La impor­tan­cia del estu­dio crí­ti­co de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en el siglo XX para el for­ta­le­ci­mien­to del movi­mien­to obre­ro, para el con­tra­ata­que efi­caz- Ale­ka Papa­ri­ga

Revis­ta Comu­nis­ta Inter­na­cio­nal

Cuan­do dimos a la publi­ci­dad el tema del 18º Con­gre­so, en que apar­te del infor­me pre­vis­to se dis­cu­tió un asun­to espe­cial sobre las con­clu­sio­nes de la cons­truc­ción socia­lis­ta, algu­nos ami­gos del par­ti­do se pre­gun­ta­ron si fue apro­pia­do, en las con­di­cio­nes actua­les con la apa­rien­cia de los pri­me­ros sig­nos de la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta, que el par­ti­do tra­ta­se un asun­to tan impor­tan­te que qui­zás, según su opi­nión, no hubie­se la pri­me­ra línea de la actua­li­dad. No es nece­sa­rio recor­dar­les la reac­ción de la pren­sa bur­gue­sa, los comen­ta­rios iró­ni­cos y cáus­ti­cos de perio­dis­tas cono­ci­dos que les moles­tó el hecho que nos ocu­pá­ra­mos de este asun­to, aun­que sabían de ante­mano por­que toma­mos esta deci­sión. La reac­ción de su par­te era total­men­te jus­ti­fi­ca­da. Tie­nen un ins­tin­to fuer­te y per­ci­ben cual­quier cosa que pue­de dar fuer­za y diná­mi­ca al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Noso­tros, des­de el pri­mer momen­to que nos dimos cuen­ta que el famo­so rum­bo de la peres­troi­ka no fue más que el ini­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción y la derro­ta tem­po­ral del sis­te­ma socia­lis­ta, enten­di­mos que debe­ría­mos ocu­par­nos de la gran tarea de dar res­pues­tas a las pre­gun­tas razo­na­bles que sur­gie­ron tan­to a noso­tros como a todas las per­so­nas pro­gre­sis­tas sobre lo suce­di­do, pues­to que no está­ba­mos pre­pa­ra­dos para este acon­te­ci­mien­to trá­gi­co. No lo había­mos pre­vis­to y des­gra­cia­da­men­te no tenía­mos los refle­jos nece­sa­rios para reac­cio­nar ni siquie­ra poco antes de que se arria­ra la ban­de­ra roja del Krem­lin.

Dado que nues­tro par­ti­do no esta­ba en poder, no tenía­mos nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta en la cons­truc­ción socia­lis­ta. Pero fue cier­to con­si­de­rar­nos como par­te del pro­ble­ma. Sin embar­go, la tor­men­ta de la con­tra­rre­vo­lu­ción impac­tó todos los par­ti­dos comu­nis­tas, creó una cri­sis inter­na, lle­vó algu­nos a la esci­sión o a la muta­ción total, y a otros les pro­vo­có con­fu­sio­nes o inclu­so cues­tio­nes exis­ten­cia­les.

El KKE des­de el pri­mer perío­do que se iba deter­mi­nan­do el futu­ro del socia­lis­mo en la Unión Sovié­ti­ca, es decir des­de 1989 has­ta 1991, entró en una pro­fun­da cri­sis ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va que dio lugar a la esci­sión con el aban­dono de una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los miem­bros del Comi­té Cen­tral diri­gi­dos por el enton­ces Secre­ta­rio Gene­ral del CC. De hecho, ellos esta­ban pro­mo­vien­do la con­de­na del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y del cur­so de la cons­truc­ción socia­lis­ta, inten­ta­ban trans­for­mar el Par­ti­do en un par­ti­do izquier­dis­ta opor­tu­nis­ta difun­di­do en una alian­za de izquier­das que apo­ya­ra cier­tas refor­mas limi­ta­das en la ges­tión del sis­te­ma.

La cri­sis reve­ló la exis­ten­cia de una fuer­te corrien­te opor­tu­nis­ta de dere­cha en la direc­ción del par­ti­do que fue apro­ba­da por el sis­te­ma polí­ti­co bur­gués. La cri­sis de la que sufrió el KKE no era sola­men­te impor­ta­da. Nun­ca la atri­bui­mos úni­ca­men­te al triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción y a su impac­to interno. Los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les la reve­la­ron antes, pero lo más impor­tan­te es que defi­nie­ron la mag­ni­tud de las pér­di­das en el sen­ti­do de que la amar­gu­ra del retro­ce­so repen­tino difi­cul­tó a miles de comu­nis­tas de ver des­de el pri­mer momen­to el carác­ter de la cri­sis del par­ti­do que la lle­va­ba a mucha gen­te a la des­mo­vi­li­za­ción.

Noso­tros, los miem­bros del CC que par­ti­ci­pa­mos en la con­fron­ta­ción de la cri­sis o que nos dimos cuen­ta más tar­de, no debe­mos olvi­dar que hici­mos nues­tro deber en la base de nues­tros esta­tu­tos que esta­ble­cen el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co que garan­ti­za obje­ti­va­men­te los tér­mi­nos de la demo­cra­cia den­tro del par­ti­do para que se desa­rro­lle el diá­lo­go y el deba­te, para que todos tra­ten de ello crean­do así una ver­da­de­ra mayo­ría. Cuan­do las defi­cien­cias en la direc­ción del par­ti­do abar­can asun­tos de estra­te­gia, lite­ral­men­te de exis­ten­cia del Par­ti­do, en aquel momen­to el órgano de direc­ción no pue­de ofre­cer solu­cio­nes, se escon­de detrás del pro­ble­ma mien­tras ello exis­te y es real­men­te una dina­mi­ta.

La esci­sión es inevi­ta­ble en tales cir­cuns­tan­cias. No es en gene­ral­men­te y abs­trac­ta­men­te un acon­te­ci­mien­to trá­gi­co. Final­men­te diri­ge a la expul­sión del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de las fuer­zas y de los cua­dros que han ele­gi­do la vía del con­sen­so, que han ele­gi­do tomar acción con­for­me con las reglas del sis­te­ma polí­ti­co bur­gués. En tales casos la esci­sión da lugar a la con­so­li­da­ción cuan­do todas las opcio­nes posi­bles se han ago­ta­do y no exis­te otro camino. Si hubié­ra­mos actua­do así pron­to, si no exis­tie­ra el injus­ti­fi­ca­do (sub­ra­ya­mos que nos refe­ri­mos a las con­di­cio­nes con­cre­tas inter­na­cio­na­les e inter­nas) temor de esci­sión enton­ces segu­ra­men­te bas­tan­tes miem­bros y algu­nos cua­dros del par­ti­do no per­de­rían su camino en un perío­do tan cru­cial para el movi­mien­to popu­lar en gene­ral.

Una vez más el opor­tu­nis­mo de dere­chas apa­re­ce como fuer­za de con­tra­rre­vo­lu­ción en con­di­cio­nes de socia­lis­mo, como fuer­za de divi­sión del movi­mien­to comu­nis­ta revo­lu­cio­na­rio. Si no te lo haces fren­te a tiem­po, si lo des­pre­cias tie­ne la fuer­za de infli­gir un gol­pe devas­ta­dor y hacer retro­ce­der al movi­mien­to comu­nis­ta déca­das atrás.

Los años 1989 – 1991 fue uno de los perío­dos más duros que sufrió nues­tro par­ti­do inclu­so en com­pa­ra­ción con el perío­do de ile­ga­li­dad o de derro­ta en la gue­rra civil de 1946 – 1949. Enton­ces hubo el ascen­dien­te movi­mien­to comu­nis­ta, se había for­ma­do el sis­te­ma socia­lis­ta en Euro­pa, se había mejo­ra­do a nivel glo­bal la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal. Por lo tan­to, la difi­cul­tad, la derro­ta en un país, no fue­ron sufi­cien­tes para cau­sar con­fu­sión y decep­ción pro­fun­da.

En fin, el KKE encon­tró su camino a tiem­po, muta­tis mutan­dis, con­si­guió supe­rar la cri­sis, poner­se a pie y man­te­ner, inclu­so en aquel perío­do, su pres­ti­gio e influen­cia al pue­blo en un momen­to en que todos los “sig­nos” esta­ban en con­tra de noso­tros. El enemi­go de cla­se emplean­do varias for­mas y meca­nis­mos aco­gió a los cua­dros del par­ti­do que lo habían aban­do­na­do, les asis­tió sis­te­má­ti­ca­men­te y al mis­mo tiem­po lan­zó abier­ta­men­te su anti­co­mu­nis­mo con­tra el KKE con todos los medios que dis­po­nía, ideo­ló­gi­cos, polí­ti­cos y con viles calum­nias.

El cur­so que siguie­ron los par­ti­dos comu­nis­tas her­ma­nos que no tra­ta­ron abier­ta­men­te el pro­ble­ma de la cri­sis, no les sal­vó de aven­tu­ras en el futu­ro. Algu­nos de ellos pre­fi­rie­ron dejar al lado el pro­ble­ma de la vic­to­ria de la con­tra­rre­vo­lu­ción bajo el temor de una posi­ble o cier­ta esci­sión, y pro­mo­vie­ron la lucha dia­ria para los pro­ble­mas inme­dia­tos y vita­les, sin reno­va­ción del pro­gra­ma des­pués de los gran­des cam­bios nega­ti­vos que se habían pro­du­ci­do. Inde­pen­dien­te­men­te de su volun­tad, inde­pen­dien­te­men­te de inten­cio­nes (es cier­to que en algu­nos casos las inten­cio­nes no han sido nada ino­cen­tes) tenían y siguen tenien­do difi­cul­ta­des ya que están expues­tos a con­tra­dic­cio­nes serias e insu­pe­ra­bles. Sin un cur­so orien­ta­do hacia el socia­lis­mo no es posi­ble que los par­ti­dos comu­nis­tas hagan fren­te a los asun­tos inme­dia­tos y mucho menos a los asun­tos a medio pla­zo. Será un via­je sin pers­pec­ti­va que, en últi­ma ins­tan­cia, lle­va­rá a la inte­gra­ción y a la difi­cul­tad de tra­tar los pro­ble­mas coti­dia­nos.

Hoy en día, 20 años des­pués de la esci­sión, en con­di­cio­nes de derro­ta mun­dial del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio (tem­po­ral pero pro­fun­da con con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo) el KKE se ha con­so­li­da­do a nivel ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo. Su influen­cia polí­ti­ca va aumen­tan­do, desem­pe­ña un papel impor­tan­te en la lucha de cla­ses en nues­tro país, mien­tras hace esfuer­zos de reagru­par el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal. Al con­tra­rio, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca del opor­tu­nis­mo, a pesar del apo­yo que tenía, no con­si­guió aumen­tar su influen­cia polí­ti­ca. Está expe­ri­men­tan­do con­flic­tos inter­nos sobre la tác­ti­ca y está cons­tan­te­men­te en bus­ca de la “revi­ta­li­za­ción”. Se diri­ge sobre todo a sec­to­res de fun­cio­na­rios esta­ta­les de sala­rios altos y a inte­lec­tua­les sobor­na­dos. No lo menos­pre­cia­mos. Nues­tra lucha inclu­ye un fren­te ideo­ló­gi­co y polí­ti­co per­ma­nen­te con­tra los pun­tos de vis­ta opor­tu­nis­tas que en con­di­cio­nes de impe­ria­lis­mo es posi­ble que for­ta­lez­can y enve­ne­nen el radi­ca­lis­mo emer­gen­te que mues­tra una ten­den­cia diná­mi­ca en con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. El opor­tu­nis­mo, inclu­so sin tener for­ma orga­ni­za­ti­va, debi­do a su rela­ción con la social­de­mo­cra­cia, como rama de la ideo­lo­gía bur­gue­sa es siem­pre peli­gro­so y corro­si­vo, y en tiem­pos de retro­ce­so del movi­mien­to y en perío­dos de con­tra­ata­que. Es por eso que aun cuan­do las orga­ni­za­cio­nes cri­ti­ca­das por los par­ti­dos libe­ra­les y social­de­mó­cra­tas, espe­cial­men­te en perío­dos que se bus­can alia­dos abier­tos no encu­bier­tos, sus posi­cio­nes son favo­ra­bles entre ellos. Cuan­do fren­te a ellos exis­te un par­ti­do comu­nis­ta revo­lu­cio­na­rio nece­si­tan estos alia­dos para sus posi­cio­nes y como sim­pa­ti­zan­tes del par­ti­do, para crear obs­tácu­los. Los opor­tu­nis­tas son siem­pre nece­sa­rios para el sis­te­ma. La anti­gua y recien­te his­to­ria del movi­mien­to en Gre­cia ofre­cen abun­dan­tes ejem­plos.

Des­de el pri­mer momen­to de la res­tau­ra­ción de la uni­dad ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca en el KKE a fina­les de 1991, nos dimos cuen­ta que el for­ta­le­ci­mien­to del par­ti­do y su impac­to en los acon­te­ci­mien­tos socio­po­lí­ti­cos sería impo­si­ble si no defi­nié­ra­mos las cau­sas obje­ti­vas y suje­ti­vas de la vic­to­ria de la con­tra­rre­vo­lu­ción, si no sacá­ra­mos con­clu­sio­nes. Hay que res­pon­der sobre todo a la cla­se obre­ra de nues­tro país si fue correc­to defen­der el socia­lis­mo, la Revo­lu­ción de Octu­bre, la URSS. No olvi­da­mos a los miles comu­nis­tas grie­gos que han sido ase­si­na­dos y eje­cu­ta­dos por­que no qui­sie­ron sal­var­se la vida fir­man­do una decla­ra­ción de con­de­na del PCUS, de la URSS o con­tra Sta­lin. Por lo tan­to, nos vimos obli­ga­dos a asu­mir nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y res­pon­der a miles de pre­gun­tas de miem­bros del par­ti­do y de la KNE, ami­gos y sim­pa­ti­zan­tes, y gen­te bien inten­cio­na­da. Siem­pre sen­ti­mos que somos par­te inte­gran­te del movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal y asu­mi­mos la par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que nos corres­pon­de en cuan­to a los aspec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos.

Sabía­mos lo difí­cil y esen­cial que es dar res­pues­tas sobre un asun­to de impor­tan­cia mun­dial y mien­tras ini­cial­men­te no exis­tía posi­bi­li­dad de coope­ra­ción con los par­ti­dos comu­nis­tas de los anti­guos paí­ses socia­lis­tas pues­to que se habían auto­di­suel­to o muta­do. Así que hemos crea­do rela­cio­nes con nue­vos par­ti­dos comu­nis­tas que se fun­da­ron en esos paí­ses y con cien­tí­fi­cos mar­xis­tas. Hemos con­se­gui­do reu­nir una par­te impor­tan­te del mate­rial de los deba­tes rea­li­za­dos en el Par­ti­do y en las ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas, de las dife­ren­tes opi­nio­nes sobre el cur­so de la cons­truc­ción socia­lis­ta, espe­cial­men­te des­pués de la II Gue­rra Mun­dial. Al mis­mo tiem­po hemos rela­cio­na­do este tema con las con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les, la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal y con la situa­ción que exis­tía en el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal.

Hoy, vien­do las cosas con dis­tan­cia tem­po­ral des­de 1991 se entien­de lo bene­fi­cio­so y sig­ni­fi­ca­ti­vo que fue nues­tra deci­sión. Des­de el pri­mer momen­to y des­pués de nues­tro con­gre­so en que con­cre­ta­mos que no se tra­ta­ba de derrum­be sino de vic­to­ria de la con­tra­rre­vo­lu­ción que se reali­zó a tra­vés de la peres­troi­ka, y enfo­can­do nues­tro estu­dio no en el fin sino en el ini­cio de la vic­to­ria de la Revo­lu­ción de Octu­bre. Fue real­men­te una deci­sión audaz pues­to que se tra­ta­ba de una gran­dí­si­ma tarea. Así que debe­ría­mos inves­ti­gar cien­tí­fi­ca­men­te, no de mane­ra super­fi­cial o emo­cio­nal, todo el perío­do de la cons­truc­ción socia­lis­ta y espe­cial­men­te a nivel de rela­cio­nes de pro­duc­ción socia­lis­tas, a nivel de eco­no­mía y no exclu­si­va­men­te a nivel de super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca tal como hicie­ron varios par­ti­dos. Enten­día­mos que debe­ría­mos exa­mi­nar los acon­te­ci­mien­tos a lo lar­go de la cons­truc­ción socia­lis­ta, dado que los fun­da­do­res del socia­lis­mo cien­tí­fi­co, del comu­nis­mo, no podían pre­ver la tra­yec­to­ria ente­ra de la cons­truc­ción y los nue­vos asun­tos que sur­gi­rían. La deci­sión de empe­zar a estu­diar las fuen­tes, el cono­ci­mien­to que la con­tra­rre­vo­lu­ción no se pro­vo­có exclu­si­va­men­te por razo­nes exte­rio­res sino que tenía raí­ces den­tro de los paí­ses socia­lis­tas, fue­ron los ele­men­tos que nos impi­die­ron recha­zar el socia­lis­mo que cono­ci­mos. Des­de el pri­mer momen­to des­ta­ca­mos su supe­rio­ri­dad, su gran­de, valio­sa e insus­ti­tui­ble con­tri­bu­ción en los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les, en la lucha mun­dial de la cla­se obre­ra y de los pue­blos. La inves­ti­ga­ción que rea­li­za­mos con­fir­mó y aumen­tó la con­tri­bu­ción del socia­lis­mo y sobre todo en el país don­de por pri­me­ra vez se cons­tru­yó, es decir la URSS.

En 1995, des­pués de haber toma­do la opi­nión y las obser­va­cio­nes de los par­ti­dos comu­nis­tas con los que tenía­mos rela­cio­nes a nivel inter­na­cio­nal, se reali­zó la Con­fe­ren­cia Pan­he­lé­ni­ca del Par­ti­do (antes se había rea­li­za­do un deba­te entre todos los miem­bros del par­ti­do) en la que fue dis­cu­ti­do y apro­ba­do el docu­men­to con las pri­me­ras con­clu­sio­nes acer­ca de las cau­sas obje­ti­vas y sub­je­ti­vas del triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción.

Este docu­men­to deja­ba incom­ple­tos asun­tos de la eco­no­mía socia­lis­ta y de la super­es­truc­tu­ra. Sin embar­go nos pro­por­cio­nó con un mate­rial bási­co que nos per­mi­tió defen­der diná­mi­ca­men­te la teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta, la teo­ría del socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Des­ta­ca­mos crí­ti­ca­men­te los erro­res que se come­tie­ron, el terreno en que se desa­rro­lla­ron, el hecho que eva­lua­cio­nes y deci­sio­nes inco­rrec­tas alla­na­ron el camino para el des­vío opor­tu­nis­ta. El docu­men­to se basó sobre todo en el mate­rial de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en la Unión Sovié­ti­ca. Esto no sig­ni­fi­ca que el estu­dio no abar­ca los demás paí­ses socia­lis­tas, sin embar­go era prác­ti­ca­men­te más fácil estu­diar el pri­mer país que tuvo expe­rien­cia de la cons­truc­ción.

La reso­lu­ción de 1995 nos pro­por­cio­nó con la tesis que el socia­lis­mo se cons­tru­yó con­tra la opi­nión que en la Unión Sovié­ti­ca exis­tía capi­ta­lis­mo de esta­do y buro­cra­cia obre­ra. Nos pro­por­cio­nó con la tesis que la con­tra­rre­vo­lu­ción empe­zó por los pro­pios par­ti­dos en poder.

Nos ente­ra­mos de que el XX Con­gre­so, que revi­só el Mar­xis­mo-Leni­nis­mo, y a con­ti­nua­ción las refor­mas eco­nó­mi­cas pos­te­rio­res de 1965, seña­la­ron el giro hacia el for­ta­le­ci­mien­to de las fuer­zas de la con­tra­rre­vo­lu­ción.

Des­pués de 1995 abri­mos una nue­va pági­na en el estu­dio más pro­fun­do de la cons­truc­ción socia­lis­ta uti­li­zan­do una biblio­gra­fía aún más amplia, con mayor coope­ra­ción con cien­tí­fi­cos comu­nis­tas de los paí­ses que habían cons­trui­do el socia­lis­mo y con par­ti­dos comu­nis­tas, así como rea­li­zan­do semi­na­rios y via­jes orga­ni­za­dos espe­cia­les y uti­li­zan­do un mate­rial amplio que tra­du­ci­mos con la ayu­da de cien­tí­fi­cos mar­xis­tas.

El CC duran­te un rela­ti­va­men­te lar­go perío­do de tiem­po ela­bo­ró un nue­vo docu­men­to, más inte­gra­do que se ocu­pó de las rela­cio­nes socia­lis­tas de pro­duc­ción, el ámbi­to de la eco­no­mía socia­lis­ta, y en 2008 se uti­li­zó como base de deba­te y fue dis­cu­ti­do dos veces en las orga­ni­za­cio­nes del par­ti­do y de la KNE. Reco­gi­mos obser­va­cio­nes, pre­gun­tas así como dife­ren­tes refle­xio­nes y en fin este tex­to fue el docu­men­to pre­con­gre­sal y un tema sepa­ra­do en el XVIII Con­gre­so de nues­tro par­ti­do que se reali­zó en febre­ro de 2009. El tex­to de las tesis había sido envia­do a todos los par­ti­dos comu­nis­tas con los que tene­mos rela­cio­nes, soli­ci­tán­do­les con­tri­buir con sus obser­va­cio­nes y refle­xio­nes.

Fui­mos cons­cien­tes de que un asun­to tan impor­tan­te que deter­mi­na el carác­ter y la estra­te­gia del par­ti­do no debe­ría ser sim­ple­men­te un docu­men­to apro­ba­do por el CC sino por el Con­gre­so.

El diá­lo­go que se reali­zó den­tro del par­ti­do y la KNE abrió una nue­va pági­na en nues­tra acción. Cam­bió en gran medi­da el ambien­te den­tro del par­ti­do y la KNE y ejer­ció influen­cia tambi��n a los jóve­nes que se acer­can al par­ti­do en con­di­cio­nes de pro­pa­gan­da anti­co­mu­nis­ta fuer­te. Los jóve­nes, la gen­te que nació poco antes de peres­troi­ka o des­pués del derro­ca­mien­to son los más vul­ne­ra­bles a la pro­pa­gan­da negra y anti­cien­tí­fi­ca.

El deba­te pre­con­gre­sal creó un ambien­te de ver­da­de­ra con­fian­za en que el KKE está en posi­ción de estu­diar con deci­sión y deter­mi­na­ción los gran­des pro­ble­mas, hacer su auto­crí­ti­ca y crí­ti­ca más allá del nihi­lis­mo y de la per­sis­ten­te refe­ren­cia a los erro­res, sin dejar al enemi­go de cla­se, al opor­tu­nis­mo, que apro­ve­che de esta crí­ti­ca a expen­sas del movi­mien­to.

En los docu­men­tos del XVIII Con­gre­so de nues­tro par­ti­do se men­cio­na que la polé­mi­ca bur­gue­sa en con­tra del movi­mien­to comu­nis­ta que a menu­do se rea­li­za a tra­vés del eli­tis­mo inte­lec­tual, enfo­ca su ata­que en el núcleo revo­lu­cio­na­rio del movi­mien­to obre­ro, es decir, se opo­ne a la nece­si­dad de la revo­lu­ción y de su pro­duc­to polí­ti­co, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do que es el poder obre­ro revo­lu­cio­na­rio. En par­ti­cu­lar, se opo­ne al pro­duc­to de la pri­me­ra vic­to­rio­sa revo­lu­ción, la Revo­lu­ción de Octu­bre en Rusia luchan­do feroz­men­te cada fase en que la Revo­lu­ción ponía de mani­fies­to y refu­ta­ba la acción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, los obs­tácu­los que ponía el opor­tu­nis­mo que, en últi­ma ins­tan­cia, de mane­ra direc­ta o indi­rec­ta debi­li­ta­ban la Revo­lu­ción a nivel nacio­nal y polí­ti­co.

Actual­men­te, en los paí­ses capi­ta­lis­tas moder­nos, en las socie­da­des del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta las con­di­cio­nes mate­ria­les están en gran medi­da madu­ras para el socia­lis­mo-comu­nis­mo, es decir exis­te con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción y de la cla­se obre­ra. Es cier­to que la des­igual­dad es un ele­men­to impor­tan­te para con­cre­tar las tareas estra­té­gi­cas como p.ej. cues­tio­nes de alian­zas, pre­dic­ción del esla­bón que pue­de ace­le­rar la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes. Sin embar­go, la des­igual­dad no jus­ti­fi­ca un obje­ti­vo estra­té­gi­co dife­ren­te, es decir un poder dife­ren­te del poder obre­ro, no jus­ti­fi­ca un poder inter­me­dio entre el poder capi­ta­lis­ta y el poder obre­ro. Es dado el carác­ter cla­sis­ta del poder obre­ro por lo que lucha el Par­ti­do Comu­nis­ta. Sin embar­go va a seguir una polí­ti­ca de alian­zas y va a hacer manio­bras para la con­cen­tra­ción y pre­pa­ra­ción de fuer­zas.

El KKE expre­sa esta posi­ción a tra­vés de su línea para la for­ma­ción del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta, Anti­mo­no­po­lis­ta, Demo­crá­ti­co, la alian­za de la cla­se obre­ra con los peque­ños y media­nos cam­pe­si­nos y los autó­no­mos. Sin embar­go, es impor­tan­te que el pro­pio Par­ti­do Comu­nis­ta no con­fun­da la línea de con­cen­tra­ción de fuer­zas con su obje­ti­vo estra­té­gi­co, que no eli­mi­ne su posi­ción ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca y estra­té­gi­ca, su enti­dad orga­ni­za­ti­va inde­pen­dien­te a cau­sa de su par­ti­ci­pa­ción en for­mas de orga­ni­za­ción de la alian­za.

El KKE ha hecho ese tipo de erro­res en el pasa­do. Hemos traí­do con­clu­sio­nes de mane­ra colec­ti­va que según nues­tra opi­nión tie­nen impor­tan­cia inter­na­cio­nal.

Desa­rro­llo des­igual sig­ni­fi­ca desa­rro­llo polí­ti­co y social des­igual, sig­ni­fi­ca que algún país o gru­po de paí­ses, que bajo con­di­cio­nes con­cre­tas pue­de que cons­ti­tu­yan “el esla­bón débil” en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta, que apa­rez­can pre­con­di­cio­nes para la mani­fes­ta­ción de situa­ción revo­lu­cio­na­ria rela­ti­va­men­te más tem­prano. Esto es par­ti­cu­lar­men­te impor­tan­te hoy en con­di­cio­nes que se lle­van a cabo pro­ce­sos y reor­ga­ni­za­cio­nes en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y se están agu­di­zan­do las con­tra­dic­cio­nes tan­to den­tro de los paí­ses como en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal. Así, con­si­de­ra­mos como deber nacio­nal de cada Par­ti­do Comu­nis­ta y de la cla­se obre­ra de cada país su con­tri­bu­ción en la lucha de cla­ses inter­na­cio­nal, uti­li­zan­do la cri­sis a esca­la nacio­nal para la des­es­ta­bi­li­za­ción-derro­ca­mien­to del poder bur­gués y la con­quis­ta del poder para la cons­truc­ción socia­lis­ta.

En el Pro­gra­ma de nues­tro par­ti­do que ela­bo­ra­mos en el 15º Con­gre­so plan­tea­mos la posi­ción que la inmi­nen­te revo­lu­ción en Gre­cia va a ser socia­lis­ta.

Inde­pen­dien­te­men­te del tama­ño de un país, de la posi­ción que ocu­pa en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal, en qué con­ti­nen­te está etc., con­si­de­ra­mos que exis­ten carac­te­rís­ti­cas comu­nes de la nue­va socie­dad, de las rela­cio­nes socia­lis­tas que for­ma el poder obre­ro revo­lu­cio­na­rio. No esta­mos de acuer­do con la per­cep­ción que exis­ten “dife­ren­tes mode­los” de socia­lis­mo y “espe­ci­fi­ci­dad nacio­nal” que refu­ta las leyes que rigen el socia­lis­mo. La reali­dad de cada socie­dad p.ej. el tama­ño de la pobla­ción cam­pe­si­na, el nivel de los medios de pro­duc­ción etc. no anu­lan las ten­den­cias y los prin­ci­pios gene­ra­les.

Otro pun­to crí­ti­co es adqui­rir una per­cep­ción común en una cues­tión fun­da­men­tal. Si las nue­vas rela­cio­nes socia­lis­tas pue­den ser pro­duc­to de refor­mas sin el con­flic­to pro­fun­do y el derro­ca­mien­to del poder bur­gués y de sus ins­ti­tu­cio­nes.

Aun­que este tema ha sido abor­da­do tan­to a nivel teó­ri­co como a nivel prác­ti­co, sur­ge de nue­vo y ejer­ce pre­sión a Par­ti­dos Comu­nis­tas que a menu­do decla­ran su fe en el Mar­xis­mo-Leni­nis­mo. Es un asun­to fun­da­men­tal de la estra­te­gia del Movi­mien­to Comu­nis­ta.

Con­si­de­ra­mos que la acción de las masas tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio impli­ca el con­flic­to con todas las ins­ti­tu­cio­nes del poder bur­gués has­ta su derri­bo y la crea­ción de los nue­vos órga­nos revo­lu­cio­na­rios del poder obre­ro. Esta es la úni­ca mane­ra para qui­tar el poder polí­ti­co, el domi­nio de la bur­gue­sía, y aplas­tar la resis­ten­cia de la bur­gue­sía dado que nun­ca va a ceder el poder volun­ta­ria­men­te. El con­cep­to de la revo­lu­ción socia­lis­ta no se limi­ta sola­men­te en el derro­ca­mien­to del poder bur­gués sino abar­ca todo el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de las rela­cio­nes comu­nis­tas has­ta la eli­mi­na­ción abso­lu­ta de las cla­ses.

Una de las con­clu­sio­nes más impor­tan­tes que saca­mos es el reco­no­ci­mien­to del carác­ter de la socie­dad socia­lis­ta como for­ma incom­ple­ta de la socie­dad comu­nis­ta, como su pri­me­ra fase. Nos ente­ra­mos de que aun­que Marx, Engels y Lenin tuvie­ron una vis­ta teó­ri­ca del carác­ter del socia­lis­mo en la prác­ti­ca se inter­pre­tó y sobre todo se iden­ti­fi­có como una socie­dad inte­gra­da inde­pen­dien­te que su desa­rro­llo lle­va­ría al comu­nis­mo. Esta divi­sión arbi­tra­ria de la socie­dad comu­nis­ta, en socia­lis­ta y comu­nis­ta, inde­pen­dien­te­men­te de la inten­ción fue la base para el for­ta­le­ci­mien­to de per­cep­cio­nes opor­tu­nis­tas tan­to a nivel de las rela­cio­nes socia­lis­tas de pro­duc­ción como a la super­es­truc­tu­ra. Soca­vó el carác­ter de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y de la pro­gra­ma­ción a nivel nacio­nal. Soca­vó el carác­ter del Par­ti­do Comu­nis­ta como la van­guar­dia ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra inclu­so duran­te la con­so­li­da­ción y el desa­rro­llo de la nue­va socie­dad. Soca­vó el carác­ter de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral y, en últi­ma ins­tan­cia, con­du­jo al debi­li­ta­mien­to de las rela­cio­nes socia­lis­tas de pro­duc­ción en vez de for­ta­le­cer­las. De ahí en ade­lan­te se expli­ca el for­ta­le­ci­mien­to de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias en la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca tam­bién.

Noso­tros como par­ti­do, tenien­do como base la teo­ría de Mar­xis­mo-Leni­nis­mo, con­si­de­ra­mos que el socia­lis­mo es el comu­nis­mo inma­du­ro, la fase infe­rior de la socie­dad comu­nis­ta. Es el comu­nis­mo que nace de las entra­ñas del capi­ta­lis­mo y se ve obli­ga­do a uti­li­zar la base eco­nó­mi­ca que ha here­da­do. Sin embar­go en el socia­lis­mo exis­ten las leyes fun­da­men­ta­les que rigen la socie­dad comu­nis­ta: la socia­li­za­ción de los medios bási­cos de pro­duc­ción, la repro­duc­ción amplia­da para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des socia­les, la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral, el con­trol obre­ro, inclu­so cier­ta dis­tri­bu­ción según las nece­si­da­des (p.ej. edu­ca­ción, salud etc.). Sin embar­go, debi­do pre­ci­sa­men­te al carác­ter inma­du­ro del socia­lis­mo una par­te del pro­duc­to social (lo que tie­ne que se diri­ge al con­su­mo indi­vi­dual) se dis­tri­bu­ye en la base del prin­ci­pio a cada cual según su tra­ba­jo.

Toma­mos en cuen­ta el deba­te teo­ré­ti­co que se reali­zó en la Unión Sovié­ti­ca y segui­re­mos estu­dian­do este tema.

Noso­tros, como par­ti­do, con­si­de­ra­mos que se tra­ta de vio­la­ción de las rela­cio­ne socia­lis­tas la per­cep­ción y la polí­ti­ca en la base de la ley de valor para la dis­tri­bu­ción del pro­duc­to social. Es otra cosa la prác­ti­ca tem­po­ral de ofre­cer de mane­ra selec­ti­va un suel­do más alto para el tra­ba­jo cua­li­fi­ca­do y eje­cu­ti­vo. La medi­da del tra­ba­jo en el socia­lis­mo es sola­men­te el tiem­po de tra­ba­jo que repre­sen­ta la con­tri­bu­ción indi­vi­dual pla­ni­fi­ca­da para la pro­duc­ción del pro­duc­to social total. Des­de lue­go des­ta­ca­mos la nece­si­dad de pro­fun­di­zar el estu­dio sobre los asun­tos acer­ca de la polí­ti­ca sala­rial segui­da en la Unión Sovié­ti­ca y en los demás paí­ses de Euro­pa Este y Cen­tral.

El pun­to de par­ti­da para la cons­truc­ción socia­lis­ta es la socia­li­za­ción inme­dia­ta de los medios bási­cos de pro­duc­ción. Tenien­do en cuen­ta las dimen­sio­nes actua­les de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta habla­mos de los sec­to­res estra­té­gi­cos que el pro­pio capi­ta­lis­mo ha con­cen­tra­do en gran­des socie­da­des por accio­nes y en gru­pos mono­po­lis­tas. Hoy en día, hay gen­te que se refie­re a la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (NEP) para jus­ti­fi­car las amplias con­ce­sio­nes en cuan­to a las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, tal como ocu­rrió en Chi­na don­de ya han pre­va­le­ci­do, y como había ocu­rri­do en la URSS en los últi­mos años de la déca­da de 1980.

Con­si­de­ra­mos que la NEP cons­ti­tuía una espe­ci­fi­ci­dad par­ti­cu­lar para la Rusia Sovié­ti­ca des­pués de la gue­rra civil y la inter­ven­ción extran­je­ra. Lenin no con­si­de­ra­ba que la NEP ten­dría un carác­ter de medio pla­zo, sino que fue una nece­si­dad para la tran­si­ción del comu­nis­mo de gue­rra debi­do a la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta y la gue­rra civil. La pers­pec­ti­va de la abo­li­ción de la NEP en el futu­ro cer­cano fue cla­ra para Lenin. Lo esen­cias es que de todo modo el poder revo­lu­cio­na­rio obre­ro tie­ne que pla­near y accio­nar en la direc­ción de la abo­li­ción de la rela­ción de explo­ta­ción entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el capi­tal. Por lo tan­to, con­si­de­ra­mos que la coexis­ten­cia de rela­cio­nes comu­nis­tas y capi­ta­lis­tas duran­te mucho tiem­po en el mar­co de la cons­truc­ción socia­lis­ta. La expe­rien­cia de la URSS demues­tra que a cor­to pla­zo se plan­teó la cues­tión quien a quien.

La pro­duc­ción comu­nis­ta – inclu­so en su eta­pa inma­du­ra – es direc­ta­men­te pro­duc­ción social: la divi­sión del tra­ba­jo no se some­te al inter­cam­bio, no se efec­túa a tra­vés del mer­ca­do, y los pro­duc­tos del tra­ba­jo que se con­su­men indi­vi­dual­men­te no son mer­can­cía.

Las rela­cio­nes mer­can­cía-dine­ro dejan de exis­tir cuan­do ya no exis­ten los ele­men­tos de la vie­ja socie­dad que las repro­du­cen. Esto no se pue­de rea­li­zar de mane­ra espon­tá­nea sino cons­cien­te­men­te, a tra­vés de la polí­ti­ca del poder obre­ro. Es decir, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do debe tener una polí­ti­ca para la erra­di­ca­ción de los ele­men­tos de la vie­ja socie­dad, una polí­ti­ca de inte­gra­ción de todo tra­ba­jo indi­vi­dual en el tra­ba­jo direc­ta­men­te social.

Reco­no­ce­mos la exis­ten­cia de rela­cio­nes mer­can­cía-dine­ro en el inter­cam­bio entre pro­duc­tos de la pro­duc­ción socia­lis­ta y pro­duc­tos de la coope­ra­ti­va. Sin embar­go, la direc­ción de la cons­truc­ción socia­lis­ta debe ser la erra­di­ca­ción de las rela­cio­nes mer­can­cía-dine­ro y debe acom­pa­ñar­se por una polí­ti­ca corres­pon­dien­te. Es decir, debe ser acom­pa­ña­da por medi­das que ace­le­ren el pro­ce­so de la fusión de for­mas bajas de coope­ra­ti­va en supe­rio­res, para el desa­rro­llo y la madu­rez de las for­mas de coope­ra­ti­va supe­rio­res – des­de el pun­to de vis­ta de con­di­cio­nes pre­vias mate­ria­les- para que pasen a la pro­duc­ción social direc­ta.

Se entien­de que en paí­ses como Gre­cia don­de siguen exis­tien­do rela­ti­va­men­te más amplios sec­to­res de peque­ños pro­duc­to­res (p.ej en la pro­duc­ción agrí­co­la) se plan­tea el asun­to de con­so­li­dar una alian­za con estos sec­to­res en el pro­ce­so de la cons­truc­ción socia­lis­ta a tra­vés de coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción subor­di­na­das a la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral como for­ma de tran­si­ción que pre­ten­de crear las con­di­cio­nes pre­vias mate­ria­les y sub­je­ti­vas para la inte­gra­ción esen­cial de los autó­no­mos en la pro­duc­ción social direc­ta, para la ple­na socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción.

Defen­de­mos el prin­ci­pio de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral de la eco­no­mía, de la pro­duc­ción, de la dis­tri­bu­ción de la mano de obra y del pro­duc­to social y con­si­de­ra­mos que hoy se debe estu­diar en qué mane­ra el Par­ti­do Comu­nis­ta ase­gu­ra en cada fase la uti­li­za­ción ple­na y a tiem­po de los logros cien­tí­fi­cos-téc­ni­cos en la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral, para que expre­se como pro­duc­to del fac­tor sub­je­ti­vo las leyes socia­lis­tas y así fun­cio­nar efec­ti­va­men­te para las metas de la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción amplia­da socia­lis­ta.

Des­de este pun­to de vis­ta con­si­de­ra­mos que la deci­sión polí­ti­ca que pre­do­mi­nó des­pués del XX Con­gre­so del PCUS y espe­cial­men­te des­pués de 1965 para la uti­li­za­ción de los meca­nis­mos y de las leyes del mer­ca­do supues­ta­men­te para corre­gir los erro­res y las defi­cien­cias de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral (p.ej. ganan­cias de empre­sas, intro­duc­ción de auto­ges­tión de las empre­sas etc.) fue inco­rrec­ta y cons­ti­tuía una des­via­ción refor­mis­ta y opor­tu­nis­ta.

Con­si­de­ra­mos que en el socia­lis­mo, al nivel del poder, corres­pon­de la dic­ta­du­ra revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra que es una con­di­ción pre­via para la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes socia­les y, ante todo, de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y de la super­es­truc­tu­ra. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, a pesar de las calum­nias de la pro­pa­gan­da bur­gue­sa y peque­ño-bur­gue­sa, es el tipo de esta­do que saca de la mar­gi­na­li­dad a las gran­des masas pro­le­ta­rias en con­tra­dic­ción con el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. Por supues­to tie­ne que ver con la capa­ci­dad del par­ti­do de afir­mar en la prác­ti­ca su papel de direc­ción revo­lu­cio­na­ria para atraer masas obre­ras en los órga­nos del poder esta­tal que se con­so­li­dan en base pro­duc­ti­va, en cada ser­vi­cio social etc. En estos órga­nos, con la ayu­da de las corres­pon­dien­tes orga­ni­za­cio­nes del par­ti­do, la cla­se obre­ra apren­de a ejer­cer las tres fun­cio­nes del poder: deci­dir, eje­cu­tar y con­tro­lar. Un asun­to espe­cial del poder obre­ro revo­lu­cio­na­rio es lo de atraer a los sec­to­res popu­la­res no pro­le­ta­rios o semi-pro­le­ta­rios a la pers­pec­ti­va del socia­lis­mo. Esto sig­ni­fi­ca que se pla­nea la con­so­li­da­ción de órga­nos corres­pon­dien­tes p.ej. de los cam­pe­si­nos coope­ra­ti­vis­tas, los autó­no­mos.

Con la reso­lu­ción del XVIII Con­gre­so de nues­tro par­ti­do sobre el socia­lis­mo pasa­mos a una fase de con­tra­ata­que ideo­ló­gi­co y polí­ti­co.

El estu­dio de la cons­truc­ción socia­lis­ta enri­que­ció nues­tra per­cep­ción del socia­lis­mo que había­mos ela­bo­ra­do en 1996 en el XV Con­gre­so de nues­tro par­ti­do.

La reso­lu­ción sobre el socia­lis­mo no nos per­mi­te sola­men­te res­pon­der al opo­nen­te. Este es un lado, una de las metas. Tenien­do más cla­ro en la con­cien­cia colec­ti­va del par­ti­do qué es la cons­truc­ción socia­lis­ta, el modo de resol­ver los pro­ble­mas de la socia­li­za­ción, de la estra­ti­fi­ca­ción, de la lucha de cla­ses que se va agu­di­zan­do, qué ocu­rre con las rela­cio­nes entre la mer­can­cía y el dine­ro, con la pla­ni­fi­ca­ción y la pro­gra­ma­ción y con el con­trol obre­ro, tene­mos hoy la capa­ci­dad de conec­tar mejor la tác­ti­ca con la estra­te­gia, pro­mo­cio­nar al pue­blo nues­tra alter­na­ti­va rela­cio­na­da con el pro­ble­ma del poder.

Des­ta­ca­mos los logros del socia­lis­mo que, a pesar de los erro­res, las defi­cien­cias y los obs­tácu­los obje­ti­vos a cau­sa de la corre­la­ción inter­na­cio­nal, eran sin pre­ce­den­tes y no se podían com­pa­rar con los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res en el capi­ta­lis­mo. Así, no sola­men­te refu­ta­mos la calum­nia, pero tam­bién demos­tra­mos que exis­ten posi­bi­li­da­des de resol­ver los pro­ble­mas del pue­blo y de los tra­ba­ja­do­res, que exis­te solu­ción y pers­pec­ti­va.

Damos un con­te­ni­do esen­cial en la con­fron­ta­ción con la ideo­lo­gía bur­gue­sa, con el revi­sio­nis­mo, el refor­mis­mo y el opor­tu­nis­mo.

El opor­tu­nis­mo inter­na­cio­nal se ha reagru­pa­do basán­do­se en el triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción, en la des­ilu­sión y la con­fu­sión que se pro­vo­có. Inclu­so en Euro­pa se ha for­ma­do el Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea mien­tras en otros con­ti­nen­tes como en Amé­ri­ca hace esfuer­zos para pro­mo­ver la per­cep­ción social­de­mó­cra­ta sobre el socia­lis­mo y mani­pu­lar los par­ti­dos y movi­mien­tos que comien­zan a des­per­tar.

Cree­mos que en esta direc­ción fun­cio­na el esfuer­zo para la for­ma­ción de la lla­ma­da “Quin­ta Inter­na­cio­nal” como cen­tro de repro­duc­ción y difu­sión de per­cep­cio­nes utó­pi­cas y opor­tu­nis­tas como la del “Socia­lis­mo del siglo XXI”. Cons­ti­tui­rá un ins­tru­men­to de pre­sión para que se aban­do­ne la iden­ti­dad comu­nis­ta. Sobre todo por­que en ella las fuer­zas que desem­pe­ñan un papel diri­gen­te son fuer­zas guber­na­men­ta­les, fuer­zas que han tra­ba­ja­do para la diso­lu­ción de par­ti­dos comu­nis­tas, así como fuer­zas social­de­mó­cra­tas y trots­kis­tas.

Noso­tros, los comu­nis­tas grie­gos, con gran­des expe­rien­cias de 92 años de lucha ince­san­te no olvi­da­mos que la cla­se bur­gue­sa apo­yó y sigue apo­yan­do todo des­vío ideo­ló­gi­co y polí­ti­co de los prin­ci­pios y leyes que rigen el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, la teo­ría del socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Su ata­que está enfo­ca­do en asun­tos de “demo­cra­cia socia­lis­ta” y se con­vier­te en enemi­go into­le­ran­te del perío­do que se con­so­li­dó la base socia­lis­ta de la Unión Sovié­ti­ca, cuan­do se deter­mi­nó la vic­to­ria del socia­lis­mo.

La reso­lu­ción del XVIII Con­gre­so indi­ca que “exa­mi­na­mos los acon­te­ci­mien­tos de for­ma crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, para hacer el KKE, como par­te del movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, más fuer­te en la lucha por el derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo, por la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Estu­dia­mos y juz­ga­mos el rum­bo de la cons­truc­ción socia­lis­ta de mane­ra auto­crí­ti­ca, es decir, con ple­na con­cien­cia de que nues­tras debi­li­da­des, defi­cien­cias teó­ri­cas y aná­li­sis erró­neos tam­bién cons­ti­tuían par­te del pro­ble­ma.

Con­ti­nua­mos rea­li­zan­do aná­li­sis y con­clu­sio­nes adi­cio­na­les para el enri­que­ci­mien­to de nues­tra per­cep­ción pro­gra­má­ti­ca del socia­lis­mo arma­dos con un espí­ri­tu colec­ti­vo, sien­do cons­cien­tes de las difi­cul­ta­des y defi­cien­cias y con deter­mi­na­ción cla­sis­ta. Somos cons­cien­tes de que los futu­ros estu­dios his­tó­ri­cos rea­li­za­dos por nues­tro par­ti­do y por el movi­mien­to comu­nis­ta a nivel inter­na­cio­nal, sin duda ilu­mi­na­rán aún más los temas rela­ti­vos a la expe­rien­cia de la Unión Sovié­ti­ca y del res­to de paí­ses socia­lis­tas. Está más allá de toda duda que apa­re­ce­rán asun­tos que exi­jan una mejo­ra y pro­fun­di­za­ción de algu­nas de nues­tras afir­ma­cio­nes. Sin embar­go, el desa­rro­llo de la teo­ría del socia­lis­mo-comu­nis­mo es una nece­si­dad, un pro­ce­so vivo, un desa­fío para nues­tro par­ti­do y para el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, hoy y en el futu­ro.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *