Jose Luis Cano, vic­ti­ma de segun­da- Ahaz­tuak 1936 – 1977

Mayo de 1977, Eus­kal Herria era un cla­mor a favor de la amnis­tía. Las huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes se suce­dían una tras otra. Movi­li­za­cio­nes que tras la muer­te del dic­ta­dor recla­ma­ban la libe­ra­ción de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos y que, des­gra­cia­da­men­te, se tiñe­ron de san­gre. En el mar­co de estas movi­li­za­cio­nes en Iru­ñea, el 13 de mayo, y a con­se­cuen­cia de la bru­ta­li­dad poli­cial moría en la calle Cal­de­re­ría José Luis Cano.

“Des­pués de apo­rrear­le todo lo que qui­sie­ron y más, uno de los gri­ses le dis­pa­ró en la cabe­za” rela­ta­ba su her­mano, resu­mien­do lo que a lo lar­go de estos años hemos escu­cha­do de bas­tan­tes tes­ti­gos direc­tos de lo ocu­rri­do: “… le gol­pea­ron sal­va­je­men­te en el sue­lo. Al rato de macha­car­lo, el man­do hizo un ges­to para que se apar­ta­ran los gri­ses y cuan­do se apar­ta­ron sacó la pis­to­la, apun­tó a la cabe­za y apre­tó el gati­llo. No salió nin­gún tiro, así que vol­vió a mani­pu­lar la pis­to­la, vol­vió a apun­tar a la cabe­za y dis­pa­ró a que­ma­rro­pa deján­do­le tie­so…” Esto es par­te del rela­to de lo que una veci­na pre­sen­ció des­de su casa.

En el lugar de los hechos se colo­có enton­ces una peque­ña pla­ca de made­ra recor­dan­do el hecho y que reza­ba “Maiatzak-13. José Luís Cano hil zuten”. Poco tiem­po des­pués sería ata­ca­da por “incon­tro­la­dos”, para ser de nue­vo repues­ta por la volun­tad popu­lar.

Alli estu­vo la pla­ca varios años has­ta que hace cin­co años des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 y den­tro de nues­tra diná­mi­ca de recu­pe­rar y seña­lar los “luga­res de memo­ria” rea­li­za­mos nues­tro pri­mer acto en memo­ria de Jose Luis Cano y en deman­da de ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia para esta vic­ti­ma del fran­quis­mo y es enton­ces cuan­do pare­ce ser que “alguien” repa­ró en la exis­ten­cia de la pla­ca y el Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea, con noc­tur­ni­dad, deci­dió qui­tar­la.

Des­de enton­ces, todos los años rea­li­za­mos la colo­ca­ción sim­bó­li­ca de una pla­ca que no tar­dan sugui­da­men­te des­de el Ayun­ta­mien­to mucho en reti­rar. La últi­ma, la colo­ca­da el pasa­do mes de Mayo de 2011 y ante el asom­bro de pro­pios y extra­ños, ha segui­do en su sitio denun­cian­do lo suce­di­do has­ta hace pocos dias.

¿A qué se debía? Nos pre­gun­ta­ba­mos. ¿Serán los nue­vos tiem­pos? Sin embar­go pron­to nos han baja­do a la reali­dad. El pasa­do vier­nes 9 de Febre­ro, en pleno día y no con la noc­tur­ni­dad de los muni­ci­pa­les envia­dos por el Ayun­ta­mien­to, esta vez ha sido la poli­cía nacio­nal con toda su para­fer­na­lia de cas­cos y mate­rial anti­dis­tur­bios la que se pre­sen­tó cor­tan­do la calle para poder arran­car la pla­ca, demos­tran­do asi que para algu­nos los tiem­pos no cam­bian, que siguen sin sopor­tar la pre­sen­cia de una pla­ca que les acu­sa, de una sim­ple pla­ca con cuyo tex­to: “José Luis Cano hil zuten /​13−05−77”, se pre­ten­de recor­dar lo suce­di­do. En Iru­ñea, una ciu­dad en la que aun que­dan nom­bres de calles y pla­zas que nos recuer­dan a per­so­na­jes gol­pis­tas y ase­si­nos fran­quis­tas se impi­de sin emabrgo la colo­ca­ción de una pla­ca en home­na­je a José Luís Cano, un ciu­da­dano ase­sian­do a san­gre fria por la fuer­zas repre­si­vas de un régi­men fas­cis­ta. Los mis­mos que ase­si­na­ron a Cano, con el uni­for­me de otro color han pro­ce­di­do a reti­rar la pla­ca inten­tan­do asi elu­dir la acu­sa­ción y la denun­cia que la exis­ten­cia de la mís­ma supo­nes, pre­ten­dien­do asi pro­lon­gar una impu­ni­dad man­te­ni­da des­de el dia de su ase­si­na­to has­ta hoy mís­mo.

No sabe­mos de quien habrá par­ti­do la orden pero supo­ne­mos que algo ten­drá que ver la nue­va dele­ga­da del Gobierno, Car­men Alba… ¡bien empe­za­mos!. Aun­que si lo que pre­ten­de es supe­rar a sus pre­de­ce­so­res y aun­que lo tie­ne difí­cil, no va por mal camino.

Sin embar­go debe­rían saber que tie­nen la bata­lla per­di­da, al igual que la han per­di­do otros ante­ri­roes. Tan­to la dele­ga­da del gobierno como el alcal­de de Iru­ñea y sus mer­ce­na­rios a suel­do para qui­tar pla­cas, debe­rían saber que nos ten­drán enfren­te, y que tan­tas veces como la qui­ten la vol­ve­re­mos a poner. Y que lo segui­re­mos hacien­do has­ta con­se­guir que sea ofi­cial­men­te reco­no­ci­da y res­pe­ta­da, como tes­ti­go de la exi­gen­cia de ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia para Jose Luis Cano, ase­sian­do por la poli­cia fran­quis­ta, y en deman­da de la depu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des que per­ma­ne­cen impu­nes.

Una nue­va pla­ca espe­ra ya para ser colo­ca­da en la Calle Cal­de­re­ría de Iru­ñea. Reza asi: “1977−5−13. José Luís Cano hil zuten”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *