Joxe Arre­gi «in memo­riam»- Xabier Maka­za­ga

Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, y de for­ma har­to escan­da­lo­sa, todos los encau­sa­dos de tor­tu­rar has­ta la muer­te a Joxe Arre­gi han lle­ga­do a ocu­par, y siguen ocu­pan­do, impor­tan­tes car­gos.

En este 31 ani­ver­sa­rio de la horri­ble muer­te bajo tor­tu­ras de Joxe Arre­gi, quie­ro traer­lo a la memo­ria colec­ti­va y recor­dar que, al ingre­sar en el hos­pi­tal pri­sión de Cara­ban­chel tras nue­ve espe­luz­nan­tes días en comi­sa­ría, su cuer­po era un ama­si­jo de lla­gas, more­to­nes y que­ma­du­ras. Esta­ba tan des­tro­za­do que falle­ció a las pocas horas, y en Eus­kal Herria se reali­zó la mayor huel­ga gene­ral nun­ca cono­ci­da en pro­tes­ta por aquel cri­men.

Las auto­ri­da­des tra­ta­ron, como siem­pre, de ocul­tar lo real­men­te suce­di­do, pero la ver­sión ofi­cial se vino de inme­dia­to aba­jo. Fue un caso bien excep­cio­nal, por­que se con­tó ense­gui­da con el tes­ti­mo­nio de tres pre­sos polí­ti­cos que vivie­ron con él sus últi­mas horas en el hos­pi­tal y, sobre todo, con varias impac­tan­tes fotos de su cuer­po tor­tu­ra­do, que, según se pudo saber hace un par de años gra­cias al tes­ti­mo­nio ofre­ci­do por el abo­ga­do Juan Cruz Unzu­rrun­za­ga poco antes de morir, fue­ron saca­das clan­des­ti­na­men­te en el cemen­te­rio de su Zizur­kil natal, don­de repo­san sus res­tos.

Debi­do al escán­da­lo que se ori­gi­nó, el Gobierno no tuvo otro reme­dio que orde­nar abrir dili­gen­cias, y se com­pro­bó que 73 poli­cías par­ti­ci­pa­ron en las tor­tu­ras, muchos de ellos anti­guos inte­gran­tes de la temi­da bri­ga­da polí­ti­co-social del fran­quis­mo, pero tan solo fue­ron encar­ce­la­dos y encau­sa­dos cin­co: Juan Anto­nio Gon­zá­lez, Ricar­do Sán­chez, Juan Luis Mén­dez, Julián Marín Ríos y Juan Anto­nio Gil Rubia­les.

Los comi­sa­rios y jefes de sec­cio­nes y depar­ta­men­tos de la Poli­cía pre­sen­ta­ron masi­va­men­te la dimi­sión, en una ope­ra­ción con­cer­ta­da de pro­tes­ta, y la jerar­quía del Ejér­ci­to tam­bién pre­sio­nó con­tra aque­lla deci­sión judi­cial, con lo que con­si­guie­ron que los cin­co fue­ran pues­tos de inme­dia­to en liber­tad y tan solo pro­ce­sa­ran a los dos últi­mos.

No por ello deja­ron de pre­sio­nar, y ambos fue­ron absuel­tos en los dos pri­me­ros jui­cios, pero tal fue el escán­da­lo que al final el Tri­bu­nal Supre­mo se vio obli­ga­do a con­de­nar­los, al ser irre­ba­ti­ble que las que­ma­du­ras que Arre­gi tenía en las plan­tas de los pies no pudie­ron ser cau­sa­das sino en comi­sa­ría. Eso sí, las penas fue­ron irri­so­rias: tres y cua­tro meses de arres­to.

Ha sido la úni­ca sen­ten­cia con­de­na­to­ria en casos de muer­tes por tor­tu­ras rela­cio­na­das con el con­flic­to polí­ti­co que sufre Eus­kal Herria, y no cabe duda de que sin aque­llas que­ma­du­ras tan vis­to­sas no habrían reci­bi­do ni siquie­ra esa ridí­cu­la con­de­na. Una con­de­na que en abso­lu­to impi­dió que pos­te­rior­men­te ambos alcan­za­ran el máxi­mo gra­do den­tro de la esca­la poli­cial: comi­sa­rios prin­ci­pa­les de la demo­crá­ti­ca Espa­ña tor­tu­ra­do­ra.

Uno de ellos, Gil Rubia­les, fue pro­ta­go­nis­ta de otro deli­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en 1985: gol­pear con cade­nas y bates de béis­bol, jun­to a otros once poli­cías de pai­sano, a los mani­fes­tan­tes que mos­tra­ban en Iru­ñea su indig­na­ción tras la apa­ri­ción del cadá­ver de otro tor­tu­ra­do has­ta la muer­te, Mikel Zabal­za. Pero tam­po­co eso le impi­dió ascen­der has­ta ser nom­bra­do en 2005 comi­sa­rio pro­vin­cial de San­ta Cruz de Tene­ri­fe. Cuan­do falle­ció, fue ente­rra­do con todos los hono­res.

Los otros tres poli­cías ini­cial­men­te encar­ce­la­dos por aquel cri­men tam­bién han ocu­pa­do des­pués pues­tos de alta res­pon­sa­bi­li­dad. Como mues­tra, Juan Anto­nio Gon­zá­lez fue ascen­di­do en 2004 por el Gobierno del PSOE a un pues­to de capi­tal impor­tan­cia, la direc­ción de la Comi­sa­ría Gene­ral de la Poli­cía Judi­cial.

Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, y de for­ma har­to escan­da­lo­sa, todos los encau­sa­dos por tor­tu­rar has­ta la muer­te a Joxe Arre­gi han lle­ga­do a ocu­par, y siguen ocu­pan­do, impor­tan­tes car­gos, y lo que está cla­ro es que ni ellos ni los res­tan­tes 68 poli­cías que lo «inte­rro­ga­ron» han reci­bi­do ni de lejos el cas­ti­go que se mere­cen. Eso en lo que con­cier­ne a los tor­tu­ra­do­res. ¿Y los aún más nume­ro­sos cóm­pli­ces y encu­bri­do­res?

Tam­po­co ellos han paga­do su cri­men. Por ejem­plo, los médi­cos foren­ses que deja­ron, como los poli­cías, evi­den­cias irre­fu­ta­bles de su cri­mi­nal actua­ción. En efec­to, el par­te de sali­da de comi­sa­ría que fir­ma­ron decía que Arre­gi tenía las miAs­mas lesio­nes y mar­cas que a su entra­da. Algo que se demos­tró abso­lu­ta­men­te fal­so debi­do a su par­te de entra­da en Cara­ban­chel, don­de falle­ció.

Esa es la san­gran­te reali­dad sobre la des­ca­ra­da impu­ni­dad de la que gozan los tor­tu­ra­do­res y sus cóm­pli­ces en el Esta­do espa­ñol: ni en casos tan fla­gran­tes como este han reci­bi­do en abso­lu­to el cas­ti­go que se mere­cen. Lo que sí que han reci­bi­do, en cam­bio, han sido ascen­sos, con­de­co­ra­cio­nes y car­gos de alta res­pon­sa­bi­li­dad.

Por eso es tan impor­tan­te ir des­en­mas­ca­ran­do, por una par­te, a todos los tor­tu­ra­do­res, sobre todo a los que ocu­pan altos car­gos como Juan Anto­nio Gon­zá­lez y, por otra, a sus cóm­pli­ces y encu­bri­do­res en todas las estruc­tu­ras del Esta­do. Se lo debe­mos no sólo a Joxe Arre­gi (gogoan zai­tu­gu!), sino a las miles de per­so­nas que han sido tor­tu­ra­das inpu­ne­men­te estas últi­mas déca­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *