“Radio Mar­tí”: la impo­ten­cia de la poten­cia- Omar Pérez Salo­món

Uno de los pro­yec­tos de ley que más pre­pa­ra­ción, aná­li­sis y dis­cu­sión ha teni­do en la Cáma­ra y Sena­do nor­te­ame­ri­cano es sin dudas el pre­sen­tan­do a prin­ci­pio de los años 80 del siglo pasa­do, que con­tem­pla­ba la crea­ción, finan­cia­mien­to y ope­ra­ción por par­te del gobierno de Esta­dos Uni­dos, de una esta­ción de radio des­ti­na­da a trans­mi­tir exclu­si­va­men­te hacia Cuba.

El pro­pio pre­si­den­te Ronald Reagan fir­mó la orden eje­cu­ti­va 12 323, el 22 de sep­tiem­bre de 1981, median­te la cual crea­ba la “Comi­sión Pre­si­den­cial para la Radio­di­fu­sión hacia Cuba”, la que ten­dría como obje­ti­vo ana­li­zar la crea­ción de un nue­vo “ser­vi­cio radial” diri­gi­do espe­cí­fi­ca­men­te a Cuba. Habría que des­ta­car que uno de sus miem­bros era Jor­ge Mas Cano­sa, pre­si­den­te de la orga­ni­za­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y terro­ris­ta, Fun­da­ción Cubano Ame­ri­ca­na.

Los pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos fue­ron tra­ta­dos por varios sub­co­mi­tés y comi­tés de ambas cáma­ras duran­te todo el año 1982, los cua­les con­vo­ca­ron a nume­ro­sas audien­cias públi­cas en las que decla­ra­ron exper­tos en pro­gra­ma­ción radial, rela­cio­nes polí­ti­cas inter­na­cio­na­les, inge­nie­ría, inte­gran­tes de las dis­tin­tas aso­cia­cio­nes de radio­di­fu­so­res, jun­to a fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

En mayo de 1985, lue­go de un tor­ci­do camino de for­ma­les dispu­tas legis­la­ti­vas, tie­ne lugar el adve­ni­mien­to de la emi­so­ra anti­cu­ba­na con el nom­bre del após­tol de la inde­pen­den­cia de Cuba, mate­ria­li­zán­do­se una nue­va agre­sión a la sobe­ra­nía del espa­cio radio­eléc­tri­co cubano.

Pen­sa­ron que estas trans­mi­sio­nes ten­drían la mis­ma efec­ti­vi­dad que las rea­li­za­das por Radio Euro­pa LibreRadio Liber­tad a los paí­ses de Euro­pa del Este, en el sen­ti­do de favo­re­cer la sub­ver­sión polí­ti­co ideo­ló­gi­co para des­truir la Revo­lu­ción Cuba­na.

Lue­go de casi 27 años de fra­ca­sa­das trans­mi­sio­nes de la mal lla­ma­da Radio Mar­tí hacia la mayor de las Anti­llas, por par­te de cin­co admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, se pone de mani­fies­to la impo­ten­cia de la poten­cia más pode­ro­sa del pla­ne­ta, para cum­plir sus obje­ti­vos impe­ria­les con rela­ción a Cuba. Es tan­ta la sober­bia, que des­co­no­cen las reite­ra­das lla­ma­das de aten­ción rea­li­za­das al gobierno de Washing­ton por la Unión Inter­na­cio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, orga­nis­mo de la ONU.

Por estos días, la Con­fe­ren­cia Mun­dial de Radio­co­mu­ni­ca­cio­nes, que se cele­bra en Gine­bra, ha reafir­ma­do que Esta­dos Uni­dos vio­la las nor­mas a las que está suje­ta por inva­dir el terri­to­rio cubano con fre­cuen­cias radio­eléc­tri­cas envia­das des­de aero­na­ves, que inter­fie­ren cana­les de tele­vi­sión y fre­cuen­cias de radio en ondas medias y FM que se encuen­tran en ser­vi­cio en la isla.

El des­plie­gue de avio­nes para las tras­mi­sio­nes ile­ga­les cons­ti­tu­ye una de las accio­nes más pro­vo­ca­ti­vas y peli­gro­sas. Una medi­da como esta solo se ha toma­do ante­rior­men­te duran­te situa­cio­nes de gue­rra, como Viet NamIrak, y sig­ni­fi­ca una cla­ra vio­la­ción de la sobe­ra­nía cuba­na.

Las trans­mi­sio­nes de “Radio y TV Mar­tí” des­de una aero­na­ve comien­zan en agos­to de 2004 y lle­gan a nues­tros días, gas­tan­do una cifra con­si­de­ra­ble de dine­ro de los con­tri­bu­yen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos. Cada emi­sión con­tra Cuba cues­ta más de 100 000 dóla­res. Tales emi­sio­nes son sufra­ga­das con un pre­su­pues­to apro­ba­do por el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se, que este año fis­cal pre­vé más de 30 millo­nes de dóla­res.

A lo lar­go de más de cin­co déca­das, las san­cio­nes y res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Cuba han esta­do acom­pa­ña­das de ope­ra­cio­nes diver­sio­nis­tas e ini­cia­ti­vas para crear, finan­ciar y diri­gir una quin­ta colum­na con­tra el orden cons­ti­tu­cio­nal cubano.

La emi­sión de seña­les de radio y tele­vi­sión hacia Cuba des­de terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, que hoy alcan­za más de 2 000 horas sema­na­les de pro­gra­ma­ción anti­cu­ba­na, inclui­das alo­cu­cio­nes que con­vo­can actos terro­ris­tas, ha sido una ver­da­de­ra gue­rra en los órde­nes téc­ni­co, diplo­má­ti­co y de inte­li­gen­cia, don­de la poten­cia impe­rial ha lle­va­do la peor par­te, pues se neu­tra­li­za cada día la señal de la tele­vi­sión enemi­ga en sus dis­tin­tas varian­tes y se man­tie­ne en un bajo per­fil la recep­ción de la RM.

Qui­zás por eso la actual admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma se empe­ci­na en incre­men­tar estas trans­mi­sio­nes, a pesar de las acu­sa­cio­nes de la Con­fe­ren­cia Mun­dial de Radio­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La pupi­la insom­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *