Siria: La indus­tria de la men­ti­ra a toda máqui­na des­pués de la reti­ra­da de los obser­va­do­res

Red Vol­tai­re 

Los órga­nos de comu­ni­ca­ción de los par­ti­da­rios de la gue­rra anun­cian en coro, este 4 de febre­ro de 2012, más de 200 muer­tos en Homs, una ciu­dad «desan­gra­da», niños tor­tu­ra­dos y bom­bar­deos «ince­san­tes». Según nos dicen, esta­mos ante la «más ate­rra­do­ra masa­cre» regis­tra­da des­de el comien­zo de la «revuel­ta». Espon­tá­nea­men­te, varios ata­ques se han pro­du­ci­do duran­te la noche con­tra las emba­ja­das de Siria en Washing­ton, El Cai­ro, Kuwait y Lon­dres.

En reali­dad, des­pués de un bre­ve perio­do de cal­ma, la maqui­na­ria comu­ni­ca­cio­nal del Impe­rio se puso nue­va­men­te en mar­cha para redo­blar la pre­sión sobre el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y la opi­nión públi­ca. Los par­ti­da­rios de la inter­ven­ción con­tra Siria se han dado cuen­ta de que come­tie­ron un error al enviar una misión de obser­va­ción in situ.

Los 160 obser­va­do­res de los 22 paí­ses miem­bros de la Liga Ára­be com­pro­ba­ron la dife­ren­cia exis­ten­te entre la ver­sión de los hechos que defien­den los occi­den­ta­les y la reali­dad en el lugar de los hechos. Así que la pre­si­den­cia de la Liga Ára­be deci­dió ente­rrar el infor­me de sus pro­pios obser­va­do­res, infor­me que ni siquie­ra ha sido pre­sen­ta­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, a pesar de que se supo­nía que las nue­vas dis­cu­sio­nes sobre la cues­tión siria debían basar­se pre­ci­sa­men­te en ese docu­men­to. El pro­ble­ma es que el con­te­ni­do del infor­me con­tra­di­ce varios aspec­tos de la ver­sión atlan­tis­ta, y las reglas de la pro­pa­gan­da de gue­rra deter­mi­nan que hay que aca­llar todas las voces que no coin­ci­dan con el pun­to de vis­ta que se pre­ten­de impo­ner.

Y como se nie­gan a con­fir­mar el guión de la OTAN sobre los hechos en Siria, los obser­va­do­res se con­vier­ten aho­ra en incó­mo­dos tes­ti­gos. Aun­que el Comi­té minis­te­rial ad hoc de la Liga Ára­be deci­dió por mayo­ría (4 votos a favor y 1 en con­tra, el de Qatar) pro­lon­gar la misión de obser­va­ción, los obser­va­do­res se ven obli­ga­dos a salir de Siria por razo­nes de «segu­ri­dad» lue­go de que los paí­ses del Gol­fo deci­die­ran reti­rar a sus obser­va­do­res y Ara­bia Sau­di­ta difun­die­se un lla­ma­mien­to del jeque Al-Aroor a ase­si­nar a los miem­bros de dicha misión.

El jeque Adnan Al-Aroor, pre­sen­ta­do hoy como un musul­mán radi­cal, es un ex ofi­cial sirio que en los años 1970 fue arres­ta­do y con­de­na­do por vio­lar a varios reclu­tas que esta­ban bajo sus órde­nes.

Ya refu­gia­do en Ara­bia Sau­di­ta, este indi­vi­duo creó su pro­pia sec­ta y se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les pre­di­ca­do­res tak­fi­ris­tas y gurú de la opo­si­ción anti al-Assad.

Y aho­ra que Siria se con­vier­te de nue­vo en la úni­ca voz en posi­ción de des­men­tir la ver­sión occi­den­tal de los hechos, la indus­tria de la men­ti­ra mon­ta­da para lle­var ade­lan­te esta ope­ra­ción vuel­ve a poner­se en mar­cha. Y de nue­vo la úni­ca fuen­te que admi­ten Occi­den­te y los paí­ses del Gol­fo es el auto­pro­cla­ma­do Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos, con sede en Lon­dres y bajo la direc­ción de la Her­man­dad Musul­ma­na.

Aun­que que no se pre­sen­tan prue­bas de auten­ti­ci­dad, unas cuan­tas imá­ge­nes borro­sas y la yux­ta­po­si­ción de videos de mani­fes­ta­cio­nes y de explo­sio­nes con tes­ti­mo­nios no iden­ti­fi­ca­dos son más que sufi­cien­te para que cien­tos de medios de pren­sa se hagan eco de la «infor­ma­ción» y la divul­guen por todo el mun­do, sin tomar­se el tra­ba­jo de veri­fi­car­la.

Los rusos y los chi­nos, pre­sen­ta­dos como cíni­cos defen­so­res de mez­qui­nos intere­ses, son en reali­dad los úni­cos miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que dan más impor­tan­cia a los hechos que a la pro­pa­gan­da y que tra­tan de que el dere­cho inter­na­cio­nal pre­va­lez­ca ante la men­ti­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *