Ghe­za Vida: un joven escul­tor comu­nis­ta en las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les

Un Valle­kano en Ruma­nia

Ghe­za Vida en su taller

A prin­ci­pios del siglo XX, Baia Mare era una modes­ta ciu­dad, que ade­mas de su anti­gua ciu­da­de­la medie­val se carac­te­ri­za­ba ya por sus barrios obre­ros, agru­pa­dos en torno a las bocas de las minas, el prin­ci­pal motor de desa­rro­llo de la loca­li­dad. Aqui se agru­pa­ron cam­pe­si­nos y mine­ros pro­fe­sio­na­les trai­dos por el Impe­rio Aus­tro­hun­ga­ro para las explo­ta­cio­nes de cobre y oro: hun­ga­ros, ale­ma­nes, eslo­va­cos, che­cos, pola­cos, ita­lia­nos, etc…

Este medio obre­ro fue en el cual nacio el gran escul­tor Ghe­za Vida, uno de los mas cono­ci­dos de la Ruma­nia del siglo XX, que ade­mas par­ti­ci­po en uno de los acon­te­ci­mien­tos mas heroi­cos y soli­da­rios de la his­to­ria de la huma­ni­dad: la par­ti­ci­pa­cion de miles de volun­ta­rios de todo el mun­do en las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les para com­ba­tir al fas­cis­mo en Espa­ña.

Si abue­lo, Simion Vida, fue herre­ro, y su otro abue­lo fue mine­ro, de ori­gen eslo­va­co. Sus padres vivie­ron en una casa modes­ta jun­to a la boca de la mina „Valea Rosie” de Baia Mare, y sus pri­me­ros sie­te her­ma­nos murie­ron tem­prano, de pobre­za y debi­li­dad. El 28 de febre­ro de 1913 nace­ria Ghe­za, el octa­vo de los hijos de la fami­lia.

El mine­ro (1958)

Cuan­do el niño tenia un año, su padre fue envia­do al fren­te ser­bio, den­tro del ejer­ci­to de Aus­triahun­gria, impe­rio al que per­te­ne­cia por enton­ces Baia Mare y todo Mara­mu­res, la region de la que es capi­tal. De alli Iosif Vida vol­vio gra­ve­men­te heri­do, y nada mas regre­sar murio, dejan­do a su hijo huer­fano.

El talen­to del peque­ño Ghe­za fue inci­pien­te, pues a los tres años ya uti­li­za­ba la nava­ja para tallar cucha­ras de made­ra, tipi­cas de la zona. Su infan­cia estu­vo lega­da a los bos­ques que rodean Baia Mare, y alli apren­dio a tallar la made­ra, que siem­pre seria su gran pasion. De esa expe­rien­cia nace­ria mas ade­lan­te la pasion de Ghe­za Vida por el fol­klo­re mara­mu­re­sano, los per­so­na­jes mito­lo­gi­cos de los bos­ques, que, poco a poco, con­for­me fue cre­cien­do su con­cien­cia poli­ti­ca, se mez­cla­rian con su otra gran fuen­te de ins­pi­ra­cion: las minas y sus tra­ba­ja­do­res.

A los 15 años tuvo que dejar los estu­dios para tra­ba­jar como jar­di­ne­ro en un taller de Satu Mare, ciu­dad cer­ca­na, para des­pues ser con­tra­ta­do como peon una fabri­ca qui­mi­ca, agen­te fores­tal y ferro­via­rio. Mien­tras tan­to, for­ma­ba par­te del equi­po de lucha gre­co­rro­ma­na del Club Depor­ti­vo Obre­ro Baia Mare.

Entre 1930 y 1931 Vida escul­pe una serie de figu­ras gro­tes­cas ins­pi­ra­das en los per­so­na­jes de los cuen­tos popu­la­res. En 1932 se afi­lia­rá a la Union de Juven­tud Comu­nis­ta de Ruma­nia, y es arres­ta­do por difun­dir mani­fies­tos poli­ti­cos en la ciu­dad. Su pri­me­ra cita en los perio­di­cos apa­re­ce por esa epo­ca, cuan­do en noviem­bre de 1934 en el dia­rio en len­gua hun­ga­ra Ban­yai lapok, un articu­lo titu­la­do „Un nue­vo talen­to” dice: „Se lla­ma Ghe­za Vida. Es car­pin­te­ro de pro­fe­sion. Se dedi­ca a la escul­tu­ra en leña. Talen­to natu­ral. Toda­via no ha teni­do nin­gu­na expo­si­cion, pero ya los baia­ma­re­sa­nos con ini­cia­ti­va, lis­tos, se apre­su­ran a poner la mano sobre las crea­cio­nes que este joven crea (…) Su nom­bre debe ser rete­ni­do. Es el hom­bre del futu­ro”.

Memo­rial de Moi­sei

En 1936 el artis­ta se inte­gra en el Par­ti­do Comu­nis­ta Rumano. Un año mas tar­de, par­ti­ci­pa con tres tra­ba­jos en su pri­me­ra expo­si­cion ofi­cial: „El mine­ro”, „Sier­vo ata­do al pilar”, „Cam­pe­sino en el inte­rro­ga­to­rio”, con un cla­ro con­te­ni­do social y poli­ti­co.

Tras el gol­pe de esta­do fas­cis­ta en Espa­ña, y la inter­ven­cion nai­zi-ita­lia­na, Ghe­za Vida deja­ra todo para unir­se a los 35.000 volun­ta­rios de 50 pai­ses que res­pon­den a la lla­ma­da del movi­mien­to comu­nis­ta mun­dial para apo­yar a la demo­cra­cia repu­bli­ca­na. De Ruma­nia mar­cha­ran 500 jove­nes heroes miem­bros todos del Par­ti­do Comu­nis­ta.

Ghe­za Vida cru­za ile­gal­men­te la fron­te­ra de Che­cos­lo­va­quia jun­to con otros ruma­nos, y alli el escul­tor comu­nis­ta es dete­ni­do y con­de­na­do a un mes de prision.Tras cum­plir la pena, el gru­po de volun­ta­rios sigue su camino hacia Espa­ña: Kosi­ce-Pra­ga-Ins­bruck-Zurich-Basi­lea-Paris-Beziers-Piri­neos-Espa­ña.

Colec­ti­vis­ta

Por algu­nos años, Gri­go­re será el nom­bre de com­ba­te de Ghe­za Vida, en Espa­ña y lue­go como miem­bro de la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta en Fran­cia y otros pai­ses euro­peos. Con este nom­bre fir­ma­ria sus tra­ba­jos rea­li­za­dos en Espa­ña y en los cam­pos de con­cen­tra­cion fran­ce­ses, sien­do cono­ci­do asi en los circu­los inter­na­cio­na­les de arte euro­peos. Toda­via hoy en algu­nas enci­clo­pe­dias el rumano sigue sien­do cita­do como Gri­go­re

Como tan­tos otros bri­ga­dis­tas de todo el mun­do, al lle­gar a Espa­ña Ghe­za Vida fue ins­trui­do en Casa Iba­ñez, cuar­tel gene­ral de los volun­ta­rios. Des­pues seria asig­na­do al regi­mien­to de arti­lle­ria „Rosa Luxem­bur­go”, for­ma­do prin­ci­pal­men­te por ale­ma­nes, hun­ga­ros, che­cos, bul­ga­ros, pola­cos y yugos­la­vos. Mas tar­de, por su peti­cion, fue tras­la­da­do a la bate­ria arti­lle­ra ruma­na „Tudor Val­di­mi­res­cu”, que hacia par­te de un regi­mien­to con­du­ci­do por el tam­bien rumano Wal­ter Roman, con una des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­cion en bata­llas que pasa­ron a la his­to­ria como la del Jara­ma o el Ebro. En esta ulti­ma bata­lla Vida sera el direc­tor de la tala de los arbo­les neces­rios para la cons­truc­cion de un impro­vi­sa­do puen­te para cru­zar el rio.

Todos los tra­ba­jos escul­to­ri­cos rea­li­za­dos por Ghe­za Vida en Espa­ña que­da­ron en Espa­ña, y, que sepa­mos, se han per­di­do en su mayo­ria. El 10 de febre­ro de 1939 el artis­ta pasa los Piri­neos y lle­ga a Fran­cia, jun­to a otros refu­gia­dos. Alli fue inter­na­do en el cam­po de tra­ba­jo de Saint-Cyprien, y mas tar­de en Gurs. Tam­bien sigue escul­pien­do alli, entre otras obras, un bus­to de Horea, Clos­ca si Cri­san (tres lide­res cam­pe­si­nos de las revuel­tas con­tra la explo­ta­cion de la noble­za de Tran­sil­va­nia en el siglo XVIII. Estos bus­tos lle­ga­ron a Paris a pesar de que esta­ba prohi­bi­do sacar nada del cam­po de con­cen­tra­cion, don­de se encuen­tra su ulti­ma hue­lla. Des­pues se per­die­ron las noti­cias.

Horea

La mayo­ria de las obras de Vida en Gurs fue­ron gra­va­dos y dibu­jos, que fue­ron saca­dos del cam­po gra­cias a un cama­ra­da comu­nis­ta espa­ñol, al que su mujer visi­ta­ba perio­di­ca­men­te. Esta saca­ba los dibu­jos enrro­lla­dos bajo su botas.

En 1941 obtu­vo el esta­tu­to de pri­sio­ne­ro de gue­rra, sien­do des­ti­na­do a tra­ba­jos for­za­dos en Ale­ma­nia, cer­ca de Stutt­gart. Tras unos meses, fue libe­ra­do y, en noviem­bre de 1941, vol­vio a Baia Mare. Un año des­pues, vol­vio a ser dete­ni­do y ence­rra­do en un cam­po de tra­ba­jo en Sei­ni. En 1944 se caso con Eca­te­ri­na, hija del pin­tor hun­ga­ro Kadar Ghe­za, tras lo cual fue de nue­vo con­de­na­do a tra­ba­jos for­za­dos en una fabri­ca de cer­vez en Buda­pest. Tras la reti­ra­da de las tro­pas ale­ma­nas huyen­do del Ejer­ci­to Rojo, se enro­lo en el ejer­ci­to rumano para luchar en el fren­te de Che­cos­lo­va­quia. En 1945, des­pues de tres meses de ter­mi­nar la gue­rra, fue des­mo­bi­li­za­do en Cluj.

En 1944, muchos gru­pos de cam­pe­si­nos ruma­nos de las pro­vin­cias de Cluj y Mures, con­cen­tra­dos en los cam­pos de tra­ba­jo for­za­do en Mara­mu­res (Viseu) esca­pa­ron inten­tan­do cru­zar la linea del fren­te hacia sus luga­res de ori­gen, ya libe­ra­dos enton­ces. Sin embar­go, los nazis y horthis­tas les logra­ron dete­ner, les ence­rra­ron de nue­vo en el cam­po de Viseu y, el 14 de octu­bre de 1944 les lle­va­ron a Moi­sei. Alli fue­ron ence­rra­dos en una casa y ame­tra­lla­dos por las ven­ta­nas.

mine­ros

El Monu­men­to de Moi­sei, rea­li­za­do por Ghe­za Vida, es con­si­de­ra­do la obra maes­tra de Vida. En este momu­men­to las figu­ras mito­lo­gi­cas del bos­que, el hom­bre del bos­que, el hom­bre de la noche, el de las aguas, y el del fue­go se unen al hom­bre que gri­ta, repre­sen­tan­do a los hom­bres ase­si­na­dos en Moi­sei por los fas­cis­tas. El monu­men­tos fue rea­li­za­do en made­ra, pero en 1966 Vida lo rehi­zo en pie­dra. Para algu­nos cri­ti­cos el monu­men­to repre­sen­ta „el horror escul­pi­do” o „el mas expre­si­vo y impre­sio­nan­te con­jun­to escul­to­ri­co del arte rumano”

Des­pues de 1948, Ghe­za Vida par­ti­ci­pa en nume­ro­sas expo­si­cio­nes artis­ti­cas por todo el mun­do. En 1969 fue ele­giod miem­bro del Comi­te Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ruma­nia, y en 1971 le fue con­fe­ri­do el titu­lo de Heroe del Tra­ba­jo Socia­lis­ta.

Ghe­za Vida ha sido uno de los mas gran­des escul­to­res ruma­nos, jun­to con Cons­tan­tin Bran­cu­zi, y une en sus tra­ba­jos la ins­pi­ra­cion en las tra­di­cio­nes popu­la­res jun­to a la del movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal y nacio­nal, espe­cial­men­te el mine­ro, al que estu­vo uni­do des­de su naci­mien­to.

Fue siem­pre un artis­ta com­pro­me­ti­do, tan­to en sus crea­cio­nes artis­ti­cas, en las que nun­ca olvi­do su lugar de ori­gen ni la lucha de sus cama­ra­das de cla­se, los obre­ros, como en su pro­pia vida, en la que jamas dudo de quien era el ver­da­de­ro enemi­go, el explo­ta­dor capi­ta­lis­ta, arries­gan­do inclu­so, sin dudar­lo, su juven­tud y su vida para luchar con­tra el fas­cis­mo y por la demo­cra­cia en Espa­ña, para dedi­car­se el res­to de su vida para cons­truir el Socia­lis­mo en su pais y con­se­guir asi que la mise­ria y el sufri­mien­to, del que vivio rodea­do en su infan­cia, fue­ran para sus com­pa­trio­tas un recuer­do del pasa­do.

Des­afor­tu­na­da­men­te, y aun­que Ghe­za Vida, al que la huma­ni­dad y, en espe­cial, los espa­ño­les le tene­mos que agra­de­cer tan­to, por su ayu­da desin­te­re­sa­da en la lucha con­tra los cri­mi­na­les fran­quis­tas, murie­ra antes de sufrir­lo (en 1980), todos los esfuer­zos de heroes como Vida fue­ron tira­dos por la bor­da tras el gol­pe de esta­do de 1989, y hoy aque­lla mise­ria y explo­ta­cion que tan­to cos­to erra­di­car de Ruma­nia vuel­ven a ser habi­tua­les por todo el pais.

Con­se­jo de ancia­nos (Baia Mare)
Monu­men­to a los heroes del pue­blo rumano en Carei
Des­nu­do
Mujer sen­ta­da
Tra­ba­ja­dor fores­tal
Figu­ra fol­klo­ri­ca
Monu­men­to de Moi­sei
Monu­men­to al com­ba­tien­te rumano de la SGM en Baia Mare
Tul­nic

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *