Jose Luis Cano, vic­ti­ma de segun­da- Ahaz­tuak 1936 – 1977

Mayo de 1977, Eus­kal Herria era un cla­mor a favor de la amnis­tía. Las huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes se suce­dían una tras otra. Movi­li­za­cio­nes que tras la muer­te del dic­ta­dor recla­ma­ban la libe­ra­ción de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos y que, des­gra­cia­da­men­te, se tiñe­ron de san­gre. En el mar­co de estas movi­li­za­cio­nes en Iru­ñea, el 13 de mayo, y a con­se­cuen­cia de la bru­ta­li­dad poli­cial moría en la calle Cal­de­re­ría José Luis Cano.

“Des­pués de apo­rrear­le todo lo que qui­sie­ron y más, uno de los gri­ses le dis­pa­ró en la cabe­za” rela­ta­ba su her­mano, resu­mien­do lo que a lo lar­go de estos años hemos escu­cha­do de bas­tan­tes tes­ti­gos direc­tos de lo ocu­rri­do: “… le gol­pea­ron sal­va­je­men­te en el sue­lo. Al rato de macha­car­lo, el man­do hizo un ges­to para que se apar­ta­ran los gri­ses y cuan­do se apar­ta­ron sacó la pis­to­la, apun­tó a la cabe­za y apre­tó el gati­llo. No salió nin­gún tiro, así que vol­vió a mani­pu­lar la pis­to­la, vol­vió a apun­tar a la cabe­za y dis­pa­ró a que­ma­rro­pa deján­do­le tie­so…” Esto es par­te del rela­to de lo que una veci­na pre­sen­ció des­de su casa.

En el lugar de los hechos se colo­có enton­ces una peque­ña pla­ca de made­ra recor­dan­do el hecho y que reza­ba “Maiatzak-13. José Luís Cano hil zuten”. Poco tiem­po des­pués sería ata­ca­da por “incon­tro­la­dos”, para ser de nue­vo repues­ta por la volun­tad popular.

Alli estu­vo la pla­ca varios años has­ta que hace cin­co años des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 y den­tro de nues­tra diná­mi­ca de recu­pe­rar y seña­lar los “luga­res de memo­ria” rea­li­za­mos nues­tro pri­mer acto en memo­ria de Jose Luis Cano y en deman­da de ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia para esta vic­ti­ma del fran­quis­mo y es enton­ces cuan­do pare­ce ser que “alguien” repa­ró en la exis­ten­cia de la pla­ca y el Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea, con noc­tur­ni­dad, deci­dió quitarla.

Des­de enton­ces, todos los años rea­li­za­mos la colo­ca­ción sim­bó­li­ca de una pla­ca que no tar­dan sugui­da­men­te des­de el Ayun­ta­mien­to mucho en reti­rar. La últi­ma, la colo­ca­da el pasa­do mes de Mayo de 2011 y ante el asom­bro de pro­pios y extra­ños, ha segui­do en su sitio denun­cian­do lo suce­di­do has­ta hace pocos dias.

¿A qué se debía? Nos pre­gun­ta­ba­mos. ¿Serán los nue­vos tiem­pos? Sin embar­go pron­to nos han baja­do a la reali­dad. El pasa­do vier­nes 9 de Febre­ro, en pleno día y no con la noc­tur­ni­dad de los muni­ci­pa­les envia­dos por el Ayun­ta­mien­to, esta vez ha sido la poli­cía nacio­nal con toda su para­fer­na­lia de cas­cos y mate­rial anti­dis­tur­bios la que se pre­sen­tó cor­tan­do la calle para poder arran­car la pla­ca, demos­tran­do asi que para algu­nos los tiem­pos no cam­bian, que siguen sin sopor­tar la pre­sen­cia de una pla­ca que les acu­sa, de una sim­ple pla­ca con cuyo tex­to: “José Luis Cano hil zuten /​13−05−77”, se pre­ten­de recor­dar lo suce­di­do. En Iru­ñea, una ciu­dad en la que aun que­dan nom­bres de calles y pla­zas que nos recuer­dan a per­so­na­jes gol­pis­tas y ase­si­nos fran­quis­tas se impi­de sin emabrgo la colo­ca­ción de una pla­ca en home­na­je a José Luís Cano, un ciu­da­dano ase­sian­do a san­gre fria por la fuer­zas repre­si­vas de un régi­men fas­cis­ta. Los mis­mos que ase­si­na­ron a Cano, con el uni­for­me de otro color han pro­ce­di­do a reti­rar la pla­ca inten­tan­do asi elu­dir la acu­sa­ción y la denun­cia que la exis­ten­cia de la mís­ma supo­nes, pre­ten­dien­do asi pro­lon­gar una impu­ni­dad man­te­ni­da des­de el dia de su ase­si­na­to has­ta hoy mísmo.

No sabe­mos de quien habrá par­ti­do la orden pero supo­ne­mos que algo ten­drá que ver la nue­va dele­ga­da del Gobierno, Car­men Alba… ¡bien empe­za­mos!. Aun­que si lo que pre­ten­de es supe­rar a sus pre­de­ce­so­res y aun­que lo tie­ne difí­cil, no va por mal camino.

Sin embar­go debe­rían saber que tie­nen la bata­lla per­di­da, al igual que la han per­di­do otros ante­ri­roes. Tan­to la dele­ga­da del gobierno como el alcal­de de Iru­ñea y sus mer­ce­na­rios a suel­do para qui­tar pla­cas, debe­rían saber que nos ten­drán enfren­te, y que tan­tas veces como la qui­ten la vol­ve­re­mos a poner. Y que lo segui­re­mos hacien­do has­ta con­se­guir que sea ofi­cial­men­te reco­no­ci­da y res­pe­ta­da, como tes­ti­go de la exi­gen­cia de ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia para Jose Luis Cano, ase­sian­do por la poli­cia fran­quis­ta, y en deman­da de la depu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des que per­ma­ne­cen impunes.

Una nue­va pla­ca espe­ra ya para ser colo­ca­da en la Calle Cal­de­re­ría de Iru­ñea. Reza asi: “1977−5−13. José Luís Cano hil zuten”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.