Ghe­za Vida: un joven escul­tor comu­nis­ta en las Bri­ga­das Internacionales

Un Valle­kano en Rumania 

Ghe­za Vida en su taller

A prin­ci­pios del siglo XX, Baia Mare era una modes­ta ciu­dad, que ade­mas de su anti­gua ciu­da­de­la medie­val se carac­te­ri­za­ba ya por sus barrios obre­ros, agru­pa­dos en torno a las bocas de las minas, el prin­ci­pal motor de desa­rro­llo de la loca­li­dad. Aqui se agru­pa­ron cam­pe­si­nos y mine­ros pro­fe­sio­na­les trai­dos por el Impe­rio Aus­tro­hun­ga­ro para las explo­ta­cio­nes de cobre y oro: hun­ga­ros, ale­ma­nes, eslo­va­cos, che­cos, pola­cos, ita­lia­nos, etc…

Este medio obre­ro fue en el cual nacio el gran escul­tor Ghe­za Vida, uno de los mas cono­ci­dos de la Ruma­nia del siglo XX, que ade­mas par­ti­ci­po en uno de los acon­te­ci­mien­tos mas heroi­cos y soli­da­rios de la his­to­ria de la huma­ni­dad: la par­ti­ci­pa­cion de miles de volun­ta­rios de todo el mun­do en las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les para com­ba­tir al fas­cis­mo en España.

Si abue­lo, Simion Vida, fue herre­ro, y su otro abue­lo fue mine­ro, de ori­gen eslo­va­co. Sus padres vivie­ron en una casa modes­ta jun­to a la boca de la mina „Valea Rosie” de Baia Mare, y sus pri­me­ros sie­te her­ma­nos murie­ron tem­prano, de pobre­za y debi­li­dad. El 28 de febre­ro de 1913 nace­ria Ghe­za, el octa­vo de los hijos de la familia.

El mine­ro (1958)

Cuan­do el niño tenia un año, su padre fue envia­do al fren­te ser­bio, den­tro del ejer­ci­to de Aus­triahun­gria, impe­rio al que per­te­ne­cia por enton­ces Baia Mare y todo Mara­mu­res, la region de la que es capi­tal. De alli Iosif Vida vol­vio gra­ve­men­te heri­do, y nada mas regre­sar murio, dejan­do a su hijo huerfano.

El talen­to del peque­ño Ghe­za fue inci­pien­te, pues a los tres años ya uti­li­za­ba la nava­ja para tallar cucha­ras de made­ra, tipi­cas de la zona. Su infan­cia estu­vo lega­da a los bos­ques que rodean Baia Mare, y alli apren­dio a tallar la made­ra, que siem­pre seria su gran pasion. De esa expe­rien­cia nace­ria mas ade­lan­te la pasion de Ghe­za Vida por el fol­klo­re mara­mu­re­sano, los per­so­na­jes mito­lo­gi­cos de los bos­ques, que, poco a poco, con­for­me fue cre­cien­do su con­cien­cia poli­ti­ca, se mez­cla­rian con su otra gran fuen­te de ins­pi­ra­cion: las minas y sus trabajadores.

A los 15 años tuvo que dejar los estu­dios para tra­ba­jar como jar­di­ne­ro en un taller de Satu Mare, ciu­dad cer­ca­na, para des­pues ser con­tra­ta­do como peon una fabri­ca qui­mi­ca, agen­te fores­tal y ferro­via­rio. Mien­tras tan­to, for­ma­ba par­te del equi­po de lucha gre­co­rro­ma­na del Club Depor­ti­vo Obre­ro Baia Mare.

Entre 1930 y 1931 Vida escul­pe una serie de figu­ras gro­tes­cas ins­pi­ra­das en los per­so­na­jes de los cuen­tos popu­la­res. En 1932 se afi­lia­rá a la Union de Juven­tud Comu­nis­ta de Ruma­nia, y es arres­ta­do por difun­dir mani­fies­tos poli­ti­cos en la ciu­dad. Su pri­me­ra cita en los perio­di­cos apa­re­ce por esa epo­ca, cuan­do en noviem­bre de 1934 en el dia­rio en len­gua hun­ga­ra Ban­yai lapok, un articu­lo titu­la­do „Un nue­vo talen­to” dice: „Se lla­ma Ghe­za Vida. Es car­pin­te­ro de pro­fe­sion. Se dedi­ca a la escul­tu­ra en leña. Talen­to natu­ral. Toda­via no ha teni­do nin­gu­na expo­si­cion, pero ya los baia­ma­re­sa­nos con ini­cia­ti­va, lis­tos, se apre­su­ran a poner la mano sobre las crea­cio­nes que este joven crea (…) Su nom­bre debe ser rete­ni­do. Es el hom­bre del futuro”.

Memo­rial de Moisei

En 1936 el artis­ta se inte­gra en el Par­ti­do Comu­nis­ta Rumano. Un año mas tar­de, par­ti­ci­pa con tres tra­ba­jos en su pri­me­ra expo­si­cion ofi­cial: „El mine­ro”, „Sier­vo ata­do al pilar”, „Cam­pe­sino en el inte­rro­ga­to­rio”, con un cla­ro con­te­ni­do social y politico.

Tras el gol­pe de esta­do fas­cis­ta en Espa­ña, y la inter­ven­cion nai­zi-ita­lia­na, Ghe­za Vida deja­ra todo para unir­se a los 35.000 volun­ta­rios de 50 pai­ses que res­pon­den a la lla­ma­da del movi­mien­to comu­nis­ta mun­dial para apo­yar a la demo­cra­cia repu­bli­ca­na. De Ruma­nia mar­cha­ran 500 jove­nes heroes miem­bros todos del Par­ti­do Comunista.

Ghe­za Vida cru­za ile­gal­men­te la fron­te­ra de Che­cos­lo­va­quia jun­to con otros ruma­nos, y alli el escul­tor comu­nis­ta es dete­ni­do y con­de­na­do a un mes de prision.Tras cum­plir la pena, el gru­po de volun­ta­rios sigue su camino hacia Espa­ña: Kosice-Praga-Insbruck-Zurich-Basilea-Paris-Beziers-Pirineos-España.

Colec­ti­vis­ta

Por algu­nos años, Gri­go­re será el nom­bre de com­ba­te de Ghe­za Vida, en Espa­ña y lue­go como miem­bro de la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta en Fran­cia y otros pai­ses euro­peos. Con este nom­bre fir­ma­ria sus tra­ba­jos rea­li­za­dos en Espa­ña y en los cam­pos de con­cen­tra­cion fran­ce­ses, sien­do cono­ci­do asi en los circu­los inter­na­cio­na­les de arte euro­peos. Toda­via hoy en algu­nas enci­clo­pe­dias el rumano sigue sien­do cita­do como Grigore

Como tan­tos otros bri­ga­dis­tas de todo el mun­do, al lle­gar a Espa­ña Ghe­za Vida fue ins­trui­do en Casa Iba­ñez, cuar­tel gene­ral de los volun­ta­rios. Des­pues seria asig­na­do al regi­mien­to de arti­lle­ria „Rosa Luxem­bur­go”, for­ma­do prin­ci­pal­men­te por ale­ma­nes, hun­ga­ros, che­cos, bul­ga­ros, pola­cos y yugos­la­vos. Mas tar­de, por su peti­cion, fue tras­la­da­do a la bate­ria arti­lle­ra ruma­na „Tudor Val­di­mi­res­cu”, que hacia par­te de un regi­mien­to con­du­ci­do por el tam­bien rumano Wal­ter Roman, con una des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­cion en bata­llas que pasa­ron a la his­to­ria como la del Jara­ma o el Ebro. En esta ulti­ma bata­lla Vida sera el direc­tor de la tala de los arbo­les neces­rios para la cons­truc­cion de un impro­vi­sa­do puen­te para cru­zar el rio.

Todos los tra­ba­jos escul­to­ri­cos rea­li­za­dos por Ghe­za Vida en Espa­ña que­da­ron en Espa­ña, y, que sepa­mos, se han per­di­do en su mayo­ria. El 10 de febre­ro de 1939 el artis­ta pasa los Piri­neos y lle­ga a Fran­cia, jun­to a otros refu­gia­dos. Alli fue inter­na­do en el cam­po de tra­ba­jo de Saint-Cyprien, y mas tar­de en Gurs. Tam­bien sigue escul­pien­do alli, entre otras obras, un bus­to de Horea, Clos­ca si Cri­san (tres lide­res cam­pe­si­nos de las revuel­tas con­tra la explo­ta­cion de la noble­za de Tran­sil­va­nia en el siglo XVIII. Estos bus­tos lle­ga­ron a Paris a pesar de que esta­ba prohi­bi­do sacar nada del cam­po de con­cen­tra­cion, don­de se encuen­tra su ulti­ma hue­lla. Des­pues se per­die­ron las noticias.

Horea

La mayo­ria de las obras de Vida en Gurs fue­ron gra­va­dos y dibu­jos, que fue­ron saca­dos del cam­po gra­cias a un cama­ra­da comu­nis­ta espa­ñol, al que su mujer visi­ta­ba perio­di­ca­men­te. Esta saca­ba los dibu­jos enrro­lla­dos bajo su botas.

En 1941 obtu­vo el esta­tu­to de pri­sio­ne­ro de gue­rra, sien­do des­ti­na­do a tra­ba­jos for­za­dos en Ale­ma­nia, cer­ca de Stutt­gart. Tras unos meses, fue libe­ra­do y, en noviem­bre de 1941, vol­vio a Baia Mare. Un año des­pues, vol­vio a ser dete­ni­do y ence­rra­do en un cam­po de tra­ba­jo en Sei­ni. En 1944 se caso con Eca­te­ri­na, hija del pin­tor hun­ga­ro Kadar Ghe­za, tras lo cual fue de nue­vo con­de­na­do a tra­ba­jos for­za­dos en una fabri­ca de cer­vez en Buda­pest. Tras la reti­ra­da de las tro­pas ale­ma­nas huyen­do del Ejer­ci­to Rojo, se enro­lo en el ejer­ci­to rumano para luchar en el fren­te de Che­cos­lo­va­quia. En 1945, des­pues de tres meses de ter­mi­nar la gue­rra, fue des­mo­bi­li­za­do en Cluj.

En 1944, muchos gru­pos de cam­pe­si­nos ruma­nos de las pro­vin­cias de Cluj y Mures, con­cen­tra­dos en los cam­pos de tra­ba­jo for­za­do en Mara­mu­res (Viseu) esca­pa­ron inten­tan­do cru­zar la linea del fren­te hacia sus luga­res de ori­gen, ya libe­ra­dos enton­ces. Sin embar­go, los nazis y horthis­tas les logra­ron dete­ner, les ence­rra­ron de nue­vo en el cam­po de Viseu y, el 14 de octu­bre de 1944 les lle­va­ron a Moi­sei. Alli fue­ron ence­rra­dos en una casa y ame­tra­lla­dos por las ventanas.

mine­ros

El Monu­men­to de Moi­sei, rea­li­za­do por Ghe­za Vida, es con­si­de­ra­do la obra maes­tra de Vida. En este momu­men­to las figu­ras mito­lo­gi­cas del bos­que, el hom­bre del bos­que, el hom­bre de la noche, el de las aguas, y el del fue­go se unen al hom­bre que gri­ta, repre­sen­tan­do a los hom­bres ase­si­na­dos en Moi­sei por los fas­cis­tas. El monu­men­tos fue rea­li­za­do en made­ra, pero en 1966 Vida lo rehi­zo en pie­dra. Para algu­nos cri­ti­cos el monu­men­to repre­sen­ta „el horror escul­pi­do” o „el mas expre­si­vo y impre­sio­nan­te con­jun­to escul­to­ri­co del arte rumano”

Des­pues de 1948, Ghe­za Vida par­ti­ci­pa en nume­ro­sas expo­si­cio­nes artis­ti­cas por todo el mun­do. En 1969 fue ele­giod miem­bro del Comi­te Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ruma­nia, y en 1971 le fue con­fe­ri­do el titu­lo de Heroe del Tra­ba­jo Socialista.

Ghe­za Vida ha sido uno de los mas gran­des escul­to­res ruma­nos, jun­to con Cons­tan­tin Bran­cu­zi, y une en sus tra­ba­jos la ins­pi­ra­cion en las tra­di­cio­nes popu­la­res jun­to a la del movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal y nacio­nal, espe­cial­men­te el mine­ro, al que estu­vo uni­do des­de su nacimiento.

Fue siem­pre un artis­ta com­pro­me­ti­do, tan­to en sus crea­cio­nes artis­ti­cas, en las que nun­ca olvi­do su lugar de ori­gen ni la lucha de sus cama­ra­das de cla­se, los obre­ros, como en su pro­pia vida, en la que jamas dudo de quien era el ver­da­de­ro enemi­go, el explo­ta­dor capi­ta­lis­ta, arries­gan­do inclu­so, sin dudar­lo, su juven­tud y su vida para luchar con­tra el fas­cis­mo y por la demo­cra­cia en Espa­ña, para dedi­car­se el res­to de su vida para cons­truir el Socia­lis­mo en su pais y con­se­guir asi que la mise­ria y el sufri­mien­to, del que vivio rodea­do en su infan­cia, fue­ran para sus com­pa­trio­tas un recuer­do del pasado.

Des­afor­tu­na­da­men­te, y aun­que Ghe­za Vida, al que la huma­ni­dad y, en espe­cial, los espa­ño­les le tene­mos que agra­de­cer tan­to, por su ayu­da desin­te­re­sa­da en la lucha con­tra los cri­mi­na­les fran­quis­tas, murie­ra antes de sufrir­lo (en 1980), todos los esfuer­zos de heroes como Vida fue­ron tira­dos por la bor­da tras el gol­pe de esta­do de 1989, y hoy aque­lla mise­ria y explo­ta­cion que tan­to cos­to erra­di­car de Ruma­nia vuel­ven a ser habi­tua­les por todo el pais.

Con­se­jo de ancia­nos (Baia Mare)
Monu­men­to a los heroes del pue­blo rumano en Carei
Des­nu­do
Mujer sen­ta­da
Tra­ba­ja­dor forestal
Figu­ra folklorica
Monu­men­to de Moisei
Monu­men­to al com­ba­tien­te rumano de la SGM en Baia Mare
Tul­nic

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.