Y mien­tras, como parias a la intem­pe­rie- Ampa­ro Lashe­ras

Gra­cias a los tur­bios asun­tos de Urdan­ga­rin y a los pro­ce­sos del juez Gar­zón, los recor­tes socia­les, la refor­ma labo­ral y la deten­ción de Patxi Gómez se han meti­do en casa sin hacer rui­do y con mucho sigi­lo mediá­ti­co.

Ambos per­so­na­jes, Iña­ki y Bal­ta­sar, se han adue­ña­do de la actua­li­dad y la ciu­da­da­nía se ha dis­traí­do más de lo debi­do en unas dis­cu­sio­nes pre­fa­bri­ca­das, que recuer­dan a la serie meji­ca­na de 1979, «Los ricos tam­bién llo­ran», o la esta­dou­ni­den­se del 76 «Hom­bre rico, hom­bre pobre».

Ni Gar­zón ni el yerno del rey tie­nen nada que ver con el argu­men­to de estas dos pro­duc­cio­nes, pero las trai­go a cola­ción por­que tie­nen el mis­mo obje­ti­vo de equi­vo­car, des­en­ten­der y ale­jar a la mayo­ría del pue­blo de lo que ver­da­de­ra­men­te impor­ta. En los 70 estas series ense­ña­ron a com­pa­de­cer a los pode­ro­sos y a ser unas opri­mi­das satis­fe­chas, mien­tras la CIA ponía y qui­ta­ba dic­ta­do­res que ase­si­na­ban, tor­tu­ra­ban y se hacían millo­na­rios, ellos y sus ami­gos, llo­ran­do a lágri­ma viva. Una par­te de la opi­nión públi­ca lle­va sema­nas indig­nán­do­se con Iña­ki Udan­ga­rin pen­san­do que «más vale ser pobre pero hon­ra­do».

Otra par­te dis­fru­ta dan­do un cor­te de man­gas a Gar­zón y dicien­do que «a todo cer­do le lle­ga su San Mar­tín». Y mien­tras (siem­pre exis­te un mien­tras maligno) nos per­de­mos en los arti­fi­cios. Rajoy y Guin­dos van de duros por Euro­pa y con sus polí­ti­cas socia­les solo para ricos, su refor­ma labo­ral solo para empre­sa­rios y su empe­ño en lle­nar las cár­ce­les, nos han deja­do como parias a la intem­pe­rie y a Patxi en pri­sión. Lo tris­te es que cuan­do todo pase Urdan­ga­rin con­ti­nua­rá sien­do un jeta muy rico y Gar­zón el Tomas Moro de los pro­gre­sis­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *