Joa­quín Pérez Bece­rra: «Mi encie­rro es una per­se­cu­ción cla­ra con­tra la libre expre­sión»

En la humil­de sede de la Aso­cia­ción Jai­me Par­do Leal, de Esto­col­mo, hay un hue­co difí­cil de lle­nar. El espa­cio que Joa­quín Pérez Bece­rra uti­li­za­ba para redac­tar las noti­cias que tan­to inco­mo­da­ban al gobierno colom­biano ha que­da­do vacío, aun­que no fal­tan otros refu­gia­dos polí­ti­cos e inclu­so perio­dis­tas sue­cos que con­ti­núen una labor infor­ma­ti­va legal en Escan­di­na­via e ile­gal en Colom­bia.La Agen­cia de Noti­cias Nue­va Colom­bia, más cono­ci­da como Ann­col, ha sido acu­sa­da des­de su fun­da­ción de ser órgano comu­ni­ca­cio­nal de las FARC. Qui­zá por ello, cuan­do en abril del año pasa­do el perio­dis­ta Pérez Bece­rra via­jó a Cara­cas, ter­mi­nó cap­tu­ra­do por la poli­cía vene­zo­la­na y pos­te­rior­men­te fue entre­ga­do a las auto­ri­da­des colom­bia­nas, quie­nes sin prue­ba algu­na lo tie­nen con­fi­na­do des­de hace diez meses en la cár­cel de La Pico­ta (Bogo­tá).

Pérez Bece­rra, con­ce­jal del muni­ci­pio de Corin­to por la Unión Patrió­ti­ca has­ta el ase­si­na­to de su mujer (y más de 3 mil 500 com­pa­ñe­ros de par­ti­do) es para el esta­blish­ment colom­biano la voz inter­na­cio­nal de la gue­rri­lla, tal como lo ha til­da­do recien­te­men­te el pre­si­den­te San­tos, quien para­dó­ji­ca­men­te tam­bién es perio­dis­ta (per­te­ne­cien­te a la fami­lia pro­pie­ta­ria del dia­rio más pode­ro­so del país, El Tiem­po).

La voz aca­lla­da

En entre­vis­ta rea­li­za­da des­de la cár­cel, por La Jor­na­da, Joa­quín Pérez Bece­rra demues­tra que sigue uti­li­zan­do las vías más auda­ces para dar sali­da a una voz aca­lla­da.

–¿Cómo ocu­rrió su arres­to?

–Vivía en Sue­cia como refu­gia­do des­de 1995 y como ciu­da­dano sue­co des­de el año 2000. Tra­ba­ja­ba par­te de mi tiem­po en Ann­col, la agen­cia de noti­cias que fun­dé con otros sue­cos y colom­bia­nos, y via­ja­ba por Euro­pa con liber­tad. A pesar de todo el con­trol que hay en ese con­ti­nen­te, jamás tuve nin­gún pro­ble­ma allá. De hecho, antes de par­tir hacia Cara­cas la poli­cía ale­ma­na del aero­puer­to de Franc­fort con­tro­ló mi pasa­por­te, como al res­to de los pasa­je­ros, y me deja­ron embar­car con total nor­ma­li­dad, como siem­pre. Fue al ate­rri­zar en Vene­zue­la cuan­do, de pron­to, dicen que sur­ge de la nada una cir­cu­lar roja de Inter­pol y me arres­tan. En cues­tión de horas esta­ba sien­do entre­ga­do a las auto­ri­da­des colom­bia­nas.

–¿A qué cree que se debe la orden de apre­sar­lo?

–Lo mío es una per­se­cu­ción cla­ra a la liber­tad de expre­sión. Quie­ren aca­llar voces alter­na­ti­vas y ocul­tar el con­flic­to. Ocul­tar las noti­cias y opi­nio­nes que salían de los refu­gia­dos que vivi­mos en Esto­col­mo. Noso­tros dába­mos otra visión del con­flic­to, una mira­da alter­na­ti­va a la que quie­ren impo­ner los medios del poder en Colom­bia.

–Según ten­go enten­di­do, la pági­na web de su agen­cia reci­bía una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de visi­tas.

–Sí, era el por­tal sobre el con­flic­to más visi­ta­do. Era, ade­más, una dimen­sión de la gue­rra que la oli­gar­quía no pre­ten­de mos­trar, e incluía videos, tex­tos y audios, mucha infor­ma­ción dife­ren­te e intere­san­te. Tam­bién resul­ta­ba muy útil para medios e inves­ti­ga­do­res euro­peos que bus­ca­ban algo dife­ren­te a la ver­sión del Pala­cio de Nari­ño y los medios ofi­cia­lis­tas. Los perio­dis­tas de varios paí­ses del mun­do com­pa­ra­ban los pun­tos de vis­ta, y eso es lo que se ha que­ri­do cen­su­rar, la diver­si­dad de opi­nio­nes.

–Sue­cia fue el pri­mer país del mun­do en tener una ley en favor de la liber­tad de expre­sión y jamás cri­ti­có –mucho menos prohi­bió– Ann­col. ¿Por qué cree que su acti­vi­dad infor­ma­ti­va es legal en Sue­cia y no en Colom­bia?

–Nues­tra pági­na infor­ma­ti­va Ann­col es des­de 1996 una enti­dad per­fec­ta­men­te ins­cri­ta en el mar­co legal del país. Nos hemos movi­do des­de el prin­ci­pio en los pará­me­tros de la cons­ti­tu­ción sue­ca. En fin, todo nor­mal, pues en Sue­cia el perio­dis­mo no se cri­mi­na­li­za, y en Colom­bia sí.

–Tam­bién los acu­sa­ban de publi­car comu­ni­ca­dos de la gue­rri­lla.

–No sólo se quie­re invi­si­bi­li­zar los comu­ni­ca­dos de la gue­rri­lla, que son de inte­rés infor­ma­ti­vo y de los que lue­go, polí­ti­cos inclui­dos, todo el mun­do habla, sino que se que­ría pri­var de voz a los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, socia­les o popu­la­res que tam­bién tenían refle­jo en nues­tro por­tal. Ya con Sam­per y Pas­tra­na comen­zó el seña­la­mien­to, pero con Uri­be se acen­túo mucho más y así has­ta hoy. Uno de los pun­tos que más ner­vio­sos los ponían era el tema del nar­co­trá­fi­co y la infor­ma­ción sobre los víncu­los entre gobierno y para­mi­li­ta­res. Ade­más, todos, sena­do­res inclui­dos, nos leían.

–¿Se podría decir que era infor­ma­ción difí­cil de encon­trar den­tro de Colom­bia?

–Sí, por supues­to; ade­más lle­gó un momen­to en el que se con­vir­tió en algo muy gran­de y no sabían cómo parar­lo, por lo que deci­die­ron pasar a la ofen­si­va y judi­cia­li­zar­lo. En el momen­to en el que yo via­jé de Sue­cia a Vene­zue­la, su inte­li­gen­cia les infor­mó y en cues­tión de horas se inven­ta­ron una cir­cu­lar roja de Inter­pol que jamás exis­tió, y que curio­sa­men­te nun­ca fue acti­va­da en Euro­pa, sólo en el mis­mo momen­to de poner un pie en el aero­puer­to de Mai­que­tía (Vene­zue­la).

–Los hechos demues­tran que ni Sue­cia ni Ale­ma­nia supie­ron nada de una cir­cu­lar roja de Inter­pol, pues de exis­tir habrían de actuar. ¿Por qué ellos no y Vene­zue­la sí?

–Fue una deci­sión muy des­afor­tu­na­da de Cara­cas, y lo más terri­ble es que Ann­col y los refu­gia­dos de la Aso­cia­ción Jai­me Par­do Leal apo­ya­mos a muer­te el pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la, así como al pre­si­den­te Chá­vez, por lo que fue un gol­pe bajo que no espe­rá­ba­mos. Pres­tar­se a la gue­rra sucia de San­tos ha deja­do con muy mal sabor a muchas izquier­das del mun­do. Des­pués de esto, uno ya no sabe a qué ate­ner­se…

–Estan­do en Cara­cas, días des­pués de su cap­tu­ra, recuer­do haber escu­cha­do a orga­ni­za­cio­nes popu­la­res ase­gu­rar que su entre­ga a Colom­bia sen­ta­ba un antes y un des­pués en las rela­cio­nes entre las bases boli­va­ria­nas y el gobierno de Mira­flo­res. ¿Lo per­ci­be usted así?

–Sí, y está cla­ro que San­tos y Chá­vez tie­nen algún tipo de acuer­do. Aho­ra son los mejo­res ami­gos, eso sig­ni­fi­ca que ahí hay algo. Tener com­pro­mi­sos con per­so­nas como San­tos, decir­se boli­va­riano y ceder a la pre­sión del régi­men colom­biano, no se entien­de.

–Usted fue en un prin­ci­pio otra víc­ti­ma de la famo­sa, y supues­ta, compu­tado­ra del aba­ti­do coman­dan­te Raúl Reyes, ¿ver­dad?

–Sí, pero con las prue­bas que pre­sen­tan no tie­nen la más míni­ma cre­di­bi­li­dad, ya que cam­bian unas según se les caen otras. Comen­za­ron acu­sán­do­me de estar en unos correos de Reyes, que en reali­dad eran sim­ples docu­men­tos de Word, pero como aque­llo que­dó pro­ba­do que era men­ti­ra y fue recha­za­do has­ta por la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, pasa­ron a decir que apa­rez­co en las compu­tado­ras de Jor­ge Bri­ce­ño, lo cual es otro inten­to deses­pe­ra­do de invo­lu­crar­me en algo.

–La fis­ca­lía pre­sen­ta­rá las prue­bas defi­ni­ti­vas con­tra usted los días 14, 15 y 16 de este mes. ¿Qué espe­ra de ese paso pre­vio al jui­cio en el que todas las car­tas del Esta­do con­tra Ann­col y usted se pon­drán sobre la mesa?

–Sé de bue­na tin­ta que, como todo lo demás ha fra­ca­sa­do, van a traer a un tes­ti­go que la fis­ca­lía dice haber encon­tra­do no se sabe cómo. Un infor­man­te des­co­no­ci­do que dice que me ha vis­to reclu­tan­do para las FARC y no sé qué otras men­ti­ras. Yo ni sé quién es él, ni cuán­to le habrán dado o en qué mon­ta­jes andan. Tam­bién, a fal­ta de prue­bas sóli­das, es posi­ble que trai­gan a algún gue­rri­lle­ro rein­ser­ta­do o foto­mon­ta­jes, como sue­len hacer tan­tas veces.

–¿Lo ha con­tac­ta­do algu­na orga­ni­za­ción de defen­sa de la liber­tad de expre­sión, como la fran­ce­sa Repor­te­ros Sin Fron­te­ras o el esta­du­ni­den­se Comi­té Inter­na­cio­nal para la Defen­sa de los Perio­dis­tas?

–No.

–¿Sien­te que al til­dar­lo de terro­ris­ta lo han con­de­na­do sin jui­cio pre­vio?

–Pare­ce que así es. Cuan­do cier­tos gobier­nos te acu­san de terro­ris­mo, has­ta los defen­so­res de los dere­chos huma­nos salen corrien­do

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​2​/​1​3​/​m​u​n​d​o​/​0​2​6​n​1​mun

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *