Los pro­gres- Anto­nio Alvarez-Solis

No hay tri­bu que me irri­te tan­to como la cons­ti­tui­da por los «pro­gres». Creo que los «pro­gres» son res­pon­sa­bles, al menos en bue­na par­te, de la hiber­na­ción de todo espí­ri­tu de jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria. Un «pro­gre» socia­lis­ta, por supues­to, y meto ahí tam­bién a los comu­nis­tas «secun­dum modo», pue­de abrir una mor­tal vía de agua en el dis­po­si­ti­vo antisistema.

Pen­sa­ba en ello mien­tras toma­ba cuen­ta de la nómi­na pro­gre­sis­ta que se ha mani­fes­ta­do en Madrid a favor del juez Gar­zón. Sé que al juez Gar­zón le ha con­de­na­do una jus­ti­cia en la que no pue­do creer glo­bal­men­te ‑y hago las nece­sa­rias excep­cio­nes- por su afec­ción a la línea polí­ti­ca que corres­pon­da en un momen­to dado, pero lo cier­to es que, apar­te de su posi­ble nar­ci­sis­mo, a con­si­de­rar muy seria­men­te como inha­bi­li­tan­te para el ejer­ci­cio, ha infe­ri­do muy gra­ves heri­das a la moral públi­ca. Su reite­ra­da y olím­pi­ca resis­ten­cia a con­si­de­rar los casos de tor­tu­ra en el ámbi­to de los tri­bu­na­les ‑de lo que han sufri­do mul­ti­tud de fami­lias vas­cas- le inha­bi­li­ta para ocu­par cual­quier estra­do. A este res­pec­to me sor­pren­de su per­te­nen­cia al Comi­té con­tra la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa. Un sar­cas­mo. No me vale que la pro­gre­sía hable de la lucha anti­fran­quis­ta del juez. Es más, me repe­le que haya usa­do unos hue­sos para mí sagra­dos a fin de alzar­se, pien­so, una pla­ta­for­ma iluminada.

La memo­ria his­tó­ri­ca exi­ge más, mucho más que una exca­va­ción; deman­da algo pare­ci­do a una cau­sa gene­ral con­tra el fran­quis­mo que sigue ope­ran­do con­tra miles de ciu­da­da­nos. Los «pro­gres» han de ondear de otra for­ma la ban­de­ra tricolor.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.