Capi­ta­lis­mo y sufra­gio vicia­do- Nar­ci­so Isa Conde

El capi­ta­lis­mo no dis­po­ne de un mode­lo alterno al neo­li­be­ra­lis­mo, al domi­nio del capi­tal finan­cie­ro, a su mili­ta­ris­mo y su rapi­ña, a su vora­ci­dad eco­ci­da, a la dic­ta­du­ra ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en boga, a su con­su­mo dis­pen­dio­so y a la gans­te­ri­za­ción de sus instituciones.

En medio de su cri­sis inte­gral sus cúpu­las se limi­tan a recu­rrir al Esta­do, no para cam­biar el mode­lo que las engor­da, sino para sal­var el gran capi­tal pri­va­do y sus gran­des ban­cos; con­co­mi­tan­te­men­te impo­nen con­tra­rre­for­mas institucionales.

Por eso reite­ran ajus­tes empo­bre­ce­do­res de trabajadores/​as, la socie­dad exclui­da y sec­to­res medios des­pro­te­gi­dos; al tiem­po que saquean inten­sa­men­te recur­sos natu­ra­les, refuer­zan polí­ti­cas repre­si­vas y el tono dic­ta­to­rial de sus regímenes.

Esto ha pro­vo­ca­do la des­le­gi­ti­ma­ción de la domi­na­ción neo­li­be­ral y de su par­ti­do­cra­cia, expre­sa­da en indig­na­ción con­tra sus sím­bo­los y sus nue­vos pro­gra­mas empo­bre­ce­do­res; con­fir­man­do ‑como afir­ma el inves­ti­ga­dor mar­xis­ta Jor­ge Beins­tein -“el comien­zo del fin de la hege­mo­nía cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo», que abre camino a las transformaciones.

En nues­tro país, más allá de los can­tos ofi­cia­les de pro­gre­so y cre­ci­mien­to, déca­das de neo­li­be­ra­lis­mo han gene­ra­do una cri­sis iné­di­ta en mate­ria de ali­men­ta­ción, pro­duc­ción, trans­por­te, elec­tri­ci­dad, ener­gía, salud edu­ca­ción, segu­ri­dad ciu­da­da­na, delin­cuen­cia de esta­do, poli­cía, cuer­pos cas­tren­ses, agua pota­ble, vivien­da y mora­li­dad pública.

Aquí, a la impron­ta des­pó­ti­ca y corrup­to­ra del neo­li­be­ra­lis­mo, se le agre­ga el peso de la tra­di­ción auto­ri­ta­ria-cau­di­llis­ta here­da­da del tru­ji­llis­mo-bala­gue­ris­mo, con­vir­tien­do el pro­cla­ma­do régi­men libe­ral-repre­sen­ta­ti­vo en dic­ta­du­ra ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, pri­me­ro bipar­ti­dis­ta y aho­ra fun­da­men­tal­men­te leo­ne­lis­ta; corrom­pi­da e inclu­so narco-corrompida.

El leo­ne­lis­mo ‑engen­dro de un dic­ta­dor­zue­lo cabe­za de una nue­va lum­pen-bur­gue­sía- con­tro­la todos los pode­res del Esta­do y par­te de la “opo­si­ción”, e ins­tru­men­ta nefas­tas alian­zas y peli­gro­sas depen­den­cias pro-impe­ria­lis­tas (aten­ción a Barrick y demás cor­po­ra­cio­nes) y con pode­ro­sos gru­pos oli­gár­qui­cos y jerar­cas católicos.

Esto expli­ca el recien­te pac­to dic­ta­to­rial que pre­ser­va su hege­mo­nía en el cen­tro de cómpu­tos de la JCE, pre­ce­di­do de una con­tra-refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, legal e institucional.

Esto –y me per­do­nan los ilu­sos- no se cam­bia votan­do por una de dos for­mu­las pre­si­den­cia­les que repre­sen­tan este tipo de dictadura.

¡Has­ta al lla­ma­do “Papá” (otra expre­sión de degra­da­ción polí­ti­ca) se le han pues­to difí­ci­les los voti­tos y la vacu­na anti­frau­de en ese mun­do podri­do don­de el que par­te y repar­te se que­da con la mayor parte!

Los demás con­ten­dien­tes son mar­gi­na­les, sin bri­llo con­fron­ta­ti­vo-alter­na­ti­vo; y su con­cu­rren­cia, tal y como esta plan­tea­da, solo sir­ve para ador­nar la trampa.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *