¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta?- Borro­ka Garaia

http://borrokagaraia.files.wordpress.com/2012/02/sozialista.jpg

¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta? (I)

El refor­mis­mo es un tipo de movi­mien­to que apues­ta por rea­li­zar cam­bios gra­dua­les a fin de mejo­rar un sis­te­ma polí­ti­co, social o eco­nó­mi­co. Estos cam­bios par­cia­les lo son den­tro de un todo que no se pone en cues­tión, y eso es lo que lo dife­ren­cia de posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. El refor­mis­mo es la carac­te­rís­ti­ca y eje prin­ci­pal de la social­de­mo­cra­cia.

La social­de­mo­cra­cia con­tem­po­rá­nea man­tie­ne que no exis­te con­tra­dic­ción entre la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y la socie­dad del bien­es­tar, no entran­do si quie­ra en la nece­si­dad de cam­bio de sis­te­ma hacia un mode­lo socia­lis­ta. Por lo tan­to la social­de­mo­cra­cia supo­ne una cara más del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal. Tam­bien cono­ci­do como un inten­to de “capi­ta­lis­mo ama­ble”.

La izquier­da aber­tza­le des­de sus ini­cios ha teni­do fuer­tes deba­tes en torno a la carac­te­ri­za­ción de su pro­yec­to social y eco­nó­mi­co para Eus­kal Herria y como se com­ple­men­ta con la libe­ra­ción nacio­nal. A lo lar­go de las déca­das la izquier­da aber­tza­le ha cono­ci­do varias corrien­tes de pen­sa­mien­to ya sea inter­na o para­le­la­men­te, lo cual ha lle­va­do en algu­nos casos a esci­sio­nes.

De entre las for­mas de enten­der la coyun­tu­ra polí­ti­ca y social des­ta­can his­tó­ri­ca­men­te: La etno­lin­güís­ti­ca más pega­da al nacio­na­lis­mo vas­co tra­di­cio­nal, la lla­ma­da “ter­cer­mun­dis­ta” con simi­li­tu­des con los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal anti-colo­nia­les, la obre­ris­ta con diver­sas ten­den­cias y la autó­no­ma de carác­ter insur­gen­te y con­tra­ria al tac­ti­cis­mo. Así mis­mo tam­bién se han pro­du­ci­do des­ave­nien­cias tác­ti­cas y estra­té­gi­cas que a veces han podi­do lle­gar tam­bién al terreno ideo­ló­gi­co. Ejem­plos de ello serían el desa­rro­llo his­tó­ri­co de EIA-ETApm has­ta Eus­ka­di­ko Ezke­rra, Ara­lar o las dispu­tas en Ipar Eus­kal Herria entre los sec­to­res ideo­ló­gi­cos de Ipa­rre­ta­rrak con los pro-KAS.

La pri­me­ra expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va o embrión de la izquier­da aber­tza­le habría que situar­lo en EAE-ANV, par­ti­do esci­sión del PNV en 1930 y de mar­ca­do carac­ter huma­nis­ta y a caba­llo entre la social­de­mo­cra­cia y el socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, con un ten­den­cia fuer­te al rup­tu­ris­mo. “Por una euz­ka­di roja y sin sota­nas” y “tra­ba­ja­dor no impor­ta de don­de ven­gas sino a don­de vamos”, lemas de ANV, refle­ja­rían bien a las cla­ras el cam­bio de para­dig­ma den­tro del nacio­na­lis­mo vas­co que repre­sen­ta­ría esta for­ma­ción polí­ti­ca. Un cam­bio radi­cal y revo­lu­cio­na­rio en su con­tex­to que rom­pía con una tra­di­ción con­ser­va­do­ra en lo social y etni­cis­ta en lo nacio­nal.

Pos­te­rior­men­te y al calor de la resis­ten­cia anti-fran­quis­ta el nacio­na­lis­mo vas­co cono­ce­ría nue­vas expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas de izquier­da. A fina­les de 1958 sur­gía Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na que en su V. Asam­blea mar­ca­ría los pila­res ideo­ló­gi­cos aún vigen­tes en esta orga­ni­za­ción; El socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. La lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social com­ple­men­ta­das has­ta alcan­zar el obje­ti­vo estra­té­gi­co del Esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te.

A su vez , orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de mar­ca­do carác­ter socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio con­flui­rían en 1975 en la Koor­di­na­do­ra Aber­tza­le Sozia­lis­ta (KAS). Final­men­te en 1978 se lle­va­ría a cabo la fun­da­ción de la uni­dad popu­lar, Herri Bata­su­na, como la expre­sión polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal de la con­fluen­cia del his­tó­ri­co EAE-ANV, el entorno polí­ti­co de KAS e inde­pen­dien­tes. Un pro­yec­to plu­ral que inten­ta­ba plas­mar la uni­dad de las cla­ses popu­la­res en apo­yo de la inde­pen­den­cia nacio­nal y el socia­lis­mo, con­tan­do con la alter­na­ti­va KAS como ban­de­ra tác­ti­ca. Una uni­dad popu­lar que tenía en su seno des­de el comu­nis­mo y el socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio has­ta sec­to­res social­de­mó­cra­tas e inclu­so liber­ta­rios. De esta mane­ra se cerra­ba el círcu­lo de lo que hoy en día es cono­ci­do como MLNV o izquier­da aber­tza­le, la cual iría evo­lu­cio­nan­do (tam­bién orga­ni­za­ti­va­men­te) a lo lar­go del tiem­po has­ta el día de hoy.
En este pri­mer post de esta serie de artícu­los sim­ple­men­te se ha hecho una peque­ña apro­xi­ma­ción his­tó­ri­ca al reco­rri­do del nacio­na­lis­mo de izquier­da de una mane­ra muy esque­má­ti­ca para mos­trar las bases en las que está cons­trui­da la izquier­da aber­tza­le para así pos­te­rior­men­te hin­car­le el dien­te a la pre­gun­ta que da títu­lo a este post y que se inten­ta­rá desa­rro­llar maña­na con los siguien­tes apar­ta­dos:

• Crí­ti­cas his­tó­ri­cas al supues­to carác­ter social­de­mó­cra­ta y refor­mis­ta de la Izquier­da aber­tza­le
• Van­guar­dia polí­ti­ca, par­ti­do comu­nis­ta y mar­xis­mo-leni­nis­mo
• Uni­dad popu­lar y acu­mu­la­ción de fuer­zas
• Nue­vo tiem­po y coyun­tu­ra actual de la lucha de cla­ses
• Izquier­da aber­tza­le y esta­do socia­lis­ta vas­co

¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta? (II)

Crí­ti­cas his­tó­ri­cas al supues­to carác­ter social­de­mó­cra­ta y refor­mis­ta de la izquier­da aber­tza­le
A lo lar­go de la his­to­ria del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social vas­co se han pro­du­ci­do una serie de crí­ti­cas cícli­cas en torno al papel de la lucha de cla­ses desa­rro­lla­da por el motor prin­ci­pal de ese pro­ce­so de libe­ra­ción (MLNV). Estas crí­ti­cas se podrían divi­dir en dos apar­ta­dos, las inter­nas y las exter­nas.

Las exter­nas han sido prin­ci­pal­men­te emi­ti­das por algu­nos sec­to­res del comu­nis­mo espa­ñol y la izquier­da revo­lu­cio­na­ria espa­ño­la y fran­ce­sa, así como des­de la miría­da de sucur­sa­les polí­ti­cas que esos sec­to­res han ins­ta­la­do en Eus­kal Herria a lo lar­go del tiem­po. Des­de acu­sa­cio­nes de cola­bo­ra­ción con la CIA como las lan­za­das en su día por el PCE, pasan­do por todo tipo de acha­ques en rela­ción al carác­ter peque­ño-bur­gués de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal así como denun­cias por cho­vi­nis­mo, racis­mo, alian­zas con la bur­gue­sía, des­asis­ten­cia de la cla­se obre­ra, nacio­na­lis­mo radi­cal etc…
Todas estas crí­ti­cas par­tían de la nega­ción de Eus­kal Herria como mar­co nacio­nal pro­pio para el desa­rrolllo de la lucha de cla­ses. En defi­ni­ti­va, de la nega­ción de la reali­dad nacio­nal vas­ca. Este deba­te his­tó­ri­co que aún hoy algu­nas fuer­zas polí­ti­cas insis­ten en con­ti­nuar fue ya cerra­do con­tun­den­te­men­te por Arga­la:

“¿Qué es el inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro? ¿Ser inter­na­cio­na­lis­ta exi­ge a los tra­ba­ja­do­res de una nación divi­di­da y opri­mi­da rene­gar de sus dere­chos nacio­na­les para de este modo con­fra­ter­ni­zar con los de la nación domi­nan­te? En mi opi­nión, no. Inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro sig­ni­fi­ca la soli­da­ri­dad de cla­se, expre­sa­da en el mutuo apo­yo, entre los tra­ba­ja­do­res de las dife­ren­tes nacio­nes, pero res­pe­tán­do­se en su pecu­liar for­ma de ser nacio­nal. Si las rela­cio­nes entre las fuer­zas obre­ras espa­ño­las y las patrió­ti­cas vas­cas no han sido mejo­res no se debe a las jus­tas exi­gen­cias de estas últi­mas, sino a la incom­pren­sión y actua­ción opor­tu­nis­ta mos­tra­da por aqué­llas fren­te a la cues­tión nacio­nal vas­ca”.
“Si los par­ti­dos obre­ros espa­ño­les no lo com­pren­die­sen así y bus­ca­sen fre­nar el pro­ce­so polí­ti­co vas­co en un inten­to de inte­grar­lo en el de sus res­pec­ti­vos esta­dos, esta­rían hacien­do un tris­te favor a los tra­ba­ja­do­res vas­cos y a la cla­se obre­ra en gene­ral. La incom­pren­sión que has­ta el pre­sen­te han demos­tra­do a las pecu­lia­ri­da­des de la lucha en Eus­ka­di es con­se­cuen­cia direc­ta de su incom­pren­sión de la exis­ten­cia mis­ma del Pue­blo Vas­co. Ella cons­ti­tu­ye pre­ci­sa­men­te el moti­vo de que el sec­tor obje­ti­va y sub­je­ti­va­men­te más revo­lu­cio­na­rio de éste haya opta­do por la inde­pen­den­cia y de que todo él ten­ga hoy una diná­mi­ca en ese sen­ti­do. Entre el Pue­blo Espa­ñol hemos encon­tra­do tam­bién autén­ti­cos revo­lu­cio­na­rios que han sabi­do reco­no­cer la exis­ten­cia y los dere­chos de nues­tra pue­blo; pero des­gra­cia­da­men­te muy pocos. Si los par­ti­dos obre­ros espa­ño­les hubie­sen sido como ellos, qui­zá hoy quie­nes defen­de­mos la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di hubié­se­mos opta­do por otra solu­ción más uni­ta­ria. De cual­quier modo, los pue­blos cami­nan hacia su inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca y los tra­ba­ja­do­res debe­mos poten­ciar la soli­da­ri­dad y uni­dad inter­na­cio­na­les siem­pre que no nos obli­gue a sacri­fi­car nues­tra per­so­na­li­dad nacio­nal. De ahí que, fren­te a la tarea de evi­tar enfren­ta­mien­tos y borrar sus­pi­ca­cias entre los tra­ba­ja­do­res vas­cos y los espa­ño­les y fran­ce­ses e ini­ciar un pro­ce­so de acer­ca­mien­to y ayu­da mutua, han de ser estos últi­mos quie­nes dejen de pen­sar en tér­mi­nos de impe­rio y com­pren­dan de una vez que los tra­ba­ja­do­res vas­cos no somos espa­ño­les ni fran­ce­ses, sino úni­ca y exclu­si­va­men­te vas­cos, y que lo que nos une con ellos no es la per­te­nen­cia a una mis­ma nación sino a una mis­ma cla­se”.

El reco­rri­do his­tó­ri­co pos­te­rior con­fir­ma­ría que pre­ci­sa­men­te la mayo­ría de los sec­to­res que lan­za­ban esas crí­ti­cas fue­ron uno tras otro cayen­do en el refor­mis­mo , la asi­mi­la­ción polí­ti­ca y la acep­ta­ción de la demo­cra­cia espa­ño­la, mien­tras el MLNV con­ti­nua­ría sien­do el enemi­go prio­ri­ta­rio a batir por par­te del capi­ta­lis­mo y el esta­do espa­ñol fren­te a una izquier­da espa­ño­la que no supo res­pon­der a la refor­ma fran­quis­ta y sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes fue pas­to de la domes­ti­ca­ción abso­lu­ta. Mien­tras tan­to y duran­te las déca­das pos­te­rio­res, el MLNV cons­trui­ría uno de los mayo­res refe­ren­tes de lucha anti-sis­té­mi­ca de Euro­pa, con el mayor movi­mien­to popu­lar cono­ci­do en su entorno y con un gra­do de inci­den­cia en la lucha socia­lis­ta más que nota­ble.

Por otro lado, las crí­ti­cas inter­nas corres­po­de­rían a sec­to­res pro­pios o cer­ca­nos al MLNV que en deba­tes his­tó­ri­cos han plas­ma­do pos­tu­ras que tras reso­lu­cio­nes pos­te­rio­res han ido dan­do cuer­po ideo­ló­gi­co al pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le. En muchos de esos casos se sol­ven­ta­ron con esci­sio­nes. Una base impor­tan­te de esas crí­ti­cas con­ta­ban con los mis­mos bare­mos ideo­ló­gi­cos que las de nivel externo. Es decir, que eran deri­vas espa­ño­lis­tas que no enten­dían a Eus­kal Herria como mar­co pro­pio para la lucha de cla­ses. ETA berri que ayu­dó a crear MCE y se disol­ve­ría pos­te­rior­men­te, ETA VI con sus dos ver­tien­tes los mayos y los minos, los pri­me­ros se inte­gra­rían en LCR y los segun­dos en ORT, algu­nos en el PCE y otros vol­ve­ría­na ETA V.

ETA V. Asam­blea que como ya se comen­ta­ba en el post ante­rior mar­ca­ría los pila­res ideo­ló­gi­cos aún vigen­tes en esta orga­ni­za­ción; El socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio.

Estas dispu­tas ideo­ló­gi­cas de la déca­da de los 70 cerra­rían un ciclo que no se vol­ve­ria a abrir has­ta la irrup­ción de los Coman­dos autó­no­mos anti­ca­pi­ta­lis­tas que abri­rían un nue­vo deba­te pero esta vez des­de otra pers­pec­ti­va.

El movi­mien­to autó­no­mo expli­ca así esta irrup­ción; “En 1975 nace la coor­di­na­do­ra KAS, con la par­ti­ci­pa­ción de ETA (pm) y el apo­yo de ETA (m), lle­gan­do el cita­do orga­nis­mo a una pre­sen­ta­ción tac­tual en las elec­cio­nes de junio de 1977 (par­ti­ci­pa­ría EIA- Eus­ka­di­ko Ezke­rra, mien­tras que otros se man­tu­vie­ron expec­tan­tes). El aná­li­sis y las acti­tu­des polí­ti­cas fren­te a aque­lla situa­ción, pro­vo­có una esci­sión en el par­ti­do leni­nis­ta clá­si­co (LAIA bai), y los que ter­mi­na­ron par­ti­ci­pan­do de un movi­mien­to popu­lar difu­so y amplio, de raíz asam­blea­ria (LAIA ez). En estas fechas, la orga­ni­za­ción con la máxi­ma influen­cia ETA (pm), se des­do­bla en un par­ti­do polí­ti­co, EIA, y una orga­ni­za­ción arma­da que segui­ría un pro­gre­si­vo pro­ce­so de auto-liqui­da­ción. Se pro­du­ce la esci­sión entre «Bere­ziak», que se fusio­nan con ETA (m) enton­ces esca­sa­men­te desa­rro­lla­da. Esta últi­ma, sos­te­nía la nece­si­dad de desa­rro­llar una estra­te­gia mili­tar, embrión del futu­ro Ejér­ci­to Popu­lar Vas­co.”

“Un nutri­do gru­po de mili­tan­tes de ETA pm y orga­ni­za­cio­nes de su órbi­ta, dis­con­for­mes con el pro­ce­so, ini­cian el desa­rro­llo de estruc­tu­ras polí­ti­cas con posi­ble acti­vi­dad arma­da, con­flu­yen­do con los sec­to­res nega­do­res del leni­nis­mo de LAIA bai y del pac­tis­mo del KAS. En esta con­ver­gen­cia par­ti­ci­pan tam­bién movi­mien­tos rela­cio­na­dos con impor­tan­tes áreas autó­no­mas de lucha como el deno­mi­na­do Batza­rre y gru­pos pro­ve­nien­tes de zonas de gran tra­di­ción obre­ra, evo­lu­cio­na­dos del anar­quis­mo clá­si­co. El valle del Uro­la, el alto Deba, Gas­teiz, la comar­ca de Pasaia-Ren­te­ría, las macro­zo­nas indus­tria­les de Iru­ña o del abra bil­baí­na, se con­vir­tie­ron y no por casua­li­dad, en los prin­ci­pa­les focos de con­so­li­da­ción de los «tal­des» vin­cu­la­dos a luchas de carác­ter auto-orga­ni­za­ti­vo, don­de la lucha arma­da fue some­ti­da a pro­fun­do deba­te, con­fi­gu­rán­do­se lo que ven­dría a cono­cer­se como «coman­dos autó­no­mos».”

Los deba­tes ideo­ló­gi­cos vivi­dos entre la izquier­da aber­tza­le y el movi­mien­to autó­no­mo fue­ron muy inten­sos y en muchas oca­sio­nes agrios. Des­de la carac­te­ri­za­ción de la lucha arma­da, pasan­do por los esque­mas orga­ni­za­ti­vos, nume­ro­sos ele­men­tos estra­té­gi­cos y tác­ti­cos, el recha­zo a la alter­na­ti­va KAS, la insur­gen­cia per­ma­nen­te fren­te al tac­ti­cis­mo, y la for­ma de enca­rar la lucha social hacia la Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta.

Debi­do a un aná­li­sis inco­rrec­to que suge­ría que Eus­kal Herria se encon­tra­ba enton­ces en una fase pre-insu­rre­cio­nal, uni­do a diver­sas pro­ble­má­ti­cas téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas, repre­si­vas y a des­en­cuen­tros estra­té­gi­cos y polí­ti­cos con el grue­so prin­ci­pal del MLNV, a media­dos de los 80 CAA des­apa­re­ce­ría del esce­na­rio polí­ti­co en su ver­tien­te arma­da.

L*s autonom*s han segui­do ade­lan­te.(…) Las rela­cio­nes con­flic­ti­vas con el MLNV han con­ti­nua­do. Alguno se ha sen­ti­do aban­do­na­do y mar­gi­na­do en cár­ce­les y pue­blos; otros, en cam­bio, se han inte­gra­do a tope en colec­ti­vos del MLNV. En mi opi­nión, os encon­tra­reis ante luchador*s valien­tes y sincer*s. Si algun día hay revo­lu­ción, si la hace­mos, ven­drá por el camino que ell*s defen­die­ron. Per­die­ron su apues­ta sobre la refor­ma, pero ello no quie­re decir que sus valo­res no fue­sen ade­cua­dos. La vic­to­ria poco tie­ne que ver con la jus­ti­cia. Pero siguen con ham­bre de jus­ti­cia y eso les da pie para seguir. Y sien­do todo esto así, por­que eran l uchador*s sincer*s, por­que anhe­la­mos jus­ti­cia. Emi­lio López Adán
Al final de la déca­da de los 80, en 1989 se pro­du­je­ron las nego­cia­cio­nes de Argel que no cul­mi­na­ron con éxi­to cerran­do­se un ciclo. No se pro­du­ci­rían en ade­lan­te deba­tes ideo­ló­gi­cos en torno la lucha de cla­ses de la inten­si­dad de los expues­tos has­ta aho­ra. El socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio era la base de ETA, KAS y con­ta­ba gran influen­cia en la uni­dad popu­lar.

En los siguien­tes posts entra­re­mos en los pun­tos que fal­tan así como en el aná­li­sis de los últi­mos 20 años des­de la pers­pec­ti­va de la lucha de cla­ses, final­men­te entran­do en la res­pues­ta a la pre­gun­ta que da títu­lo a este artícu­lo que pen­sa­ba que iba a ser hoy pero se va a alar­gar la con­clu­sión debi­do a la exten­sión final que va a tener, mas lar­ga de la espe­ra­da.

• Van­guar­dia polí­ti­ca y par­ti­do comu­nis­ta
• Uni­dad popu­lar y acu­mu­la­ción de fuer­zas
• Nue­va tiem­po y coyun­tu­ra actual de la lucha de cla­ses
• Izquier­da aber­tza­le y esta­do socia­lis­ta vas­co


¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta? (III)

Van­guar­dia poli­ti­ca y par­ti­do comu­nis­ta
• Uni­dad popu­lar y acu­mu­la­cion de fuer­zas
His­tó­ri­ca­men­te el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de bases mar­xis­ta-leni­nis­tas ha opta­do por for­ma­cio­nes “polí­ti­cas de com­ba­te” como guías para la lucha de cla­ses que en algu­nos casos ha sido lle­va­da a cabo cen­tra­li­za­da y exclu­si­va­men­te por par­ti­dos comu­nis­tas clá­si­cos pero no en otros, como es el caso por ejem­plo del MLNV que a su vez apar­te de lle­var ade­lan­te la lucha de cla­ses ha lle­va­do la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal.

La ten­den­cia men­che­vi­que opta­ba por un par­ti­do fle­xi­ble basa­do en la afi­lia­ción. Lenin por otro lado apos­ta­ba por una estruc­tu­ra cohe­sio­na­da y alta­men­te dis­ci­pli­na­da que tuvie­ra como obje­ti­vo rea­li­zar la revo­lu­ción. La posi­ción men­che­vi­que fue dura­men­te cri­ti­ca­da por los bol­che­vi­ques: “Los men­che­vi­ques pedían abrir las puer­tas del par­ti­do a los indi­vi­duos peque­ño-bur­gue­ses ines­ta­bles; nega­ba el papel que el par­ti­do desem­pe­ña como des­ta­ca­men­to avan­za­do y orga­ni­za­do de la cla­se obre­ra; recha­za­ba la rigu­ro­sa dis­ci­pli­na y tenía una acti­tud hos­til hacia el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co”.
El MLNV casi des­de un prin­ci­pio siguió el mode­lo leni­nis­ta pero inclu­so con el trans­cu­rrir del tiem­po lo hizo de una mane­ra muy sofis­ti­ca­da y diver­si­fi­ca­da. Uno de los epi­so­dios cla­ve (si excep­tua­mos el papel de van­guar­dia his­tó­ri­ca de Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na a lo lar­go del tiem­po) es el sur­gi­mien­to de KAS has­ta su defi­ni­ción como blo­que diri­gen­te de la revo­lu­ción vas­ca, lo cual hacía lle­nar la fun­cion de “par­ti­do de com­ba­te” y ser la “estruc­tu­ra cohe­sio­na­da y alta­men­te dis­ci­pli­na­da” como así era defi­ni­da y reque­ri­da por los bol­che­vi­ques. Por otro lado, la uni­dad popu­lar sería el ele­men­to fle­xi­ble y plu­ral de cara a la acu­mu­la­ción de fuer­zas popu­la­res.

KAS así mis­mo iría evo­lu­cio­nan­do orga­ni­za­ti­va­men­te, con­tan­do con diver­sas orga­ni­za­cio­nes en su seno, algu­nas de las cua­les per­de­rían su fun­ción al ser sobre­pa­sa­das por la pro­pia defi­ni­ción y pra­xis de KAS como blo­que lle­gan­do a su des­apa­ri­ción como es el caso de HASI y otras como es el caso de Jarrai hacien­do­se autó­no­mas y así mis­mo “par­ti­do de com­ba­te” por si mis­mas, en este caso como van­guar­dia juve­nil. De esta mane­ra tras diver­sos deba­tes se pasa­ría de blo­que coor­di­na­do de orga­ni­za­cio­nes a orga­nis­mo úni­co con mili­tan­cia. Aquí hace­mos una para­da y el pos­te­rior reco­rri­do se lo deja­mos a los his­to­ria­do­res del futu­ro y vol­ve­mos a los pri­me­ros años de la déca­da de los 90.
Déca­da de los 90 tras las falli­das con­ver­sa­cio­nes de Argel y en uno de los gol­pes repre­si­vos más gra­ves que ha sufri­do ETA en su his­to­ria, si excep­tua­mos las reda­das masi­vas en los ini­cios de la orga­ni­za­ción, la ope­ra­ción de Bidar­te en 1992.

Has­ta enton­ces pese a que la lucha de cla­ses había teni­do momen­tos más o menos inten­sos, álgi­dos y ofen­si­vos en diver­sos apar­ta­dos y luchas con­cre­tas, la tóni­ca gene­ral en los ejes prin­ci­pa­les del con­flic­to (tan­to nacio­nal como social) se resu­mía en un com­ba­te de boxeo entre orga­ni­za­cio­nes arma­das vas­cas y el esta­do espa­ñol, sien­do la socie­dad una espec­ta­do­ra. La izquier­da aber­tza­le se encon­tra­ba en un peli­gro evi­den­te de “gue­ti­zar­se” y su cone­xión con la socie­dad vas­ca peli­gra­ba. Los esfuer­zos titá­ni­cos de mar­gi­na­ción hacia la izquier­da aber­tza­le y la repre­sión hacían el res­to.
Son ya prác­ti­ca­men­te dos déca­das des­de que se lle­vó a cabo un cam­bio de para­dig­ma en la for­ma de enca­rar diver­sos aspec­tos de la lucha polí­ti­ca y social en el MLNV. La apor­ta­ción polí­ti­ca del puño y la hoja en ese aspec­to fue fun­da­men­tal.

“Se aban­do­nó” la herri­ko taber­na y el carác­ter endo­gá­mi­co de las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, se hizo una auto­crí­ti­ca poten­te ante acti­tu­des van­guar­dis­tas sin sen­ti­do y se die­ron los pri­me­ros pasos en el aban­dono del “par­ti­dis­mo”.

Efec­ti­va­men­te, se dio ini­cio a una estra­te­gia de cons­truc­ción nacio­nal y social que no reque­ría galo­nes de revo­lu­cio­na­rios para par­ti­ci­par en ella pese a que fue­ra impul­sa­da por estos. Y fue pre­ci­sa­men­te el “sec­tor duro” como le gus­ta lla­mar a la pren­sa en sus cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción, los que se lan­za­ron de lleno en esa tarea a modo de avan­za­di­lla.

De aba­jo a arri­ba, pue­blo a pue­blo, barrio a barrio y a nivel nacio­nal. Se empe­zó a tra­ba­jar mas inten­sa­men­te que nun­ca en todos los sec­to­res estra­té­gi­cos; cul­tu­ra, eus­ka­ra, lucha de cla­ses, ense­ñan­za… y no solo con el sec­tor clá­si­co sim­pa­ti­zan­te de la izquier­da aber­tza­le. No, para nada. Se acti­vó a toda per­so­na que com­par­tie­ra los obje­ti­vos con­cre­tos en cada ini­cia­ti­va. Y se estre­cha­ron lazos con movi­mien­tos muy dife­ren­tes.

La izquier­da aber­tza­le no espe­ró que la socie­dad fue­ra a ella sino que fue a bus­car­la. La acti­vó, tra­ba­jó con ella y se fue­ron crean­do esos lazos que aún per­du­ran y que han ido crean­do poco a poco un teji­do social idó­neo para los intere­ses aber­tza­les de izquier­da. Con pacien­cia y mucho tra­ba­jo de fon­do. Una lucha anó­ni­ma y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria. Con fru­tos que tar­dan en reco­ger­se pero que lle­gan.

El movi­mien­to popu­lar vas­co ha capi­ta­li­za­do esa lucha y no es casua­li­dad que la socie­dad vas­ca cuen­te con el mayor movi­mien­to social y con­tes­ta­ta­rio de Euro­pa.

A modo de resu­men se podría decir que la izquier­da aber­tza­le ha teni­do los meca­nis­mos y herra­mien­tas ade­cua­das para la lucha de cla­ses duran­te las últi­mas dos déca­das, ha pre­sen­ta­do bata­lla en el fren­te social de una mane­ra fuer­te, el sin­di­ca­lis­mo ha sabi­do dife­ren­ciar­se del ama­ri­llis­mo impe­ran­te en su fren­te, el femi­nis­mo ha gana­do cada vez más espa­cios, el movi­mien­to estu­dian­til ha logra­do una refe­ren­cia impor­tan­te, la lucha ins­ti­tu­cio­nal pre­via a las ile­ga­li­za­cio­nes ha con­ta­do con fuer­te com­ple­men­ta­ri­za­ción popu­lar y el movi­mien­to juve­nil ha sido ejem­plo mun­dial de como lle­var a cabo la lucha social orga­ni­za­da.

Por lo tan­to hay que decir alto y cla­ro que la izquier­da aber­tza­le lejos de pos­tu­la­dos social­de­mó­cra­tas ha lle­va­do a cabo un lucha socia­lis­ta de carác­ter revo­lu­cio­na­rio de la cual pue­de estar orgu­llo­sa.

Sin­ce­ra­men­te creo que la izquier­da aber­tza­le, hoy por hoy, no está sufrien­do un pro­ce­so de social­de­mo­cra­ti­za­ción pro­nun­cia­do aun­que exis­te un peli­gro evi­den­te. El MLNV, a día de hoy (des­de la ile­ga­li­dad mas abso­lu­ta) cuen­ta con al menos dos orga­ni­za­cio­nes socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rias, una uni­dad popu­lar plu­ral y un tra­ba­jo de base en el movi­mien­to popu­lar que aún con todas las difi­cul­ta­des refle­ja una com­ba­ti­vi­dad algo leja­na del con­cep­to de social­de­mo­cra­cia aun­que en algu­nos aspec­tos pue­da lle­gar a bor­dear.

Aho­ra bien, algu­nos ele­men­tos de la coyun­tu­ra polí­ti­ca de los últi­mos tiem­pos, (aun­que tam­bién algu­nos arras­tra­dos de tiem­po atrás), evi­den­cian que hay un peli­gro de des­via­ción en diver­sos apar­ta­dos que si no son corre­gi­dos a nivel ideo­ló­gi­co y prác­ti­co si podrían des­vir­tuar una línea polí­ti­ca ade­cua­da para los intere­ses de cla­se.

Lo que esta­mos vivien­do es una fase de uni­dad de la izquier­da vas­ca des­de la social­de­mo­cra­cia has­ta sec­to­res de izquier­da radi­cal y comu­nis­tas. (Ya el mar­xis­mo-leni­nis­mo clá­si­co inci­ta­ba a todo movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal a crear fren­tes nacio­na­les (sobe­ra­nis­tas) del con­jun­to de las dife­ren­tes ramas de la izquier­da. Obvia­men­te la apues­ta ins­ti­tu­cio­nal que­da del todo coja y se mos­tra­ría inefi­caz sin el tra­ba­jo en otros cam­pos y fren­tes ade­más de diver­sas pre­sio­nes y lineas de ten­sio­na­mien­to, sin el con­tra-poder y sin la supera­ción o des­bor­da­mien­to de los lími­tes lega­les. De hecho será median­te un buen engra­na­je e inter­co­ne­xión de todos ellos la cla­ve del avan­ce hacia el esta­do socia­lis­ta vas­co pre­vio paso por la reso­lu­cíon del con­flic­to polí­ti­co des­atan­do los nudos de la terri­to­ria­li­dad y auto­de­ter­mi­na­ción.

Y es de eso de lo que final­men­te se tra­ta­rá en el últi­mo post que cerra­rá esta serie de artícu­los. ¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta?. La res­pues­ta es no. Pero en mi opi­nión pue­de lle­gar a ser­lo ya que nos encon­tra­mos en un pun­to de infle­xión deci­si­vo de cara al futu­ro de la lucha de cla­ses si no se tie­nen en cuen­ta algu­nos ele­men­tos y no se ele­va la alar­ma ante diver­sas ten­den­cias que se tra­ta­rán en el capí­tu­lo final.

• Nue­va tiem­po y coyun­tu­ra actual de la lucha de cla­se
• Izquier­da aber­tza­le y esta­do socia­lis­ta vas­co

¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta? (y IV)

Ya se res­pon­día con un no en el ante­rior capí­tu­lo de esta serie que se cerra­rá hoy a la pre­gun­ta ¿Es la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta?. Pero tam­bién se afir­ma­ba que podría lle­gar a ser­lo ya que nos encon­tra­mos en un pun­to de infle­xión deci­si­vo de cara al futu­ro de la lucha de cla­ses si no se tie­nen en cuen­ta algu­nos ele­men­tos y no se ele­va la alar­ma ante diver­sas ten­den­cias.

El nue­vo ciclo polí­ti­co abier­to, la cri­sis sistémica,la pro­pia evo­lu­ción de la izquier­da aber­tza­le, el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas sobe­ra­nis­tas, pro­gre­sis­tas y de izquier­da, ele­men­tos que con­jun­ta­men­te con sus con­se­cuen­cias posi­ti­vas jun­to a las nega­ti­vas crean una coyun­tu­ra que nece­si­ta­rá por fuer­za cier­ta reorien­ta­ción, rede­fi­ni­ción y plan de actua­ción para por una par­te res­pon­der ante la ofen­si­va bru­tal del capi­ta­lis­mo, ali­men­tar el pro­yec­to estra­té­gi­co socia­lis­ta para lle­var a cabo el cam­bio social, y encua­drar ese cam­bio en el camino hacia la con­se­cu­ción del esta­do vas­co sobe­rano. Esta­do que se con­for­ma­rá de una mane­ra u otra depen­dien­do de la corre­la­ción de fuer­zas de las cla­ses popu­la­res fren­te a las bur­gue­sas. Un pro­ce­so que no se da en un día ni a ren­glón segui­do de la inde­pen­den­cia nacio­nal sino que lo esta­mos vivien­do aho­ra en un lucha per­ma­nen­te e his­tó­ri­ca.

Para­dó­ji­ca­men­te exis­ten dos tre­men­das fuer­zas a favor: Las que son libe­ra­das pre­ci­sa­men­te por la ofen­si­va capi­ta­lis­ta y las con­tra­dic­cio­nes que gene­ra y por otra par­te la pro­pia carac­te­ri­za­ción reac­cio­na­ria del esta­do espa­ñol que impo­si­bi­li­ta un pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal que no sea enca­be­za­do por las cla­ses popu­la­res vas­cas debi­do a que los intere­ses de la oli­gar­quía y alta bur­gue­sía vas­ca están pro­te­gi­dos bajo el esta­do espa­ñol.

Por lo tan­to, el pro­ce­so final de libe­ra­ción nacio­nal será des­de aba­jo y por la izquier­da o no será. Todo avan­ce hacia el cam­bio social mejo­ra las con­di­cio­nes nacio­na­les de cara a una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca sobe­ra­na hacia la inde­pen­den­cia y así mis­mo todo avan­ce nacio­nal que pon­ga en manos de la socie­dad vas­ca mayo­res cotas de capa­ci­dad de deci­sión aumen­tan las con­di­cio­nes socia­les para el cam­bio. La dos caras de la mis­ma mone­da.

De esta mane­ra la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo no son con­cep­tos enfren­ta­dos entre sí, ni se deben sola­par uno a otro pese a que el con­flic­to nacio­nal sea el eje prin­ci­pal don­de la lucha de cla­ses toma for­ma en Eus­kal Herria. Pre­ci­sa­men­te la inde­pen­den­cia es el paso impres­cin­di­ble para lle­var la lucha de cla­ses a otro nivel. Dicho de otra for­ma; No habrá socia­lis­mo en Eus­kal Herria sin inde­pen­den­cia nacio­nal. Y una inde­pen­den­cia nacio­nal sin socia­lis­mo impe­di­ría la sobe­ra­nia real de las cla­ses popu­la­res (90% de la socie­dad) ponien­do el esta­do vas­co al ser­vi­cio de ele­men­tos aje­nos a la mayo­ría. Tenien­do en cuen­ta que esos ele­men­tos aje­nos hoy y aho­ra son los que con­tro­lan a Eus­kal Herria es impo­si­ble el cam­bio polí­ti­co y social sin una con­fron­ta­ción con ellos.

De hecho, una social­de­mo­cra­ti­za­ción de la izquier­da aber­tza­le en la coyun­tu­ra vas­ca real­men­te ten­dría el sig­ni­ca­do pro­fun­do de eli­mi­nar el motor del pro­ce­so de libe­ra­ción tan­to en la ver­tien­te nacio­nal como en la social. Ya que sería una herra­mien­ta inca­paz de ges­tio­nar las con­tra­dic­cio­nes gene­ra­das en el esta­do espa­ñol y en la socie­dad vas­ca para pro­pi­ciar la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y se vería abo­ca­da a un pro­ce­so de asi­mi­la­ción de con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles.

¿Qué ele­men­tos pue­den pro­pi­ciar una social­de­mo­cra­ti­za­ción?

▪ El no impul­so de una teo­ría socia­lis­ta vas­ca de carác­ter revo­lu­cio­na­rio que par­tien­do de la expe­rien­cia de la lucha gene­ra­da en déca­das y la pro­pia his­to­ria, cul­tu­ra e idio­sin­cra­cia vas­ca vaya dibu­jan­do el plano de la demo­cra­cia socia­lis­ta para Eus­kal Herria.
▪ El creer que ese esfuer­zo teó­ri­co no sea nece­sa­rio en la actual fase his­tó­ri­ca del pro­ce­so de libe­ra­ción o que sea incom­pa­ti­ble con un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas sobe­ra­nis­tas.
▪ No incre­men­tar la for­ma­ción polí­ti­ca. La for­ma­ción polí­ti­ca es de las armas más pode­ro­sas del pue­blo.
▪ La fal­ta de “par­ti­dos de com­ba­te” u orga­ni­za­cio­nes socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rias. No pue­de haber uni­dad popu­lar si fal­ta esa pata.
▪ El no enten­der que el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués gene­ra siem­pre corrup­ción y abur­gue­sa­mien­to si no exis­te ten­sio­na­mien­to, con­flic­ti­vi­dad y enfren­ta­mien­to con los ejes de opre­sión. HB no fue asi­mi­la­da por ese mis­mo moti­vo.
▪ No rea­li­zar un pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción sos­te­ni­da entre todos los sec­to­res que se han acer­ca­do a la izquier­da aber­tza­le, con peda­go­gía, ejem­plo y pacien­cia. Lo cual hace nece­sa­rio tam­bién que la pro­pia izquier­da aber­tza­le se refuer­ce a ese nivel si quie­re ser motor.
▪ Que el tra­ba­jo de hor­mi­ga no de un sal­to cua­li­ta­ti­vo o que direc­ta­men­te se aban­do­ne la cons­truc­ción nacio­nal y social.
▪ Que fal­te un dise­ño estra­té­gi­co glo­bal de la lucha de cla­ses lo cual hace no gene­rar un avan­ce inte­gral en toda Eus­kal Herria cuan­do se pro­du­cen avan­ces sec­to­ria­les, sino que se que­dan como luchas inco­ne­xas con el res­to de diná­mi­cas y no ayu­dan a ali­men­tar en toda Eus­kal Herria una línea de tra­ba­jo con­cre­to, coor­di­na­do y orga­ni­za­do.
▪ Que se cum­plan las 20 mane­ras de car­gar­se a la izquier­da aber­tza­le.
▪ Que no exis­ta un deba­te con­jun­to sobre el mode­lo sin­di­cal, el movi­mien­to popu­lar, el fren­te ins­ti­tu­cio­nal y las nece­si­da­des deri­va­das de ello que pue­da dar cohe­sión a la lucha social. Posi­ble­men­te sea urgen­te un gran deba­te de todo el amplio movi­mien­to poli­ti­co, social y sin­di­cal para colo­car­lo en un carril estra­té­gi­co y no cor­to­pla­cis­ta e inco­ne­xo entre sí. Deba­te y deba­te , coor­di­na­ción y coor­di­na­ción.
▪ No enten­der como se com­ple­men­tan el fren­te ins­ti­tu­cio­nal, el movi­mien­to popu­lar, el sin­di­cal y el poder popu­lar.
▪ Rela­ti­vi­zar la éti­ca revo­lu­cio­na­ria en bus­ca de bene­fi­cios ins­tan­ta­neos. A la lar­ga se paga.
Que los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios, el pue­blo más con­cien­cia­do y com­ba­ti­vo no tome a la uni­dad popu­lar y a las alian­zas sobe­ra­nis­tas como herra­mien­tas refe­ren­tes inde­pen­dien­te­men­te de otras diná­mi­cas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *