«Gre­cia es un labo­ra­to­rio de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad»

Dia­go­nal

Gre­cia vive nue­vas jor­na­das de huel­ga gene­ral en medio de las nego­cia­cio­nes del Gobierno con los acree­do­res y con la UE sobre el pró­xi­mo res­ca­te. Moi­sis Litsis, ana­lis­ta eco­nó­mi­co del dia­rio grie­go ’Elefthe­roty­pia’, ana­li­za la situa­ción grie­ga y euro­pea en esta entre­vis­ta con­ce­di­da a Dia­go­nal.

Dia­go­nal: ¿Podrías medir el dete­rio­ro del bien­es­tar de los grie­gos des­de el ‘res­ca­te’ y la irrup­ción de la troi­ka for­ma­da por el Ban­co Cen­tral Euro­peo, la Comi­sión Euro­pea y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal?

Moi­sis Litsis: Vivi­mos en una situa­ción que en mis 50, y a pesar de mi ori­gen de fami­lia humil­de que vivió años muy difí­ci­les, nun­ca había vis­to. Para empe­zar, no hay espe­ran­za, ni a nivel social ni a nivel pri­va­do, como en ante­rio­res situa­cio­nes com­pli­ca­das simi­la­res. La actual cri­sis afec­ta a la lla­ma­da ‘cla­se media’, gen­te que dio por sen­ta­da la pros­pe­ri­dad de años pasa­dos. Afec­ta espe­cial­men­te a gen­te de mi edad, a quie­nes les es difí­cil empe­zar de cero, que no son jóve­nes para ser opti­mis­tas, que tie­nen fami­lias…

Mucha gen­te como yo vive de los aho­rros del pasa­do (si es que tie­ne). Es muy raro ver a dos per­so­nas tra­ba­jan­do en la mis­ma fami­lia (sólo si una es emplea­da públi­ca). Cada vez más y más gen­te acu­de a come­do­res popu­la­res. La fami­lia tra­di­cio­nal grie­ga sigue sien­do un valio­so col­chón social. Cada vez debe­mos pagar más y más impues­tos por pasa­dos ingre­sos y mucha gen­te no paga, no por razo­nes ideo­ló­gi­cas, sino sen­ci­lla­men­te por­que no tie­ne dine­ro.

El paro ofi­cial es del 18%. Y lue­go están esos tra­ba­ja­do­res, como en ‘Elefthe­roty­pia’ [la plan­ti­lla lle­va sin cobrar des­de agos­to, N. del E.], que no son ofi­cial­men­te para­dos, pero que no son remu­ne­ra­dos por su tra­ba­jo. Unos de los nego­cios flo­re­cien­tes hoy en Gre­cia son las casas de empe­ños de oro. Vemos muchos anun­cios de tien­das, fue­ra del dis­tri­to cen­tro tra­di­cio­nal de Ate­nas, de com­pra-ven­ta de oro.

D.: ¿Por qué Gre­cia es dife­ren­te? Es decir… ¿Por qué ha sido la pri­me­ra? La acti­vis­ta grie­ga Sonia Mitra­lia sos­tie­ne que la troi­ka uti­li­za a Gre­cia como labo­ra­to­rio para ver lo lejos que pue­de lle­gar. ¿Tú qué pien­sas?

M.L.: Pien­so que ella tie­ne razón. Inclu­so nues­tro ex pri­mer minis­tro, Yor­gos Papan­dreu, dijo una vez que éra­mos un “labo­ra­to­rio mun­dial” por dife­ren­tes razo­nes. Gre­cia supo­ne una peque­ña pro­por­ción de la eco­no­mía de la euro­zo­na (tan sólo un 2% del PIB, fren­te a paí­ses como Espa­ña, que supo­nen un 11%) y segu­ro una mucho más ínfi­ma de la eco­no­mía mun­dial. Enton­ces… ¿por qué tan­to rui­do sobre la cri­sis grie­ga en los dos últi­mos años, ame­na­zan­do con des­es­ta­bi­li­zar toda la eco­no­mía mun­dial?

Gre­cia fue el pri­mer ejem­plo de lo que hoy todo el mun­do reco­no­ce: la cri­sis de deu­da mun­dial, con el foco en la euro­zo­na como un todo. Si Gre­cia caía, se corría el peli­gro del ‘efec­to domi­nó’ de sus­pen­sión de pagos en otros paí­ses de la euro­zo­na y podía supo­ner el fin del pro­ce­so de la zona euro. Así es como inten­ta­ron sal­var el pro­ble­ma grie­go, por supues­to, sin nin­gún éxi­to. Aho­ra es una dis­cu­sión común que la cri­sis de la deu­da ame­na­za con des­man­te­lar toda la euro­zo­na, no por Gre­cia, cla­ro, sino por­que la cri­sis afec­ta a eco­no­mías más gran­des como Espa­ña, Ita­lia o Fran­cia.

Con la seve­ra aus­te­ri­dad, la ame­na­za de un inme­dia­to ‘default’ y sali­da del euro, la troi­ka inten­tó pri­me­ro per­sua­dir a los grie­gos de que no había otra solu­ción y lue­go inten­tó ate­rro­ri­zar a la gen­te ame­na­zán­do­la con que si no seguían los pasos grie­gos, sufri­rían más rápi­da­men­te una situa­ción simi­lar.

Des­pués inten­ta­ron pro­bar los lími­tes de las reac­cio­nes de la gen­te. Pese a las con­ti­nuas huel­gas, mani­fes­ta­cio­nes, crí­ti­cas y polé­mi­cas, no ha habi­do una explo­sión social en Gre­cia. Así pues, los regu­la­do­res de la euro­zo­na deben de pen­sar que han gana­do la par­ti­da, mane­jan­do con éxi­to cual­quier atis­bo de des­con­ten­to en otros paí­ses. Yo pien­so que Gre­cia es hoy el ejem­plo de lo que no debe­ría pasar en otros paí­ses euro­peos: Creer que no hay otra solu­ción a la cri­sis de la deu­da que las polí­ti­cas de la troi­ka que han empo­bre­ci­do a los grie­gos.

“Si Gre­cia repre­sen­ta sólo el 2% del PIB euro­peo, por qué tan­to rui­do sobre la cri­sis grie­ga en los dos últi­mos años y su ame­na­za para toda la eco­no­mía mun­dial?”

D.: ¿Y cómo está el pue­blo grie­go? ¿Está uni­do en las luchas? ¿Hay un con­tra­po­der real? ¿Cuál es el rol de los ‘aga­nak­tis­me­ni’ (los indig­na­dos grie­gos)?

M.L.: Hemos teni­do un mon­tón de huel­gas. Algu­nas de ellas masi­vas, espe­cial­men­te al prin­ci­pio de la cri­sis. Pero los grie­gos no ven nin­gún cam­bio real. Un gran momen­to fue el pasa­do verano, cuan­do el movi­mien­to ‘aga­nak­tis­me­ni’ (indig­na­do) comen­zó a sitiar el Par­la­men­to con miles de per­so­nas, espe­ran­do que la mayo­ría del PASOK (Par­ti­do Socia­lis­ta) no vota­ra al final las nue­vas medi­das que impu­so la troi­ka tras el acuer­do de julio por un nue­vo prés­ta­mo. El úni­co logro fue el reem­pla­zo del pri­mer minis­tro socia­lis­ta Yor­gos Papan­dreu por el tec­nó­cra­ta ex ban­que­ro cen­tral Lukas Papa­de­mos con el apo­yo de los par­ti­dos de la opo­si­ción, el dere­chis­ta Nue­va Demo­cra­cia y el de extre­ma dere­cha LAOS.
Me pare­ce que el pue­blo grie­go está can­sa­do de no ver un cam­bio real, sigue dudan­do de los sin­di­ca­tos tra­di­cio­na­les, inclu­so de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de izquier­da, pese a que obtu­vie­ron bue­nos resul­ta­dos en las pasa­das elec­cio­nes. Hay muchas ini­cia­ti­vas nue­vas a nivel local, pero no hay un movi­mien­to masi­vo gene­ral con una deman­da cen­tral. Pero la lucha sigue.

Pien­so que hay una nece­si­dad de recha­zo total de las actua­les polí­ti­cas y de la deu­da, inclu­so cues­tio­nan­do la inclu­sión de Gre­cia en el euro. Des­pués de todo, a pesar de las dife­ren­cias sobre este tema de las polí­ti­cas de izquier­da, hay una alta pro­ba­bi­li­dad de que Gre­cia sea for­za­da a salir del euro, sin un movi­mien­to real pre­pa­ra­do para con­tra­rres­tar las duras con­se­cuen­cias de un movi­mien­to como éste. Si no, habrá tre­men­dos cam­bios polí­ti­cos y socia­les.

D.: ¿Por qué Gre­cia no ha decla­ra­do toda­vía una huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da?

M.L.: Duran­te muchos años recuer­do a la extre­ma izquier­da inten­tan­do pro­mo­ver una huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da sin nin­gún éxi­to. En los dos últi­mos años hemos teni­do muchas huel­gas gene­ra­les, inclu­so más que en los pri­me­ros años tras la caí­da de la ‘Jun­ta’ en 1974, un perio­do carac­te­ri­za­do por una gran radi­ca­li­za­ción y mucha movi­li­za­ción juve­nil. La gen­te tam­bién ha per­di­do mucho dine­ro con las huel­gas, espe­cial­men­te en el sec­tor públi­co. Así que, en estos tiem­pos difí­ci­les, dudan si ir a la huel­ga inde­fi­ni­da, algo que las fuer­zas sin­di­ca­les tra­di­cio­na­les no quie­ren real­men­te y son inca­pa­ces de pro­mo­ver.

D.: ¿Cuál es la ame­na­za de la extre­ma dere­cha en Gre­cia?

M.L.: Hay que decir que tene­mos dos tipos de extre­ma dere­cha en Gre­cia. Una, conec­ta­da con el anti­co­mu­nis­mo de la dere­cha tra­di­cio­nal, anti­se­mi­ta, nacio­na­lis­ta, xenó­fo­ba y racis­ta, etc. y otra más extre­ma, neo­na­zi. La pri­me­ra está repre­sen­ta­da por LAOS (su fun­da­dor fue miem­bro del con­ser­va­dor Nue­va Demo­cra­cia) y la segun­da, por la orga­ni­za­ción neo­na­zi ‘Cry­si Avgi’. Ambos están al alza. LAOS es miem­bro del nue­vo gobierno de Lucas Papa­de­mos (pue­de que por eso su popu­la­ri­dad de los últi­mos años está cayen­do un poco) y ‘Cry­si Avgi’ en algu­nas zonas obtu­vo mejo­res resul­ta­dos que la extre­ma izquier­da.

Duran­te muchos años, por la ‘Jun­ta’, la extre­ma dere­cha fue mar­gi­nal. Basa­da prin­ci­pal­men­te en un anti­co­mu­nis­mo que pare­cía des­fa­sa­do tras la caí­da del muro de Ber­lín y la ate­nua­ción de la izquier­da tra­di­cio­nal que influ­yó em la polí­ti­ca grie­ga pese a su derro­ta en la gue­rra civil en 1945. En los últi­mos años, jun­to al tra­di­cio­nal­men­te anti­se­mi­ta LAOS, inten­tó explo­tar la cau­sa pales­ti­na, has­ta enton­ces ban­de­ra de la izquier­da, para pro­mo­ver un nue­vo tipo de anti­se­mi­tis­mo enmas­ca­ra­do con crí­ti­cas a las polí­ti­cas israe­líes y pese a las cono­ci­das cone­xio­nes entre la extre­ma dere­cha euro­pea y la isla­mo­fo­bia del ‘esta­blish­ment’ de extre­ma dere­cha israe­lí; tam­bién inten­tó explo­tar la ola de inmi­gra­ción ile­gal jun­to a la explo­ta­ción del sen­ti­mien­to nacio­nal (pro­ble­mas con Tur­quía, anti­gua Demo­cra­cia de Mace­do­nia) para pro­mo­ver su agen­da. Su apo­yo al actual gobierno les ha pro­vo­ca­do algu­nos pro­ble­mas con su elec­to­ra­do, que era, des­de un pun­to de vis­ta nacio­na­lis­ta, con­tra­rio a las polí­ti­cas de la troi­ka al prin­ci­pio.

“La gen­te ha per­di­do mucho dine­ro con las huel­gas, espe­cial­men­te en el sec­tor públi­co”

D.: ¿Cuál es tu expli­ca­ción sobre la ofen­si­va de la troi­ka, no sólo en Gre­cia? ¿Pien­sas que su obje­ti­vo es ata­car a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en toda Euro­pa?

M.L.: Segu­ro. Mira. En los últi­mos 20 años, en la ‘era dora­da’ del neo­li­be­ra­lis­mo, vimos una con­ti­nua ten­den­cia en Euro­pa a des­man­te­lar el ‘esta­do social’ y el tra­di­cio­nal poder de los sin­di­ca­tos (espe­cial­men­te en los paí­ses del nor­te) en nom­bre de la nece­si­dad de alcan­zar altas tasas de PIB. Este pro­ce­so supu­so una gran lucha den­tro de la UE y muchos gobier­nos, por la pre­sión de los sin­di­ca­tos y la opi­nión públi­ca, adop­ta­ron las refor­mas neo­li­be­ra­les len­ta­men­te, en oca­sio­nes retro­ce­dien­do por la pre­sión popu­lar. Aho­ra, con la cri­sis de la deu­da, que es resul­ta­do de la ‘bur­bu­ja’ del euro, los gobier­nos son for­za­dos a adop­tar refor­mas rápi­das, para aba­ra­tar la mano de obra, sin dere­chos ni segu­ri­dad social. Mucha gen­te, asus­ta­da por las tre­men­das con­se­cuen­cias, con­fía en que las medi­das de los gobier­nos pue­dan evi­tar el ‘default’ y que el dete­rio­ro del bien­es­tar pue­da fre­nar­se. Es el momen­to de que la cla­se tra­ba­ja­do­ra se levan­te y encuen­tre nue­vas for­mas de enfren­tar­se a esta polí­ti­ca bru­tal que, como en el caso de Gre­cia, nun­ca para.

D.: ¿Cuál es la rela­ción entre los pode­res euro­peos y los esta­dou­ni­den­ses en esta ‘cri­sis de la deu­da del euro’? ¿Cuál es el papel de Ale­ma­nia? ¿Cuán­to tie­ne de real la ‘cri­sis de la deu­da del euro’?

M.L.: Mucha gen­te en Euro­pa cree que la polí­ti­ca ame­ri­ca­na es más favo­ra­ble al desa­rro­llo eco­nó­mi­co por­que EE UU pue­de impri­mir dóla­res y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to. Algo que no es muy cier­to, por­que pese a los miles de millo­nes de dóla­res que la Reser­va Fede­ral impri­mió en los últi­mos años, la situa­ción social en EE UU es simi­lar a la euro­pea, y a veces inclu­so peor.

Las cri­sis de la deu­da son reales y son el resul­ta­do del mode­lo de con­su­mis­mo del capi­ta­lis­mo moderno. En el pasa­do (por ejem­plo, en los 70) los défi­cit públi­cos fue­ron el resul­ta­do de las tra­di­cio­na­les polí­ti­cas key­ne­sia­nas para finan­ciar el esta­do social, etc. Aho­ra hemos vis­to una explo­sión de deu­da públi­ca y pri­va­da, en casi cada país occi­den­tal, por­que los ban­cos pre­sio­na­ron a la gen­te y a los paí­ses a endeu­dar­se para finan­ciar su pros­pe­ri­dad (para com­prar casas, coches, ser­vi­cios, etc.) con tipos bajos y aho­ra exi­gen el dine­ro de vuel­ta, sabien­do que nin­gu­na socie­dad pue­de per­mi­tir­se pagar todas esas sumas de deu­da públi­ca y pri­va­da, sin cre­ci­mien­to real.

Ellos acu­san a la gen­te de vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des, pero en el pasa­do fue gra­cias a esto que Gre­cia, Espa­ña o Irlan­da alcan­za­ron altos nive­les de cre­ci­mien­to. Ale­ma­nia y sus ban­cos han juga­do un papel muy impor­tan­te. La ale­ma­na es una socie­dad con­su­mi­do­ra rela­ti­va­men­te con­ser­va­do­ra y a tra­vés del cré­di­to fue capaz de finan­ciar a paí­ses como Gre­cia para com­prar armas o para cons­truir masi­vas obras públi­cas para los Jue­gos Olím­pi­cos, a bene­fi­cio de los gran­des grie­gos y de las com­pa­ñías extran­je­ras.

La pren­sa masi­va y sen­sa­cio­na­lis­ta ale­ma­na, como Bild, ata­có a los grie­gos, acu­sán­do­los de que son “vagos” que se comen el dine­ro de los ale­ma­nes, a pesar del hecho de que inclu­so la con­tri­bu­ción ale­ma­na a los paque­tes de res­ca­te ha sido dada con altos tipos de inte­rés, mucho más altos que los tipos a los que el BCE pres­ta dine­ro a otros ban­cos. Ale­ma­nia ha trans­for­ma­do el euro en una ‘mone­da ale­ma­na’, pre­ten­de impo­ner el mode­lo ale­mán a todos los paí­ses euro­peos, pese a sus tra­di­cio­nes, men­ta­li­da­des y dis­pa­ri­da­des eco­nó­mi­cas, que son el resul­ta­do de la bre­cha entre nor­te y sur y es rea­cia a pagar el pre­cio pese a que es el país más bene­fi­cia­do de la intro­duc­ción del euro. Recuer­da a la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, que pre­ten­día impo­ner un tipo de ‘socia­lis­mo’ a todo el blo­que del este, sin impor­tar su his­to­ria, tra­di­cio­nes y men­ta­li­da­des.

D.: En el Esta­do espa­ñol, cuan­do el PP ha lle­ga­do al Gobierno, ha des­cu­bier­to una des­via­ción del défi­cit del 6% al 8%. En Gre­cia salió a la luz el escán­da­lo de las esta­dís­ti­cas infla­das para jus­ti­fi­car los recor­tes. ¿Qué reco­men­da­rías a los espa­ño­les sobre este asun­to?

M.L.: No os fiéis de las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les e inten­tad encon­trar la ver­dad ‑un movi­mien­to de audi­to­ría podría con­tri­buir-. No con­fiéis ni siquie­ra en Euros­tat (la ofi­ci­na esta­dís­ti­ca de la UE). Los buró­cra­tas de Bru­se­las tie­nen la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad sobre las fal­sas esta­dís­ti­cas en los paí­ses de la euro­zo­na. Aho­ra mis­mo, en Gre­cia esta­mos asis­tien­do al segun­do acto de la pelea entre el PASOK y el Par­ti­do Nue­va Demo­cra­cia, que fue acu­sa­do de no decir la ver­dad sobre el défi­cit cuan­do esta­ba en el Gobierno en 2009 y aho­ra acu­sa al PASOK de inflar las esta­dís­ti­cas para per­sua­dir a la opi­nión públi­ca a adop­tar las seve­ras medi­das de la troi­ka.

D.: Final­men­te… ¿Te gus­ta­ría trans­mi­tir algo al pue­blo espa­ñol? ¿Qué lec­cio­nes cabe extraer de la expe­rien­cia grie­ga?

M.L.: La lec­ción de Gre­cia es una: No os creáis que no hay alter­na­ti­va. Mirad lo que le pasó al pue­blo grie­go, que al prin­ci­pio pen­só que las pri­me­ras medi­das de aus­te­ri­dad serían sufi­cien­tes para pro­te­ger­le del ‘default’. Aho­ra Gre­cia ha incu­rri­do en impa­go no ofi­cial­men­te, miles de per­so­nas en el sec­tor públi­co pier­den sus empleos –al prin­ci­pio nos dije­ron que el pro­ble­ma era el “satu­ra­do” sec­tor público‑, la gen­te hace cola en los come­do­res popu­la­res. Levan­taos para recha­zar estas polí­ti­cas antes de que sea dema­sia­do tar­de. Orga­ni­zaos y sed soli­da­rios con el pue­blo grie­go, por­que la lucha es la mis­ma. Debe­mos luchar a un nivel euro­peo, algo, por supues­to, muy difí­cil.

Dia­go­nal publi­ca­rá en bre­ve en la web y en el núme­ro 168 un segun­da par­te de esta entre­vis­ta, cen­tra­da en la situa­ción de los medios de comu­ni­ca­ción en Gre­cia.

http://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net/​G​r​e​c​i​a​-​e​s​-​u​n​-​l​a​b​o​r​a​t​o​r​i​o​-​d​e​-​l​a​s​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *