pales­ti­nos cuen­tan con la ayu­da y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. El año pasa­do, una bri­ga­da de la Via Cam­pe­si­na de Bra­sil pasó un mes en Pales­ti­na para ayu­dar en la cose­cha. Pedro Boc­ca, uno de los 17 miem­bros de la bri­ga­da, expli­ca que “con más bra­zos, es posi­ble cose­char más rápi­do, y así hay mayor posi­bi­li­dad de ter­mi­nar la cose­cha den­tro del perio­do impues­to por las colo­nias israe­líes”.

No menos impor­tan­te, la pre­sen­cia extran­je­ra “ablan­da” la repre­sión. “Me dijo un pales­tino: cuan­do hay extran­je­ros está bueno, pues no usan balas de ver­dad”. Sin embar­go, expli­ca Boc­ca, algu­nos acti­vis­tas esta­dou­ni­den­ses y euro­peos fue­ron ase­si­na­dos duran­te el tra­ba­jo volun­ta­rio, lo que ade­más de per­ju­di­car la ima­gen de Israel, gene­ra pro­ble­mas diplo­má­ti­cos.

Sobre la vio­len­cia por par­te de los colo­nos, Boc­ca comen­ta que en algu­nos casos, no cau­sa­ron pro­ble­mas. “En algu­nos luga­res las reac­cio­nes son las peo­res posi­bles. Muchas veces la bri­ga­da vio “oli­vos sien­do que­ma­dos, colo­nos dis­pa­ran­do al aire, tiran­do pie­dras, pro­vo­can­do, gri­tan­do”, resu­me. El ejér­ci­to, que acom­pa­ña la cose­cha, a la menor señal de con­flic­to, inter­vie­ne para pro­te­ger los colo­nos. “Usan una can­ti­dad de fuer­za total­men­te des­pro­por­cio­nal. Bom­bas, gas lacri­mó­geno y pimien­ta, balas de goma – y muchas de plo­mo -, pren­den fue­go en los árbo­les, usan tan­ques, jeeps. El ejér­ci­to, según los rela­tos nun­ca empie­za la repre­sión, sino actúa tras una míni­ma reac­ción por par­te de los pales­ti­nos hacia las pro­vo­ca­cio­nes de los colo­nos”.

La bri­ga­da pre­sen­ció un con­flic­to en la aldea de Jalud, cer­ca de Nablus. Colo­nos lle­ga­ron tiran­do y el ejér­ci­to inter­vino ense­gui­da. “No supi­mos cuan­tos heri­dos, pero no para­ban de salir ambu­lan­cias”, cuen­ta Boc­ca.

Nablus, jun­to con Hebron, es una de las ciu­da­des dón­de hay mayor ocu­rren­cia de ata­ques de colono

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *