Mue­re una per­so­na «sin hogar» bajo el puen­te de Mira­flo­res- Elkar­tzen

Ante la tris­te noti­cia del hallaz­go la sema­na pasa­da del cadá­ver de Juan José, vecino de Bil­bao de 60 años, en una txa­bo­la bajo el puen­te de Mira­flo­res, la Pla­ta­for­ma ‘bes­te­Bi’ de aso­cia­cio­nes con­tra la exclu­sión resi­den­cial y a favor de las ‘per­so­nas sin hogar’ ha expre­sa­do su pro­fun­do pesar por este hecho.

Como han hecho saber, «este suce­so vuel­ve a poner de mani­fies­to la situa­ción de des­pro­tec­ción y vul­ne­ra­bi­li­dad en la que cada vez más per­so­nas se van encon­tran­do en nues­tro entorno, entre ellas las ‘per­so­nas sin hogar’, cas­ti­ga­das ‑en muchas oca­sio­nes- por la fal­ta de apo­yos fami­lia­res, de rela­cio­nes socia­les cer­ca­nas de cali­dad y tam­bién por la caren­cia de medios mate­ria­les (techo, tra­ba­jo…)». La des­es­truc­tu­ra­ción social hace que ocu­rran estas situa­cio­nes: una socie­dad sana ha de ser capaz de cui­dar y pro­mo­cio­nar a toda su ciu­da­da­nía, y espe­cial­men­te a quie­nes son más débi­les y vul­ne­ra­bles.

Des­de ‘bes­te­Bi’ con­si­de­ran impres­cin­di­ble que sea­mos una socie­dad aco­ge­do­ra y soli­da­ria, espe­cial­men­te con quie­nes peor lo están pasan­do: per­so­nas sin hogar, inmi­gran­tes, per­so­nas en situa­ción o ries­go de exclu­sión…

‘Bes­te­Bi’ hace una lla­ma­da de aten­ción sobre estas situa­cio­nes, a las dife­ren­tes Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas, para que pon­gan medios para paliar las situa­cio­nes de las per­so­nas sin hogar, que ponen en evi­den­cia la fra­gi­li­dad de nues­tras estruc­tu­ras socia­les, que apar­tan al más débil y agran­dan la dis­tan­cia entre per­so­nas inclui­das y exclui­das.

Y es que año tras año tene­mos que lamen­tar muer­tes tan evi­ta­bles como alar­man­tes. Las leyes sos­tie­nen el dere­cho a la vivien­da, a la ali­men­ta­ción, a la sani­dad, a una vida dig­na… pero en Bil­bao siguen murien­do per­so­nas de frio. No son casos ais­la­dos. Bajo el puen­te de Mira­flo­res, don­de Juan Jose falle­ció, viven dece­nas de per­so­nas, asi como fren­te al hos­pi­tal de Basur­to, rui­nas de Zorrotzau­rre o demas txo­kos roba­dos a la male­za o a grie­tas de estruc­tu­ras de cemen­to.

Pero la admi­nis­tra­ción lo sabe y no hace lo sufi­cien­te para evi­tar­lo. Bas­ta con ver la acti­tud del alcal­de Azku­na cuan­do «lim­pio» de sin techos Erre­kal­de para inau­gu­rar unas vivien­das. Que cada cual saque sus pro­pias con­clu­sio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *